Setrao: el engaño, a cada momento

 

+ Juárez engaña a artesanos de Mitla

 

Daniel Juárez López es uno de esos personajes que se sostienen en la administración estatal, gracias a las inercias que han frenado la gran sacudida, y los cambios que son urgentes en el gabinete de gobierno. Su paso por la Secretaría del Trabajo (una de las grises innovaciones de este régimen) ha sido tan intrascendente como costosa para la propia imagen gubernamental. Sin embargo, lejos de rectificar, él y quienes integran esa dependencia parecen esmerarse aún más por hundir la poca credibilidad que tuvieron desde el inicio de este gobierno.

En efecto, de Juárez López y la dependencia que encabeza se ha dicho muy poco, positivo, en la presente administración. Quedó claro que él llegó al poder gracias no a sus avanzados conocimientos en materia de trabajo o de administración, sino por las “cuotas” que pagó el Gobernador del Estado a uno de los grupos políticos que lo apoyaron en los tiempos de campaña. Y es que si tradicionalmente el PRD y las fuerzas de izquierda en Oaxaca oaxaqueño se componen no de tribus, sino de familias y cacicazgos, el caso del petismo local (que es un mero membrete, porque no podría pasar por el más mínimo examen de la militancia probada) no es la excepción.

En el caso del Partido del Trabajo, éste ha sido históricamente controlado en Oaxaca por los López. De hecho, el cuestionado ex presidente Municipal de Juchitán de Zaragoza, Mariano Santana López tuvo el control de la representación oaxaqueña del PT durante años, hasta que finalmente por un discrecional “acuerdo político” con las fuerzas de izquierda entregó el petismo a Otilia Galindo.

Galindo fue una desgracia para el petismo. El tiempo que tuvo a su cargo a la comisión ejecutiva del PT en Oaxaca utilizó discrecionalmente los recursos económicos provenientes de las prerrogativas estatales, a grado tal que el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana los multó por su opacidad y falta de comprobación de los recursos recibidos. Eso, sin embargo, no fue lo más grave, sino que un conflicto familiar y sentimental metió en una dinámica de ruptura a Galindo y el clan perredista de los Jara, y todo esto provocó que la dirigencia nacional petista terminara devolviendo la representación oaxaqueña a los López, a través de su hijo Daniel Juárez.

El único mérito de Juárez López era haber sido hijo político de Mariano Santana López, y haber ganado cierta simpatía en la dirigencia nacional petista. A su llegada a Oaxaca, se metió de lleno a la campaña por la gubernatura, y no perdió tiempo en tratar de ganar espacios en la negociación de las posiciones que estaban en juego en la elección estatal. Aunque no tenía nada que ofrecer en los tiempos de campaña, más que el membrete partidista y sus prerrogativas, consiguió colocarse, él, como parte de la planilla de candidatos a regidores que acompañaban a Luis Ugartechea en la búsqueda de la alcaldía oaxaqueña.

Una vez que Gabino Cué ganó los comicios, y que Ugartechea también triunfó arrastrado por esa victoria, Juárez fue uno de los principales beneficiarios del gobierno “plural” que ofreció a los oaxaqueños. El Gobernador del Estado integró un gabinete en el que marcó claramente los espacios que se reservó, pero también los que entregó a cada una de las fuerzas que lo habían acompañado en la campaña proselitista. A los clanes perredistas les entregó dependencias como la Secretaría de Desarrollo Agrícola; al PAN la Contraloría… y al PT le dio la recién creada Secretaría del Trabajo, en la persona del único personaje conocido y visible de ese partido: Daniel Juárez.

 

UN SECRETARIO INCÓMODO

Aunque se dice progresista, Daniel Juárez actuó conforme a los mejores tiempos del régimen de partido hegemónico. De sus espacios privados saltó al PT, para luego hacerse de una regiduría en el Ayuntamiento citadino, y finalmente terminó como Secretario del Trabajo. En todo esto, tuvo siempre bien pertrechado a su hermano David Juárez, a quien primero lo colocó como su suplente en la Concejalía citadina, y después le dejó de facto el cargo de dirigente petista que también abandonó para integrarse a las grandes ligas de la administración estatal.

Su gestión ha sido cuestionada no sólo por la versión de que se había llevado una cartera sin pagar en una tienda departamental, sino sobre todo porque la dependencia que encabeza no ha hecho sino duplicar las atribuciones que tienen las dependencias federales encargadas de los asuntos del trabajo, y tratar de acaparar todos los espacios posibles no para mejorar sus procesos, sino para hacerse de las posiciones administrativas que representan espacios como las juntas de conciliación y arbitraje.

En el caso específico de Juárez, éste ha protagonizado diversos escándalos relacionados con la discrecionalidad con el uso de los recursos, el mal trato al personal que tiene asignado, y por incurrir en prácticas tales como traficar con el combustible e insumos de vehículos oficiales, que físicamente están inservibles.

Esos antecedentes negativos, sin embargo, continúan. Hoy mismo, sobre Daniel Juárez y la Setrao pesa un grave señalamiento que revela la voracidad y la capacidad de engaño que tienen en contra de las personas a las que dicen defender. Y es que desde hace meses, un grupo de artesanos proveniente de la Villa de Mitla, fallidamente ha intentado cobrar a esa dependencia la elaboración de las cortinas que colocaron en los cinco pisos que ocupan, en un edificio ubicado enfrente de Ciudad Universitaria.

Los afectados aseguran que, personalmente, Juárez López contrajo el compromiso de la elaboración con el artesano Noel Olivera Díaz, quien tuvo que integrar al trabajo a otros artesanos para que juntos pudieran terminar el trabajo para entregarlo en tiempo y forma. La administración de la Secretaría del Trabajo recibió la factura desde el mes de enero pasado, y desde entonces no han hecho sino dar largas a los artesanos, a quienes les adeudan una cantidad superior a los 127 mil pesos.

 

SECRETARIO ESCURRIDIZO

Los afectados aseguran que, por lo menos, antes el Secretario del Trabajo les daba la cara para prometerles un pago que cada vez ven más lejano, y que involucra el trabajo de docenas de personas que, además, pusieron materias prima por las que también se endeudaron. Hoy, dicen, ni siquiera les toma la llamada. Por eso ya preparan otro tipo de acciones en contra de quien consideran un timador, al que no le tiembla la voz para prometer, pero que tampoco le avergüenza pisotear su propia palabra.

One thought on “Setrao: el engaño, a cada momento

  1. tiene que pagar esperemos que el secretario daniel juarez cumpla y no deje en mal al gobernador con edo de la cartera y los desvios que estan haciendo ya es demaciado si no tiene capacidad mejor que deje el cargo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *