Sección 22: su falta de adaptación la hace sucumbir

Date:

 

+ Todos ven la realidad, menos ellos y sus resistencias

 

La teoría clásica darwiniana sobre la selección natural establece que aquellos miembros de una población con características menos adaptadas, según lo determine su medio ambiente, morirán con mayor probabilidad; y que aquellos miembros con características mejor adaptadas, tendrán más posibilidades de sobrevivir. Si en la naturaleza ese proceso es eminentemente involuntario, en el caso de los procesos sociales existen posibilidades plenas de percibir y aprovechar los momentos determinantes para las adaptaciones. Sólo que si éstas no ocurren, las probabilidades de no sobrevivir son exactamente las mismas que en la selección natural. Esto es lo que le pasa a la Sección 22 del SNTE.

En efecto, tal parece que los ciclos naturales hoy comienzan a estar claramente en contra del movimiento democrático magisterial de Oaxaca. Hace 32 años, la lucha magisterial apareció violentamente como una respuesta a los permanentes intentos del Estado por mantener el control de su vida interna y de su democracia. Cuando eso ocurrió, en 1980, los profesores recibieron un amplísimo respaldo social, que con el paso del tiempo no se vio mermado, porque sus exigencias tenían cierta identidad con profundos anhelos sociales.

¿En qué se centraba, por lo menos en el terreno de lo argumentativo, la lucha de los profesores de la 22? Se centraba en una serie de postulados con los que la sociedad, en aquel momento, estaba irremediablemente identificada. Por ejemplo, dijeron inicialmente que buscaban una vida interna libre y democrática; que exigían que el gobierno no se involucrara en sus determinaciones. Ambas cuestiones no eran sino reflejo de la falta de democracia en las decisiones políticas del estado y del país, y del anhelo de la sociedad por luchar por procesos electorales independientes de las decisiones tomadas desde el poder para su conveniencia.

Luego, algunos años después, los profesores de la 22 establecieron que su lucha tenía que ver con la defensa de los intereses colectivos de sus agremiados, y que buscaban la justicia social que hasta entonces había sido negada por el gobierno. Obviamente, en aquel momento no había ciudadanos que no quisieran sentirse identificados con una causa que, según parecía, defendía lo justo y desafiaba al poder.

Incluso, los maestros tuvieron también el respaldo social cuando abiertamente aceptaron que su lucha sindical era también política, y que ésta tenía que ver con la finalidad de contribuir a que el PRI no ganara más elecciones. Hasta antes del año 2000, el anhelo de ver perder al PRI era tan profundo entre grandes porciones de la sociedad que, en muchos casos, para tratar de conseguirlo no distinguían ni los métodos ni las alianzas ni los costos. Por eso la Sección 22 también recibió el respaldo del pueblo de Oaxaca para esos objetivos, justificando aún el hecho de que para esas luchas se cerraran las escuelas, y se afectara gravemente la educación, la paz y la vía pública.

Ya en años recientes (en 2006, para ser específicos), los “democráticos” volvieron a recibir un amplísimo respaldo de la sociedad, cuando una de sus protestas fue reprimida por agentes del Gobierno del Estado. Cientos de miles de personas asumieron que la lucha social de los profesores era justa, y por eso diversos sectores de la población ayudaron a la profundización del conflicto magisterial, y respaldaron las demandas de desaparición de poderes y/o deposición del entonces gobernador Ulises Ruiz.

No obstante, ese fue el momento cúspide del respaldo social del magisterio. Después de 2006, grandes sectores de la población se vieron abandonados en los anhelos, cuando los profesores se conformaron con el arreglo económico que les ofreció el gobierno federal para terminar el conflicto, y luego, sin ningún pudor, hicieron del chantaje la forma abierta de conseguir sus objetivos. Los postulados de democracia, de sindicalismo, de defensa de intereses laborales, e incluso los anhelos partidistas y políticos, fueron intercambiados por el quebranto abierto a toda la colectividad, y por las amenazas constantes a todo aquel que no coincidiera incondicionalmente con sus afirmaciones e intereses.

 

EL COSTO DE LAS RESISTENCIAS

La 22, a pesar de los claros signos del agotamiento de sus principios y banderas tradicionales, se ha negado a cambiar. Conforme se han implementado los sucesivos planes de modernización educativa, los profesores oaxaqueños los han rechazado argumentando razones que van desde lo ideológico hasta las que caen en el rechazo abierto por vulnerar sus intereses particulares.

En ese camino, la soberbia los invadió, y por eso hoy asumen que toda la sociedad, el pueblo de Oaxaca, puede estar supeditado a sus intereses sin ninguna consecuencia. El problema es que hoy todas las condiciones parecen ponerse en su contra. ¿Por qué? Porque hoy, por ejemplo, todos los intereses nacionales en el sector están alineados en su contra; porque la sociedad ya no respalda una lucha que les ha traído tantos perjuicios; y porque cada vez menos personas ven con buenos ojos las resistencias obstinadas, e inútiles, de los profesores oaxaqueños, que sólo provocan daños pero que no reflejan los beneficios colectivos que según defiende el magisterio democrático.

De ahí que hoy su respaldo tenga una clara variación hacia el cuestionamiento; que la cercanía social que presumieron los profesores oaxaqueños desde sus primeros años de lucha, hoy esté pulverizado; que, por esa misma razón, el apoyo decidido que en otro momento tuvo por parte de la población, hoy se haya convertido en una afrenta, que en más de un caso se ha tornado violenta.

Y que, incluso, hoy los cuestionamientos que ellos mismos hicieron a los “espurios”, sean los que se les comienzan a regresar… y no porque los espurios sean castos y honestos, sino porque los mismos de la 22 han demostrado iguales o peores que sus contrapartes. ¿El resultado? Que hoy, por su falta de sensibilidad y adaptación, la Sección 22 comience a pasar por uno de sus peores momentos. Sus mismos aliados lo advierten y se lo señalan a gritos. Pero de eso hablaremos mañana.

 

¿DESACATO?

Es una obviedad que el Registro Civil afirme que “acatará” el fallo de la Suprema Corte sobre los matrimonios homoparentales. ¿A poco habría margen para que no lo hicieran? Quizá deberían hablar de qué planean frente a la contradicción entre la Corte y la Ley. ¿O su “progresismo” los llevará a sólo sentarse a esperar los amparos?

1 COMMENT

  1. Analisis muy objetivo de la realidad, muchas veces se conoce pero se desconoce los terminos para explicarla y Uds la desglosan puntualmente.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

¡Más abogados tiktokeros, por el amor de Dios!

Por Carlos Morales El modelo tradicional de enseñanza, en el...

“Alf”: El alienígena que conquistó la televisión de los 80. Recordando a Benji Gregory

Paréntesis Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias Ismael Ortiz Romero Cuevas  Ayer en la...

Un viaje a través de la voz humana: Dos décadas de “Medúlla” de Björk

Paréntesis Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias Ismael Ortiz Romero Cuevas  En 2004, la...

CONTRAFUEGO || En defensa de Loret

Aurelio Ramos Méndez La libertad de expresión en México, ahora...