Ahora debe verse el apoyo federal a Oaxaca

Date:

 

+ Tema magisterial, esencial en vida nacional

 

A partir de hoy comienza el periodo crítico en el tema magisterial, y por esa razón el respaldo federal (y todo lo dicho en defensa de la reforma educativa y de los gobiernos estatales que enfrentan las embestidas magisteriales) debe ser real y efectivo hacia Oaxaca. La llegada del mes de mayo marca el inicio de un calendario de algidez no sólo para los maestros, sino para todos los sectores sociales en la entidad, en el que este año en particular no hay cabida para las desatenciones o las visiones facciosas entre ámbitos de gobierno.

En efecto, hace apenas un mes, cuando iniciaron las protestas magisteriales en el sureste mexicano (Guerrero, Michoacán, Oaxaca y Chiapas) en contra de la reforma educativa, tanto el gobierno federal, como los líderes de las cámaras legislativas federales, llamaron a los gobiernos estatales a eliminar la doble negociación con las secciones magisteriales, y exigieron a los Gobernadores no ceder ante las pretensiones de los maestros, que buscaban reformas a las constituciones locales para tratar de esquivar la evaluación y las nuevas disposiciones que establecía la reforma al artículo 3 de la Constitución de la República. En aquellos momentos, dijeron que los gobiernos estatales tendrían apoyo federal para enfrentar esas situaciones. Este es el momento de demostrarlo.

Y es que ayer que el Gobierno del Estado entregó su primera respuesta al pliego de demandas de la Sección 22, tanto el gobernador Gabino Cué como el director del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca, Antonio Iturribarría Bolaños, aseguraron que la respuesta dada por la administración estatal a las demandas del magisterio no abarcan el cien por ciento del pliego petitorio. Claramente dijeron por qué: porque atender todas las demandas de la Sección 22 implica no sólo la atención del gobierno estatal, sino también de diversas instancias del gobierno federal; y también, porque los recursos estatales son insuficientes para dar respuesta total a esas demandas. Por eso hicieron el llamado a la Federación para que intervenga en este asunto.

El momento es crítico. El gobierno estatal ha manejado con pinzas la relación con la Sección 22, que aún siendo parte del “corredor radical” del magisterio adherido a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, ha sido el único que hasta el momento no ha parado labores de forma indefinida, que no ha radicalizado sus posiciones, e incluso que no ha roto diálogo con la administración estatal —que, valga decirlo, no cedió ante la pretensión magisterial de que se reformara la Constitución o las leyes estatales para dar cumplimiento a su demanda de una contrarreforma educativa.

Visto desde esta perspectiva, el escenario de Oaxaca es el menos adverso de los que enfrentan todas las entidades que tienen secciones magisteriales que se han declarado en contra de la reforma educativa federal. Sin embargo, eso no significa que no sea necesaria —indispensable— la atención tanto del gobierno federal como del Poder Legislativo, e incluso de los sectores de la política nacional que se han declarado a favor de la lucha magisterial y de la resistencia contra la reforma educativa. ¿Por qué?

Porque entendemos que, en este momento, de lo que se trata es de dar las mejores respuestas posibles al magisterio para que ellos puedan tener a salvo sus derechos. Si lo vemos desde esa lógica, nadie gana algo —ni siquiera el magisterio— yendo al paro indefinido de labores.

Todos ganaríamos mucho más (gobierno, magisterio, ciudadanía, etcétera), si hubiera la posibilidad de construir una respuesta integral, consensada y suficiente, que ni pusiera al gobierno en las manos de la 22, pero que tampoco le cerrara todas las puertas —incluidas sus válvulas de escape— y los obligara a llegar, con razón, al último recurso, que es el del paro de labores, la radicalización de las protestas, y la violencia.

 

RIESGO SOCIAL

Pero hay más. Oaxaca tiene al magisterio más experimentado en la implementación de acciones de campo relacionadas con la resistencia civil. En 2006, el magisterio oaxaqueño fue capaz de aglutinar a diversos sectores y grupos sociales que, por sus propias razones, también estaban dispuestos a combatir al gobierno en turno.

Con su fuerza fueron capaces de paralizar al Estado, y con su orden y disciplina tuvieron la capacidad de resistir no sólo a los embates políticos, sino también a los relacionados con la violencia y las acciones policiacas de disuasión. Por eso, si algo no le conviene al gobierno federal, ni a Oaxaca, ni a la sociedad, ni a nadie, es que el magisterio oaxaqueño termine adhiriéndose a la resistencia de los maestros guerrerenses o michoacanos, que ahora mismo buscan las condiciones para crear su propia versión de Oaxaca en el 2006.

Por todo eso, hoy el gobierno estatal debe apelar a que los llamados hechos por la Federación para que el gobierno de Oaxaca no cediera ante el magisterio, sean algo más que una bravuconada. En este momento, deben hacer presencia en la entidad funcionarios del más alto nivel del gobierno federal (de Gobernación, de la SEP, del ISSSTE, de la SCT, y todos los relacionados) para atender particularmente esta problemática. No se trata sólo de la negociación anual. Se trata de evitar que la insuficiencia de respuestas genere una mayor situación de caos en la entidad, y que ese caos se adhiera al que las otras secciones magisteriales, por sí solas, ya están construyendo en sus entidades federativas.

En esto no debe haber cabida para los partidismos o para las visiones facciosas. El gobierno federal debe atender a Oaxaca porque la adhesión de la Sección 22 al magisterio guerrerense será un coctel explosivo para el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, y no para el del gobernador Gabino Cué. Y debe hacerlo porque nosotros, la sociedad oaxaqueña, ya no merece seguir viviendo bajo las condiciones y el estado de sitio que cada mayo establece la Sección 22 como medida de fuerza, para negociar sus posiciones.

¿Habrá visión para entender todo esto?

 

MAYO, ÁLGIDO

Con todo eso, y con todo el pesar que esto nos provoca a todos los oaxaqueños, nadie debe esperar un mayo terso. No hay, de hecho, un solo indicio que demuestre que la negociación anual será tranquila. Más bien, por lo que debemos abonar es porque esa negociación no se desborde, y porque la situación del país no se torne tan crítica como para imantar a la Sección 22 de intereses ajenos. Mayo viene difícil. No cerremos los ojos.

1 COMMENT

  1. APOYO FEDERAL A JUCHITAN DE ZARAGOZA!!!!!

    buen dia. Sr. Gobernador.

    Queremos que mande a la fuerza publica a la Cd. de Juchichan de Zaragoza, ya que hemos pasado un fin de semana horrible, por los invasores de terrenos, que se estan organizando para saquear tiendas, robarlas, aunado a esto, los taxistas que bloquean la carretera, y hasta el dia viernes, quemaron una camioneta propiedad del Presidente Municipal Daniel Gurrion. estas personas que no respetan la ley, estan lidereadas por la Sra, Rosa Maria, y para el colmo de los colmos,ella es la precandidata a la alcaldia de Juchitan, Imaginese Sr., Gobernador, en manos de quien estamos!!!!

    Ojala y nos haga caso, y de una vez por todas mande a la fuerza Publica, que entre el gobierno Federal y se resuelva todo este conflicto, en calma y respetando las leyes, Pero ya no queremos vivir en esta situacion, nos da miedo de salir a las calles.

    muchas gracias Sr. Gobernador.

    Esperamos su pronta respuesta para solucionar este problema.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

AL MARGEN || ¿Por qué ‘tumbaron’ a Carmelita Ricárdez de la candidatura del PRI al Senado en Oaxaca?

Adrián Ortiz Romero Cuevas  El pasado 21 de abril la...

La distopía en el cine: reflejos oscuros de la imaginación humana

Paréntesis  Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias Ismael Ortiz Romero Cuevas  En el extenso...

CONTRAFUEGO || PAN, asociación delictuosa

Aurelio Ramos Méndez Que la segunda fuerza política del país...