Dirigencia de S22 disimula complicidad y derrota

Date:

Lío por nómina, justificación para acatar reforma

Este fin de semana fue de nueva cuenta un martirio para la ciudadanía, y todo por una enésima resistencia (simulada) de la dirigencia de la Sección 22 del SNTE, a aceptar un paso más en la implementación de las nuevas reglas federales en materia educativa. Es una resistencia simulada, primero porque la dirigencia seccional llamó a sus bases a no recibir su primer quincena de enero, cuando los principales dirigentes ya lo habían hecho; y segundo, porque en la protesta y los acuerdos se esconde la aceptación silenciosa de la reforma federal.
En efecto, desde la semana pasada la dirigencia de la Sección 22 se dijo en alerta ante el anuncio del IEEPO, de que a partir de la primera quincena de enero asumía la responsabilidad del pago de la nómina educativa en Oaxaca, y no hasta el mes de marzo como inicialmente se había anunciado. Aún cuando el anuncio conllevaba un conjunto de buenas noticias para todos los trabajadores de la educación, la 22 insistió en ver lo negativo esencialmente por el cambio de institución bancaria, de Santander a Bancomer.
¿Por qué buenas noticias? Porque en su comunicado del siete de enero, el IEEPO anunció que “el Gobierno Federal absorbe la nómina integrada con los derechos y prestaciones logrados por los trabajadores de la educación, con la carga presupuestaria que implica el paso de la zona económica dos a la tres, además del reconocimiento de días adicionales, donde se incluyen bonos y aguinaldo”.
Es decir, con esta aseveración quedaban desmontados todos los argumentos con los que el sindicato magisterial asustó a sus agremiados, y con lo que los hizo participar en las largas jornadas de protesta que han realizado, relacionados con el hecho de que el gobierno federal no reconocería las conquistas salariales, el escalafón, y las prestaciones obtenidas por el magisterio en sus negociaciones anuales con el Gobierno del Estado, paralelas a las que el gobierno federal realizaba con el SNTE.
Pues fuentes del propio sindicato, sostenían este fin de semana que la razón concreta por la que el Comité Seccional decidió movilizar a sus bases, tiene su origen en el cambio de institución bancaria encargada del pago. Pues si de entrada tomamos en consideración que el manejo de la cuenta bancaria de la nómina educativa implica el manejo de 17 mil millones de pesos anuales, entonces podemos comenzar a dimensionar el tamaño de los intereses que se encuentran involucrados en el cambio de institución bancaria encargada de manejar estas cuentas de la nómina educativa.
Concretamente, señalaban que una de las razones por las que la Comisión Política de la Sección 22 se inconformó, e insistía con particular vehemencia que el Banco Santander siguiera siendo el responsable de la nómina educativa, se centraba en que la cúpula sindical quería preservar los “acuerdos” que históricamente ha tenido con esa institución bancaria.

LAS INCONGRUENCIAS
Fuentes del gobierno estatal, sostienen que hasta la tarde del pasado viernes, había cobrado su pago bajo la nueva modalidad, alrededor del 75 por ciento de los 81 mil trabajadores de la educación en Oaxaca; asimismo, señalaban que al margen de las negociaciones entre el gobierno y la 22, y las movilizaciones del fin de semana, de todos modos hoy lunes se normalizarían las operaciones relacionadas con el pago de nómina, con todo y los talones de pago, que era otra de las inconformidades del magisterio.
Sostienen además que las incidencias relacionadas con errores en pagos, o con trabajadores a los que no se les expidió su cheque, fueron menores al uno por ciento. Aún así, la 22 decidió tomar esa cuestión marginal (que quedó refrendada en la minuta firmada la noche del sábado entre el gobierno y la 22) como una bandera para tener una justificación más de sus movilizaciones.
Otra de las incongruencias de la Sección 22, es que el propio gobierno estatal aseguraba desde antes de que esto ocurriera, en que los pagos se procesaron tal y como los puso en la mesa la Sección 22, con base en su llamado “plantilleo”, que ahora con dicha protesta querían desconocer.
Y un aspecto fundamental, es que ocho de los quince integrantes de la Comisión Política de la Sección 22, que desde el miércoles pasado habían exigido a sus bases no cobrar, ya habían cobrado sus quincenas. Su salario, aseguran, fue depositado en sus cuentas de Santander desde el jueves 8 de enero. Y entre los que llamaban a no cobrar, pero con su quincena en la bolsa, se encontraban el propio Núñez Ginez y Francisco Villalobos, entre otros.
¿Qué es lo más contradictorio de este asunto? Que el sábado la dirigencia de la Sección 22 firmó una minuta de trabajo con el gobernador Gabino Cué, en la que éste se compromete a pagarle a los trabajadores que no hubieren recibido su cheque ahora emitido por la Federación, y a gestionar mesas de trabajo con el gobierno federal para que los cheques traigan su talón de pago, como tradicionalmente ocurría.
Esto esconde un hecho trascendente: al aceptar esto, la 22 está también acatando los términos de la reforma educativa. Esa que tanto ha combatido. Así, como lo dijimos hace meses, quedó demostrado que la llamada armonización de la legislación estatal en materia educativa no era indispensable, que de todos modos las nuevas reglas se estarían aplicando a partir del primer día del año, y que esa era una de las grandes apuestas del gobierno estatal para lavarse las manos frente al magisterio por el cambio de régimen jurídico a partir de 2015.
Al final, a quienes les queda el cuestionamiento más de fondo —y las alas críticas de la Sección 22 así se lo han venido reprochando a la dirigencia desde hace meses— es que sus supuestas acciones en defensa de los derechos de los trabajadores hayan sido meramente testimoniales y simuladas. Si vemos en perspectiva todo lo que ha pasado en los últimos dos años, podremos corroborar que desde que se aprobó la reforma constitucional a los artículos 3 y 73 en materia educativa, hasta este paso dado sorpresivamente por el gobierno federal, todas las batallas las ha venido perdiendo un magisterio que a su interior se encuentra cada vez más desgastado, desacreditado, deslegitimado y desarticulado.

LAS SOSPECHAS
Sí, es cada vez mayor el grado de sospecha de que en el fondo la 22 ha sido como un “tronco” del box: esos que su único fin es mantenerse de pie para aguantar la golpiza, pero que de antemano están destinados —y así lo aceptan— a perder la pelea.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

AL MARGEN || Movimiento Ciudadano, perdido en el laberinto de las indefiniciones… veintitantos años después

Adrián Ortiz Romero CuevasUno de los partidos que representa...

El universo oscuro de “Guasón: Folie à Deux”. ¿Qué nos revela el avance?

Paréntesis  Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  El anuncio de...

Sesiona hoy, el Club Virtual de Lectura para Periodistas de Oaxaca

Concluye el análisis de la obra “Número Cero” del...

Ernesto Gómez Cruz: Legado de un maestro del cine mexicano

Paréntesis Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  En el firmamento...