Es necesario en M茅xico un debate serio sobre la legalizaci贸n de la marihuana

Date:

Legalizaci贸n de marihuana

+ Retrospectiva: 驴c贸mo se lleg贸 a prohibici贸n de diversas drogas en el siglo XX?


La semana que termina fue pospuesto el debate en la Suprema Corte de Justicia de la Naci贸n sobre la posibilidad de emitir una autorizaci贸n para el cultivo y comercializaci贸n de marihuana con fines l煤dicos y medicinales. El argumento para alargar una semana la reflexi贸n de los ministros, radic贸 en la necesidad de conocer m谩s puntos de vista sobre el tema. Es deseable que ese debate y ese an谩lisis que se supone que est谩n realizando los integrantes de la Corte pase no s贸lo por las cuestiones relacionadas con el combate al crimen organizado sino tambi茅n por sus aspectos m茅dicos, que son relevantes. Es necesario desmitificar este debate, sacarlo de los prejuicios y darle una perspectiva de avanzada. M茅xico no puede seguir evadiendo este tipo de cuestiones.

En efecto, lo primero que vale la pena entender es que no todo el tiempo, todas las drogas en M茅xico, y en el mundo, han sido ilegales. Antes de la primera guerra mundial en todo el mundo se pod铆an adquirir las m谩s diversas sustancias con una alta calidad. Hasta principios del siglo xx, en el mundo y en M茅xico, el consumo de drogas tampoco era castigado, y se ve铆a como un acontecimiento cotidiano, que en el peor de los casos podr铆a considerarse una enfermedad, curable con cierta facilidad, como lo promet铆an los anuncios que aparec铆an en la prensa de la 茅poca.

Seg煤n una publicaci贸n de El Universal sobre el origen de la prohibici贸n de la mariguana en M茅xico (http://eluni.mx/20gAx4x), Ricardo P茅rez Montfort (Yerba, goma y polvo, Era-Conaculta, M茅xico, 1999) cita algunos de los aparecidos en los diarios mexicanos: 鈥淢orfina / Curaci贸n radical de morfinoman铆a y narcoman铆as sin molestia: en casa/ Medicina y m茅todos nuevos. Muestra gratuita para cuatro d铆as / Dr. Antonio M谩rquez, 1陋 Donceles 4鈥. O 茅ste otro: 鈥淢orfinismo/ Se cura este h谩bito en cuatro semanas / con el tratamiento Keeley aplicado en el / sanatorio para alcoh贸licos y morfin贸manos / The Keeley Institute Puebla / 3陋. Aztecas 3. M茅dico director: Alberto O鈥橣arrill.鈥

En la mayor铆a de las boticas del pa铆s, as铆 como en hospitales y dispensarios se adquir铆an sin receta ni control 鈥渃lorhidrato de coca铆na, de morfina alemana de la casa Merck y francesa, Poulenc Fr猫res鈥. En las ciudades donde se hab铆an asentado los inmigrantes chinos no era dif铆cil conseguir opio. P茅rez Montfort asegura que durante el r茅gimen de Madero un grupo de comerciantes chinos ofreci贸 pagar impuestos por un mill贸n de pesos si se le permit铆a monopolizar la importaci贸n de chandoo (el opio para fumar).

Ahora bien, las bases de los instrumentos legales y discursivos utilizados para combatir el consumo de drogas eran del porfiriato. Un antecedente se encuentra en el C贸digo Penal de 1871 para el DF y el territorio de Baja California. Ese reglamento cuyo 茅nfasis estaba puesto en garantizar el buen estado de los alimentos y de las medicinas, ya contiene un cap铆tulo titulado 鈥淒elitos contra la salud p煤blica鈥, donde se proh铆be la elaboraci贸n de 鈥渟ustancia nocivas a la salud o productos qu铆micos que puedan causar grandes estragos鈥 (Axay谩ctl Guti茅rrez Ramos, La prohibici贸n de las drogas en M茅xico. La constituci贸n del discurso jur铆dico, 1917-1931, tesis, Instituto Mora, M茅xico, 1996).

La Revoluci贸n, se帽ala el art铆culo de referencia, fue un par茅ntesis en el fortalecimiento del discurso prohibicionista, pero una vez resuelta la fase armada, al momento de discutirse la Constituci贸n, apareci贸 el tema. Y era abordado con los prejuicios de la 茅poca, entre los que figuraba, en primer lugar, 鈥渓a degeneraci贸n de la raza鈥: 鈥渆s indispensable que las disposiciones dictadas para corregir esta enfermedad de la degeneraci贸n de la raza provenida principalmente del alcoholismo y del envenenamiento por sustancias medicinales como el opio, la morfina, el 茅ter, la coca铆na, la marihuana, etc., sean dictadas con tal energ铆a, que contrarresten de una manera efectiva, eficaz, el abuso del comercio de estas sustancias tan nocivas a la salud.鈥

En los albores de la legislaci贸n prohibicionista las preocupaciones fundamentales eran el alcoholismo y el morfinismo. La marihuana, aunque se mencionaba al pasar, se manten铆a al margen cuando se enlistaban las 鈥渟ustancias peligrosas鈥. En 1920 los prohibicionistas ponen la mira en la marihuana. Hasta ese momento el cannabis era considerado una planta medicinal, 鈥渃omo lo demuestra 鈥揳sienta Axay谩ctl Guti茅rrez鈥 su inclusi贸n en la lista de sustancias medicinales del reglamento de farmacias y boticas que estuvo en vigor desde 1892鈥. Pero en una sesi贸n del Consejo de Salud, en enero de 1920, fue propuesto que se a帽adiera a la marihuana en la lista de sustancias peligrosas: 鈥渓a marihuana no es una planta medicinal 鈥揹ec铆a la propuesta鈥 no es medicina. Pero es una de las man铆as m谩s perniciosas en nuestro pueblo.鈥

EL DEBATE ACTUAL

Ahora bien, el pol茅mico proyecto del ministro Arturo Zald铆var sobre la marihuana, plantea declarar la inconstitucionalidad de diversas disposiciones de la Ley General de Salud que prev茅n un 鈥渟istema de prohibiciones administrativas鈥 y que constituye un obst谩culo jur铆dico para poder realizar l铆citamente todas las acciones necesarias para el autoconsumo de marihuana (como la siembra, cultivo, cosecha, posesi贸n, transporte, etc茅tera). Prohibici贸n que restringe de manera innecesaria y desproporcional el derecho al libre desarrollo de la personalidad.

El proyecto del ministro Zald铆var plantea que el libre desarrollo de la personalidad es un derecho fundamental derivado del derecho a la dignidad, que a su vez est谩 previsto en la Constituci贸n y en los tratados internacionales. El libre desarrollo de la personalidad, 鈥減ermite la consecuci贸n del proyecto de vida que para s铆 tiene el ser humano, como ente aut贸nomo鈥, de tal manera que 鈥渟upone el reconocimiento del Estado sobre la facultad natural de toda persona a ser individualmente como quiere ser, sin coacci贸n, ni controles injustificados o impedimentos鈥.

驴DEBATE O PREJUICIOS?

En ese sentido, este derecho permite que las personas decidan, sin interferencia de ning煤n tipo, qu茅 actividades recreativas o l煤dicas desean realizar, al tiempo que permite llevar a cabo todas las acciones o actividades necesarias para poder materializarlo. En este caso, se trata del consumo de sustancias, en particular de marihuana, lo que pertenece 煤nicamente a la esfera de autonom铆a personal. Dicho debate tiene much铆simo de fondo, y lo que debe esperarse es una discusi贸n, y una decisi贸n, tomada con base en argumentos y no en prejuicios.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

CONTRAFUEGO || Gubernaturas, 隆matanga!

Aurelio Ramos M茅ndez El certero pial con que el...

Apuntes finales de la victoria de Milei

Pongamos todo en perspectiva con: Carlos Villalobos En la vor谩gine...

Actualiza Poder Judicial a periodistas聽sobre el Sistema Penal Acusatorio

El magistrado Eduardo Pinacho S谩nchez inaugur贸 las actividades del...

Rinde protesta titular del PJEO como integrante聽de la directiva de Tribunales de Justicia

El magistrado Eduardo Pinacho S谩nchez ocupa por segunda ocasi贸n...