Alejandro Murat es Gobernador desde el primer minuto del 1 de diciembre

aleciyo

+ Mensaje de certidumbre y prudencia, frente al desastre que le hereda GCM


Ante el inicio del gobierno de Alejandro Murat Hinojosa en Oaxaca, hay algunos puntos fundamentales que marcan el inicio de su gestión. Los oaxaqueños debemos asumirlos con prudencia y serenidad no sólo frente a quienes quisieran ver empañado este arranque de gobierno, sino también respecto a los que las propias circunstancias los lleva a titubear sobre lo que ocurrirá este día.

En efecto, hay algunos puntos que debemos repasar concretamente para entender lo que veremos a lo largo de este 1 de diciembre:

En primer término, Alejandro Murat Hinojosa es Gobernador Constitucional del Estado desde el primer minuto del 1 de diciembre de 2016. Ese fue el periodo para el que fue electo, y aún cuando nuestra Constitución no establece criterios específicos sobre el momento exacto del inicio de sus responsabilidades, los propios requerimientos y complejidades del cargo permiten entender que la gestión inicia con el solo paso del tiempo, y que la toma de protesta es un acto de solemnidad por demás importante, pero que éste no resulta ser una condicionante para ejercer sus responsabilidades.

Esto está reforzado por varias situaciones, que vale la pena repasar brevemente. En 2006 había inquietud sobre la posibilidad de que Felipe Calderón no pudiera rendir la protesta que señala la Constitución, ante el pleno del Congreso. Esto finalmente ocurrió. Sin embargo, también quedó establecido el precedente de la necesidad frente a la formalidad, y por esa razón hoy la Constitución federal establece diversos mecanismos de protección constitucional para garantizar la estabilidad y la continuidad en el ejercicio del Poder Ejecutivo, incluso frente a circunstancias de hecho como las vividas en 2006.

Por esa misma razón, en 2012, Enrique Peña Nieto asumió la Presidencia desde el primer minuto del 1 de diciembre, designando a los titulares de las áreas estratégicas del país (gobernabilidad, seguridad pública, fuerzas armadas) incluso antes de haber rendido protesta, lo cual fue no sólo aceptado sino convalidado por todas las fuerzas políticas, que entienden que la necesidad de que exista continuidad y certidumbre en las tareas del Estado, sin que ello constituya la posibilidad de poner en entredicho las solemnidades que establece la ley, como la referente a la toma de protesta, con la cual un servidor público perfecciona sólo el último de los requisitos que le impone la ley para ostentar su cargo en términos de la Constitución, pero que no le impide cumplir con sus responsabilidades desde el momento en que asume el cargo.

MOMENTO CRÍTICO

Al mediodía de ayer, Alejandro Murat ofreció una conferencia de prensa que muchos supusieron que era para anunciar la conformación de su gabinete de gobierno. No fue así. En concreto, Murat reconoció el estado crítico en el que recibe la entidad, anunció que no habrá ningún tipo de celebración por el inicio de su gestión, y llamó al diálogo inmediato a la Sección 22 del SNTE. Y fue particularmente enfático al señalar que trabajará desde el primer minuto de su gobierno a favor de las comunidades y familias oaxaqueñas.

¿Qué significa esto? Que por un lado Murat asume la complejidad del problema de gobernabilidad que priva en la entidad, y que por eso su primer anuncio no tuvo como objetivo el reparto de cargos, sino el reconocimiento de sus responsabilidades y del momento tan álgido que vive la entidad. Por esa razón atajó lo relativo a los festejos y arrancó llamando a la Sección 22 al diálogo para tratar de hallar salidas a la protesta que desde ayer realizan en inmediaciones del Recinto Legislativo, para tratar de impedir la toma de protesta.

En ese marco, vale considerar que el Congreso establezca una sede alterna para la toma de protesta del Gobernador, que debe ocurrir ante la Legislatura —es decir, ante los diputados— pero no necesariamente en su recinto ordinario. La ley contempla tal posibilidad, y la circunstancia podría apuntar a que se llegase a tomar una decisión de esa naturaleza. Ello, de ocurrir, no haría más que recalcar la vocación intolerante del sindicato magisterial, que estaría cuestionando al nuevo Mandatario, incluso sin haber antes dialogado con él para hallar respuesta o encauce a su pliego de demandas.

Finalmente, esto es consecuencia del escenario heredado por el gobierno de Gabino Cué Monteagudo. Ante la circunstancia, serán muy relevantes las primeras responsabilidades que delegue el gobernador Murat Hinojosa para tareas como la gobernabilidad y la seguridad. Serán ellos quienes este día tengan su primera prueba importante de eficacia y capacidad de interlocución. Quizá mañana, 2 de diciembre, pueda llegar el sosiego para analizar con detalle los nombres, perfiles y antecedentes de las personas en las que hayan recaído esos primeros cargos. Pero su labor de este día, será básicamente la de lograr que no sea una jornada trágica ni de sobresaltos, sino que se cumpla con lo anunciado por el Gobernador el día previo. 

ACELERADOS

Lo dijimos reiteradamente en este espacio, y este día lo ratificamos: las famosas “listas” de posibles integrantes del gabinete no sólo eran perniciosas, sino también equivocadas. Todavía anoche la mayoría de los prospectos para integrar el equipo de trabajo del gobernador Murat Hinojosa, seguían en la incertidumbre sobre qué decisión final se tomaría sobre el gabinete. Eso sólo no lo vieron quienes quisieron engañar, y engañarse, con las listas que periódicamente circularon en los últimos cinco meses.

@ortizromeroc