Erasto L. Zurita, ciudadano inolvidable

Carlos R. Aguilar Jiménez.


Al cumplir años la ciudad de Oaxaca se engalana conmemorando sus principales acontecimientos históricos, celebrando sus especiales circunstancias y, especialmente reconociendo a sus ciudadanos distinguidos, célebres y esclarecidos en los distintos asuntos que interesan al H. Ayuntamiento de Oaxaca, como se realiza cada aniversario en solemne ceremonia presidida por el C. Presidente Municipal, que en ocasión especial este año nombrará al Maestro Erasto León Zurita: “Ciudadano Inolvidable” reconociendo y reivindicando su magnífica obra pictórica acuarelista, trascendencia cultural y valiosa aportación a las artes plásticas.

El maestro Erasto León Zurita nació el 26 de julio de 1947 en Santa María Coyotepec y empezó a pintar desde niño. Ingresó a la Escuela de Bellas Artes A los 13 años donde conoció la instrucción fundamental del dibujo, perspectiva y orientación pictórica para el desarrollo posterior de su obra. A los 15 años ganó una mención honorífica en un concurso de pintura joven convocado por la UNAM con una obra al temple titulada: “Los Cántaros Cantan” por lo que en reconocimiento a su talento  el gobernador Rodolfo Brena T. le otorgó una beca para estudiar con el famoso acuarelista Alfredo Guati en el D.F., donde vivió casi una década ensayando diversas técnicas de la pintura y convirtiéndose en un acuarelista de primer nivel.

Durante su estancia como becario compartió espacio con maestros como Ignacio M. Beteta, Manuel Arrieta, Edgardo Coghlan y Martha Orozco entre otros grandes artistas; intercambió que potenció su aprendizaje logrando manejar técnicas de pintura y acuarela hasta un nivel excelso, como lo demuestra su obra: “Leyendo al Quijote” que se exhibe en el Museo Nacional de la Acuarela. Erasto León Zurita, una vez alcanzó el manejo sublime de las técnicas de la acuarela, después de viajar por diversos países perfeccionando su maestría, regresó a Oaxaca convirtiéndose en maestro de niños talentosos y continuando con su dedicación magistral a la pintura, hasta que una enfermedad terminó con su brillante existencia, siendo homenajeado por intelectuales, artistas y en especial por los habitantes de su pueblo  donde existe un museo-galería mostrando parte de su magistral obra, y que en ocasión especial, este año, en el aniversario de la ciudad, será reconocido pública y solemnemente por el Cabildo, Presidente Municipal JHF y todos los oaxaqueños que valoramos en todo lo que vale su obra, como en mi caso al contar entre mis libros con un ejemplar de “Oaxaca Rostro Antiguo” y, además tener el privilegio de la exhibición de la acuarela: “El Cargador del Sol” que se muestra en el Observatorio Astronómico Municipal como préstamo de su hermano Juan León Zurita. Mi reconocimiento al Ayuntamiento y Carlos Spíndola, Director General de las Culturas por proponer y conseguir esta merecida distinción al maestro Erasto León Zurita: “Ciudadano Inolvidable”.