Así en el Congo como en Oaxaca

Carlos R. Aguilar Jiménez.


Dependiendo de las diferentes clasificaciones y niveles a nivel global o continental, en casi todos los aspectos socioeconómicos, científicos, tecnológicos y educativos, en primer lugar destaca Europa o Estados Unidos y, en último, los países africanos, quedando en medio, un poco más alto, Asia y abajo Latinoamérica. En México como nación latina, también existen diferencias y niveles, tal como señaló irrefutablemente Margarita Zavala, al declarar que la educación en el estado de Oaxaca es similar a la de África, especialmente en los planteles donde hay presencia de la CNTE.

Hizo esta comparación en relación con las escuelas que domina la Sección 22 en Oaxaca (Gestapo 22), indicando que en estados como Aguascalientes o Guanajuato, en cambio, los niveles educativos son igual que en Bélgica u Holanda; destacando lo que todos sabemos: que la instrucción escolar que los profes de la Secta 22 imparten a los niños más pobres del estado desde el siglo pasado ha sido podrida por su sindicato y conducta servil y proterva de los profes frente la niñez más necesitada de educación escolar, porque si bien la educación en aulas de escuelas públicas de Oaxaca es similar o peor a la del Congo, también es cierto que la educación que se imparte en escuelas privadas es de excelente calidad, así que los profes serviles a los líderes de la SS22 en su búsqueda de intereses políticos dizque para mejorar la educación escolar, lo que realmente hacen es promover y hacer crecer y mejorar las escuelas privadas, donde los alumnos son hijos de gente que puede pagar colegiaturas y que cuando sean adultos, aunque no sean profesionistas, heredarán empresas, negocios, edificios o dinero, sin que les preocupe mucho su futuro porque está asegurado económicamente, pero los niños pobres que asisten a escuelas que domina la Secta 22 no tienen esas ventajas y, entonces de su educación dependerá su futuro, pero como es similar a la del Congo o Namibia, son los más perjudicados y a lo más que podrán aspirar al tener una paupérrima educación, es a cargar tanques de gas, atender bombas de gasolina o poner un puesto de tacos en alguna esquina de la ciudad, mientras los niños con talento que podrían triunfar académicamente en escuelas públicas y después profesionalmente, se quedan hundidos y sin posibilidad de competir con niños instruidos con calidad en educación. Si la educación escolar pública sigue como hasta ahora, los únicos que seguirán ganando serán los alumnos de escuelas particulares, sus catedráticos y dueños, porque nunca se ha visto que tenga el mismo nivel un congoleño o sudafricano que un holandés o francés y, nunca se podrán comparar escuelas europeas con africanas, que como ahora se ha demostrado irrefutablemente con las declaraciones de Margarita Zavala, las escuelas públicas de Oaxaca son iguales o peores que las del Congo con King Kong, aunque en Oaxaca enseñan póngidos de la misma especie, aunque más pequeños y crueles con los niños humildes.