Di no a congresos


Carlos R. Aguilar Jiménez.

DI NO a Congresos Académicos o científicos, regodéate en tu mediocridad nacional, aléjate del conocimiento especializado e investigación de avanzada que se realiza en EU, Europa o Asia. Ya no podrán asistir científicos o becarios mexicanos a reuniones, conferencias, simposios o congresos fuera del país para conocer el trabajo e investigación de científicos e investigadores de primer nivel del planeta. Quédate en tu mediocre país para que los ninis puedan recibir su dádiva, los pobres coman aunque no trabajen y los profes, como en el caso de Oaxaca con la Gestapo 22 del magisterio sigan pudriendo, la instrucción escolar de los niños no deseados, porque los que tienen recursos y fueron planeados, incluso los hijos de profes de la SS22 asisten a escuelas privadas.

Se acabó el Turismo Académico dijo AMLO sobre viajes de científicos mexicanos, investigadores que, si no salen de este país poco o nada van a aprender o trascender, porque aquí en México no tenemos instrumental, equipos modernos ni algo que se parezca a un Acelerador de Partículas, Telescopio Espacial o por lo menos un antiguo submarino. El presidente de 30 millones de mexicanos dijo que revisará el caso de solicitudes de científicos para salir al extranjero, pero advirtió que se acabó el Turismo Académico, demostrando así que no tiene la menor idea de lo que se hace en Congresos, porque quienes asisten van a trabajar, no tienen tiempo para otra cosa, porque deben entregar a su regreso reportes, constancias de asistencia, sinopsis, síntesis y resúmenes de todas y cada una de las actividades. Dijo también el presidente que ha recibido cientos de solicitudes de funcionarios –incluidos científicos– para asistir a convenciones y congresos en otros países, por lo que pedirá a titulares del CONACYT y CINEVESTAV, autorizar las salidas solo en casos en que sea estrictamente necesario ”…Que sea lo más indispensable, que no vayan a hacer turismo político, que no vayan a pasear a costillas del erario, que sea lo que se necesite hacer en este caso para beneficio de la ciencia y que requiere del viaje, porque pueden hacer las cosas por internet”.

Para que sirven sus investigaciones sobre electricidad, le preguntaron a Michael Faraday, creador de generadores y motores eléctricos que impulsan el desarrollo del mundo, suponiendo que o perdía el tiempo con magnetos, bobinas y baterías; pregunta que respondió con otra: ¿Para qué sirve un niño recién nacido?  Respuesta que debiera darse al presidente, quien cree que los congresos o simposios no son útiles, seguramente porque en su vida jamás nunca asistió a alguno, porque no es lo mismo abstraer, reflexionar y demostrar científicamente, que ser populista, demagogo y embaucador, prometiendo cosas y acciones que cualquiera hasta con un IQ  de border puede hacer.