El “nuevo PRI” que no fue.

Nematini Vladimir Acevedo Silva

Era el año 2012 cuando Enrique Peña Nieto, siendo en ese entonces candidato de la República Mexicana por parte del Partido Revolucionario Institucional (PRI), se enorgullecía de pertenecer a un “nuevo PRI”, el cual aseguraba se encontraba lejos de cometer los mismos actos de corrupción e impunidad, a los cuales se le tachaba a su partido. Aquella agrupación trabajaba bajo el lema de “Mover a México”.

Lejos ya han quedado esos años en los cuales los integrantes y simpatizantes del PRI se congratulaban de los logros obtenidos por EPN durante su mandato. Sobre todo, del famoso “Pacto por México” el cual unió a las entonces fuerzas políticas del país (PRI, PAN y PRD) y por la cual se aprobaron diversas reformas constitucionales en materia laboral, de competencia económica, de telecomunicaciones, financiera, hacendaria, político-electoral, educativa, de seguridad social, emergentica, de transparencia y de impartición de justicia. Son aquellos legisladores oportunistas, gandallas, porros y desleales a la nación, quienes piden ahora ser desmarcados de tan fatídico momento. Poco les valió a ellos su juramento a cambio de unos cuantos pesos.

Aquel PRI que pretendía Mover a México ha quedado ya en el olvido. Pero a cambio nos ha dejado ver lo peligroso que aún puede ser. 

Por otro lado, los diversos actos de corrupción cometidos durante el sexenio de EPN parecen continuar saliendo a flote. Tal es el caso del exdirector de PEMEX, Emilio Lozoya, quien, tras haber sido aprendido en España, solicito su extradición a México para colaborar con autoridades de nuestro país y de esta manera, negociar una posible salida a costa de sus excompañeros de la administración pasada.

A consecuencia de ello el revolucionario institucional se ha desmarcado automáticamente de Emilio Lozoya. Así lo señaló Alejandro Moreno, presidente del PRI Nacional, quien aseveró en un comunicado que “la corrupción es individual y quien la comete debe enfrentar todo el rigor de la ley”. 

Parece ser que la táctica del partido tricolor seguirá siendo la misma. Desconocer y expulsar a aquellos personajes que únicamente han logrado sumir a ese partido en una caída libre indefinida.

En su momento fueron Javier Duarte y Cesar Duarte quienes que corrieron con esa suerte. Ahora parece ser que será Peña Nieto quien, de ser investigado y perseguido de ser encontrado culpable por actos de corrupción, pueda sufrir las mismas consecuencias que sus colegas de partido.

A consecuencia de ello, la actual administración lopezobradorista capitalizará políticamente las recientes pesquisas, encaminándolas como logros en su cruzada contra los actos de corrupción del “viejo régimen”. Lo cual les sumaría notablemente para las elecciones del año 2021.

Sin embargo, es imperativo también señalar que la administración de AMLO también ha sido señalada por estar plagadas por viejas prácticas cometidas por el entonces “nuevo PRI”. Por lo cual pareciera en ocasiones que la “cuarta transformación” pretende emular a sus antecesores. 

Pareciera pues que MORENA podría retomar el mismo camino del PRI. Deberemos esperar si en su momento saldrá de entre sus filas un Luis Videgaray, Javier Duarte, Cesar Duarte o Rosario Robles. Todo a su tiempo.

Pretende imponer sus reglas, cuotas y favoritismo a costa del bienestar social.

De ello es la oposición quien pretende sacar provecho sus detractores, pero sin éxito alguno. Esto se debe quizás a que esta oposición no sabe ser oposición ya que nunca lo fue y el puesto les es extraño. Es obligatorio señalar que esta oposición es débil, temerosa, se retracta y pide perdón.

Esa debilidad se refleja apenas hace unos días con el Gobernador del estado de Guanajuato, Diego Sinhue de extracción PANISTA, quien en días pasado y de manera gallarda presumía el no necesitar el apoyo del gobierno federal para frenar al crimen organizado en su estado. Hoy rectifica y pide disculpas.

A consecuencia de esto, se miran nuevos aires para México. Sin embargo, también se están construyendo falsos liderazgos que solo buscan un beneficio personal y hasta económico, mediante el cual se pretendan imponer viejos regímenes plagados de corrupción y nexos con el narcotráfico.

Es por ello por lo que deberá ser obligación de la ciudadanía en tomar conciencia y acción en sus determinaciones. Que sea través de la ciudadanía donde se construyan los verdaderos líderes. Aquellos actores sociales que nuestro país requiere.

Twitter @NemasVA

Facebook @NematiniVA

Publicado por

Adrián Ortiz Romero

Licenciado en Derecho. Maestro en Derecho Constitucional. Periodista. Ha colaborado en diversos periódicos y revistas de Oaxaca y de la Ciudad de México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s