Hoy el Beso de Navidad


Carlos R. Aguilar Jiménez.

De todos los fenómenos del cielo nocturno y diurno derivados de la Mecánica Celeste, la mayoría son cíclicos, repetitivos y muy conocidos, como los cometas, las lluvias de estrellas, las fases de la luna e incluso eclipses de luna o Sol, que no son tan comunes aunque suceden cuatro cada años pero no visibles en todas las latitudes, siendo por tanto extraordinario y fenomenal lo que este lunes 21 de diciembre 2020 en coincidencia con el solsticio de invierno ocurrirá a la puesta del Sol y durante casi una hora, cuando dos de los planetas más brillantes del cielo, los inmensos Júpiter y Saturno, en conjunción y máxima aproximación protagonicen un enlace, una conexión, un encuentro, un beso planetario en perspectiva, que se ha dado en llamar la Estrella de Belén o el Beso de Navidad.

El Beso de Navidad o de solsticio que esta noche podrá observarse a simple vista es un fenómeno celeste extraordinario a nivel de la mecánica celeste y la contemplación estética, porque tanta cercanía o aproximación, como la de un beso, entre Júpiter y Saturno no se había observado desde hace casi 800 años, el cuatro de marzo de 1226 cuando los habitantes de la Edad Media en Europa o nuestros antepasados habitantes del año 1200, contemplaron en el cielo la progresiva aproximación de estos planetas, que desde entonces y hasta ahora no había sucedido, porque en una explicación con analogía: el desplazamiento de coches de carreras en una pista de ovalo, determina que una vez arrancan, al principio van juntos pero poco a poco se separan dependiendo de sus respectivas velocidades, hasta que cada auto en su carril en algunas vueltas coincide en cercanía con otro hasta el punto de chocar, más o menos como comenzó a suceder hace medio año al girar alrededor del sol Júpiter y Saturno en sus carriles orbitales, acercándose, en perspectiva desde la Tierra, como espectadores de una carrera de coches, uno respecto al otro, coincidiendo este día cuando parecerá no se trata de dos planetas sino de uno, porque la cercanía será tal que no se verán dos planetas sino uno, y no chocando, sino dándose un beso de navidad o un beso de solsticio; fenómeno celeste que será posible contemplar a simple vista desde la puesta del Sol y hasta la desaparición de los planetas en el horizonte y, si afortunadamente alguien tiene un telescopio o binoculares, podrán ver a los dos astros en el mismo campo del ocular. La historia bíblica dice que los reyes magos siguieron esta estrella para llegar al lugar donde decían nacería el Niño Dios, pero la cronología no coincide con los acontecimientos ocurridos hace 2,000 años cuando nació Jesús, por lo que independientemente de que se llame Conjunción Planetaria, Estrella de Belén o de Navidad, lo cierto es que es un sutil beso cósmico, una aproximación en perspectiva que, de no verse hoy habrá que esperar al año 2,400 para que vuelva a suceder en casi las mismas condiciones. Lamentamos intensamente que el Observatorio Astronómico Municipal esté cerrado por causa de la pandemia y no poder atender a los interesados en observar este ósculo planetario, no obstante, tomaremos fotografías que publicaremos en la página oficial Facebook del Observatorio.

Un comentario en “Hoy el Beso de Navidad”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s