El juego del calamar y los niños

Mariano Estrada Martínez 

He decidido ocupar este valioso espacio para proponer temas que abran el debate en ámbitos educativos. Es prioritario facilitar discusiones de fondo que contribuyan a reflexionar nuestro quehacer como docentes, padres de familia y autoridades educativas. Son 10 pequeñas afirmaciones que nos llevarán sin duda a la polémica, pero discrepar y desarrollar argumentos en favor o en contra no es un ejercicio vano. Facilitar la discusión, parafrasear lo que alguien más ha dicho, verificar lo expuesto, estimular la duda, desarrollar antítesis, mediar las diferencias de opinión, combinar las ideas extremas, cambiar nuestros paradigmas y resumir y registrar nuevos pensamientos es saludable y necesario. Adelante, seamos feroces en las ideas, pero suaves y amigables con las personas. 

  1. “El Juego del calamar” (JDC) no es para niños. Pero al mismo tiempo no podemos simplemente cerrar los ojos y acallar lo que de alguna u otra manera lo ven todos los días directa o indirectamente, prohibir crea mas interés y mas morbo.  
  2. El JDC es una serie cruel y sádica. De un total del 100% de participantes muere el 99%. Los perdedores mueren, por lo que resulta imposible gestionar la frustración de la derrota proceso clave para la maduración y esta serie sólo enseña a “ganar”. 
  3. La muerte violenta y cruel es parte de un “juego de niños” ¿Qué clase de juego es ese?
  4. Es una serie violenta que está clasificada para “Público adulto e inadecuada para menores de 17 años”. TV-MA
  5. Los niños copian lo que ven, el disfraz que más se vendió en las pasadas fiestas de ‘Halloween’ fue precisamente el rojo con todo y fusil. 
  6. Los niños pueden “naturalizar” la violencia presentarla como parte de un juego y replicarla. 
  7. La manipulación psicológica, las metáforas anticapitalistas, la sutileza de las debilidades humanas, las paradojas entre vida y muerte, pobreza y riqueza, Corea del Norte y Corea del Sur pasan de largo ante los niños y se quedan con el ambiente infantilizado del juego recreado con ambientes de patio y de parques infantiles. 
  8. La violencia explícita le da un extraño componente adictivo. Además de escenas de sexo, desnudez, miedo, traición, angustia, suicidio, macabras máscaras anónimas que matan sin más a los participantes que en definitiva los niños pueden llegar a asociarlo con algo lúdico y de entretenimiento. 
  9. Las mujeres son despreciadas una y otra vez como débiles. 
  10. Si bien es cierto es una serie pensada para mayores es muy popular en los niños. ¿Y si ya la vieron? Es hora de hablar con ellos, es evidente que no tienen el suficiente desarrollo mental, emocional, psicológico como para entender la esencia de la serie y les puede causar mucho daño. Pero podrá ser entonces un excelente disparador de diálogo. 

No se trata de prohibir una serie vista por 142 millones de personas, prohibiendo trasladarías a los niños y adolescente a la clandestinidad con plataformas todavía peores. Tampoco es un pánico moral. Se trata de abrirse paso a la salud mental de los niños a través de nuestra compañía.  Prohibir nunca ha sido una solución educativa o pedagógica, pero como punto final diré: Es necesaria la supervisión, mediación y diálogo de los contenidos que consumen nuestros niños y niñas no sólo con esta serie, sino con todas las plataformas, videojuegos, Tiktoks, noticias, radio etc. 

Twitter:

@PROFEMARIANO1

Catalina Mendoza Arredondo y el legado fundado para el bienestar integrativo

Carlos Villalobos

En un mundo en donde servir al prójimo ha pasado a segundo plano, apabullado por el interés personal y el éxito en lo inmediato, el recuerdo y el legado de Catalina Mendoza Arredondo es el fiel ejemplo que se puede servir y atender a quienes más lo necesitan, trabajando en equipo, teniendo la templanza como valor fundamental para la mejora del contexto de todas y todos.

Catalina Mendoza, quien en vida fuese enfermera y pilar fundamental en la materialización del sueño “Congregación Mariana Trinitaria” (por sus siglas CMT), en su momento edificó la estructura necesaria para demostrar que para ayudar sólo se necesita disposición y atender palmo a palmo las necesidades sociales que se tienen, en sus propias palabras a propósito de CMT en alguna ocasión mencionó lo siguiente:

 “Hemos recogido las necesidades en las palabras de cada uno de los que hemos escuchado. Hemos recogido las lágrimas de cada uno de ellos y, grano a grano, hemos formado montañas, y con las lágrimas hemos hecho enormes cascadas con la que hemos podido regar campos para alimentar el espíritu»

 La presidenta eterna de CMT comprendió que fuera de discursos y aspavientos, sólo con acciones, las carencias de la gente se podrían atender a partir del entendimiento de estas.

 Con el equilibrio justo entre templanza y ternura, logró cimbrar a presidentes, gobernadores, legisladores, empresarios y líderes de opinión; quienes con gusto aceptaron sumarse a su gran sueño en marcha, el mejoramiento del bienestar para las familias mexicanas.

A 3 años de su partida, Catalina Mendoza, sigue siendo recordada por su destacada labor en el mundo académico, social, el buen trato a todas y a todos; pero, sobre todo, la gran familia que logró formar a su alrededor.

Solo un final y ya

Ismael Ortiz Romero Cuevas

Seguramente, para estos días y aprovechando el puente que llegó por la celebración del Día de Muertos, muchos ya han de haber visto la última temporada de “Luis Miguel: la serie”, que cuenta la vida del astro de la música latina, pero en tono novelado, por llamarle de alguna forma. Y para estas alturas, ya han de saber también que el culebrón no dio a conocer algo que no se supiera, es más, se reservó varias cosas que Mickey quiso mantener como sus más grandes secretos. 

No podemos negar que la realización de “Luis Miguel: la serie” fue impecable, como las mejores emisiones internacionales, además que el elenco ha sido uno de los más aplaudidos en una serie latina, comenzando por Diego Boneta, que además es uno de los productores ejecutivos y que ofrece una actuación estupenda como Luis Miguel en varias etapas de su vida; asimismo, Pablo Cruz Guerrero que interpretó a Patricio Robles, personaje ficticio inspirado en Mauricio Abaroa, y que se ganó la antipatía de los espectadores en las dos últimas temporadas y mencionar de manera especial a Óscar Jaenada, que con su interpretación de Luisito Rey se convirtió en uno de los más grandes villanos de todos los tiempos aunque su participación se limitó únicamente a la primera temporada y en capítulos específicos en las dos subsecuentes. Casi todo el ‘cast’ fue muy bien elegido, a excepción (a mi gusto) de Juanpa Zurita en el papel de Alejandro, el hermano de Luis Miguel, quien se quedaba corto en muchas escenas. 

La serie, además, se toma licencias con situaciones y personajes que son omitidos por decisión del mismo Luis Miguel para mantenerlas en completa privacidad, tal es el caso de la grabación del tema “Yo sé que volverás” contenido en “Segundo romance” y que el maestro Armando Manzanero mencionó alguna vez, que se tuvo que grabar casi frase por frase, pues Mickey no podía contener el llanto al cantarla, porque se acordaba de su madre, seguramente hubiera sido un capítulo interesante. De Aracely Arámbula y sus hijos pequeños, Miguel y Daniel de 14 y 13 años respectivamente, se menciona nada y la trama se centra en su relación con Michelle, su hija no reconocida. Se sabe también que el cantante no terminó bien con Hugo López, pues muchos bienes y propiedades que según eran de Luis Miguel, López los puso a su nombre y fueron heredados al momento de su fallecimiento y en la serie, lo pintan como la figura paterna que Mickey no tuvo. El personaje de Patricio Robles se inspira en el ex agente de Luis Miguel, Mauricio Abaroa, y aunque sí terminaron peleados, Abaroa en realidad no era tan artero como el ficticio Robles. El personaje de Mauricio Ambrosi (Fernando Guallar) está inspirado en Alejandro Asensi que, en efecto, fue gran amigo de Luis Miguel y su ‘manager’ y que en la serie se pelean por la relación que éste mantiene con Michelle; en realidad, ese fue solo uno de los motivos, el gran distanciamiento se debió a problemas de dinero. Y la lista de omisiones y datos imprecisos continúa, y el público e involucrados, comenzaron a reclamar equívocos en la trama y estructura de los personajes, por lo que el pasado domingo, la cuenta oficial de Twitter de Luis Miguel (@LMXLM) envió un mensaje: “La serie de Netflix es ficción. No es 100% verdad. Basada en hechos reales”. 

En la tercera y última temporada, vemos dos líneas temporales que marcaron la carrera de Mickey. Nos transporta de 1995 al 2000, cuando hizo el dueto con Frank Sinatra y pocos años más tarde, su relación de noviazgo con Mariah Carey (Jade Ewen) y omitiendo detalles de esta, argumenta que Luis Miguel por primera vez se sentía opacado por la súper estrella, su fama y su popularidad, sin embargo, pudo servir para un lanzamiento a escala mundial que despreció, incluso, rechazando la oportunidad que Carey le consiguió para que el mexicano protagonizara la película “La máscara de El Zorro”, que terminó haciendo Antonio Banderas. Y después, nos lleva a 2017, mostrándonos a un ídolo en crisis, casi en quiebra, con problemas legales, lidiando para no caer en una depresión y ajustando su carrera para cubrir deudas y necesidades. 

En efecto, una temporada que no ofrece nada sorpresivo ni revelador, eso sí, excelentemente bien producida y con Boneta en una interpretación impresionante, pero que ese talento no es de mucha ayuda para que la trama tome un ritmo pujante, a diferencia de la primera temporada. La relación con Carey toma una relevancia sorprendente pero que se nota, era más para llamar la atención de la creadora de “All I Want For Christmas Is You” y que se pronunciara al respecto (ya fuera con una declaración o una demanda, lo que significarían una gran publicidad), que para agradar al público; y nos entrega un desenlace feliz, como todo cuento de hadas, pero solo un final y ya, sin que nos haya sorprendido en algo, dejando claro que “Luis Miguel: la serie” estuvo a punto de irse por la puerta de atrás. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas

Mi bici del buen fin de famosa tienda ‘gabacha’

Mariano Estrada Martínez

Con las nuevas ciclovías, tantos buenos y solidarios colectivos ciclistas (CONVIVENCIA CICLISTA OAXACA, NOCTURNOS, etc.), toda la incipiente posibilidad de ser un gran pueblo bicicletero, por salud y por placer me fui a comprar una nueva bicicleta, así que como neófito e ignorante me fui a famosa tienda ‘gabacha’ por una bicicleta porque se ven muy atractivas, brillantes, formaditas, y a meses sin intereses; cinco mil 800 pesos y 18 meses sin intereses. ¡Una ganga que no tiene ni Obama!

Lo que yo no sabía es que estaban pegadas todas las piezas como con pritt, así que mis ganas de subirme con mi rocinante, encontrar a mi Dulcinea y darle la vuelta al Tour de Ixtlán, tuvo que esperar, busqué un taller a que me la ajustaran. 100 pesos de una camioneta amarilla y 300 más del taller. 

La primera vez que me subí y la manejé del tallercito cerca de la Unidad militar a la Col. Reforma, el pedal se chasqueó. Se amarró de tal forma que, como burócrata en lunes, nada mas ya no quiso. Regresé al mismo taller cargando la bici y no la bici a mí, y tuve que cambiarle a mi nueva bici unos nuevos pedales. 300 pesos más. 

Mi primer viaje en grupo fue el paseo nocturno del colectivo que organiza Mundo Ceiba en el Centro Histórico de Oaxaca. Todo iba de maravilla hasta que unas cinco cuadras antes del Jardín Conzatti (la meta), la masa de la bici empezó a sonar mucho, pensé que eran mis rodillas por falta de uso, pero desafortunadamente era mi bici nueva. 260 pesos más. 

Fue un martes negro en la mañana cuando valientemente decidí ir al trabajo en la bici. En vez de llegar relajado y puntual al instituto, tuve que tomar una desviación a otro taller por la Casa de la Cultura, resulta que el manubrio se desprendió de la tijera, quedándome a pocos centímetros de conocer a mis ancestros. Con el manubrio de un lado y la tijera de otro, yo nunca supe porque se rompió esa parte de mi bici, lo que si supe fue que tuve que pagar 400 pesos no, menos; como 500. 

Un buen día, dado mi gran espíritu altruista y filantrópico (humildemente debo decir que soy una persona tremendamente buena y generosa) decidí prestar la bici roja a mi sobrino para que fuera con su novia al paseo ciclista del domingo por la mañana. A medio día me marcó que fuera por él al Tule ya que las velocidades no servían y la cadena se iba en banda.  200 de la camioneta amarilla y un mil 399 pesos, de todo el nuevo sistema de velocidades Shimano.

Después de haberle cambiado casi casi todos los componentes a mi bici nueva, emprendí la mayor aventura del universo, me fui hasta Rojas de Cuauhtémoc. Desde el Puente de Cinco Señores hasta allá hice como tres horas, a medio camino uno de los brazos del pedal se “barrió” haciendo el regreso insoportable, por el chirrido del pedalazo y por mi pierna que adolorida iba haciendo un esfuerzo doble descompuesto e inequitativo con respecto a la otra pierna.  Llegué a casa exhausto y adolorido. 

Al día siguiente al bañarme me percato de una pequeña bola cerca de mi ingle y mi testículo derecho. El doctor dijo franca y sinceramente: cuchillito y de urgencia. 30 mil pesos de la operación de la hernia y una complicación ya que por circunstancias galenas y/o del maldito destino que hizo un “compló” ….  un ligero piquete de más, terminó por reventar mi testículo derecho poniéndolo del tamaño de una bola de beisbol. Absteniéndome de tomarle fotos y presumir a mis amigos del tremendo paquete, mejor me fui cabizbajo y meditabundo a pagar la mensualidad de mi bici nueva de famosa tienda ‘gabacha’.

PEDALAZO FINAL: No han pasado los 18 meses sin intereses de mi bicicleta de cinco mil 800 y ya había gastado más de 40 mil pesos en componentes y daños colaterales. Obvio que cuando por fin termine de pagar mi bicicleta tengan por seguro que irá al ¡FIEEEEERRO VIEJO QUE VENDAN! 

Twitter:

@PROFEMARIANO1

Para clases presenciales, indispensable contar con escuelas dignas

Carlos Villalobos

Aunque el regreso a las aulas es un hecho, el fantasma de un modelo híbrido (el cual plantea actividades presenciales y en entornos digitales) sigue vigente. Ante este panorama, las escuelas mexicanas tendrán una labor titánica para continuar con el trabajo de formación de estudiantes alrededor del país.

La importancia de contar con escuelas dignas, con una pandemia encima, hoy se vuelve el motor que tendría que mover a autoridades de los tres órdenes de gobierno, ya que el estado de aulas y los entornos de aprendizaje determinarán el futuro de todas y todos aquellos que continúan sus estudios a pesar del actual ambiente. Cabe recordar que tan sólo en el primer año de la pandemia, al menos 5.2 millones de estudiantes abandonaron las aulas en México.

El mejoramiento de la infraestructura educativa, además, promoverá que las y los docentes cuenten con un impulso extra para brindar más y mejores clases, creando un círculo virtuoso en donde el objetivo a cumplir será siempre el bienestar.

En la práctica, de acuerdo con el “Research on the Impact of School Facilities on Students and Teachers”, se ha comprobado que la mejora de instalaciones impulsa considerablemente el rendimiento de quienes acuden a la escuela, esto en un marco en donde se atiendan necesidades contextualizadas y que aborden las problemáticas que cada una de las escuelas padecen.

Por ello, Congregación Mariana Trinitaria (CMT), a través de su Ecosistema de Bienestar, brinda subsidios para el mejoramiento de infraestructura educativa, para que alumnas, alumnos, personal docente y administrativo eleven las condiciones de su contexto y mejoren los resultados que se obtienen día con día.

Aunado a que no se ha dominado la pandemia y que el modelo híbrido de educación continúa latente, CMT también pone a disposición de autoridades educativas el Programa de Tecnología y Conectividad, para que “llueve, truene o relampaguee” la educación no se vea afectada y esta sea el impulso que se necesita para el mejoramiento de todas nuestras comunidades.