El criptoinvierno sigue aquí

Pongamos todo en perspectiva con:

Carlos Villalobos

Cuando Jonh Snow, personaje de Game of Thrones dijo “El invierno se acerca” hacía una premonición a la invasión de los “Caminantes Blancos”, los que hasta ese momento eran el enemigo de todos los territorios de la serie. Justo lo anterior está sucediendo en el tema de las criptodivisas, es decir, citando a Snow “El criptoinvierno se acerca”, si no es que los caminantes ya están acabando con el sector.

Al comenzar la fiebre por las criptodivisas, algunos mercados se preparaban para una “nueva revolución financiera”, en donde las transacciones descentralizadas de divisas propondrían una nueva forma de entender el sistema financiero. Aunque todavía se cree que esa revolución sigue ahí, “fríos vientos” han empezado a poner en jaque a todos los que creyeron en esta iniciativa.

Recordemos que las criptomonedas son una moneda virtual basada en la tecnología blockchain, que actúa como un libro de contabilidad en el que se registran las operaciones y que cuenta con programadores independientes como verificadores. De esta forma, las transacciones no pasan por un único lugar central, sino que se aprueban desde diferentes sitios, es decir, no requieren de un banco central. Estas características son justamente lo que han hecho que sus detractores no confíen en esta divisa digital.

Además, algo que ha abonado a las suspicacias alrededor de las criptos, ha sido la caída abrupta en los precios, en donde a 2021 en el peor de sus momentos se han perdido hasta dos billones de dólares. Dentro de la caída de sus precios se encuentra la desbocada inflación, el aumento generalizado en la tasa de interés, así como la guerra entre Rusia y Ucrania, que ha dado uno de los peores dolores de cabeza en el siglo XXI para la humanidad.

Aunque hay muchos adeptos aún, lo cierto es que nunca hubiéramos estado preparados para el nivel de inflación al que estamos enfrentando, de momento, la revolución de la blockchain y las divisas digitales tendrá que seguir esperando, las criptodivisas todavía no van a “salvar al mundo”.

Algo que sí está pasando, es que justo en estos momentos estamos aprendiendo a ver cómo reaccionan los criptoactivos ante diversos escenarios en contra, por el momento la abundancia y la pelea férrea del mercado ha cedido. De hecho, muchas personas que minaban criptodivisas, con ayuda de software y computadoras de última generación, han decidido dejar de realizar el minado ya que ha dejado de ser rentable por la caída de los precios y el aumento de los precios en los energéticos.

Al momento, todavía no se puede decir que desaparecerán en un futuro, sin embargo, este momento de ajuste al por mayor ha hecho que muchos jugadores aprendan a lidiar con un sector en crisis.

Sígueme en twitter como @carlosavm_

carlosavme@gmail.com

VISITE:

columnaalmargen.mx

Pienso y hago

Enrique Domville

Vivimos en un mundo de interrelación que es lo que está sucediendo, en mi círculo cercano que me afecta directamente a mí, en cualquiera de sus formas ante esto mi yo, como dijo Martin Buber, le responderá al ello, y esto implica el analizar y tomar una definición del mensaje que quiero dar; utilizamos dos tipos de lenguaje: el hablado y el no verbal, que son las expresiones de nuestro cuerpo, por la cara, la mirada, nuestros movimientos. En esta comunicación tenemos que a veces no existe congruencia entre estos dos leguajes imprescindibles para comunicarnos con otros, consideremos que el mensaje no queda claro y sabemos que estamos siendo juzgados por lo que decimos y hacemos y estos actos son interpretados y es lo que nos cataloga como el tipo de personas que somos. En estas muestras externas de nuestra persona se refleja la motivación para hacerla ya sea positiva o negativa y siempre sujetas a la calificación que otros nos dan.

Tenemos un problema cuando elegimos entre dos caminos, ya que entran en juego muchas variantes y ponemos en primer término el conocimiento, que implica los valores y en qué circunstancias los aprendimos y de quien los copiamos, o de nuestras experiencias previas. Todo este fenómeno no siempre es el mismo pues siendo un mundo cambiante, los momentos, nosotros y en donde sucede pueden ser parecidos pero nunca idénticos. Por lo que nuestras decisiones cambian con el escenario y sobre todo las que reconocemos como decisiones morales.

Investigadores de la Universidad de North Western de Chicago, en un escrito por Daniel Bartels y Douglas Medin sugieren que las decisiones no son simples y las morales son complejas. Sabemos que la manera de tomar decisiones está relacionada a nuestra cultura, núcleo social de las experiencias previas, por lo que cada uno en particular forma sus opiniones y sus respuestas, Confucio, las religiones Católica, Judía y el Islam utilizan como una regla de comportamiento, “No hagas a otros lo que no quieras te hagan a ti”; lleva implícito el beneficio de a mí no me lo harán. Otro investigador, Luke Chang quien expresó que el contexto lo cambia todo como en el caso de la guerra en que todo cambia por lo que se vive. Se hicieron una serie de estudios de resonancia magnética, mientras tenía el grupo que estaba estudiando, tomar decisiones morales conociendo el beneficio real de su elección y se demostraron los cambios entre los diferentes estudios. Queda claro que el beneficio personal y la motivación, juegan un papel importante en las respuestas. Adam Smith (1723-1790) en su obra, La riqueza de las naciones, toca el pensamiento del ser en el contexto de la economía personal y de Estado, estudiando la venganza, la virtud o la justicia y nos dejó una de sus frases que dice así “Una gran ambición, el deseo de superioridad de dirigir y liderar, parece ser algo peculiar del hombre”. Una manera de comunicar algo es sobre la elección del tema y unos de los temas críticos siempre es el juzgar, siendo la doble moral o el actuar con una doble actitud siempre es tema de conversación. Desde siempre, los ejemplos en la historia son claros, y no todas la acciones son transparentes, en el mundo económico existe la actitud dualista, la doble moral, en donde se perfila el egoísmo, un ejemplo son las plantas industriales que sus desperdicios tóxicos los manda sin cuidado a la naturaleza por ser una forma barata de hacerlo. En el contexto social de todos los días lo vemos y no se diga en el político que es una costumbre utilizada. Un sociólogo alemán, Max Weber – autor liberal de acuerdo con la política expansionista de la Alemania previa a la Primera Guerra Mundial – (1864- 1920) nos habla de la clase política que usa con mucha frecuencia doble cara, que su fin es conseguir, no importando el cómo, o el que, sólo ganar, para beneficio de lo deseado. El mundo actual lleno de controversias y las luchas desmedidas dominadas por el egoísmo, ya sea en pequeños círculos, o en países enteros, buscando el contexto de siempre ganar, nos hemos olvidado de que todos, tenemos derechos y obligaciones de que todos merecemos respeto, y somos un fin no un medio (Kant); no meditamos al momento de decidir, la importancia de ser honestos y guiarse con empatía, rectitud y honestidad.

enriquedomville@gmail.com

VISITE:

columnaalmargen.mx

Ideas y comportamientos

Enrique Domville

Desde la infancia tenemos la capacidad de aprender, con base en el conocimiento adquirido por métodos de la experiencia (sensaciones, emociones, estudio), propia o vivida por alguien de nuestra confianza o está alineada de una manera similar a nuestras experiencias, ya sean ideas o creencias. Sabemos que en el mundo actual la producción de información es continua y tenemos que catalogarla, si la podemos usar o tendrá alguna utilidad para otra ocasión. Un objetivo de la información es que posteriormente podemos utilizar, o simplemente como un conocimiento para llenar un espacio vacío en nuestra cultura general.

Pero recordemos que durante nuestro crecimiento, al adquirir conocimiento por cualquiera de los caminos conocidos, existe el que nuestras emociones se ligan al conocimiento y de ahí tomamos el camino para actuar. Daniel Goleman en su libro “Inteligencia emocional” nos relata la importancia del concepto, en el conocimiento y las emociones que se conjuntan, producen nuestras habilidades, nos da un marco para conocernos y darnos cuenta de esto, esencial saber catalogar nuestras emociones, tener una amplia visión de los demás y con esto tener la capacidad de integrar un sistema que resiste presiones y frustraciones, con mejoramiento de nuestra relación social, la empatía en nuestro desarrollo. En una conferencia a la que asistí, el ponente nos pidió: “Apaguen a quién los está aconsejando y juzga cuando escuchan”. Al parecer ésta es conversación entre uno de los “yo” con otro yo. Al conocer a diversos autores científicos y de novela que lo han mencionado, me recuerda que un enemigo común es siempre considerar la parte negativa, en nuestro pensar, o me inclina voltear a ver hacia otro lado, pues lo que vemos de alguna manera nos molesta, o seguir con la visión, porque al contemplarlo nos evoca paz y serenidad (ambos componentes del bienestar, o felicidad temporal). John Locke (1862- 1704) público en 1689 “Ensayo sobre el entendimiento humano”, en que hace referencia a la importancia de la percepción individual en relación a las sensaciones personales como la interpretación si el agua está fría o si está caliente o muy caliente; las interpretaciones de las sensaciones pueden cambiar en el tiempo, a lo largo de la vida y por lo tanto también pueden cambiar las respuestas, por cambios en lo aprendido, tesis que defiende Locke ya que nada es innato, por lo que debemos destacar que el aprendizaje de valores y ética es importante (recordando que el ejemplo es una buena manera de aprender y enseñar) . En su ensayo destaca que en nuestra percepción sobre las cosas es primaria y secundaria: en una piedra vemos el tamaño, el peso y luego la forma y color, o el peso de una flor, así como el aroma y olor que también es enseñanza recordando a través de los olores las diferentes celebraciones en las que hemos participado, trayéndonos recuerdos agradables o no. Se pregunta Locke, si todos podemos sentir de diferente manera, ¿En dónde está la pura verdad? Desde la época de Aristóteles el ponerse de acuerdo, es la verdad. Locke en la segunda edición (1694) incluye “De las ideas e identidad y diversidad”, plantea que biológicamente mujeres y hombres funcionamos de manera similar cuando actuamos, está basado en lo que aprendimos, con cocimiento, emociones e interpretaciones en circunstancias iguales; un ejemplo en un salón de clases el maestro al frente, ve la pared posterior del salón y los alumnos ven la pared atrás de él; todos están en el mismo espacio pero con un punto de vista diferente cada uno expresara diferente visión. Locke nos describe, en cuanto a nuestro comportamiento, cuando hacemos algo diferente a lo hecho antes, juzgamos y expresamos eso no es propio de él, de inmediato somos juzgados, todo lo que hacemos, es parte de lo que somos, es cambiante, cuando no seguimos tradiciones, nos salimos del contexto social del momento, el saber cómo somos y cómo nos comportamos es de gran importancia, pues no podremos relacionarnos consciente y proactivamente sin este fundamento.

enriquedomville@gmail.com

Visite: 

columnaalmargen.mx

Hagámoslo juntos: la situación lo amerita

Carlos Villalobos

Con la aparición del ‘guitarrazo’, por ahí de finales de los setenta, y de las canciones de menos de dos minutos, el punk dejó en claro a nivel mundial, que la sociedad tenía que avanzar. En este punto, las carencias y la situación del mundo provocó que naciera la ideología Do It Yourself (Hazlo tú mismo) que tenía como principal directriz que el cambio no vendría por arte de magia, sino que el cambio tendría que hacerse paso a paso y desde la acción individual.

Con el avance de esta ideología, se dio paso a una nueva manera de ver la vida y hacer las cosas; entre la autopromoción y la autopublicación, una década en donde la marginación y la crisis económica marcó a toda una generación, de ahí que más adelante la frase “no es una etapa, es un estilo de vida” cobrará sentido y relevancia.


La modernidad y la pintura que desde los años ochenta se plantean que tendría esta generación, así como las condiciones de vida que gozarían, distan mucho de lo planeado; hoy nos enfrentamos a un contexto no muy distinto, inestabilidad económica, crisis sociales, conflictos armados y para rematar una pandemia mundial.

En pleno siglo 21 y sin que se cumplan los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los cuales plantean que a través de la colaboración de las naciones en el mundo obtendremos un mundo sostenible y sustentable, aunque hoy no lo creamos estamos ante un escenario lo suficientemente fértil para terminar de gestar el cambio que necesitamos a pesar de tener todo en contra.

Hoy debemos “tomar el toro por los cuernos”, partiendo de la idea del “Hazlo tu mismo” al Do It Together (DIT) “Hagámoslo juntos”. Del pasado podemos aprender que, aunque tomar la iniciativa y empezar un movimiento podría ser el primer paso, hoy la acción colectiva es fundamental, en donde distintos espectros de actuación promuevan espacios de creación y de reflexión.

Aunque pareciera que un movimiento iniciado desde el arte, porque el punk también es arte, no tiene nada que ver con otros aspectos de la vida en sociedad, el modelo de colaboración sigue siendo replicable en todos los aspectos; un ejemplo claro se encuentra en las mal llamadas “nenis”, han dado el primer paso, ya que en un principio la acción individual, que era el ofertar sus productos regularmente en internet u otros medios sociales, mutó a la ejecución de acciones en colectivo. Hoy las ferias y eventos de emprendimiento absorben los costes de producción y logística, con el firme objetivo de encontrarle lugar y espacios a todas y todos aquellos que tengan un negocio o iniciativa que impulsar.

Aunque la premisa parezca simple, no es un viaje corto. La competencia encarnizada y desleal, debe ceder y desde cada uno de los sectores sociales, tenemos que pugnar “por hacerlo juntos”.

Pasemos de hacerlo por nosotros mismos, a hacerlo juntos, demos el primer paso en lo individual, pero colaboremos en equipo.

Sígueme en twitter como @carlosavm_

carlosavme@gmail.com

Visite:

columnaalmargen.mx

Entre sentimientos opuestos

Enrique Domville

Somos producto de nuestro comportamiento, el que se origina en nuestras emociones y pensamientos, estos pueden ser dominados por la ambición o la razón y con estos elementos en ambos casos, el aprendizaje da bases para el yo interno y la elección de nuestra actitud.

En el círculo primario en el que pasamos la mayor parte del tiempo nuestra vida diaria y de interrelación social, zona en la que nos sentimos la mayor parte del tiempo cómodos, en la que nuestro albedrio es el que predomina y buscamos el tan ansiado bienestar, pero siempre con la amenaza externa de otros pensamientos originados por otros seres que buscan su zona de bienestar pero su definición cambia; al buscarla por el medio de elección que es usar a otros iguales, y su definición personal de bienestar se torna en ambición, no importando como sus deseos se cumplan, el poder y el dinero llenan el pensamiento de muchos seres en la historia de la humanidad, con lo que las manifestaciones de las personas, que se asocian a ideas, para recibir algo del poder, y beneficios de quien propone. Tenemos pues que el pensamiento frecuente es el odio que según la Real Academia de la Lengua lo define así: antipatía y aversión sobre alguien o algo cuyo mal se desea. Esto es utilizado como estrategia, que en grandes grupos o socialmente entre individuos que buscan un fin personal para llenar su idea de poder, en busca de una manera equivocada del bienestar, como una situación de igualdad en pensamientos, acciones recordando que nadie quiere que lo traten mal, para no ser tratado de igual manera. Gandhi expreso en una frase que dice “no dejes que se muera el sol sin que hayan muerto tus rencores”. En este mundo en el que la opinión personal negativa da rienda suelta nuestro comportamiento, el que por elección puede ser digno o indigno, con lo que podemos satisfacer nuestros deseos, que bien utilizados, la razón nos empuja a la cordialidad, el diálogo, el comportamiento basado en los valores más elementales, como el respeto, la ética, el amor y buscando a través del dialogo, el entendimiento, usando lenguaje honesto, como dijo Wittgenstein, las palabras no solo sirven para nombrar cosas, su propósito es muy detallado y una misma palabra puede tener muchos significados, por lo que la percepción personal siempre está en juego y utilizada de mala manera, crea un abismo entre nosotros, buscando el agravio y el insulto para llenar su objetivo y contagiarnos generando un abismo de ideas y manifestaciones, entre las que se encuentran desde lo más simple como la discriminación por cualquier motivo de creencias, preferencias, de género o simplemente el color de piel. Lo que se torna complicado cuando el rencor, se torna en odio en contra de otros iguales y existe la violencia, la que genera el deseo de venganza en lugar de buscar objetivos comunes, para encontrar el vivir en un territorio en que prevalezca la felicidad, que inicia con uno mismo, te conoces, te aceptas y cambias lo que no te guste y comienzas con el respeto a ti mismo y lo aplicas a otros. Muchos filósofos maestros nos han expresado el sentido de la vida, otros nos hablan de actuar bien en todos los campos en que se desarrolla el ser humano, pero para esto es necesario reconocer nuestras fallas en el comportamiento si solo es guiado por ambición o como o como plan de mejora común. Iris Murdoch quien nació en 1911, escribió su libro “La metafísica” como guía a la moral y la soberanía del bien nos habla de la idea de la perfección y dice “Pese a nuestra flaqueza, el mandamiento << Sé perfecto>> tiene sentido para nosotros. El concepto de Bien evita caer en la egoísta conciencia empírica”. Por lo que el “Yo” tiene una vital importancia, solo nosotros podemos revisar nuestros razonamientos y los valores son importantes.

Yo Hago, Yo quiero, Yo decido.

Lao Tse dijo el “El que conoce a su prójimo es erudito, el que se conoce a sí mismo es sabio”. Seamos sabios con valores.

Comisión Estatal de Bioética Email: combioeticaoax@gmail.com

Visite: 

columnaalmargen.mx

La ciberciudadanía, es el presente

Carlos Villalobos

El desarrollo de Tecnologías de la información y de la Comunicación, así como la entrada del internet a la vida y la masificación de dispositivos móviles, no han hecho más que delinear la forma en que nos relacionamos, estudiamos o trabajamos. Hoy hemos llegado a un punto en donde nuestra personalidad, en ocasiones, está regida por contenidos en línea. 

Hoy, la posibilidad de acceder a miles de millones de contenidos con tan solo un par de clicks, provocando de una forma muy teórica que la comunidad digital sea horizontal, promueve que iniciativas nacidas y producidas en internet hoy se reflejan en el mundo real.

En el presente tenemos que hacer que se fomente una ciudadanía responsable que aproveche las tecnologías a su disposición, que impulse la participación ciudadana para que autoridades y gobernantes se hagan cargo de las necesidades que se necesitan atender, así como la resolución de problemáticas a partir de la participación directa en asuntos públicos de relevancia.

Dentro de la ciudadanía digital, se tiene que poner en claro que, durante el trayecto, así como con la ciudadanía fuera de la pantalla, habrá ciertos aprendizajes necesarios, como la ética, la seguridad, pero sobre todo el uso de internet, así como sus riesgos.

Desde una esfera extremadamente sencilla se podría considerar como ciberciudadano a todo aquel que participe a través de la utilización de medios tecnológicos, especialmente internet y redes sociales. 

El concepto de ciudadanía desde la filosofía política expresa el vínculo de la comunidad con los ciudadanos, en donde existen individuos responsables que conocen y ejercen sus derechos individuales, sin pasar por encima de nadie, siempre aspirando por el bienestar común. Con la llegada de nuevas tecnologías la plaza pública ha quedado atrás, la movilización y la agenda pública más que buscar que retiemble una voz, busca que se consigan más likes y compartidas, para que la cámara de eco genere cambios necesarios.

Hoy los ciberciudadanos que aspiramos a ser responsables debemos aprovechar cada una de las ventajas que nos ofrece la tecnología para promover que todas y todos participemos y así autoridades y tomadores de decisiones se hagan cargo de aquellos asuntos de interés, que requieran de participación directa.

Sígueme en twitter como @carlosavm_

carlosavme@gmail.com

Visite:

columnaalmargen.mx