Muy diferentes

Enrique Domville

Desde siempre el ser humano busca, en ese camino se encuentra con otros iguales con la misma intención de relacionarse, de encontrar puntos de unión entre los que participan, el ponerse de acuerdo ha sido una tarea milenaria de los todos los humanos. Lo primero es que somos seres que sienten, con este estímulo se produce una respuesta de nuestro cuerpo, automática, y ya que tenemos algún conocimiento sobre el estímulo, o reconocemos el hecho por tener una noción previa le podemos dar una explicación al suceso, y o lo razonamos o lo comunicamos, para llegar a esto. Fue necesario el desarrollo de un sistema que hoy en día es repetido, es muy simple, basado en un emisor, quien codifica la información que va a transmitir (por cualquier medio) la manera de transmitir el mensaje, el mensaje con la interpretación, el receptor procede a decodificación el mensaje con el deseo que el que lo recibe lo entienda (modelo de Shannon y Weber). De pequeños solo respondemos a estímulos sensoriales y avisamos que tenemos hambre frio o requerimos nos hagan caso.

El mundo complejo en que hoy vivimos, es producto de conocimientos e interpretaciones; estos conocimientos están asociados a puntos de vista diferentes, que tienen que ver con el espacio- tiempo, la naturaleza del evento, su origen, en que época, medio ambiente, el conocimiento personal de circunstancias parecidas, la opinión personal, el motivo, que nosotros interpretamos.

No podemos dejar de lado el conocimiento, el que se construye acumulando conocimientos, sensaciones, emociones y costumbres, dando forma a nuestra percepción (interpretación personal sobre hechos o personas). Tenemos experiencias en diferentes momentos de la vida, y cuando estamos con otros iguales, cada uno tendrá su versión de lo que vio e interpretó.

Cada uno tiene una cara interna (noción personal de quién soy), caras que pueden o son interpretadas por otros según su propia percepción. Cuando nosotros llevamos a cabo una tarea y somos juzgados por otros iguales pero con diferentes ópticas (personales) se forman una opinión de nosotros, y de estos juicios, nacen las etiquetas, de bueno, malo, agradable, desagradable y por la reputación de otros eventos; asociando nuestro actuar, nace la reputación de honesto, deshonesto, confiable, ético, moral, por lo que en interpretaciones podemos ser diferentes personas, pero solo nosotros sabemos cómo somos y nos aceptamos o tratamos de cambiar. Grandes nombres de la historia, nos invitan a buscar la perfección, siguiendo el camino de los valores como la honestidad. Para poder entendernos, la base es la interpretación del mismo. Ludwig Wittgenstein, filósofo (1889- 1951) del lenguaje nos dice: “Podemos entender nuestro lenguaje como una ciudad antigua; un laberinto de calles y plazas pequeñas, de casas viejas y nuevas y de casas con añadidos de diversas épocas; y ello rodeado por una multitud de barrios nuevos con calles rectas y uniformes”. El lenguaje se trata del significado, no de la de las palabras. Un filósofo contemporáneo, Saúl Kripke nos dice que el significado de algo no se encuentra en la descripción que de ello se hace, sino en sus propiedades esenciales. La interpretación personal agregada a la descripción nos da margen a repetir hechos que son ciertos. Este autor nos da una clave citando a Joseph Butler, “Todo es lo que es y no otra cosa”. Tendemos a agregar interpretaciones personales cuando usamos la palabra. Kripke nos da un ejemplo de alguien que existió, dejó un legado pero asocia a hechos no ciertos. Benjamín Franklin, no fue oficialmente director de correos, podemos descubrir que no inventó el lente bifocal pero existió. Lo cierto es que tenemos la posibilidad de ser alguien por el que hemos sido interpretados, el cual puede tener datos incorrectos o interpretados de forma personal.

Cada uno construye su imagen, cada quien decide qué cara dar o el qué hacer, cómo ser es importante pero el mundo es de todos; debemos tener pensamientos universales para todos, usar el lenguaje y no decir cosas falsas o denostando a alguien que es un mal uso del lenguaje, es momento de considerar el camino a seguir, ser dos caras o una simple, honesta, buscando el bien y la felicidad.

enriquedomville@gmail.com

¡Que comience la danza de los dragones!

Ismael Ortiz Romero Cuevas

El martes pasado, iba a escribirles sobre el final de temporada de “La casa del dragón”, sin embargo, la aparición de Henry Cavill como Superman en “Black Adam” se convirtió en tendencia mundial desde el domingo, así que decidí esperar hasta hoy jueves para reflexionar un poco sobre el episodio 10 de la serie de HBO Max y que llevó por título “La reina negra” y que simplemente, nos dejó con el corazón en vilo y la emoción al máximo. 

Tengo que confesarles que desde el final de la tercera temporada de “Game Of Thrones”, no había sentido tanto tormento y hasta temor por el rumbo que tomaría la serie por aquellos acontecimientos de “La boda roja” en aquella emisión. Debo confesarles también, que no soy fanático de los libros de George R. R. Martin de donde se basa la producción televisiva, por eso, cada advenimiento me parece una sorpresa de tamaño descomunal, pues ahora prefiero ver la serie antes de leer el libro y no arruinar mi sorpresa, aunque con lo que ocurrió en este último episodio, creo que no resistiré más y compraré mi ejemplar de “Fuego y sangre”. Lo que sí es que, como su antecesora, “La casa del dragón” deja patente de que ningún personaje está a salvo en la trama, aunque pareciera que tendrá mucha importancia en el desarrollo. 

Y como era de esperarse, el conflicto por el trono de hierro de “Westeros” tomó un rumbo mortífero, pues desde un poco más de la mitad de la temporada, nos hicieron saber la intención de Alicent Hightower (Olivia Cooke) de traicionar a Rhaenyra Targaryen (Emma D’Arcy) y sentar en el trono de hierro a uno de sus hijos, en este caso a Aegon Targaryen II (Tom Glynn-Carney) y despojar a la heredera al trono, pese a que su padre, el rey Viserys (Paddy Considine) así lo había decidido. Sabíamos que un tremendo conflicto político que costaría vidas estaba por venir, incluso por lo que se había mencionado en “Game Of Thrones”, sin embargo, el cierre del episodio y de la temporada fue tan feroz, que no sabemos hasta qué punto llegará la crisis por cumplir la voluntad del rey Viserys. 

En este último episodio, es donde nos hicieron saber que lo más brutal en el conflicto entre la misma familia Targaryen y que marca el principio del fin de su reinado en “Westeros”, está por venir, pues al menos yo, no recuerdo un cierre de temporada tan pujante como este de “La casa del dragón”, y no solo por las brillantes actuaciones de todo el elenco y la producción misma, que nos entregó una belleza en la pantalla sin precedentes en todo sentido, además de que hay que reconocer el gran trabajo histriónico de Ewan Mitchell interpretando a Aemond Targaryen y del joven actor Elliot Grihault como Lucerys “Luke” Velaryon que sin duda, se robaron el episodio; sino porque sentaron la base para sembrar en el espectador el interés por los acontecimientos venideros y que seguramente serán tan atroces como desgarradores; en pocas palabras, nos hicieron entender que lo más sanguinario está por venir; que la danza de los dragones, está por comenzar. 

“La casa del dragón” se convirtió en una de las series hechas para el ‘streaming’ más exitosas del 2022, solo por debajo de “Stranger Things” de Netflix y la más triunfante de HBO Max desde su llegada a América Latina, por lo que la plataforma no tardó en anunciar que la segunda temporada ya está en desarrollo, teniendo nuevamente como escenario principal lugares de España como Cáceres, la Plaza Mayor de Trujillo, el Castillo de la Calahorra de Granada y los Jardines de Santa Clotilde de Lloret de Mar, entre algunos otros. También ha confirmado que esa segunda entrega, podría llegar a la plataforma entre el verano y otoño de 2024, pues como sabemos la producción en todo sentido es inmensa y el añadido de esos imponentes efectos especiales, toma su tiempo.  

Pero ahora que los diez episodios que conforman la primera temporada están completos en HBO Max, es momento de disfrutarlos de corrido y ser testigos del inicio de una de las guerras más grandes que la ficción entregará. 

Estimados lectores, por las fiestas de Todos Santos, tomaré un breve descanso la semana que viene, así que nos leemos en los espacios de costumbre el próximo 08 de noviembre. ¡Felices fiestas de Todos Santos!

Mi Twitter: 

@iorcuevas 

El salario más allá de los pesos

Pongamos todo en perspectiva con:

Carlos Villalobos

En un mundo en donde se nos presiona a producir y a consumir a velocidades olímpicas, el trabajo, la vida adulta, el aumento de los precios y la precarización de la vida nubla nuestra visión. Pasamos de vivir a existir.

Muchos tachan a esta generación por ser “de cristal” y “no saber trabajar”, que todo queremos “gratis” y que “no sabemos lo que es bueno”, sin embargo, algo que es muy claro, es que nos ha tocado un momento histórico en donde la psique colectiva no está bien. Para muestra un botón, el síndrome de desgaste profesional, mejor conocido como “Burnout”, afecta al menos a ocho de cada diez empleados en México de acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud.

Lo anterior sin duda es el reflejo que el sector laboral mexicano no está sabiendo cómo enfrentar la situación a la que nos enfrentamos.

En redes sociales, cuando desde mi cuenta personal de Twitter he tratado de abordar el tema, normalmente recojo respuestas como “es parte del jale” o “emprende si no quieres”, sin embargo, continuar sobre ese argumento seguiría siendo evadir el problema: los trabajadores mexicanos la están pasando mal en sus labores.

Si quienes buscan trivializar la conversación al respecto no entienden, valdría recoger lo que la Consultora AON ha encontrado. En México se pierden alrededor de 16 mil millones de pesos directamente por el desgaste laboral, provocando problemas en sus empleados que van desde dolores de cabeza, hasta la depresión crónica.

Aunque la labor no es sencilla y representaría una labor titánica, como empleados y empleadores, tenemos que apuntar a hacer mediciones internas para entender este problema en cada contexto, medirlos y actuar en función a lo que encontraremos, siempre privilegiando entornos que promuevan la mejora del bienestar y la vida de todas y todos.

Resolver no es sencillo y aunque hay gurús que promueven que “en tres simples pasos el problema desaparece”, lo cierto es que implica bastante disposición de todas las partes involucradas.

Recientemente he descubierto que existe el salario emocional, el cual es un paradigma que va más allá de la cantidad de ceros que abultan las nóminas de los trabajadores, este enfoque apunta a mejorar los entornos y a impulsar contextos en donde se privilegien los beneficios emocionales que los trabajadores obtienen “en la chamba”

“Vivir para trabajar” es algo que con el tiempo se ha derrumbado y celebro que muchas empresas en el país pongan de su parte para gestionar de mejor manera a su base trabajadora. La pandemia nos enseñó que existe una vida más allá y un mundo que sigue corriendo a pesar de todo.

Así como promovemos mejores entornos en el mundo físico, promovamos en el mundo emocional y personal entornos donde estemos más tranquilos y tengamos mayores y mejores oportunidades de crecimiento profesional.

Sígueme en twitter como @carlosavm_

carlosavme@gmail.com

VISITE:

columnaalmargen.mx

Intereses al interior de la Segego evitan el retiro de indígenas triquis del corredor de Palacio de Gobierno

Carina García /Libertad-Oaxaca.info

Desde hace 9 años, las medidas cautelares a favor de un grupo de indígenas triquis fenecieron, por lo que la Secretaría General de Gobierno (Segego), se encuentra en la obligación de aplicar el «Estado de Derecho», para retirar a estos grupos del corredor del Palacio de Gobierno, ubicado sobre las calles de Valerio Trujano y Guerrero.

Sin embargo, la dependencia no ha ejecutado las acciones correspondientes debido a una serie de intereses que han fraguado  funcionarios de la Segego desde el interior de la misma.

El pasado 29 de agosto del 2013, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), decidió no renovar los permisos para que los indígenas triquis expendieran sus productos artesanales debajo del corredor del Palacio de Gobierno.

Lo anterior como parte de sus medidas cautelares que incluyen entre otras cosas el pago de comidas, rentas de casas habitación además de otorgarles un «apoyo» económico, despensas, todo ello a cuenta del erario público.

El documento de la OEA y de la Comisión Interamericana de los Derechos humanos, del 29 de agosto de 2013, les informó que decidieron no ortorgar su solicutud de ampliación del objeto de dichas medidas.

Lo anterior en el sentido de exhortar al estado Méxicano para que se ortogue permisos a los beneficiarios para vender sus productos artesanales en el corredor del Palacio de Gobierno de Oaxaca a beneficio de los grupos liderados por Lorena Merino, Reyna Martínez, Jesús Martínez Flores y Mariana Flores López.

A través de denuncias se dio a conocer que existen  funcionarios, desde directores hasta subsecretarios, de la Segego, involucrados en la protección a los triquis a los cuales se les paga derecho de piso, pero además se han generado negocios ilícitos.

Incluso se tiene detectado que ya no son los triquis originales de San Juan Copala, las que expenden sus productos, sino que esos lugares bajo los portales lo rentan a personas que no pertenecen a la región sino de municipios como el de Oaxaca de Juárez y Xoxocotlán.

Por lo que, desde el gobierno de Gabino Cué los indígenas triquis debieron abandonar el Palacio de Gobierno, sin embargo, al igual que en este sexenio no se aplicó el «Estado de Derecho» ante una serie de intereses económicos.

Regresa Cavill como Superman

Ismael Ortiz Romero Cuevas 

El pasado fin de semana, se estrenó la nueva película de DC Films y Warner Bros., “Black Adam”, protagonizada por Dwayne “The Rock” Johnson, Pierce Brosnan, Aldis Hodge y Noah Centineo entre algunos actores más y como era de esperarse, este lanzamiento estuvo lleno de polémicas por lo contradictorio de las críticas en páginas especializada, pues mientras MetaCritic la calificó con un 4.1/5 e IMDb con 7.1/10, Rotten Tomatoes la estimó con 39% de aprobación de parte de los críticos y un 90% por parte de la audiencia, lo que avivó la reyerta sobre que la página de los tomatazos siempre beneficia a la casa Marvel, pues recordaron que los críticos que opinan en ese portal han dado excelente puntuación a producciones que la audiencia ha repudiado, como “She-Hulk” con un 85% de comentarios positivos contra 34% del público o “Capitana Marvel” con 79% de especialistas en contraste con un 45% del público. 

Pero sin duda, la polémica en ese sentido no fue todo lo que acompañó a esta súper producción del universo DC, sino que fue la escena post créditos que tuvo una sorpresa, que en realidad era un secreto a voces: el regreso de Henry Cavill como Superman a las producciones de la casa Warner. Como sabíamos, la pasada administración del gigantesco estudio, desechó por completo el universo creado por Zack Snyder y despidió a gran parte del elenco que el cineasta había contratado para encarnar a los súper héroes, conservando solo a Gal Gadot como la Mujer Maravilla, a Margot Robbie como Harley Quinn, a Ezra Miller como The Flash (que hoy se tambalea) y a Jason Momoa como Aquaman. Ben Affleck anunció su retiro como Batman a inicios de 2018 y el estudio anunció que había despedido a Henry Cavill como Superman a principios de 2019, poco antes del estreno de “¡Shazam!”, además de la escandalosa y polémica renuncia de Ray Fisher como Cyborg, después de los malos tratos que sufrió por parte de Joss Whedon en los ‘reshots’ de “Liga de la justicia” de 2017; es decir, todo lo que se había concebido en un inicio como un universo extendido y con contenido más adulto (tipo “Game Of Thrones”) prácticamente se daba por terminado. La esperanza se desvaneció por completo, cuando en 2020, Christopher Nolan, uno de los productores ejecutivos de este universo y uno de los más aclamados cineastas de los últimos 20 años, anunciaba su renuncia a Warner Bros. para unirse a Universal Pictures. Es decir, desde 2018, no había manera de que el universo DC, llegara a buen puerto como se había ideado desde el inicio. 

Un ápice de esperanza se dio, cuando en 2020 se anunció que el entonces inexistente corte de Snyder de “Liga de la justicia” llegaría a la plataforma de HBO Max en 2021; sin embargo, no pasó más. AT&T tuvo que vender Warner Bros. a Discovery ese año, para que poco a poco, las peticiones de los fans fueran escuchadas, pues los fervientes seguidores de los más grandes súper héroes de los comics no estaban contentos con el giro que WB le estaba dando a su universo, dándole mucha importancia a súper héroes de apoyo, olvidando a su amada trinidad, además de que planeaban introducir a “Supergirl” y “Batichica” en sustitución de Superman y Batman, no está mal, pero la gente quería ver a los grandes. 

Poco a poco, la petición de los fans está siendo escuchada por los nuevos ejecutivos del estudio. Todo comenzó cuando Jason Momoa anunció en julio pasado en su cuenta de Instagram que Ben Affleck aparecería como Batman en la segunda película de Aquaman, titulada “Aquaman y el reino perdido”. Después de los escándalos provocados por el delicado padecimiento de salud mental de Ezra Miller y el retraso de un año del estreno de “The Flash”, se supo que Andy Muschietti, el director de la cinta se encuentra haciendo ‘reshots’ de la misma y que también Batman interpretado por Ben Affleck tiene gran peso en ellos, no sabemos si quitarán a Batman de Michael Keaton o qué pasará. Se dio a conocer también que Gal Gadot tendrá un cameo como la Mujer Maravilla en la segunda cinta de Shazam y se rumoreaba con insistencia que Henry Cavill estaría en la cinta “Black Adam”. El estudio lo negó, el actor lo calló, “The Rock” dijo absolutamente nada al respecto, aun cuando Google nos confirmaba en la búsqueda que el Superman de Cavill formaba parte del elenco de la película. Pero lo creímos hasta que lo vimos, porque Warner ha jugado tantas veces con los sentimientos de su público, que el escepticismo ya es la constante; y así fue, Superman apareció y uno que otro aplauso se hizo escuchar en la sala de cine, pues recordemos que los héroes de DC no causan el furor que provocan en los adolescentes las cintas de Marvel. 

Fue hasta ayer lunes por la mañana y después del exitoso estreno de la cinta de uno de los más poderosos villanos del universo DC, que Henry Cavill vía su cuenta de Instagram nos hizo saber de manera oficial, que él está de regreso encarnando a Superman y que grandes cosas están por venir: “Quería esperar hasta el fin de semana a que todos vieran “Black Adam”. Lo que vieron, es una pequeña muestra de lo que está por venir. El amanecer de una esperanza renovada, gracias por su paciencia, les aseguro que será recompensada”, escribió y dijo en un breve video el actor británico. Y la esperanza que representa Superman, está de vuelta en su público, que lo considera la mejor versión en ‘live action’ del hijo de Criptón, que espera la segunda parte de “El hombre de acero” y que ahora sí, el tan ansiado universo extendido DC que sí se plantea en “Black Adam”, sea una realidad. Por el momento, los fans han sido escuchados y Henry Cavill, está oficialmente de vuelta como Superman. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas 

La historia de Norma: repetidas violaciones a los derechos humanos

Carlos Morales

Cuento la triste historia: Norma, mujer indígena y madre sola fue acusada por la Fiscalía de Oaxaca, de cometer cinco veces un delito patrimonial. Los Ministerios Públicos a sabiendas de que no había cometido delito alguno solicitaron orden de aprehensión. Los jueces solícitos libraron las ordenes de aprehensión. Fue detenida por 30 policías quienes con lujo de violencia la arrancaron de su entorno familiar y la llevaron a las mazmorras de Ixcotel.

Los jueces penales de Oaxaca le dictaron auto de formal prisión. Norma estuvo presa un año y seis meses. Sufrió vejaciones de las autoridades del penal y de los reclusos. Promovió amparos contra los autos de formal prisión y los jueces federales le concedieron el amparo. No podía ser de otra manera, Norma no había cometido delito alguno.

Norma estuvo presa en dos cárceles oaxaqueñas: en la Penitenciaría de Ixcotel y en el reclusorio de Etla, su hijo de un año y dos meses sufrió con ella la prisión preventiva y después la separación. Norma, sin deber nada, conoció el infierno en la tierra.

Durante el tiempo en que estuvo presa. Su vida corrió peligro en Ixcotel y fue llevada al reclusorio de Etla. Todo esto en el 2010 y 2011. Aun tiene miedo de contar que fue agredida al interior del sector femenil de Ixcotel y tuvo que ser llevada al reclusorio de Etla. Tiene historias de acoso que aún no puede contar.

Afortunadamente, para Norma, aún hay jueces en Berlín. Jueces federales le concedieron uno a uno los amparos y ella pudo volver a la libertad. Durante su reclusión su madre había enfermado. Estar en la cárcel y defenderse le salió muy caro. Tuvo que vender una casita de interés social para poder sufragar sus gastos. 

Por las noches Norma sufre pesadillas y sufre de ansiedad.

Cuando Norma salió de la cárcel se dio cuenta que lo había perdido todo. Había perdido su trabajo, su casa, su salud. Pero la mantenía de pie el amor de su hijo. 

Buscó a Litigio Estratégico Indígena. Presentaron una queja ante la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca. Es evidente que si una persona permanece presa por determinación judicial y luego conceden el amparo, ministerios públicos y jueces cometieron violación a derechos humanos.

La investigación del ombudsperson duró siete años. Después de un año y medio presa, Norma tuvo que batallar siete años para que el Defensor de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca emitiera una recomendación. En el mes de julio de 2022, se emitió la recomendación 7/202 al Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca y la Fiscalía General de Justicia de Oaxaca.

La recomendación del Defensor de los Derechos Humanos dice que el Tribunal y la Fiscalía General de Justicia de Oaxaca, son responsables de violaciones a derechos humanos de Norma y la Defensoría ordena reparar la violación a los derechos humanos de Norma.

De manera inusitada, el Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca no admitió la recomendación y manifestó su voluntad de no aceptarla. Lo que coloca al Poder Judicial del Estado como un ente violador de los derechos humanos. El Tribunal no sólo debió haber aceptado la recomendación sino iniciar los expedientes disciplinarios a los responsables directos. Pero se prefirió la impunidad.

En el mismo sentido la Fiscalía General de Justicia de Oaxaca emitió un acuerdo “aceptando” la recomendación que solo constituye una simulación. Jamás se pronuncia la fiscalía sobre la reparación de la violación a los derechos humanos de Norma. Ni sobre la responsabilidad de los perpetradores.

Esta es una situación Kafkiana: los órganos encargados de impartir justicia en Oaxaca, se han convertido en entes violadores de derechos humanos. Mientras tanto Norma espera que el Congreso de Oaxaca, cite a los omisos para que expliquen porque razón no aceptaron la recomendación, pues en el caso de Norma no aceptaron ni emitir disculpas.

Ya la Suprema Corte de Justicia de la Nación dijo que es constitucional que los deudores alimentarios no ocupen cargos públicos. Es hora de que se construya una reforma legal que establezca que los violadores a derechos humanos, así declarados en una recomendación o un juicio de amparo no podrán desempeñar cargos públicos.

Ya basta de que los servidores públicos miren con desprecio las recomendaciones de la Defensoría de los Derechos Humanos y de la CNDH, es necesario crear un mecanismo indirecto: no permitir a los omisos desempeñar cargos públicos.

La estadística indica que las autoridades violadoras de derechos humanos incumplen sistemáticamente las recomendaciones emitidas por los órganos del Sistema no jurisdiccional de protección a los derechos humanos. Es necesario ahora buscar un mecanismo indirecto para cumplir las recomendaciones: ni un violador de derechos humanos debe desempeñar un cargo público.

Mientras tanto iremos al Congreso de Oaxaca, para que cite a los omisos e inicie el juicio político. Y a la propia Sala Constitucional del Tribunal Superior de Oaxaca por el juicio de protección a los derechos humanos. Y posteriormente al Sistema Interamericano. 

Aun falta mucho camino para reparar las violaciones a los derechos humanos de Norma. Los derechos humanos no son discursos ganados. Aún tenemos que seguir abriendo brecha.

Twitter:

@carlomorales

VISITE:

columnaalmargen.mx