Apagones eléctricos

Date:

Carlos R. Aguilar Jiménez

Generar electricidad para suministrar suficiente energía a casi 100 millones de mexicanos, depende  actualmente en alta proporción de hidroeléctricas y plantas generadores por combustibles fósiles, incluyendo la nucleoeléctrica de Laguna Verde, instalaciones donde la ingeniería eléctrica y todas las técnicas y dinero, no populismo y ocurrencias, se requieren para generar, suministrar, guiar, conducir y garantizar estabilidad en voltaje, funcionando el abastecimiento bien, sin apagones desde finales del siglo pasado y hasta hace una semana, cuando en muchas ciudades del país se quedaron sin electricidad, iniciándose así la caída progresiva de electricidad y sus nefastas consecuencias.

Como todo recurso, renovable o no, obtenerlos, tratarlos, refinarlos, distribuirlos y garantizar suficiencia y sustentabilidad, depende del mantenimiento, actualización tecnológica y modernización de instalaciones: de analógico a digital, combustibles fósiles a nucleares, mareomotrices, eólicos o fotovoltaicos, y , en la misma proporción en oferta o más, respecto del crecimiento de la demanda, que se da en función de la duplicación de la población en promedio de 30 años, por lo que cada sexenio debiera incrementar la generación eléctrica en la misma ecuación, con excedentes, para seguridad en casos de alta demanda, como sucede en temporada de calor excesivo o de mucho frio.

Si bien en lo que va del siglo no hubo apagones, todo tiene un límite y la nula construcción de nuevas plantas generadoras, además de la sequía que ha disminuido el agua de hidroeléctricas, incluida la negativa del gobierno para permitir inversión extranjera en Energías Limpias, ecológicas, que utilicen viento, agua, sol o uranio y plutonio, están dejando a México al margen del desarrollo y bienestar que posibilita tener abundante energía y en lugar de eso, estamos en el principio de apagones generales y racionamiento próximo de electricidad, porque cada año hay cientos de miles de casas, negocios e industrias más, y un aumento de dispositivos eléctricos  exponencial, incluyendo la pronta irrupción de millones de automóviles eléctricos que necesitaran miles de millones de kilowatts hora. 

Con el argumento ideológico populista de primero los pobres otorgando dadivas y limosnas, el desperdicio de millones de pesos en un aeropuerto trivial, un tren regional y una refinería obsoleta además de otras ocurrencias, inseguridad y absoluta impunidad, no hubo dinero ni interés para invertir en energías limpias, modernización de líneas de transmisión o transformadores, así que lo que viene serán apagones más frecuentes, más duraderos en todo el país. En Oaxaca aun no nos ha tocado un apagón, pero no tardan, y peor si hay continuidad a la transformación que es debacle y destrucción.       

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

Recursos de los trabajadores están a salvo con el Fondo de Pensiones Bienestar: Infonavit

En entrevista, el Delegado de Infonavit en Oaxaca, Juan...

El cáncer de mama en las celebridades: un impacto más allá de los escenarios

Paréntesis  Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas Un día como...

Promesas improductivas

Carlos R. Aguilar Jiménez Mientras los ciudadanos se debaten en...

Los candidatos, Litigio Estratégico y el rescate del Río Atoyac

Oaxaca de Juárez, Oaxaca, a 20 de mayo de...