Violencia al máximo

Carlos R. Aguilar Jiménez.


Como si todo México fuera sección policíaca de periódicos y las unicas noticias importantes fuesen las de Nota Roja, al estilo de la antigua y célebre revista sensacionalista: Alarma, los noticieros radiofónicos, de tv y hasta las conversaciones y pláticas entre amigos, ahora giran y tratan de muertos, asesinatos, violaciones, feminicidios e inseguridad extrema, teniendo todos y cada uno de los habitantes de este país una historia o anécdota relacionada con asaltos, crímenes, secuestros, bloqueos, barricadas y hasta terrorismo magisterial, entre otros muchos delitos que a diario y casi de manera normal suceden, sin que, según las estadísticas se castigue y encarcele a los delincuentes, porque de 100 delitos perpetrados, únicamente tres son sancionados, así que la violencia en México y hasta en Oaxaca está llegando a un nivel máximo, extremo, espero hasta ahí, porque podía crecer y aumentar exponencialmente si continúa la corrupción e impunidad que caracteriza, no únicamente al gobierno, sino a mucha gente que pareciera normal,como taxistas o profes dispuestos siempre a la violencia, obviamente siempre en grupo y con alevosía y ventaja, nunca solos porque son cobardes.

La violencia e inseguridad en que vivimos, no deriva únicamente de la falta de autoridad oficial y ausencia de estado de derecho, sino que también de la paupérrima educación familiar y del hecho que la gente más devota y con alto nivel de ignorancia, tiene todos los hijos que Dios les mande, hijos no deseados, progenie no querida que, una vez se independice buscará para subsistir lo que encuentre, y como generalmente no se encuentran empleos y los pocos que hay pagan salarios miserables, para muchos jóvenes que de niños no los quisieron ni amaron sus padres, lo más fácil y práctico, es que se dediquen al crimen, ya sea individual u organizado, porque sin valores, ética o moral, sabiendo que además no tienen nada que perder, pasan a formar parte de las filas de la delincuencia sabiendo que de inmediato obtendrán dinero y todos los beneficios de ser malignos y protervos, sin miedo a las consecuencias porque no serán castigados, ni por su propia conciencia ni por el estado. No hay salida, la violencia crecerá y la población aumentará, porque probablemente todos los niños y niñas que vemos en cruceros como pedigueños, al crecer crecerán sus necesidades y, sin ningún valor o principio ético, creciendo silvestres y amorales, sin entender que existen leyes, ordenanzas y reglamentos para la convivencia social, porque no pertenecen a ella, al carecer de padres, tutores o guías, el camino fácil es la violencia, la ventaja del maligno, sin que exista ningún elemento de juicio o culpa que evite sean capaces de asesinar y luego disolver los cadáveres en ácido para que nunca los encuentren, y tan felices de su infame proceder.   

Reconoce H. Ayuntamiento

Carlos R. Aguilar Jiménez.


Como autoridad principal de la ciudad de Oaxaca de Juárez, el Cabildo y Presidente Municipal José A. Hernández Fraguas con la presencia del gobernador  el H. Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez, distinguió nombrado: Ciudadano Distinguido, Medalla Donají, Oaxaqueño Inolvidable, Ciudadano de Antequera, al Mérito Profesional, Visitante Distinguido, Diploma al Mérito y Oaxaqueño Inolvidable, siendo reconocidos, entre otros, el Coro de la Ciudad a cargo del maestro Israel D. R. Cañas Sevilla, Raúl Fernández López, Sada Solana, Guadalupe Aquino y Rafael Ballestero, todos ciudadanos con una trayectoria de trabajo, desempeño y comportamiento ejemplar, demostrándose así, que más allá de los recortes sociales, odios personales, abuso de líderes venales, polarización social y todo lo negativo que como personas o grupos representan algunos individuos, la mayoría no nacidos en Oaxaca pero que viven aquí o vienen a causar problemas, provocar daños y perjuicios, lo cierto es que en Oaxaca somos más los buenos, la gente honesta, los ciudadanos que trabajan, cumplen y son ejemplo a seguir, y si bien no a todos se les puede reconocer su trabajo y trayectoria, desde los que hace décadas barren las calles de la ciudad hasta los que se encargan de lo más delicado y complejo, con los ejemplos antes mencionados reconocidos por el H. Ayuntamiento tenemos evidencia de trabajo, respeto, disciplina, genialidad y perseverancia.

Atinadamente señaló el presidente Municipal: “Que los conflictos sociales ponen en jaque a la ciudad y se deben multiplicar los esfuerzos del gobierno para mantener su belleza y atractivo, implicando un gran reto atender las demandas de los capitalinos, porque además aproximadamente 700 mil personas llegan y se mueven a diario en la capital, convirtiéndose los habitantes en más demandantes, pero también en muchos casos poco participativos, indicando que para él es un orgullo ser autoridad del quinto municipio más apreciado por el turismo, debiendo cambiando su forma de administrar la ciudad para dar paso a la participación ciudadana, debiendo defenderla y cuidarla todos, porque si bien la gente a quien se reconoce su trabajo y desempeño cumple con lo que le corresponde, si todos y cada uno, aportamos diariamente algo por los demás, la ciudad de Oaxaca sería ejemplar, no obstante los resentidos sociales, los protervos sindicatos mafiosos y toda la gente que no fueron hijos deseados, que se dedican a causar daño a quien sea porque desde niños nunca, ni sus padres, los quisieron ni amaron y así, si alguien joven o adulto no supo nunca qué es el amor y respeto, no se puede ser reconocido ni homenajeado por nadie y menos por las autoridades municipales, que en el aniversario 486 de la ciudad reconocieron a quienes se lo merecen, como grandes y nobles Oaxaqueños.

Nuevo arzobispo

Carlos R. Aguilar Jiménez.


Investido como nuevo arzobispo de la arquidiócesis de Antequera-Oaxaca, Pedro Vazquez Villalobos es desde ayer el representante de los intereses políticos, religiosos y especialmente económicos del Estado Vaticano en Oaxaca y de la intención de involucrarse y entrometerse en los asuntos de los católicos mexicanos, luego que durante la conquista europea dieron de baja por la fuerza, con armas, gérmenes y acero, a los venerados dioses prehispánicos para imponer al suyo, uno judeocristiano y propio del Medio Oriente y Roma, así que siguiendo el ritual y liturgia correspondiente, a las 10:00 horas en la Basílica de la Soledad el nuevo arzobispo le encomendó su ministerio a “La Madre de los Sacerdotes” saliendo después en caravana rumbo a la Catedral , donde realizó la promesa de fidelidad al Papa del Vaticano, lo que se puede tipificar como traición a México porque declara obediencia y sumisión al Vaticano, no a nuestro país y sus autoridades, pero, como sea, porque México es un país Laico, lo cierto es que ahora hay nuevo arzobispo de una iglesia y religión misógina, retrógrada, que se opone a la libre decisión de las mujeres de suspender embarazos en cualquier tiempo y circunstancias, que condena por depravados a homosexuales, que niega el sacerdocio a mujeres, que sabe sus curas son pederastas, que en la Edad Media y hasta dos siglos torturó, asesinó, quemó y mutiló a mujeres que llamó brujas y eliminó herejes, que creó la Inquisición, se opone a todo progreso y desarrollo científico y se inventó una Virgen Morena para su misión mariana mexicana.

El nuevo arzobispo es quien tiene jurisdicción sobre obispos de su provincia, al tiempo que ejerce autoridad episcopal en su propia diócesis y su insignia principal es el Palio, una cinta blanca de 5 cm de ancho que lleva bordada seis cruces negras que se le colocó alrededor de los hombros y espalda, a modo de collar como símbolo de distinción y autoridad divina. Los Palios son hechos en Roma por las religiosas del Convento de Santa Úrsula con lana tomada de corderos que se bendicen en la Iglesia de Santa Inés el día de su fiesta, siendo quizá uno de estos el que lució el nuevo Arzobispo de Antequera ayer durante su investidura luego que el anterior arzobispo, José Luis Chávez Botello hubiera alcanzado el límite de edad para ejercer su profesión (75 años), continuando así la dominación espiritual de los mexicanos que han olvidado sus antiguos dioses, sus ancestrales creencias mexicanas para creer ahora en dioses y arzobispos importados de Roma para dominar y someter religiosa y políticamente, circunstancia que en México ya no aplica desde las instauración de las leyes de Reforma del más grande oaxaqueño, el benemérito Benito Juárez, presidente que separó la Iglesia del Estado permitiendo que en México cada quien crea lo que le parezca sin miedo a ser condenado a la hoguera por los sacerdotes, obispos o arzobispos, interesados más en el Vaticano o en el más allá, que en Oaxaca y México.

Antequera 486 años

Carlos R. Aguilar Jiménez.


Por circunstancias de la vida aunque mi padre es de Oaxaca de Juárez y mi mamá era del Estado de México no nací en Oaxaca, pero por contingencias sísmicas vivo en Oaxaca desde que el terremoto de 1957 condiciona a mis padres a regresar a la verde Antequera en el 58, estudiando y conviviendo desde entonces en el Centro Histórico; en la calle de Bustamante, Alcalá, Matamoros y Constitución, impregnandome de la esencia y sustancia de ser de Oaxaca de Juárez, con todo lo que implica, dedicándome desde joven a la astronomía, por lo que en mi desempeño como Director del Observatorio Astronómico, el H. Ayuntamiento me distinguió nombrandome: “CIUDADANO DE ANTEQUERA”, distinción que me ha hecho querer aún más a mi ciudad.

Oaxaca no siempre se ha denominado así, primero fue Huaxyacac, después Villa Segura de la Frontera y Villa de Antequera, regresando a su denominación original: Huaxyacac,.hoy Oaxaca de Juárez, alcanzando el rango de ciudad hace 486 años un 25 de abril, cuando en 1532 el Emperador Carlos V expidió, en Medina del Campo, la Cédula Real que concedió la categoría de ciudad a la Villa de Antequera y, que en los nombramientos de Ciudadano de Antequera, que otorga el Cabildo y Presidente municipal se incluye, como reconocimiento especial a quienes así son designados, y que en la misma dinámica de reconocimientos oficiales para homenajear a quienes se han distinguido en la vida cultural, política y social, en este aniversario de Oaxaca de Juárez, como se acostumbra, luego de cantar las mañanitas, repique de campanas, tamales y jolgorio por el onomástico, y ya en serio, en sesión solemne de Cabildo, con sede en el Teatro Alcalá, serán investidos personajes con nombramientos, desde: Ciudadano Distinguido hasta Ciudadano Inolvidable, que en esta ocasión recaerá en el maestro Erasto León Zurita, ilustre acuarealista oaxaqueño que pintó innumerables estampas y perspectivas de la ciudad, algunas recopiladas en el libro: “Oaxaca Rostro Antiguo” editado por el H. Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez en 1982, en el 450 aniversario de la ciudad.

Hoy es el cumpleaños y los oaxaqueños estarán de fiesta, celebrando, como escribió Erasto León Zurita…”Aquí en derredor nuestro, la tarde se va tiñendo de bermellón, las siluetas de cerros y montañas, de casas y edificios, de cúpulas y campanarios ya empiezan a recortarse del ocaso y contraste con la gran metrópoli, aquí en Oaxaca. Ciudad breve e interminable, el palpitar de la vida es ya sustancialmente condicionado con los contraste finos que la luz eléctrica provoca sobre la humanidad misma de la ciudad”… en una sinfonía de colores y trazos que únicamente León Zurita logró atrapar en sus acuarelas. Felicidades Oaxaca al iniciar el preámbulo de sus próximos 500 años.

Erasto L. Zurita, ciudadano inolvidable

Carlos R. Aguilar Jiménez.


Al cumplir años la ciudad de Oaxaca se engalana conmemorando sus principales acontecimientos históricos, celebrando sus especiales circunstancias y, especialmente reconociendo a sus ciudadanos distinguidos, célebres y esclarecidos en los distintos asuntos que interesan al H. Ayuntamiento de Oaxaca, como se realiza cada aniversario en solemne ceremonia presidida por el C. Presidente Municipal, que en ocasión especial este año nombrará al Maestro Erasto León Zurita: “Ciudadano Inolvidable” reconociendo y reivindicando su magnífica obra pictórica acuarelista, trascendencia cultural y valiosa aportación a las artes plásticas.

El maestro Erasto León Zurita nació el 26 de julio de 1947 en Santa María Coyotepec y empezó a pintar desde niño. Ingresó a la Escuela de Bellas Artes A los 13 años donde conoció la instrucción fundamental del dibujo, perspectiva y orientación pictórica para el desarrollo posterior de su obra. A los 15 años ganó una mención honorífica en un concurso de pintura joven convocado por la UNAM con una obra al temple titulada: “Los Cántaros Cantan” por lo que en reconocimiento a su talento  el gobernador Rodolfo Brena T. le otorgó una beca para estudiar con el famoso acuarelista Alfredo Guati en el D.F., donde vivió casi una década ensayando diversas técnicas de la pintura y convirtiéndose en un acuarelista de primer nivel.

Durante su estancia como becario compartió espacio con maestros como Ignacio M. Beteta, Manuel Arrieta, Edgardo Coghlan y Martha Orozco entre otros grandes artistas; intercambió que potenció su aprendizaje logrando manejar técnicas de pintura y acuarela hasta un nivel excelso, como lo demuestra su obra: “Leyendo al Quijote” que se exhibe en el Museo Nacional de la Acuarela. Erasto León Zurita, una vez alcanzó el manejo sublime de las técnicas de la acuarela, después de viajar por diversos países perfeccionando su maestría, regresó a Oaxaca convirtiéndose en maestro de niños talentosos y continuando con su dedicación magistral a la pintura, hasta que una enfermedad terminó con su brillante existencia, siendo homenajeado por intelectuales, artistas y en especial por los habitantes de su pueblo  donde existe un museo-galería mostrando parte de su magistral obra, y que en ocasión especial, este año, en el aniversario de la ciudad, será reconocido pública y solemnemente por el Cabildo, Presidente Municipal JHF y todos los oaxaqueños que valoramos en todo lo que vale su obra, como en mi caso al contar entre mis libros con un ejemplar de “Oaxaca Rostro Antiguo” y, además tener el privilegio de la exhibición de la acuarela: “El Cargador del Sol” que se muestra en el Observatorio Astronómico Municipal como préstamo de su hermano Juan León Zurita. Mi reconocimiento al Ayuntamiento y Carlos Spíndola, Director General de las Culturas por proponer y conseguir esta merecida distinción al maestro Erasto León Zurita: “Ciudadano Inolvidable”.

Descalificación en debate

Carlos R. Aguilar Jiménez.


Por si acaso algún inocente o ignorante de la historia política de México todavía creía en las promesas y ofertas de los candidatos a la presidencia de México, luego del debate que no fue más que un cúmulo de descalificaciones, desautorización, anulación, incapacitación, inhabilitación, deposición y desviaciones del propósito del debate, que como controversia, polémica, contienda o discusión debiera ser, lo cierto es que ahora ha quedado en evidencia que lo que realmente les interesa a todos los candidatos son sus correligionarios e ideologías mezquinas, porque ninguno tiene un proyecto o plan para México, y no uno que se diga y nada más, como promesa de político, que fácil e impunemente mienten y engañan siempre para ser populares, sino un proyecto que se pueda sustentar y defender racional, lógica e incluso científicamente, porque si bien cualquiera puede decir que va a repartir dinero entre los pobres, aumentar las pensiones o acabar con la corrupción, una cosa es decirlo y otra, demostrarlo objetivamente, como si se estuviera, por ejemplo en un examen profesional.

Descalificar y prometer es lo más sencillo de todo, lo hacen desde siempre los curas y políticos descalificando a las religiones que no son verdaderas, considerando herejes a quienes piensan diferente, matándolos incluso como hizo la iglesia católica por siglos y, principalmente prometiendo una vida en ultratumba que es imposible demostrar exista pero que bien sirve a los sacerdotes para enriquecerse, igual que los políticos que se descalifican mutuamente y que si bien no prometen que los que sufren sufren serán huéspedes del Reino de de los Cielos, si prometen, especialmente a los votantes más pobres e ignorantes, que el dinero de los ricos se repartirá entre los necesitados y se suspenderán obras e infraestructura que son únicamente para ricos, prometiendo incluso seguir fastidiando y hundiendo en la ignorancia a los niños pobres, al derogar la Reforma Educativa y regresar el control de la instrucción pública al magisterio, en el caso de Oaxaca a la Gestapo 22 que en los últimos 35 años ha perjudicado espantosamente a la niñez en la edad en que lo más importante es aprendan y se forjen el hábito de estudio y lectura. A mi, votar me ha llevado siempre, después que cumplí 22 años, a no votar más por a sentir el “síndrome de la orfandad”, que significa saber  que no ha existido desde hace 40 años un líder honesto, no parece en las boletas para sufragar un dirigente respetable, algún candidato probo, equitativo y justo, sino únicamente políticos desquiciados, transas inmersos en la vorágine del poder, dispuestos a mentir y descalificar las ideologías que antes defendieron, por las que ahora les garantizan dinero y poder, como todos los priistas que se volvieron morenos guadalupanos, misericordiosos y píos y que como cada seis años, se mueven a donde mas les convenga sin importar ideologías, convicciones o ideales, porque no las tienen y tampoco tienen vergüenza.