Evaluaci贸n del desempe帽o: nuevo reto para el gobierno

Date:

+ Ya no ser谩 鈥渜u茅鈥, sino 鈥減ara qu茅鈥 hacer obra

Una de las constantes tradicionales del servicio p煤blico en pa铆ses como M茅xico, es la de tener una fijaci贸n permanente por la construcci贸n de infraestructura. Hasta el momento, se tiene muy arraigada la idea de que un buen gobierno es aquel que genera mucha obra y, sobre todo, que esas obras sean lo suficientemente visibles y dignas de presunci贸n, para demostrar que el gobernante 鈥渆st谩 trabajando鈥.

Esta visi贸n, que legalmente est谩 en v铆as de cambiar, popularmente sigue muy arraigada. Es com煤n que en todos los informes de gobierno, o en el cierre de las administraciones, los respectivos gobernantes tengan la costumbre de enumerar la cantidad de obras y acciones realizadas. Desean demostrar, con ello, que en la gesti贸n se hizo trabajo a favor de las causas m谩s sentidas de la ciudadan铆a. Particularmente, en el caso de Oaxaca, ser谩 a partir de mediados del mes pr贸ximo que comience a darse un bombardeo constante de publicidad relativa a la obra gubernamental realizada en este sexenio que culmina.

En este sentido, pronto veremos que desde el gobierno estatal se publicitar谩 la cantidad de hospitales construidos, infraestructura carretera, caminos, escuelas, obras de agua potable y alcantarillado, adem谩s de un larg铆simo etc茅tera. Nadie se pregunta, en este o cualquier otro caso, si todas las acciones emprendidas tienen verdaderamente un impacto positivo en las condiciones de vida y desarrollo de la sociedad, o si verdaderamente exist铆a la necesidad de que ese tipo de obras se realizaran.

Existen, en esa l贸gica, diversos ejemplos sobre lo cuestionable que en veces resulta ser la obra p煤blica. Todas las administraciones gubernamentales, estatales o federales, buscan aquella misma 鈥渆squina鈥 desde la cual la construcci贸n de cierto tipo de obras de gran envergadura, son sin贸nimo de bienestar, progreso y desarrollo.

Con seguridad, el caso m谩s reincidente, es el de la construcci贸n de hospitales en sitios donde no existen todas las condiciones para que 茅ste funcione, o donde no tienen un impacto significativo para la salud de la poblaci贸n. Aunque una obra de ese tipo tiene un alt铆simo grado de aceptaci贸n social (porque la salud es el bien m谩s preciado de cualquier persona) al final, no siempre es posible evaluar positivamente ese tipo de acciones, sobre todo si ese hecho se hace pasar por el tamiz del impacto social 鈥攅n el caso de un hospital, en el abatimiento o disminuci贸n de ciertos tipos de afecciones鈥 y 茅ste arroja que no hubo mejor铆a sustancial en cuanto a los objetivos que, seg煤n, se hab铆an planteado quienes decidieron la construcci贸n del mismo.

El caso contrario, por ejemplo, puede ser una obra de alcantarillado, o una de lo que com煤nmente se denomina de 鈥渄renaje profundo鈥. Constantemente, somos testigos de c贸mo las m谩s importantes ciudades de la Rep煤blica mexicana son reiteradamente v铆ctimas de las inundaciones y el estancamiento de agua de lluvia. Siempre se dice que son necesarias obras de mejoramiento del drenaje, para que 茅ste sea capaz de conducir el agua a los afluentes correctos, y no provoque da帽os e inundaciones a miles de personas que pierden el patrimonio de su vida en las 茅pocas fluviales.

驴Por qu茅 es el ejemplo contrario? Porque una obra de ese tipo, evidentemente, es incosteable e improductiva para efectos pol铆ticos, ya que en su construcci贸n provoca innumerables afectaciones y molestias a la ciudadan铆a (cierre de calles, remoci贸n del revestimiento asf谩ltico, hoyos, zanjas, etc茅tera), y sobre todo porque son obras que, para la mayor铆a, simplemente son invisibles pol铆ticamente hablando 鈥攁煤n siendo mucho m谩s que prioritarias, e incluso vitales鈥, porque se encuentran en el subsuelo.

CAMBIAR ESQUEMAS

Las tendencias apuntan a erradicar esta visi贸n de la obra y el gasto p煤blico. Seg煤n la marcha de los procesos administrativos en los tres 贸rdenes de gobierno, ahora los procesos de otorgamiento de recursos y utilizaci贸n de los mismos, estar谩n apegadas a otro tipo de criterios que nada tienen que ver con los tradicionales, pero que buscan impactar de mejor modo en la sociedad.

Regresemos al caso del hospital y el del drenaje profundo. En el caso del nosocomio, una buena evaluaci贸n seg煤n sus resultados, y no seg煤n la magn铆fica obra que puede ser, es cuando se ponen a contraluz los principales 铆ndices de incidencia sanitaria que existen en la regi贸n. Es decir, que seg煤n la especialidad, a partir de su construcci贸n y puesta en funcionamiento, adem谩s del tipo de atenci贸n y especializaci贸n que atienda, debe ser manifiesta la reducci贸n de ciertos indicadores de enfermedades, dolencias o males que sufre la poblaci贸n. Evidentemente, siguiendo esa l贸gica, no habr谩 茅xito si se construye un hospital donde no se necesita, si se construye y pone en marcha en ciertas especialidades que no son las de mayor incidencia en la regi贸n, o si a煤n emprendiendo los trabajos ninguno de los indicadores cede.

El caso contrario seguir铆a como tal. Una obra de ese tipo siempre ser谩 necesaria y previsora de desastres provocados por los fen贸menos de la naturaleza. Como el fin que atiende es aleatorio, no se puede medir de primer momento el impacto positivo habido en la poblaci贸n, pero s铆 ante una contingencia de la naturaleza. En la ciudad de M茅xico, por ejemplo, se construyen obras monumentales de este tipo, para evitar m谩s desgracias como las inundaciones habidas en a帽os pasados en demarcaciones como Chalco, Iztapalapa y algunas otras de la capital del pa铆s.

Aunque parece complejo, este tipo de procesos de evaluaci贸n muy pronto ser谩n obligatorios. De todo esto, se sabe que existen ya avances importantes, que han sido reconocidos a nivel nacional como de vanguardia en cuanto a la evaluaci贸n del desempe帽o, en la Auditor铆a Superior del Estado. Habr谩 que ver si en el futuro cercano, las administraciones municipales, y estatal, que est谩n en v铆as de tomar posesi贸n, tienen ideas y perspectivas claras de estos imperativos que marcan, y que har谩n obligatorios, las leyes vigentes.

驴GRANDES OBRAS?

Si se atiende esto, habr谩 entonces muchos cuestionamientos a lo ya realizado. 驴Cu谩ntos hospitales habr谩 que fueron construidos gastando docenas de millones de pesos, y que, por diversas razones, no tienen la posibilidad de cumplir con su cometido? 驴En cu谩ntos caminos que no tienen utilidad pr谩ctica, se han invertido millones de pesos? Ejemplos, en todos lados, hay en abundancia. Y no de ahora. Eso es lo que tiene que cambiar.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

50 a帽os despu茅s, sigue siendo de alto impacto

Par茅ntesis  M煤sica. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  La pel铆cula 鈥淓l...

CONTRAFUEGO || El camino de Marcelo

Aurelio Ramos M茅ndez Marcelo Ebrard est谩 a punto de resolver...

M谩s all谩 del pasaje, una oportunidad para el transporte en Oaxaca de Ju谩rez

Pongamos todo en perspectiva con: Carlos Villalobos En medio del...

La sombra de Tadzio

Par茅ntesis M煤sica. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  Comenzar la columna...