Cambio de administración: todos los argumentos están rebasados

Date:

Dicen quienes saben del ejercicio del poder, que casi siempre al final de una administración —sea trianual o sexenal— el gobernante está harto del gobierno, y los gobernados hartos del gobernante. Esto ocurre por una razón natural: en el último momento de cada gestión, ya las razones objetivas dejan de valer, subsistiendo sólo las buenas o malas impresiones que el grueso de la población pueda tener de su autoridad, y todo se acelera por la expectativa de quien está a punto de asumir la siguiente gestión. Tal parece que eso exactamente es lo que ocurre en Oaxaca.

Hoy —cuando faltan 19 días para la transmisión de poderes— esa circunstancia parece perfectamente visible. Por un lado, se encuentra la administración del gobernador Ulises Ruiz, que está haciendo un último intento por incrustar en el ánimo de la opinión pública los resultados que, más allá de los acuerdos o desacuerdos, ha tenido su gobierno.

Así, previo a su último informe de gobierno, se ha desplegado una intensa campaña publicitaria que, en otro momento, e independientemente de cuál fuera el mensaje, no tendría nada de polémica; la polvareda que ésta ha levantado entre la sociedad que la ve polarizadamente con agrado o completa aversión, tiene que ver con el momento en que ocurre.

En la esfera opuesta, se encuentra expectante el gobierno de Gabino Cué, que ya se apresta a tomar las riendas del gobierno. Como suele ocurrir frente a cada cambio de administración, el nuevo gobierno tiene un cúmulo importante de expectativas que, independientemente del acuerdo o discordancia política, hacen que toda la opinión pública tenga la mirada y la atención puestas en el inicio de la gestión, en los posibles golpes de timón que dé para diferenciarse y tomar distancia del gobierno saliente, y las primeras acciones que emprenda para cumplir con su plan de gobierno.

Pero independientemente de todo esto, quienes nos encontramos en medio somos los ciudadanos, que esencialmente somos quienes en este momento parecemos no entender bien muchas de las razones que cada uno de los dos bandos de poder pretenda hacernos llegar, para moderar las posiciones.

Hoy, por ejemplo, los oaxaqueños que —independientemente de la razón— siempre vieron mal y reprobaron la administración del gobernador Ruiz, hoy se encuentran en la posición de hacer radicales sus posicionamientos, y por tanto asegurar no sólo que ésta no fue una gestión eficiente o provechosa para Oaxaca, sino que fue una desgracia o una tragedia para la entidad, que tal personaje hubiera llegado a ser gobernante.

Pero también en el otro extremo, se encuentran quienes siempre tuvieron una posición contraria a las aspiraciones políticas de Gabino Cué Monteagudo, y hoy no sólo reproducen aquella aversión, sino que la puntualizan a niveles maximizados, y aseguran que sólo será cuestión de tiempo para corroborar el fracaso y las ideas ilusas de que con él en el gobierno podría haber un cambio.

Todo parece ser parte del momento político, de la expectativa, y de la urgencia porque las cosas pasen. En este momento, es claro que nadie tiene las ganas o los argumentos lo suficientemente convincentes, como para justificar un régimen de gobierno agonizante que, además, estuvo marcado siempre por la polarización, la polémica y los claroscuros.

Del mismo modo, es claro que quien hoy pretenda enaltecer o descalificar a una administración que apenas entrará en funciones, también está perdiendo su tiempo: las pautas reales comenzarán a darse a partir del 1 de diciembre, cuando se den a conocer los integrantes del gabinete de trabajo, las primeras decisiones de gobierno, y el programa de desarrollo que emprenda el nuevo gobierno.

 

RAZONES DE LA

POLARIZACIÓN

Seguramente nunca en Oaxaca había ocurrido una transmisión de poderes en una situación de confrontación tan abierta como ahora. Ulises Ruiz y Gabino Cué, a diferencia de todos los demás gobernantes que ha tenido la entidad en el pasado reciente, son adversarios abiertos y declarados de mucho tiempo. Todos los antecedentes que existen al respecto, apuntan a disputas internas o disimuladas entre sucesores, que difícilmente trascendían tal cual a la escena pública, o se dirimían en ésta las razones del diferendo.

Solamente de ahí puede entenderse que todo el ambiente —y no sólo las relaciones directas entre los gobiernos entrante y saliente— parezca tan turbulento. Desde principios de la presente década, fue clara la decisión de que Gabino Cué no sería la persona impulsada por el Partido Revolucionario Institucional para cargos de elección popular; también desde entonces, fue claro que el proyecto de sucesión del gobernador José Murat habría de recaer en la persona del entonces senador Ulises Ruiz Ortiz. A partir de 2004, todos esos diferendos estrictamente electorales, subieron de tono hasta niveles inusitados.

Habría de recordarse perfectamente que en los comicios de agosto de 2004, hubo una fuerte polémica por el apretado triunfo del candidato del PRI a la gubernatura del Estado. Ulises Ruiz había vencido a Gabino Cué por un corto margen de votación, que irremediablemente llevó a muchos a pensar en el fraude electoral.

A pesar de la resistencia que montó el opositor derrotado —que incluso se hizo llamar “El Gobernador moral de Oaxaca” en algunas notas periodísticas de aquel momento—, la defensa legal fue incapaz de probar en los tribunales que dicho fraude había ocurrido. Desde entonces creció el encono, que luego se siguió alimentando con el conflicto de 2006, que fue encabezado precisamente por muchos de los que ahora están a punto de acceder al poder.

Ello subió todavía más el tono de la disputa. El conflicto magisterial fue lo suficientemente álgido como para polarizar en extremo a la sociedad, y establecer que entre los dos grupos —el del gobernador Ruiz y el de Gabino Cué— no habría puntos medios. O se estaba con uno de ellos, o se estaba en su contra.

 

RUTA DE INTOLERANCIA

Eso es lo que hoy hace que independientemente de la razón o la justificación, ciertos sectores de la sociedad vean mal, y reprueben por completo, cualquier tipo de encuentro o comunicación que tengan los integrantes del gobierno entrante, con los del saliente. Aunque Gabino Cué y Ulises Ruiz son adversarios electorales, tienen muchos temas de gobierno que tratar. Pero la intolerancia ciudadana a los encuentros, es producto de todo ese pasado de confrontaciones.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

Carlos Enrique Taboada: El duque del terror del cine mexicano

Paréntesis Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  En el vasto...

Un siglo de expansión

Carlos R. Aguilar Jiménez Justo hace 100 años, en 1924,...

Recursos de los trabajadores están a salvo con el Fondo de Pensiones Bienestar: Infonavit

En entrevista, el Delegado de Infonavit en Oaxaca, Juan...

El cáncer de mama en las celebridades: un impacto más allá de los escenarios

Paréntesis  Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas Un día como...