脕mbitos de gobierno y migraci贸n: todos se han desentendido

Date:

+ Preservar garant铆as y ley, dos premisas no peleadas

Es claro que ninguno de los tres 谩mbitos de gobierno quiere, ni remotamente, asumir su responsabilidad respecto a las constantes agresiones, abusos e inseguridad que viven los transmigrantes que se internan en nuestro pa铆s desde la frontera sur, en su intento por llegar al cruce con los Estados Unidos de Norteam茅rica. M谩s all谩 de las acusaciones mutuas, lo que los gobiernos federal, estatal y municipales deber铆an comenzar a hacer, con modestia y honestidad, es manifestar si tienen o no disposici贸n para actuar a favor de los derechos humanos y la ley, y qu茅 har谩n al respecto.

Aunque era por todos sabido, desde hace a帽os, de los incontables abusos y violaciones a los derechos humanos de que son objeto 鈥攍o mismo a manos de polic铆as municipales, elementos estatales, agentes federales o de migraci贸n, y ahora por parte de criminales鈥 los centroamericanos que se internan a nuestro pa铆s, y que atraviesan los estados de Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Tamaulipas y otras entidades del centro y norte de la Rep煤blica Mexicana, en busca de la frontera norte, no fue sino una enorme explosi贸n de violencia, y una denuncia medi谩tica, lo que hizo a la opini贸n p煤blica 鈥攏acional e internacional鈥 voltear la mirada a ese infierno que ha estado ah铆, a la vista de todos, desde siempre.

Pareciera que, hasta agosto del a帽o pasado, nadie nunca hab铆a visto a los cientos de miles de migrantes que cada a帽o pasan por nuestro pa铆s, en su tr谩nsito hacia Estados Unidos. Fue entonces, cuando un grupo de 72 migrantes fue ejecutado en el estado de Tamaulipas a manos de un grupo criminal que primero pretendi贸 extorsionarlos, y la noticia le dio la vuelta al mundo por su incomparable grado de violencia y sa帽a, que todas las organizaciones, grupos civiles 鈥攜 disimulada y obligadamente el gobierno federal鈥 parecieron darse cuenta que los transmigrantes padec铆an todo tipo de horrores lo mismo a manos de elementos del Estado que de grupos criminales que hab铆an encontrado ellos un redituable y abierto negocio.

Fue hasta entonces que se supo en todo el pa铆s, que incontables grupos de transmigrantes que proven铆an del sur del continente, eran objeto de extorsiones, robos, secuestro, abusos, ataques sexuales e incluso prostituci贸n, lenocinio y trata de personas en el caso de mujeres, lo mismo por parte de agentes del Instituto Nacional de Migraci贸n, que por elementos de corporaciones policiacas municipales de las demarcaciones por las que pasaban, e incluso en ciertos casos por elementos estatales.

No era, como pretende hacerse creer, un asunto de competencias o de 鈥渓egalidad鈥 lo que abr铆a la puerta a todo ese tipo de abusos y de 鈥渁ctuaciones鈥 por parte de polic铆as o servidores p煤blicos que tambi茅n han lucrado con ellos, sino m谩s bien el hecho de que todos, en los tres 谩mbitos de gobierno, se dedicaron a ver a los migrantes como una fuente inagotable de dinero fresco e il铆cito que, adem谩s, a ning煤n poder del Estado le interesaba proteger.

En ese sentido, es bien sabido 鈥攑or las cientos de denuncias que existen al respecto y que nadie ha hecho caso鈥 que los agentes del Instituto Nacional de Migraci贸n, m谩s se dedican a extorsionar a los transmigrantes ilegales, que a solamente capturarlos y deportarlos a sus pa铆ses de origen por su irregular situaci贸n migratoria.

Asimismo, es bien sabido que, al menos en el caso de Oaxaca, los elementos de las polic铆as municipales de las zonas del Istmo de Tehuantepec con altos 铆ndices de afluencia migratoria, as铆 como la Polic铆a Estatal y la Agencia Estatal de Investigaciones 鈥攄ependientes del Gobierno del Estado鈥 llevan a cabo operativos permanentes para identificar y capturar a migrantes, cuando 茅ste ni es un asunto que est茅 dentro de su competencia, y mucho menos sea un tema directamente relacionado con la seguridad p煤blica o la ejecuci贸n de 贸rdenes judiciales o de investigaci贸n, que deb铆a ser la funci贸n respectiva de cada una de esas corporaciones policiacas.

Por si fuera poco, los elementos de esas corporaciones que oficiosamente se dedican a 鈥渋ndagar鈥 el tema migratorio en aquella regi贸n del Estado, lo hacen porque, al igual que los agentes federales de la materia, se dedican a extorsionar y a lucrar con las personas que por necesidad salen de sus pa铆ses y deciden internarse en M茅xico para tratar de llegar a la Uni贸n Americana.

ACLARAR COLABORACI脫N

Por todo ello, ninguna esfera de gobierno deb铆a erigirse en juez o gu铆a moral de movimiento alguno para defender los derechos humanos de los transmigrantes, ahora que las valientes y decididas acciones del sacerdote cat贸lico Alejandro Solalinde atrajeron la atenci贸n nacional e internacional para atacar este problema que todo tiempo lesiona la dignidad humana de los centroamericanos abusados; en mayor o menor medida, todos desoyeron y minimizaron los llamados a atender este asunto, cuando el grado de violencia y sa帽a contra los migrantes no era tan alto como ahora.

M谩s all谩 de la foto y los intentos de quedar bien ante la opini贸n p煤blica nacional e internacional (es decir, m谩s all谩 del oportunismo del que todos est谩n siendo hoy objeto), lo que los tres 谩mbitos de gobierno, coordinadamente, ya deber铆an comenzar a establecer, es qu茅 tipo de acciones tomar谩n, primero, para preservar la integridad de los transmigrantes; luego, qu茅 medidas tomar谩n para garantizar que independientemente de su calidad migratoria, sus derechos humanos sean respetados tal y como marca la Constituci贸n General de la Rep煤blica; y, paralelamente a ello, qu茅 har谩n para garantizar que se cumpla lo establecido por la Ley General de Poblaci贸n, y con ello puedan verdaderamente garantizar que los transmigrantes detenidos en su intento por llegar a la frontera norte, sean deportados a sus pa铆ses de origen en un marco de verdadera legalidad y respeto a sus garant铆as fundamentales.

Los gobiernos municipales y estatales deber铆an establecer puntualmente un marco de prioridades para los primeros puntos; y el gobierno federal, m谩s all谩 de boicotear la caravana del padre Solalinde, deber铆a comenzar a revisar a esa instituci贸n tan podrida, cuestionada y repudiada, por corrupta, como lo es el Instituto Nacional de Migraci贸n.

EL GOBIERNO SAB脥A

驴No recuerdan que hasta noviembre de 2008 era delegada del INM en Oaxaca Mar铆a de las Mercedes G贸mez Mont, hermana del ahora ex secretario de Gobernaci贸n, Fernando G贸mez Mont Urueta? 驴A poco ella no sab铆a de este infierno? 驴Y si s铆, a poco no se lo dijo a su hermano en alg煤n momento? Por favor.

 

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

Apuntes finales de la victoria de Milei

Pongamos todo en perspectiva con: Carlos Villalobos En la vor谩gine...

CONTRAFUEGO || Entre Hitler y Milei

Aurelio Ramos M茅ndez Si alguna duda persist铆a respecto al perfil...

Concluye el Conversatorio 鈥溌縋ara qu茅 sirve el periodismo 2023?鈥

Se capacitar谩n periodistas en innovaci贸n, emprendimientos y salud mental   El periodismo oaxaque帽o...

Ofrece gobierno de Oaxaca mayores est铆mulos para el deporte oaxaque帽o

Durante la convivencia con las y los galardonados con el...