El pulpo camionero no tiene amigos: sólo intereses

Date:

+ Además no acuerda: decreta sus tarifas

 

El Gobierno del Estado podría pagar cara la ingenuidad con que trata el “rumor” sobre el inminente incremento al costo del pasaje en el transporte público urbano y suburbano de la entidad. En los años recientes, ha quedado claro que el llamado “pulpo camionero” no tiene amigos, sino intereses; y, sobre todo, que ellos han comprendido bien que aquí la fuerza la otorga la simple superioridad numérica, y por eso han llegado al grado de decretar unilateralmente —mas no acordar con la autoridad, como debía hacerlo— el precio del (mal) servicio que ofrecen a la ciudadanía.

El “pulpo”, hoy en día, sabe bien que la autoridad en materia de transporte es sólo relativa en Oaxaca. Esto, debido a que en el rubro del transporte se combina lo mismo los intereses económicos que los favores políticos, con la falta de una regulación estricta y una autoridad fuerte.

En ese sentido, queda claro que ante la inexistencia de una verdadera Ley de Transporte, que pudiera regular de modo efectivo las actividades, los límites y las sanciones a las que se puede hacer acreedor todo aquel concesionario que viole la ley, hoy los camioneros pueden echar por delante su capacidad de presionar y exigir a la autoridad que cumpla con sus pretensiones.

No olvidemos que en otros momentos, han utilizado eficazmente la vía de la presión para lograr sus propósitos, ante la mirada atónita de la ciudadanía, que vio cómo la autoridad cedió al chantaje sin siquiera querer o poder meter las manos para oponerse… y que quienes terminaron pagando los costos y las consecuencias de todo eso, fueron precisamente los usuarios indefensos.

Pero además, el Gobierno del Estado debía tomar otro asunto en consideración: ¿Alguna vez ha considerado que las instancias y autoridades relacionadas con el sector del transporte público, son las más endebles que ha habido en los últimos tiempos? Veamos si no.

En la Coordinación de Transporte, por un lado, Pedro Silva Salazar ha tratado de mantenerse a partir de los suministros controlados de señalamientos y acusaciones judiciales en contra de su antecesor. Ya hace unos meses, fue el encarcelamiento del ex titular de Cotran, Gonzalo Ruiz Cerón, lo que lo salvó de ser destituido del cargo. Sin embargo, a pesar de ese relativo respaldo oficial a su gestión, queda claro que su capacidad de fungir como intermediador, y como vaso comunicante entre el gobierno estatal y los concesionarios, es verdaderamente cuestionable.

Pero hay más. En los casi diez meses de gobierno, aún nadie se pone de acuerdo sobre qué destino tendrá la Dirección de Tránsito del Estado. Ante la inacción del Jefe del Poder Ejecutivo, unos y otros han intentado apoderarse sin éxito de esa instancia operativa de la Secretaría de Seguridad Pública, aunque todos los involucrados aún no pueden ponerse de acuerdo sobre su titularidad, sus alcances y su ubicación dentro no sólo del esquema de seguridad, sino también de gobernabilidad para la entidad.

Veamos esto en perspectiva: Si hoy mismo el “pulpo camionero” decidiera unilateralmente incrementar las tarifas que cobra al usuario, ¿con qué herramientas el gobierno estatal trataría de frenarlos? Si, por principio de cuentas, no tiene una Coordinación de Transporte fuerte, y tiene una Dirección de Tránsito del Estado acéfala e inoperante, todo se agrava cuando sigue careciendo de los elementos legales para verdaderamente sancionar y tomar medidas contundentes en contra de los concesionarios.

En ese escenario, puede preverse que el resultado sería un verdadero caos: el Gobierno tratando de enviar a sus instancias relacionadas con la política interna (la Secretaría General de Gobierno) tratando de resolver, ya sobre la marcha, un problema que bien pudo haber abordado y resuelto con antelación.

Y lo más preocupante de todo, es que el gobierno estatal habría cometido el grave error de creer en la palabra de los camioneros, que primero habrían negado el incremento para después ejecutarlo sin preguntar a nadie. Eso es lo que ha ocurrido como preámbulo de los últimos dos incrementos. Y es lo que podría reiterarse en cualquier momento, en detrimento de los oaxaqueños.

 

PULPO TRAIDOR

Pero además, si el Gobierno del Estado se encuentra, según, preparando un verdadero plan de modernización de la flota camionera, y de reordenamiento de las rutas que cubre el servicio urbano y suburbano de la capital oaxaqueña y la zona conurbada, tendrá también que estar pensando en cómo lo va a aplicar. Si de bienintencionados están llenos los panteones, también nuestros gobiernos han estado atiborrados de buenos proyectos que, sin embargo, resultan imposibles de llevar a cabo en la práctica.

En este sentido, sería bueno que el gobierno estatal dijera con precisión no sólo en qué consiste el plan que dice tener en proceso de preparación, sino también cómo pretende llevarlo a cabo. De hecho, la verdadera novedad de dicho plan radicaría justamente en el establecimiento preciso del “cómo”, debido a que el “qué” se encuentra perfectamente definido y diagnosticado desde hace muchísimo tiempo.

No obstante, el gobierno estatal debe también tomar en cuenta las capacidades camaleónicas y de traición que tiene el “pulpo”. En los últimos años, de cara al gobierno y a la sociedad oaxaqueña, se han comprometido recurrentemente a modernizar su flota camionera, a mejorar el servicio, a evitar los accidentes viales, a contratar seguro del usuario, a dotar de capacitación a su personal y a… tantas cosas que, del mismo modo, sólo han quedado en el discurso.

Las empresas camioneras, por la inacción y la incapacidad de la autoridad, han desbordado el límite del descaro. A la vista de todos incumplen acuerdos, rompen los pactos y continúan explotando lo mismo a los mismos conductores, que al público usuario a quien defraudan. Ojalá que el gobierno estatal, en esta ocasión, sí sepa cómo limitarlos y cómo imponerles la autoridad que ha faltado en el sector. Ojalá que no sea simple demagogia, o que no por ingenuidad cualquier día de estos las empresas camioneras decreten impune y flagrantemente, un nuevo incremento al precio del pasaje. Ojalá.

 

ENREDO PRIISTA

¿Cómo pretende el dirigente priista, Eviel Pérez Magaña, defender la causa institucional del priismo, si su misma casa (el Comité Directivo Estatal) está hecho un caos. ¿Sabe de las “fichitas” que alberga en su dirigencia? Son ellos, los que en buena medida sustentan los señalamientos que todos los días se hacen en su contra. Abundaremos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

Carlos Enrique Taboada: El duque del terror del cine mexicano

Paréntesis Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  En el vasto...

Un siglo de expansión

Carlos R. Aguilar Jiménez Justo hace 100 años, en 1924,...

Recursos de los trabajadores están a salvo con el Fondo de Pensiones Bienestar: Infonavit

En entrevista, el Delegado de Infonavit en Oaxaca, Juan...

El cáncer de mama en las celebridades: un impacto más allá de los escenarios

Paréntesis  Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas Un día como...