Educación y ACE: ¿la Sección 22 tiene propuesta?

Date:

 

+ Oaxaca, con oportunidad para replantear Acuerdo

 

Si de verdad tienen algún compromiso con la educación, y si de verdad pretenden no tener una relación tensa e improductiva, tanto el Gobierno del Estado como la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación deberían ponerse a trabajar en la elaboración de su llamado “plan alterno” a la Alianza por la Calidad en la Educación. Juntos, tienen una enorme oportunidad, que se puede convertir en otro monumental fracaso, si deciden seguir por la ruta de la confrontación, y no en la de la construcción seria de alternativas.

En las últimas semanas hemos visto cómo el “magisterio democrático” de la Sección 22, abrió un enorme frente de conflicto con el gobierno estatal, debido al contenido de un anexo técnico, a través del cual se otorgarían recursos para llevar a cabo la regularización de mentores que hoy no tienen plaza de trabajo. Una de las condiciones puestas en dicho anexo, es que éstos se regirían por las condiciones y reglas actuales de la Secretaría de Educación Pública, y no bajo los criterios tradicionales —y discrecionales— del IEEPO y la Sección 22 de Oaxaca.

La inconformidad visible de la Sección 22 alrededor de esto, radicó en que éstos tarde se dieron cuenta que la aceptación de las reglas y normas de la SEP, conllevaba implícitamente su adhesión a criterios establecidos en la ACE. Aunque la firma de dicho acuerdo fue expresa por parte de los “democráticos”, al darse cuenta éstos se desdijeron de sus compromisos y acusaron a los gobiernos estatal y federal de querer timarlos, engañándolos con una adhesión oculta a la Alianza.

Así, ante la inconformidad de la Sección 22, y su determinación de no observar lo establecido en el Anexo Técnico, el director del IEEPO, Bernardo Vásquez Guzmán, aseguró hace unos días que entonces esos recursos económicos se perderían, por la resistencia magisterial a los procesos de evaluación.

El problema, en todo esto, es que la Sección 22 es una de las organizaciones que sí tiene capacidad de generar un problema social por un asunto meramente laboral y político. De ahí que en los últimos días, las posiciones comenzaran a suavizarse, y se estableciera cierto criterio relacionado con la aplicación de ciertas normas para retener los recursos (60 millones de pesos) que estarían en riesgo de perderse, pero bajo el compromiso de que esto no implicaría la adhesión a la ACE de los profesores oaxaqueños.

Todo esto parece razonable, aunque en realidad es una mentira. La Sección 22 sabe perfectamente que la aceptación de las nuevas normas de la SEP, tarde o temprano será irremediable. Del mismo modo, el gobierno estatal ablandó sus posiciones, sólo como una forma de no entrar en conflicto con la 22, pero porque esté convencida de que puede alejarse, así porque sí, de los términos que fija el gobierno federal.

Finalmente, en el fondo todos saben que quien aporta el dinero para la educación es el gobierno federal, a través de la Secretaría de Educación Pública. Y que independientemente de que sea hoy, mañana, pasado, o el año venidero, ésta irá incrementando el nivel de presión para que todos los maestros e instancias del país se adhieran al modelo educativo, independientemente de que estén de acuerdo o no.

La palanca de presión, para lograr eso, es bastante simple: tendrán más recursos y beneficios económicos aquellos que cumplan con las normas. Quienes no lo hagan verán reducidos sus presupuestos. Y así es como, en los años siguientes, irán cerrando la pinza frente a resistencias como la de la Sección 22 de Oaxaca.

 

OPORTUNIDAD IMPORTANTE

No obstante lo anterior, hoy la 22 y el Gobierno del Estado tienen una oportunidad que ojalá no dejen pasar: aunque parezca increíble, hoy existe una comunidad de voluntades a favor de que los profesores oaxaqueños presenten un verdadero plan alternativo de educación, que sea una opción frente a la ACE, y que pueda ser reconocido por todas las autoridades e instancias educativas y presupuestales del país. Es una oportunidad, según parece, inmejorable.

Queda claro que existen fuertes razones políticas para que la Sección 22 no acepte la ACE. Independientemente de su contenido, ésta es una creación de dos de sus principales adversarios políticos: la profesora Elba Esther Gordillo desde el Comité Ejecutivo Nacional del SNTE, y el gobierno panista del presidente Felipe Calderón. Esto da pauta para que prever que, independientemente del contenido de la Alianza, ésta sería rechazada por los “democráticos” de Oaxaca.

No obstante, la beligerancia de la 22 logró que el gobierno federal manifestara su voluntad de aceptar la revisión de un plan alterno; y el gobierno de Oaxaca se mostró en la misma postura. El reto, ahora, es construir ese plan, hacerlo conforme a los cánones actuales de la educación, de los derechos humanos, de la transparencia y de la rendición de cuentas, y no bajo los atavismos trasnochados que recurrentemente defiende la Sección 22, como si fueran elementos determinantes de una educación que, también ilusamente, pretenden presentar como “revolucionaria”.

La cuestión no parece sencilla. Para conseguir ese Plan Alterno, la 22 tiene que articular esfuerzos con los dos ámbitos de gobierno, y debe hacer un trabajo serio. Queda claro que la construcción de ese Plan no pasa ni por los sombrerazos ni por el cierre de calles o la presión social, sino más bien a partir de la demostración del verdadero conocimiento y voluntad por generar ese proyecto que sería una especie de “Plan B” frente a la Alianza por la Calidad en la Educación.

El reto no parece menor. La Sección 22 no ha demostrado mucho en cuanto a la capacidad para ponerse de acuerdo, y profesar verdadera tolerancia a sus adversarios, cuando se trata de obtener beneficios comunes.

 

¿HABRÁ CONSENSO?

El asunto no es menor. En un lapso de menos de seis meses, deberán tener ya listo un bosquejo general, y serio, para que pueda ser revisado y potencialmente aprobado tanto por el gobierno federal, como por Oaxaca. Ojalá que en esa labor, la 22 tenga verdadera capacidad para tener visión de futuro, y para convertir la adversidad en oportunidades. No sólo se trata de ellos, sino de la educación, que hoy está por los suelos, y de la estabilidad social de la entidad que, para variar, hoy pende de hilos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

Acción legal contra Semovi

Carlos R. Aguilar Jiménez No soy abogado, pero si lo...

Un inicio que promete 

Paréntesis Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  En octubre de...

¿Y el libramiento norte?

Carlos R. Aguilar Jiménez Años van, décadas vienen y desde...

CONTRAFUEGO || Ninguneo al Legislativo

Aurelio Ramos Méndez Suena muy democrático, pero entraña un lamentable...