Informe y glosa en Oaxaca: s贸lo actos de lucimiento

Date:

+ Reformas鈥 pero no para interpelaciones

No es la primera vez que se discute en el Congreso del Estado, la necesidad de reformar en la Constituci贸n local la parte relativa al Informe que rinde el Ejecutivo del Estado de la situaci贸n que prevalece en la Administraci贸n P煤blica estatal, y la llamada Glosa del Informe, en la que los diputados llaman a comparecer a los Funcionarios del Gabinete de Gobierno para que expliquen el trabajo realizado.

Las discusiones han sido varias. Aunque ciertamente, ninguna ha dado en el punto exacto de proponer que tanto el Informe, como la Glosa, sean algo m谩s que sendos circos en los que, en el primer caso, s贸lo hay lucimientos; y el que, en el segundo, se atacan y se acusan para finalmente irse todos felices a su casa, sin ning煤n avance sustancial para los asuntos p煤blicos del Estado.

En efecto, el gobierno de Oaxaca est谩 ya entrando en la ruta de preparaci贸n del Segundo Informe de Gobierno. Teniendo ya como antecedente la realizaci贸n de ese acto constitucional en 2011, claramente podemos prever que, en este segundo caso, de nuevo se buscar谩 una negociaci贸n previa para que el Gobernador del Estado pueda acudir personalmente a entregar al Congreso el documento en el que se contiene el Informe, pero tambi茅n para que pueda demostrar que tiene todos los hilos del poder, y que por eso puede acudir al Recinto Legislativo a presentarse libre y seguro ante los diputados.

De hecho, en 2011 qued贸 claro que la raz贸n m谩s importante por la que se realiz贸 el Informe de Gobierno como un acto solemne y de franco lucimiento del Gobernante, fue justamente para demostrar que, contrario a su antecesor, 茅l s铆 era bien recibido en la C谩mara de Diputados; que 茅l s铆 ten铆a la capacidad y la disposici贸n para presentarse ante ellos; y que, incluso, era capaz de montar luces y c谩maras en el Recinto Legislativo, para llevar invitados y hacer testigo al pueblo de Oaxaca 鈥攁 trav茅s del canal oficial de televisi贸n鈥 de ese acto que fue hecho no para informar sobre la administraci贸n p煤blica, sino para que 茅l tuviera un escenario en el cu谩l demostrar su vocaci贸n de l铆der, de negociador y de dem贸crata que, seg煤n el canon pol铆tico del momento, no ten铆a su antecesor.

Y es que, de hecho, tal y como est谩 concebido el acto constitucional del Informe de Gobierno, ya no corresponde a las necesidades actuales, porque 茅ste es s贸lo un acto de lucimiento que s铆 era acorde a los tiempos del partido hegem贸nico, en el que el Gobernante era tambi茅n el Jefe Pol铆tico, en el que la oposici贸n era testimonial, y en el que, por tanto, el D铆a del Informe era tambi茅n el D铆a del Gobernante, porque ese era el escenario en el que 茅ste pod铆a mostrar su 鈥渆ficiencia鈥 (de ah铆 el discurso lleno de n煤meros y cifras que, bien a bien, muy pocos entienden); su liderazgo (con un mon贸logo lleno de aplausos y ovaciones); y su control sobre los dem谩s factores de poder (por la ausencia de detractores o cuestionamientos).

Todo esto, ciertamente, debe cambiar. Pero debe hacerlo de tal modo que el Informe no pierda su naturaleza de acto republicano entre Poderes; pero que tampoco siga siendo el acto de lucimiento con el que fue concebido y mantenido tanto en la Constituci贸n, como en la pr谩ctica pol铆tica del Estado. La posibilidad de una reforma 鈥渕oderna鈥 al formato del Informe, para que el Gobernante est茅 presente mientras se le interpela, es equivocada y, en el mismo sentido, claramente con 谩nimo de lucimiento y de revancha por parte de quienes buscan favores o posiciones a partir del amague o la ejecuci贸n de cuestionamientos, y hasta insultos (cobijados los diputados, en la plena libertad constitucional que tienen para manifestar sus ideas en el ejercicio de su encargo), a quien gobierna.

Si una reforma de tal magnitud se hace con esa sola intenci贸n, entonces los diputados estar铆an equivoc谩ndose y perdiendo una gran oportunidad de hacer una verdadera reforma de avanzada al formato del Informe.

LA GLOSA, OTRO CIRCO

La llamada Glosa del Informe es un aut茅ntico circo. En 茅stos 煤ltimos a帽os, hemos visto que el gran avance democr谩tico que se ha conseguido en Oaxaca, ha sido 煤nicamente el relativo a que hoy los diputados s铆 tienen la capacidad y la fuerza suficiente como para mandar a llamar a los funcionarios del Gabinete estatal, y conseguir que 茅stos asistan a la convocatoria. En otros tiempos, hab铆a funcionarios que a base de prebendas econ贸micas, o francos desaf铆os avalados por el Gobernante-Jefe Pol铆tico en turno, simplemente deso铆an el llamado 鈥攜 optaban por negociar su no asistencia, ofreciendo dinero o beneficios oficiales a los diputados, a cambio de su 鈥渁nuencia鈥濃, o de plano decid铆an no ir al Congreso.

Hoy eso ya no ocurre. Sin embargo, no por eso el resultado deja de ser desalentador. De hecho, en los 煤ltimos a帽os hemos visto c贸mo toda la glosa se convierte en otro 鈥渆stira y afloja鈥, en donde todos los puntos a discusi贸n 鈥攜 a negociaci贸n鈥 son irrelevantes para los asuntos p煤blicos que debieran discutirse, y en el que se entablan sendas negociaciones previas (llenas de oscuridad y de intercambios) para pactar apoyos, silencios e interpelaciones por parte de los diputados.

Esto porque los diputados ocupan la ocasi贸n para hacer gala de sus problemas y d茅bitos personales con los integrantes del gabinete. La glosa sirve para que los interpelen, es cierto, pero tambi茅n para que los se帽alen, ofendan y les reprochen asuntos que seg煤n ellos son producto de su deficiencia. Los funcionarios por su parte, ocupan el momento para tambi茅n saldar sus cuentas con los diputados. Se defienden como pueden. Y, de hecho, al final dan gala de contestar lo que quieren y como quieren, y de evadir todos los asuntos que, aunque se los machaquen, simplemente no tengan inter茅s o ganas de abordar.

En eso 煤ltimo, los secretarios Salom贸n Jara Cruz y Jes煤s Mart铆nez 脕lvarez han dado c谩tedra en sus comparecencias ante los diputados, pues ambos han demostrado ser todo lo demagogos posibles pues dicen lo que quieren, prometen mucho y cumplen poco, y hacen de los diputados blanco de burlas al demostrar que a煤n frente a sus cuestionamientos, no son removidos de sus cargos, ni son atendidos los puntos que se les exigen.

SOLUCI脫N LEJANA

Ese formato no cambiar谩 en el corto plazo, porque as铆 como est谩 les conviene a todos. Le conviene al Gobernante porque as铆 tiene su acto de lucimiento, y sus funcionarios pasan por una glosa que no implica consecuencias ni compromisos. Y los diputados tienen las negociaciones que tanto les gustan, y redit煤an. Ojal谩 hubiera seriedad. No es as铆.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

CONTRAFUEGO || Gubernaturas, 隆matanga!

Aurelio Ramos M茅ndez El certero pial con que el...

Apuntes finales de la victoria de Milei

Pongamos todo en perspectiva con: Carlos Villalobos En la vor谩gine...

Actualiza Poder Judicial a periodistas聽sobre el Sistema Penal Acusatorio

El magistrado Eduardo Pinacho S谩nchez inaugur贸 las actividades del...

Rinde protesta titular del PJEO como integrante聽de la directiva de Tribunales de Justicia

El magistrado Eduardo Pinacho S谩nchez ocupa por segunda ocasi贸n...