Operaci贸n regional, imposible en la Segego

Date:

+ Sus limitaciones residen en la inmovilidad

Cuando en agosto de 2011 Jes煤s Mart铆nez 脕lvarez lleg贸 a la Secretar铆a General de Gobierno, dijo en su discurso de toma de posesi贸n, que su misi贸n ser铆a la de llevar a la instancia encargada de la gobernabilidad a todos los rincones de la entidad, para abonar a que los problemas sociales y pol铆ticos se resolvieran ah铆 mismo donde se generaban, y evitar que todos vinieran a impactar en la capital oaxaque帽a. Ese, que en esencia no parec铆a un mal planteamiento, en realidad se vio torpedeado por una infinidad de obstrucciones y regateos que convirtieron algo potencialmente funcional en imposible, y la labor de la Secretar铆a General en un callej贸n sin salida.

En efecto, desde los primeros d铆as de su gesti贸n como titular de la Segego, Mart铆nez 脕lvarez plante贸 la creaci贸n de ocho subsecretar铆as regionales, que tuvieran las capacidades y los recursos suficientes como para enfrentar y resolver los problemas sociales y pol铆ticos que se presentaran en las regiones del Estado. Lograr ese objetivo implicaba un reto importante dentro de la administraci贸n p煤blica, porque eso significaba quitar estructura administrativa, recursos, poder y presencia a otras dependencias y personajes, que no tan f谩cilmente se dejar铆an 鈥渄espojar鈥 por Mart铆nez.

Ah铆 qued贸 claro que en esta administraci贸n, todos tienen la convicci贸n de que el gobierno es un conjunto de islas o cuotas de poder, que cada quien tiene derecho a cuidar y preservar como si fueran suyas. La idea, pues, de que el gobierno es uno, y que las decisiones se toman en funci贸n de lo que el gobierno necesita, y no lo que sus integrantes desean, estaba ya perdida para entonces. Darse cuenta de eso, constituy贸 el primer frentazo del malogrado Secretario General de Gobierno.

驴Por qu茅? Porque en ese discurso de toma de posesi贸n, Mart铆nez plante贸 la creaci贸n de esas ocho subsecretar铆as sin que eso necesariamente significara la creaci贸n de sendas estructuras que requirieran, en cada regi贸n del Estado, recursos econ贸micos, materiales y humanos para operar. El entonces reci茅n ungido Secretario de Gobierno m谩s bien volte贸 a ver las estructuras administrativas que ya exist铆an, pero que hab铆an sido desnaturalizadas y desviadas para ser utilizadas en trabajos t茅cnicos para los que no estaban preparadas, o para ser estructuras electorales a favor del hoy senador Benjam铆n Robles Montoya.

Esas estructuras eran las antiguas delegaciones de gobierno, que esta administraci贸n convirti贸 en M贸dulos de Desarrollo Sustentable. La raz贸n de esa conversi贸n, al inicio del sexenio, radic贸 en las incontables denuncias de que las delegaciones, en manos del impresentable Alejandro Avil茅s 脕lvarez durante el gobierno de Ulises Ruiz, se hab铆an convertido en centros de operaci贸n electoral a favor del Partido Revolucionario Institucional. El gobierno de Gabino Cu茅 decidi贸 terminar con eso, y les quit贸 todas las potestades pol铆ticas para convertirlo en 贸rganos t茅cnicos que interactuaran con los municipios para temas de desarrollo social y productivo.

El problema es que esos M贸dulos r谩pidamente fueron colonizados por quienes ve铆an en el gobierno un trampol铆n electoral. A menos de un a帽o de distancia, los M贸dulos demostraron no poder cumplir cabalmente con su misi贸n, porque como 贸rganos t茅cnicos no alcanzaban a tener el grado de especializaci贸n que requer铆an las funciones que se les delegaron; adem谩s, porque sus funciones propias constitu铆an (violando la Constituci贸n federal, como hasta ahora) una especie de autoridad intermedia entre el Estado y los municipios; y porque, finalmente, fueron tomadas por Robles Montoya para fungir como sus brazos principales en la operaci贸n electoral que despleg贸 en su carrera por el Senado de la Rep煤blica.

Esa era la estructura que quer铆a Mart铆nez para ponerla a trabajar, dec铆a, a favor de la gobernabilidad del Estado. El problema es que eso implicaba un enfrentamiento pol铆tico al interior del gabinete. Y ah铆 comenzaron los problemas y las confrontaciones que marcaron su atropellada gesti贸n en la Secretar铆a de Gobierno.

CONFLICTO POR ESTRUCTURA

Jes煤s Mart铆nez 脕lvarez quer铆a, en resumen, que los M贸dulos de Desarrollo Sustentable se convirtieran en la base de su proyecto como titular de la Segego. Quer铆a que 茅stos se sectorizaran a la Secretar铆a de Gobierno, se organizaran en ocho subsecretar铆as regionales y operaran en funci贸n de las necesidades de la pol铆tica interna, adem谩s de que continuaran desahogando las tareas que ya ten铆an asignada. As铆, pensaban, no habr铆a mayor gasto ni crecer铆a la estructura burocr谩tica del gobierno estatal. El problema es que perdi贸 de todo a todo.

Benjam铆n Robles, apoyado por los titulares de otras dependencias, comenzaron a torpedear el proyecto hasta sacarlo de las reformas a la Ley Org谩nica del Poder Ejecutivo, que se planeaba para los primeros meses del 2012. Cuando qued贸 claro que ser铆a imposible trasladar esa estructura a la Secretar铆a de Gobierno, entonces Mart铆nez comenz贸 a presionar para que le aprobaran la estructura de la Subsecretar铆a de Operaci贸n Regional, que entonces ya funcionaba de forma provisional (primero a cargo de Jaime Slomiansky, y despu茅s en manos de Rogelio Morales, cuando el primero sali贸 literalmente huyendo de ese callej贸n sin salida), pero lo hac铆a, literalmente, en 鈥渂anquitos鈥 porque no ten铆a recursos, ni estructura administrativa, ni oficinas, ni nada.

Al final, lo que se cre贸 fueron las coordinaciones regionales que, en los hechos, han funcionado 煤nicamente en la medida de sus posibilidades. Es decir, lo han hecho a pesar de que la Segego ha ido recibiendo a cuentagotas los recursos para pagar al personal contratado, de que la propia administraci贸n de la Secretar铆a es un caos nunca atendido por Mart铆nez, de que cuentan con una infraestructura casi testimonial, y que las dem谩s dependencias de la administraci贸n estatal no le han dado la importancia que debiera tener esa estructura tanto para apoyarse en ellas para resolver problemas, como para atender sus llamados y peticiones cuando ellos intentan enfrentar un conflicto.

SECRETAR脥A INFUNCIONAL

Hoy deber铆a someterse a revisi贸n la permanencia de esa estructura, pero a la luz no de la Segego, sino de todo el Gobierno del Estado. 驴Para qu茅 quieren tener esa Operaci贸n Regional, si aunque podr铆a ser eficaz, nadie quiere usarla? Bien dicen que el primero requisito para recibir ayuda, es dejarse ayudar. Y ese es el brete que hoy enfrenta el gobierno estatal con la Segego, que se volvi贸 el patito feo de la administraci贸n estatal.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

鈥淔iladelfia鈥 a 30 a帽os: la cinta que desmitific贸 el VIH en Hollywood

Par茅ntesis M煤sica. Cine. Entretenimiento. Tendencias. Ismael Ortiz Romero Cuevas聽 Estamos en...

AL MARGEN || 驴Qu茅 espera Salom贸n Jara para impulsar los cambios trascendentes para Oaxaca?

Vale la pena no perder de vista que estos deber铆an ser momentos cruciales para impulsar algunos cambios de fondo que le urgen a Oaxaca y que no podr铆an ocurrir sin esta combinaci贸n de factores. Uno de ellos debiera ser la refundaci贸n de la UABJO.

Caracter铆stica importante

Enrique Domville Desde siempre, el comportamiento individual es valorado por...

鈥淐ontinuidad con cambio鈥.

Antonio Guti茅rrez Si todo fuera como antes la declaraci贸n del presidenteen...