Ante las reformas, Oaxaca juega en dos bandas

Date:

+ Moderación y radicalismo, ¿de fomento oficial?

Ha causado mucho estruendo a nivel nacional la acusación que pesa sobre el gobierno de Oaxaca de que, en la inminencia de las protestas por la reforma educativa en la capital del país, pagó por adelantado su salario a los profesores y otorgó un “bono especial” para financiar las movilizaciones magisteriales en la Ciudad de México. Señalamientos como éste, en realidad, son reacciones de quienes han visto cómo en Oaxaca han apostado a jugar, al mismo tiempo, en los dos bandos posibles (el de la moderación, y el del radicalismo) del ala opositora a las reformas constitucionales en materia educativa y energética.
En efecto, en su columna Ayuda de Memoria del pasado sábado en el diario La Razón, el periodista Raymundo Riva Palacio enlazaba el pago de salarios y el bono extraordinario otorgado al magisterio oaxaqueño, con la demostración de fuerza y de capacidad de movilización que la Sección 22 dio toda la semana pasada en la capital del país.
“La pregunta que más se escucha estos días —escribía Riva Palacio— es quién financió a los maestros de Oaxaca para su protesta en la capital, que en una noche levantaron su ciudad con alrededor de siete mil casas de polyester. Llegaron en autobuses desde sus comunidades en Oaxaca, sin nadie que los detuviera y con recursos para iniciar la movilización…”.
La posibilidad del “financiamiento oficial” a una movilización siempre existe. Pero lo que queda más claro, es que afirmar que el magisterio oaxaqueño sólo se mueve y protesta a partir de fuentes externas de financiamiento, es tanto como no conocer las capacidades de la Sección 22, y hablar en la ignorancia. Veamos por qué.
El magisterio oaxaqueño tiene más capacidades y conocimientos que nadie para organizar manifestaciones, e incluso para vivir en la resistencia. Su lucha de más de treinta años les ha permitido siempre protestar con la ventaja del sueldo garantizado. No es de sorprenderse que siempre, en todos los gobiernos y frente a todos los gobernantes, el magisterio ha ido a protestar pero siempre con el salario en la bolsa, porque esa es una de las precondiciones que ponen para dialogar, y construir la solución a sus demandas.
La única ocasión, histórica, en la que no se les pagó sus salarios (que no fueron descuentos, ya que al final el reintegro fue del total de los sueldos retenidos) ocurrió de agosto a diciembre de 2006, en la última fase del conflicto magisterial, en el que el gobierno de Ulises Ruiz sí les retuvo alrededor de cuatro meses de salario hasta que regresaron a las aulas. Sin embargo, no es sólo el salario lo que les permite la movilización. En realidad, la Sección 22 ha construido un entramado de controles y métodos disciplinarios que hacen que los maestros acudan a las movilizaciones quieran o no hacerlo, y que sus demás compañeros los financien tengan o no dinero, e incluso al margen de si quieren o no aportar para los viajes, las comidas y los gastos de los enviados a las movilizaciones.
Todo, en la relación de ellos con su sindicato, son “puntos” que juegan a favor o en contra —según sea su participación en las actividades sindicales— para el momento que solicitan a su sindicato les mejore su salario, su ubicación o sus prestaciones. Así, quien marcha y protesta es beneficiario, pero también lo es quien aporta dinero para las movilizaciones sindicales. En esa relación, el esfuerzo y la competitividad laboral no importan. Y esa es una de las razones por las que rechazan la evaluación y el servicio docente de carrera, ya que eso le quitaría al Sindicato el control que tienen sobre la situación laboral de sus agremiados, para regresárselo al gobierno.
Ahora bien, si el magisterio oaxaqueño tiene una larguísima tradición de protestas y plantones, ¿alguien debería sorprenderse por lo bien organizados que están para instalar, en cuestión de horas, miles de casas de campaña, manteados y demás; y tener todos los enseres necesarios para pernoctar, comer, dormir y todo, en el lugar en el que se planten?
La verdad es que, en este caso, no parece ser el financiamiento oficial el factor decisivo, sino más bien el hecho de que la 22 está demostrando que los conocimientos abrevados en tantos años de manifestación hoy levantan innumerables sospechas y avivan las acusaciones en quienes no terminan de creer que un gremio sea capaz de movilizarse con tanta eficacia y de generar tanto caos incluso en un escenario tan complejo, como lo es la Ciudad de México.

EL JUEGO DE LAS REFORMAS
Al final, es claro que al gobierno de Oaxaca le están cobrando el tratar de jugar en las dos bandas de la política opositora a las reformas. La filiación perredista del gobierno local, de entrada ya lo puso en el ala que dirá “no” a las reformas del presidente Peña Nieto. Y ya bien ubicado en ese sector, el gobierno de Oaxaca busca también unirse públicamente a los moderados, pero sin soltar a los radicales con los que también tiene trabadas alianzas. ¿De qué hablamos?
De que en el caso de la reforma educativa, el gobierno y la Legislatura oaxaqueña aún no votan en contra de los cambios constitucionales. Ese es un tema ya irrelevante, porque la mayoría de los estados ya aceptaron la reforma y ésta ya tiene el carácter de norma constitucional. Pero lo que sí es importante es la postura que asume cada una de las entidades. Ahí, Oaxaca ha “nadado de muertito” sin decir “sí” ni “no” a la reforma (para no romper con los opositores moderados) pero tampoco detuvo a los radicales, que ahora mismo protestan en la capital de la República.
Lo mismo pasa con la reforma energética. Públicamente, el grupo gobernante local se ubicó entre los que seguirán los pasos del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, que es el faro de la oposición moderada a la reforma que presentó el gobierno federal. Pero, como en el caso anterior, esa moderación local viene acompañada de la permisividad a la actuación de los grupos radicales locales, que seguramente tendrán una presencia importante en las acciones de resistencia que emprenda y encabece el ex candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador.

EN DOS BANDAS
El grupo gobernante local, también tiene una alianza histórica con el tabasqueño. Seguramente no caminarán juntos, pero tampoco lo dejará descobijado y, así, hasta le dará ciertos apoyos disimulados. Eso es lo que les hace tanto ruido en la capital del país. Entienden el ajedrez del gobernante. Pero no alcanzan a comprender los alcances de la Sección 22.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

Agua en abundancia

Carlos R. Aguilar Jiménez Desde octubre hasta mediados de mayo...

Los profesores en el cine mexicano e internacional: retratos en pantalla

Paréntesis Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  Los profesores han...

Apagones eléctricos

Carlos R. Aguilar Jiménez Generar electricidad para suministrar suficiente energía...

50 años de un álbum y debut que marcó una era

Paréntesis  Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  Este año marca...