No nos sorprendamos: el populismo primero lleg贸 aqu铆 y luego a EEUU

Date:

DTrump

+ Radicales buscan devolverle al pueblo lo que, seg煤n, les fue arrebatado


El populismo del que tanto nos sorprendemos por los desplantes del candidato republicano, Donald Trump, ha hecho tanta mella entre los norteamericanos, como tambi茅n lo ha hecho en M茅xico y en todas las naciones de Am茅rica Latina que, en el hartazgo, terminaron dominadas por la demagogia. A la distancia parece que el fen贸meno es m谩s o menos el mismo: el fracaso de la moderaci贸n abre el camino a las expresiones radicales. Y por eso, al otro lado de la frontera norte tienen a Trump, pero aqu铆 tenemos tambi茅n nuestras versiones particulares.

En efecto, hace pocos d铆as Trump fue ungido como candidato del Partido Republicano al gobierno de los Estados Unidos, y eso ocurri贸 en medio de una enorme crispaci贸n por los planteamientos lanzados por el empresario: seg煤n su visi贸n, a los Estados Unidos debe regresar el gobierno de la mano dura contra las amenazas no s贸lo exteriores, sino de las minor铆as; se debe proteger el establishment que, seg煤n su visi贸n, rompieron sectores poblacionales como los afroamericanos, los latinos y, particularmente, los mexicanos al demandar del Estado norteamericano derechos sociales y protecci贸n que no les corresponde porque no tienen la calidad de ciudadanos. Trump impulsa una fuerte visi贸n proteccionista que en gran medida busca regresar al pasado.

No s贸lo M茅xico, sino el mundo, est谩n sorprendidos por el fen贸meno Trump porque 茅ste representa no s贸lo valores retr贸gradas que comienzan por el desprecio a las minor铆as raciales y sociales (los afroamericanos, los latinos, los homosexuales, las mujeres, etc茅tera) pero que alcanzan su verdadera dimensi贸n al plantear su visi贸n de pa铆s. Esa sorpresa tiene como fondo el hecho de que hasta ahora Estados Unidos ha sido uno de los polos de la vanguardia social, y ha impulsado fuertemente valores de inclusi贸n, tanto que por eso ya ocurri贸 lo impensable en otros tiempos: que hubiera un presidente de ascendencia afroamericana.

驴D贸nde radica el 茅xito de Trump? En que, en gran medida, le est谩 diciendo lo que la gente quiere escuchar. No a todos los sectores de la poblaci贸n, pero s铆 al m谩s importante: al estadounidense promedio que trabaj贸, que se siente merecedor de los derechos de protecci贸n que le debe otorgar el Estado, y que se siente tambi茅n amenazado y despojado por esas minor铆as que hoy tambi茅n exigen protecci贸n social y que han provocado una disminuci贸n en la calidad de vida de ese sector mayoritario, al que podr铆a ubicarse como el de 鈥渓os blancos鈥.

Aunado a eso, hoy Estados Unidos vive las consecuencias de sus cat谩strofes econ贸micas, en gran medida generadas por los gobiernos moderados que han intentado componer las cosas sin despojar a nadie, sino m谩s bien generando un nuevo reparto. Por eso ese discurso golpeador busca regresar al pasado. Y por eso hay mucha gente que aunque p煤blicamente no manifiesta su apoyo a Trump, en realidad s铆 estar铆a dispuesta a votar por 茅l. Esta es una especie de voto de hartazgo y de enojo que, en gran medida, es similar al que permea hoy en pa铆ses como el nuestro.

NUESTRO POPULISMO

Al final, pol铆ticos como Andr茅s Manuel L贸pez Obrador, en su propia circunstancia, tambi茅n capitaliza pol铆ticamente el hartazgo de las personas. Hasta ahora, en M茅xico los gobiernos del PRI, PAN y de nuevo el PRI, han generado la situaci贸n actual: millones de pobres, un Estado en permanente crisis, la seguridad en vilo, y una incapacidad sobrada para entender, desde el Estado, cu谩les son los problemas que la ciudadan铆a quisiera ver resueltos.

Aqu铆, nuestra propia versi贸n del populismo se ha dedicado a reprochar todos esos fracasos, y ha buscado tambi茅n aprovechar el des谩nimo de la ciudadan铆a sobre esos gobiernos (que, evidentemente no han logrado el cometido de bienestar que, seg煤n, se propusieron desde el inicio) que no generaron las respuestas suficientes; aunque en realidad lo hacen con un grado alto de incertidumbre respecto a si ellos habr铆an podido cambiar la situaci贸n si hubieran llegado al poder.

En el fondo esta situaci贸n lo que busca es capitalizar el fracaso sin generar de verdad una expectativa de una respuesta mejor a los fracasos vistos. En Am茅rica Latina eso es lo que le abri贸 la puerta a gobiernos como el de Lula en Brasil, Ch谩vez en Venezuela, Morales en Bolivia y varios otros que tienen un corte muy similar y que llegaron al poder no porque tuvieran una verdadera respuesta a sus problemas nacionales, sino simplemente porque le llegaron correctamente al discurso que la gente podr铆a escuchar.

Al final, lo que parece es que Estados Unidos se est谩 alineando a lo mismo que aqu铆 vivimos desde hace tiempo: una realidad muy adversa, que no es totalmente responsabilidad del Estado, pero de la que s铆 paga el costo el gobernante en turno. Por eso, en su condici贸n, el populismo en Estados Unidos habla de volver a segregar a las minor铆as, y en los pa铆ses latinos habla de hacerle justicia a los pobres. Dos caras de una misma moneda.

OTRO GOLPE

El alza a los combustibles anunciado ayer por el gobierno federal es otra demostraci贸n de la compleja realidad, a la que debemos acostumbrarnos partiendo de una premisa: la renta petrolera se acab贸, no existe y no volver谩 en mucho tiempo. Por eso los mexicanos tenemos que enfrentar situaciones como 茅sta. Prepar茅monos, adem谩s, para que en el mediano plazo se vuelva a plantear el establecimiento de IVA a alimentos y medicinas, y otras medidas que fracasaron en el pasado pero que no murieron. Es s贸lo cuesti贸n de tiempo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

CONTRAFUEGO || Gubernaturas, 隆matanga!

Aurelio Ramos M茅ndez El certero pial con que el...

Apuntes finales de la victoria de Milei

Pongamos todo en perspectiva con: Carlos Villalobos En la vor谩gine...

Actualiza Poder Judicial a periodistas聽sobre el Sistema Penal Acusatorio

El magistrado Eduardo Pinacho S谩nchez inaugur贸 las actividades del...

Rinde protesta titular del PJEO como integrante聽de la directiva de Tribunales de Justicia

El magistrado Eduardo Pinacho S谩nchez ocupa por segunda ocasi贸n...