Fracaso de las manifestaciones antiTrump; signo de la divisi贸n mexicana

Date:

 

trump1-1

+ En EU, divididos por valores y anhelos; aqu铆 lo estamos por mezquindades


El sonoro fracaso de las manifestaciones convocadas este fin de semana en nuestro pa铆s, para protestar en contra de las pol铆ticas del presidente de los Estados Unidos Donald Trump, son un reflejo de la divisi贸n mexicana: esa que no se enfrenta por valores o por el contraste en las visiones del modelo de futuro, sino por simples pero profundas mezquindades. A pesar del apoyo ret贸rico que se le dio al Presidente de M茅xico a partir del 20 de enero, queda claro que en realidad los mexicanos seguimos igual de divididos que siempre, y que en esas condiciones no ser铆a raro que Trump terminara cumpliendo 铆ntegramente su plan antimexicano dentro de los pr贸ximos cuatro a帽os. Nuestras propias acciones 鈥攜 silencios鈥 le terminan dando la raz贸n.

En efecto, luego de la toma de posesi贸n de Trump, y el inicio de las hostilidades ret贸ricas contra nuestro pa铆s, amplios sectores de la sociedad mexicana se dijeron a favor de respaldar al Presidente en el establecimiento de una posici贸n de dignidad, a煤n frente a la desigualdad, ante el nuevo gobierno norteamericano. Pol铆ticos, empresarios, intelectuales y sociedad civil, se dijeron convencidos de otorgar un voto de confianza al presidente Enrique Pe帽a Nieto, en la necesidad de hacer planteamientos consistentes a Trump, que dejaran en claro que la dignidad y la soberan铆a nacional de M茅xico no era un asunto sujeto a negociaci贸n.

Parad贸jicamente, esos mismos sectores de la sociedad mexicana se dijeron defraudados cuando vieron que el Presidente respond铆a con tibieza y tientos frente a las bravuconadas del gobierno norteamericano. Quiz谩 ten铆an el deseo de ver a un Presidente mexicano contestatario y rudo 鈥攃omo lo estaba siendo Donald Trump鈥, sin considerar que M茅xico ha sido un pa铆s promovente de la pulcritud diplom谩tica.

Pareci贸 entonces que el grueso de la poblaci贸n no entendi贸 que la prudencia no era sin贸nimo de debilidad de car谩cter sino posiblemente de serenidad, frente a los desplantes convulsivos del Mandatario norteamericano; y que esa, la de Pe帽a Nieto, con todo y su tibieza, era una actitud m谩s digna que la que estaba asumiendo Trump, que lleg贸 asumiendo que insultaba a sus empleados y no que estaba hablando con Jefes de Estado de naciones que en el plano internacional se encuentran en un plano de igualdad pol铆tica frente a los Estados Unidos.

Acaso eso explica por qu茅, despu茅s de los primeros desencuentros entre el Presidente de M茅xico y Donald Trump, fueron tan contrastantes las opiniones que se vertieron tanto en M茅xico como en Estados Unidos, sobre el encuentro. Mientras aqu铆 propios y extra帽os no dudaron en calificar a Pe帽a Nieto de timorato, de tibio y de pusil谩nime frente a Trump, en la Uni贸n Americana perme贸 una opini贸n muy distinta a partir de que ellos vieron a su propio Presidente, iracundo y perdiendo r谩pidamente el control, frente a otro Mandatario que a煤n estando en una posici贸n de desventaja supo mantener la prudencia hasta el 煤ltimo momento, y ha evitado entrar en confrontaci贸n directa con el norteamericano.

Incluso pareciera que con ese primer affaire Trump-Pe帽a Nieto, mexicanos y estadounidenses quedamos en evidencia: ellos habr铆an querido tener a su Presidente con la prudencia del mexicano; y seguramente nosotros hubi茅ramos querido tener al Mandatario rudo e intolerante, que encara a sus hom贸logos con groser铆as y desplantes. No se explica de otra forma, m谩s que de ese modo, que en Estados Unidos hayan aplaudido a Pe帽a Nieto, y que en M茅xico hayamos terminado descalific谩ndolo 鈥攜 con eso d谩ndole silenciosamente la raz贸n a Trump por humillarlo.

LOS PRESIDENTES Y LA GENTE

El s谩bado 21 de enero, un d铆a despu茅s de la toma de posesi贸n de Donald Trump como presidente, en todas las ciudades importantes de los Estados Unidos hubo manifestaciones simult谩neas bajo el grito de 鈥渘asty woman鈥.

Esa, que podr铆a traducirse como 鈥渕ujer desagradable鈥, fue una frase que Trump lanz贸 en uno de los debates presidenciales en contra de su adversaria del Partido Dem贸crata, Hillary Clinton, y que las mujeres de pr谩cticamente todo Estados Unidos tomaron como una humillaci贸n y una ofensa extensiva hacia ellas. Y por eso, al d铆a siguiente de su unci贸n, por miles salieron a marchar ya no s贸lo en protesta por la personalidad y las actitudes mis贸ginas del Presidente, sino tambi茅n para establecer frente a 茅l un punto de referencia de la resistencia que habr谩n de ofrecer para que no replique conductas como la del debate presidencial mientras sea Presidente.

Esa, en ning煤n sentido puede considerarse como una actitud espont谩nea o pasajera: queda claro que en Estados Unidos hay un convencimiento profundo tanto de los asuntos que deben involucrar a la sociedad civil organizada, como de los valores que est谩n en juego, y las amenazas que representa, que un hombre como Donald Trump haya llegado a la Presidencia.

Por esa raz贸n, un d铆a s铆 y otro tambi茅n ha habido protestas en los Estados Unidos; y las perspectivas apuntan a que 茅sta ser谩 una din谩mica inversamente proporcional a la p茅rdida de popularidad y desgaste pol铆tico que vaya teniendo en el desarrollo de su gobierno. Es decir, que mientras m谩s caiga su popularidad, m谩s presi贸n ejercer谩 la ciudadan铆a sobre 茅l a trav茅s del rechazo y quiz谩 de las manifestaciones en las calles, quiz谩 hasta poder quitarlo de la Presidencia, aunque ese no parece un camino f谩cil ni una tarea sencilla.

Esto es muy contrastante con lo que ocurre en M茅xico. Hoy queda claro que el rechazo hacia Trump en nuestro pa铆s ha sido de dientes para afuera, y que los mexicanos no hemos perdido esa inicua tendencia a preferir la autodestrucci贸n frente al enemigo exterior, antes que aceptar que podemos ser aliados temporales de nuestros adversarios dom茅sticos cuando hay enfrente una calamidad que nos amenaza de forma com煤n a todos.

Esto se reflej贸 en un acto tan sencillo pero simb贸lico como el del domingo. La convocatoria ten铆a que surgir de la sociedad civil, y pronto se vio que hasta 茅sta estaba dividida. Las fuerzas de izquierda descalificaron la manifestaci贸n argumentando que 茅sta significaba un apoyo disfrazado al Presidente de la Rep煤blica y, mezquinos como solemos ser los mexicanos, distinguimos m谩s las ambiciones y las mezquindades electorales de cara al 2018, que la posibilidad de demostrarle desde el inicio al Presidente norteamericano que los mexicanos tenemos preocupaciones y convicciones que est谩n por encima de nuestras diferencias, y que por eso nos habr铆amos manifestado de forma contundente a partir de una convocatoria lanzada desde la sociedad civil.

Lo m谩s triste, en esta realidad desalentadora, es que ahora hay sectores de la sociedad mexicana 鈥攍os convocantes a la manifestaci贸n, y el propio gobierno鈥 que tienen miedo de que cualquier d铆a de estos Donald Trump se refiera al fracaso de la marcha 鈥淰ibra M茅xico鈥, se burle de la desuni贸n y mezquindad de los mexicanos, y decida mantener sus planes de odio y segregaci贸n, tanto contra nuestros paisanos all谩 en los Estados Unidos, como con nosotros mismos que habitamos al sur de su frontera, con cuestiones como la renegociaci贸n del Tratado de Libre Comercio, el establecimiento de las condiciones de pago del muro fronterizo, u otros planes aviesos que tiene contra nuestro pa铆s s贸lo para demostrarle al mundo la dureza de sus iniciativas.

NUBARRONES

Si todo eso ocurre, no nos sorprendamos: con nuestra apat铆a, mezquindad y desuni贸n, nosotros mismos le estamos dando la raz贸n para que lo haga.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

CONTRAFUEGO || Entre Hitler y Milei

Aurelio Ramos M茅ndez Si alguna duda persist铆a respecto al perfil...

Concluye el Conversatorio 鈥溌縋ara qu茅 sirve el periodismo 2023?鈥

Se capacitar谩n periodistas en innovaci贸n, emprendimientos y salud mental   El periodismo oaxaque帽o...

Ofrece gobierno de Oaxaca mayores est铆mulos para el deporte oaxaque帽o

Durante la convivencia con las y los galardonados con el...

CONTRAFUEGO || Medios, p贸lvora mojada

Aurelio Ramos M茅ndez El presidente L贸pez Obrador les asest贸 merecidos...