Hoy los ex gobernadores corren hacia el descr茅dito, y no hacia la consagraci贸n

Date:

gabino6

+ El sistema pol铆tico adolecer谩 de figuras de experiencia por generaci贸n truncada


Hasta hace relativamente pocos a帽os, cuando un gobernador terminaba su mandato, comenzaba su preparaci贸n para su siguiente responsabilidad pol铆tica, ya fuera como legislador, como funcionario del gobierno federal, o incluso como l铆der moral de su grupo en la entidad que estaba a punto de dejar de gobernar. Hoy, los ex gobernadores en M茅xico siguen una din谩mica distinta: terminan su mandato y, en el mejor de los casos, quedan en el descr茅dito y en el desempleo pol铆tico. Otros m谩s recientes, al concluir su gesti贸n han sido investigados, perseguidos y encarcelados. M茅xico est谩 perdiendo as铆 una generaci贸n de pol铆ticos que, al final, s贸lo profundizar谩 los errores en la gesti贸n p煤blica nacional.

En efecto, si volteamos a revisar la historia de los gobernadores mexicanos de antes de la primera alternancia de partidos en el poder, veremos que su historia com煤n no era la de ejercer un cargo terminal para su vida pol铆tica. Aqu铆 mismo en Oaxaca, todos los ex gobernadores hasta Jos茅 Murat tuvieron una conclusi贸n activa de sus respectivos mandatos: Heladio Ram铆rez ha sido dos veces senador y l铆der del sector campesino en su partido; el ex gobernador Di贸doro Carrasco fue secretario de Gobernaci贸n y contin煤a activo en el gobierno de Puebla; y luego de concluir su gesti贸n en Oaxaca, el ex gobernador Murat fue diputado federal y ha sido un personaje regularmente cercano al poder federal por su experiencia y capacidades pol铆ticas.

Entre esos ex mandatarios, y Ulises Ruiz y Gabino Cu茅, hay una diferencia sustancial: Ruiz, luego de dejar el gobierno de Oaxaca, fallidamente intent贸 liderar un grupo pol铆tico al interior del PRI; trat贸 de incidir en la vida pol铆tica estatal a trav茅s del fortalecimiento del grupo que lo acompa帽贸 mientras fue gobernante, y tambi茅n fall贸; y, en t茅rminos sustantivos, nunca consigui贸 reposicionarse 茅l como figura pol铆tica gracias a sus incontables esc谩ndalos personales y pol铆ticos en los que se vio involucrados cuando fue Gobernador; y por eso desde entonces no ha ocupado sino los cargos partidistas que le consiguieron sus antiguos tutorados pol铆ticos, como el ex gobernador Roberto Borge de Quintana Roo, que consigui贸 que a Ruiz lo hicieran delegado del CEN del PRI en aquella entidad. Pero fuera de eso ninguna candidatura a cargos p煤blicos, ni posiciones pol铆ticas de relevancia, ni nada.

La historia de Cu茅 es a煤n peor: 茅l, que lleg贸 al gobierno de Oaxaca como un verdadero baluarte de la lucha pol铆tica de la oposici贸n contra el r茅gimen de partido hegem贸nico que a煤n imperaba en Oaxaca, hizo de su gobierno 鈥攜 de su reputaci贸n como pol铆tico鈥 un desastre que hoy lo tiene arrinconado en la Ciudad de M茅xico, buscando supuestos proyectos profesionales para entretenerse, pero muy lejos de lo que se habr铆a podido pensar de un ex gobernador que supuestamente se tendr铆a que haber echado a la bolsa los paradigmas de haber vencido al partido gobernante por d茅cadas y de, supuestamente, de haber sentado las bases de nuevas formas de gobernabilidad democr谩tica y Estado de Derecho.

Es evidente que Cu茅 fall贸 en todo, y a煤n cuando en otro tiempo se pudo haber pensado que su experiencia y su capacidad pol铆tica lo tendr铆an haber llevado a niveles superiores de responsabilidad pol铆tica 鈥攕er nuevamente senador, llegar a una secretar铆a de Estado, o ser l铆der partidista鈥 luego de terminar su gesti贸n como gobernador, lo cierto es que la estela de corrupci贸n, y las m煤ltiples interrogantes que dejaron 茅l y sus funcionarios, hoy lo tiene de vuelta como un simple ciudadano, y no como la figura pol铆tica que muchos de sus aliados pensaron que ser铆a, y en la que s铆 pudo haberse convertido de no haber ca铆do en la permisividad o en las tentaciones por las que se le acusa.

GENERACI脫N PERDIDA

Estos de Ulises Ruiz y Gabino Cu茅, lamentablemente para el pa铆s, no son casos aislados. En realidad, ambos son parte de una generaci贸n ya perdida de pol铆ticos y administradores que s贸lo se caracterizaron por su incapacidad para comprender el momento pol铆tico que les toc贸 vivir. Hoy se puede decir que en docenas de casos 鈥攈ay 17 ex gobernadores en problemas con la justicia, y varios de ellos en prisi贸n鈥 las tentaciones fueron superiores a su posibilidad de entender que el de gobernador no era un cargo para finalizar la vida activa de un pol铆tico, sino un pelda帽o m谩s para continuar creciendo.

Incluso, hoy en d铆a tampoco ser铆a posible pensar en otro gobernador con aspiraciones presidenciales posibles, como hace relativamente poco tiempo lo fue Enrique Pe帽a Nieto. Es cierto que 茅l fue un gobernador tambi茅n lleno de excesos e interrogantes por la corrupci贸n demostrada por 茅l mismo y muchos de sus funcionarios. Sin embargo, a pesar de ser un gobernador de oposici贸n al gobierno federal 鈥攅l Presidente era Felipe Calder贸n, pero la corrupci贸n a煤n no era el factor m谩s emocional y determinante de la agenda p煤blica de aquellos a帽os, como s铆 lo es hoy鈥, Pe帽a Nieto logr贸 construir los consensos necesarios en su partido y logr贸 controlar la dimensi贸n de los se帽alamientos de corrupci贸n.

Por eso logr贸 convertirse en candidato presidencial, y luego en Presidente; y no fue sino hasta entonces, que el desenvolvimiento de la sociedad mexicana estableci贸 las condiciones para que se dieran a conocer casos de corrupci贸n como el de su 鈥榗asa blanca鈥, los contratos irregulares que otorg贸 a empresarios amigos de su gesti贸n cuando era gobernador del Estado de M茅xico, y otras cuestiones que irremediablemente lo han perseguido durante su gesti贸n. A Pe帽a Nieto, en realidad, se le critic贸 porque ahora es el Presidente; pero con todo y lo que se diga de 茅l, su gesti贸n no lleg贸 a tener los niveles de corrupci贸n 鈥攐 al menos no de manera demostrada鈥 por los que hoy se acusa a otros ex gobernadores como Javier Duarte, C茅sar Duarte, Roberto Borge, Andr茅s Granier, y otros que se encuentran en graves problemas con la justicia.

En el fondo, todo esto revela un problema end茅mico de los gobernadores actuales, que tambi茅n debe evitar seguir siendo tendencia. El pa铆s no va a aguantar la profundizaci贸n de esa generaci贸n perdida de gobernadores sometidos por la corrupci贸n. No lo va a soportar porque una de las reglas del poder pol铆tico en el sistema democr谩tico radica justamente en la necesidad de la renovaci贸n peri贸dica de las personas que detentan el poder.

Evidentemente, no existe una regla que diga que un presidente debi贸 ser antes gobernador, y tampoco es un requisito constitucional para quien aspire a ese cargo. Sin embargo, lo cierto es que ese s铆 tendr铆a que ser un requisito pol铆tico y moral indispensable, para aquella persona que aspire a gobernar y administrar los recursos de toda la naci贸n.

驴ENTENDER脕N?

El problema es que al menos en el futuro cercano no veremos a nadie de esa generaci贸n perdida, con tal posibilidad. Quiz谩 lo lleguemos a ver con este nuevo ciclo reciente de renovaci贸n de las gubernaturas, pero eso tambi茅n depender谩 de la eficacia y la contundencia con la que se castiguen los delitos cometidos por los ex mandatarios que ahora son perseguidos por la justicia. Si ello no ocurre con la suficiente intensidad, que sirva como demostraci贸n y escarmiento para quienes est谩n asumiendo ese cargo, entonces lo l贸gico ser谩 esperar no s贸lo la repetici贸n sino la profundizaci贸n de esas medidas. Pero mientras, lo que queda esperar es un periodo m谩s de reciclaje de las figuras pol铆ticas ya conocidas, o el debut de una nueva clase inexperta de funcionarios que tendr谩n que aprender sobre la marcha, y de los que todos tengamos que pagar por sus errores.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

CONTRAFUEGO || Gubernaturas, 隆matanga!

Aurelio Ramos M茅ndez El certero pial con que el...

Apuntes finales de la victoria de Milei

Pongamos todo en perspectiva con: Carlos Villalobos En la vor谩gine...

Actualiza Poder Judicial a periodistas聽sobre el Sistema Penal Acusatorio

El magistrado Eduardo Pinacho S谩nchez inaugur贸 las actividades del...

Rinde protesta titular del PJEO como integrante聽de la directiva de Tribunales de Justicia

El magistrado Eduardo Pinacho S谩nchez ocupa por segunda ocasi贸n...