Luego de los sismos, es indispensable una aut茅ntica vigilancia ciudadana a los recursos para la reconstrucci贸n

Date:

Todas las formas de politizaci贸n, frente a una desgracia como la ocurrida en Oaxaca ante los sismos del presente mes, es no s贸lo criticable sino que resulta esencialmente inadmisible. Por esa raz贸n, hoy que est谩n comenzando a trazarse las coordenadas para la reconstrucci贸n de las zonas devastadas por los sismos ocurridos los d铆as siete, 19 y 23 de septiembre, debe establecerse como un ingrediente fundamental la presencia de la ciudadan铆a en las labores de reconstrucci贸n. S贸lo as铆, el propio sector p煤blico podr谩 legitimarse y ofrecerle a los oaxaque帽os un panorama del aparente destino irremediable de la corrupci贸n y las interrogantes.

En efecto, los efectos producidos por los tres sismos que han azotado a la entidad en las 煤ltimas semanas, son exponencialmente m谩s devastadores que pr谩cticamente cualquier otro fen贸meno de la naturaleza que haya ocurrido en las d茅cadas recientes. No existe un antecedente de hurac谩n, sismo o inundaci贸n que pudiera asemejar sus consecuencias con las de los fen贸menos naturales de las 煤ltimas semanas. Es un hecho que, de forma no figurativa, ciudades enteras fueron arrasadas por la fuerza de los sismos, y que los da帽os se han profundizado por la incidencia de tres movimientos terrestres de gran magnitud, en un lapso de apenas 15 d铆as.

Ante la dimensi贸n del desastre, del drama y de la tragedia para miles de oaxaque帽os, nadie quiere repetir las amargas experiencias de otros procesos de atenci贸n a desastres, que derivaron en grandes m谩rgenes de corrupci贸n, de las que no s贸lo se habr铆an beneficiado los funcionarios en turno, sino que sobre todo como consecuencia de ello se habr铆a marginado a miles de oaxaque帽os de los recursos que s铆 estuvieron disponibles para la atenci贸n de sus da帽os, pero que nunca llegaron gracias a que la discrecionalidad impidi贸 que llegaran a sus manos.

De hecho, aqu铆 mismo en Oaxaca existen algunas historias abrumadoras 鈥攁lgunas de ellas con datos muy concretos鈥 de c贸mo en contingencias como el Hurac谩n Paulina, o m谩s recientemente con los deslizamientos de tierra en Mitlatongo, entre otros, hubo unos cu谩ntos beneficiaros mientras a las comunidades se les margin贸 de la oportunidad de recuperarse integralmente no s贸lo en el momento de la contingencia sino en los meses posteriores cuando la atenci贸n medi谩tica dej贸 de estar ah铆, y entonces la discrecionalidad y la codicia le gan贸 la partida a la ayuda dispuesta para ellos.

Lamentablemente, Oaxaca no ha sido un caso aislado en cuanto a la corrupci贸n emergida de un desastre de la naturaleza, sino que m谩s bien es parte de un todo de mayor calado. Ya en esta administraci贸n federal, por ejemplo, existen graves se帽alamientos de corrupci贸n en contra de funcionarios y dependencias estatales y federales, que actuaron indebidamente en las acciones de reconstrucci贸n de amplias zonas de Acapulco que resultaron da帽adas por las inundaciones en el a帽o 2013.

Esa historia se ha repetido casi de manera constante frente a otras contingencias. Y por esa raz贸n, independientemente del contexto particular de Oaxaca, existe hoy la exigencia de que el proceso de reconstrucci贸n y otorgamiento de apoyos a los damnificados, no quede en el marco de la discrecionalidad para el gobierno y tampoco quede al arbitrio de quienes f谩cilmente podr铆an convertir esa ayuda en un objeto de la manipulaci贸n. Por eso es muy importante, primero la prudencia entre todos los funcionarios involucrados; y segundo, en hacer eco de fondo a los llamados concretos de ciudadanizar el proceso de reconstrucci贸n de las zonas devastadas.

PASOS DETERMINANTES

Una medida importante de prudencia que han tomado la gran mayor铆a de los funcionarios del gobierno estatal frente a la tragedia del Istmo de Tehuantepec, ha sido su repliegue a favor del Gobernador. Ante una situaci贸n de tal magnitud ha habido importantes muestras de cautela entre la mayor铆a de los funcionarios que est谩n presentes en el Istmo, pero sin incidir en otros temas que no sean los institucionales que tienen encargados. As铆, por ejemplo, en el otorgamiento de ayuda humanitaria han abonado a la actuaci贸n de las fuerzas armadas; y ahora deben hacer lo mismo para el proceso de reconstrucci贸n, que se debe hacer con mucha prudencia de la mano de la ciudadan铆a afectada.

En esa l贸gica, una medida que ser谩 fundamental es la que han planteado diversas voces respecto a la conformaci贸n de un Consejo Ciudadano que supervise las labores de entrega de recursos y materiales para la edificaci贸n de las nuevas casas en las zonas afectadas, y que incida en la planeaci贸n de lo que bien podr谩n ser nuevas ciudades construidas en las zonas devastadas.

En ello, si de verdad tienen voluntad de llevar a cabo un proceso legitimado y consensado de reconstrucci贸n supervisado por la ciudadan铆a pero adem谩s con viabilidad t茅cnica, los tres 贸rdenes de gobierno deber谩n abandonar los lugares comunes de que sean los mecenas culturales de Oaxaca 鈥攅l artista pl谩stico Francisco Toledo, el fil谩ntropo Alfredo Harp, cantantes o personajes de la vida cultural o social de la entidad鈥 quienes integren o encabecen esos esfuerzos, para darle paso a la verdadera ciudadan铆a interesada en el tema y con capacidades t茅cnicas y profesionales para darle valor a dicho proceso.

En esa l贸gica, se necesitan ciudadanos capaces de influir en las decisiones que vayan tomando los 贸rdenes de gobierno respecto a las tareas de reconstrucci贸n; que vigilen que los recursos econ贸micos y materiales destinados para ello, lleguen 铆ntegros a sus destinatarios finales y al margen de cualquier forma de cooptaci贸n o condicionamiento pol铆tico; deben vigilar, adem谩s, que todos los funcionarios involucrados act煤en dentro de un marco definido de funciones para evitar que el trabajo se convierta impl铆citamente en proselitismo pol铆tico.

Y, sobre todo, a esos ciudadanos los deben respaldar otros ciudadanos desde la sociedad civil para tener la capacidad de se帽alar, de denunciar y de hacer eco sobre los aciertos y errores que se cometan en ese proceso. Al final, el mayor activo y la mayor fuerza de un Consejo Ciudadano 鈥攁l margen de su denominaci贸n鈥 surge de su capacidad de hacer p煤blicas las situaciones, y de contar con el respaldo de la ciudadan铆a como eje de su fuerza y legitimidad moral.

APROVECHAR EL ESCRUTINIO

Al final, nadie pone en duda que todos los funcionarios involucrados hagan su trabajo cabalmente. Sin embargo, hay tantas experiencias amargas y tantos malos augurios y antecedentes entre la gente, que la decisi贸n m谩s sensata que podr铆a tomar el gobierno en el umbral de la reconstrucci贸n, es abrir anticipadamente sus procesos al mayor escrutinio ciudadano posible. Ganar铆a mucho m谩s, en el mediano y largo plazo, que con la intenci贸n de aprovechar la posible disposici贸n de pesos y centavos que, al final, deben llegar a los damnificados.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

CONTRAFUEGO || Entre Hitler y Milei

Aurelio Ramos M茅ndez Si alguna duda persist铆a respecto al perfil...

Concluye el Conversatorio 鈥溌縋ara qu茅 sirve el periodismo 2023?鈥

Se capacitar谩n periodistas en innovaci贸n, emprendimientos y salud mental   El periodismo oaxaque帽o...

Ofrece gobierno de Oaxaca mayores est铆mulos para el deporte oaxaque帽o

Durante la convivencia con las y los galardonados con el...

CONTRAFUEGO || Medios, p贸lvora mojada

Aurelio Ramos M茅ndez El presidente L贸pez Obrador les asest贸 merecidos...