Anticiudadanos


Carlos R. Aguilar Jiménez.

“Amigos y nadie más…el resto, la selva”, dice la letra de una canción famosa de Alberto Cortez, porque así es la vida social; quizá las únicas personas que se comportan ética y honestamente con alguien sean los amigos, porque las amistades cuestan; para tener un amigo de verdad se debe cultivar ese afecto con un excelente comportamiento, solidaridad, apoyo y respeto mutuos, y si no es así, los amigos se alejan y se quedan únicamente los cuates, conocidos, compañeros de trabajo, cómplices, coautores o encubridores, que cuando se hace algo ilícito como robar gasolina o lo que sea hurten, lejos de alejarse, son participes como delincuentes o criminales.

“Fábrica de delincuentes” es el titulo de uno de los libros de mi hermano el psiquiatra Deimos Aguilar Jiménez, en el que de manera precisa y con conocimiento profesional, señala las causas por qué la sociedad mexicana es corrupta y capaz de cometer cualquier delito. Dice así uno de los capítulos: “No cabe duda que tenemos el primer lugar en crimen, medalla de oro, porque en México sí se fabrican y preparan buenos delincuentes, homicidas y criminales, porque México es un excelente caldo de cultivo para que se desarrollen excelentes criminales. Y como ejemplo, los altos niveles de secuestro, donde según estadísticas…” Y sigue con una serie de explicaciones que nos hacen después de reflexionar, entender que la mayoría de mexicanos no son gente buena, son anti ciudadanos, individuos inhumanos que impunemente roban combustibles, saquean tiendas departamentales, desvalijan camionetas de reparto, como ejemplo, los de alumnos de las escuelas normales, los profes de la Secta 22 y, las familias de los delincuentes que murieron calcinados o quedaron gravemente quemados cuando explotó y se incendió la gasolina que robaban de un ducto que habían perforado, siendo lo más lamentable y revelador respecto de la baja calidad moral de los mexicanos, la selva dice Cortés, que mamás y papás, abuelas, hermanos, hijos, sobrinos, nietos, parientes y amigos, todos sean delincuentes, rateros, desvergonzados que, no obstante saben que todo su pueblo o municipio es de delincuentes, aún se puedan mirar a los ojos y seguir su vida como si fueran personas decentes u honestas. Es inconcebible que, en todos los trayectos de oleoductos, casi todos los habitantes de los pueblos roben gasolina sin remordimiento, sin culpa, porque son delincuentes, aunque digan que lo hacen por necesidad, porque no tienen empleo o lo que sea. Incluso la ignorancia no es atenuante frente a los ladrones o criminales. Anti ciudadanos o inhumanos son aquellos que carecen de sentimientos de culpa, no tienen empatía y utilizan su inteligencia para delinquir, pasan por encima de quien sea, sin importarles si se trata de sus padres, hermanos familiares o amigos, mienten y se les hace fácil robar dinero o gasolina…después pueden secuestrar, violar O asesinar, porque en impunidad, como hasta el momento, no hay detenidos ni arrestados, no obstante sabemos que  los habitantes de esos pueblos son delincuentes, incluidos todos los parientes, hasta las mamás, como encubridores, cómplices de ladrones, producto de la Fabrica de delincuentes que es México, incluidos especialmente los políticos…

Educación y ciencia municipal


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Entendiendo que la educación es el desarrollo de las capacidades, actitudes o formas de comportamiento, incluida la adquisición y enseñanza de conocimientos como resultado de la cultura o instrucción; y que educar es encaminar el proceso del aprendizaje en las personas para promover determinadas reacciones, hábitos o actitudes deseadas por el educador o por las instituciones, en Oaxaca de Juárez, la administración municipal que preside el Lic. Oswaldo García J. considerando es fundamenta sus habitantes, especialmente niños y jóvenes se interesen por la educación e involucren en procesos creativos e innovadores, derivados principalmente de la científica y tecnológica, nombró atinadamente al Maestro José Ramón Ramírez Peña, Subdirector de Educación Ciencia y Tecnología Municipal, seguro de que su desempeño profesional destacado en otros cargos y funciones, repercutirá positivamente durante este trienio.

Oaxaca de Juárez, ciudad que se caracteriza por su esencia cultural, primariamente artística, folclórica, arqueológica o  política, no se distingue en el ámbito científico, educativo ni tecnológico, en principio porque a las familias que son las que realmente educan y los estudiantes que asimilan conocimientos no se les ha sabido educar para que piensen, reflexionen, duden y refuten, viviendo en un contexto social educativo esencialmente humanista y social, ajeno a la física, matemáticas, química o astronomía, disciplinas científicas que son cimiento de la ciencia y tecnología moderna, que todos de un modo u otro utilizamos a diario en dispositivos digitales o electrónicos, desde el teléfono inteligente, a veces más que sus dueños, hasta las computadoras, telecomunicaciones y miles de aplicaciones de software, de las que el usuario poco o nada entiende aunque sepa utilizar bien, siendo así que si bien la función principal de la educación compete al IEEPO, universidades y todas las escuelas, también debe ser parte importante del compromiso de todos, como el H. Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez, institución que a través de la Dirección de Desarrollo Humano y la Subdirección de Educación, Ciencia y Tecnología, tienen responsabilidad, en la medida de sus alcances y posibilidades, incrementar lo que se pueda hacer en pro de la educación científica como parte fundamental del Desarrollo Humano, porque es un hecho irrefutable que, no obstante se pueda disfrutar estéticamente de la contemplación de la naturaleza o creaciones humanas, lo cierto es que, si además se entiende, por ejemplo un arcoíris, que per se es espectacular, si lo vemos también con conocimiento científico entendiendo teoría de los colores, principios de refracción, espectroscopía, electromagnetismo o dispersión de longitudes y ondas, el gozo es mayor y el bienestar pleno, así que la designación del master José Ramón Ramírez Peña como subdirector de Educación, Ciencia y Tecnología es acertada y promete ser positiva en virtud de su profesionalismo, sensibilidad y capacidad de asombro, actitudes que sin duda repercutirán en el éxito de lo que el mismo reconoce como Cuarta Transformación en el Municipio de Oaxaca de Juárez. Que así sea.   

Yalitza Aparicio logra lo que parecía imposible


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Hace quizá un mes, que Alfonso Cuarón, recorría un camino sinuoso con los complejos cinematográficos hegemónicos en nuestro país, convenciéndoles que proyectaran su más reciente trabajo: “Roma”.

Parecía que el aclamado director, pedía un favor y atentaba contra los grandes emporios que se negaron a exhibirla por las condiciones que Netflix, productora de la cinta, ponía para que tenerla en las salas. Aún con eso, los pocos lugares donde se consiguió proyectarla sobrellevaron una sobre demanda de entradas, pues la gente se volcaba por ver lo que retrataba en su trabajo más introspectivo.

En esos meses, recuerdo que en mi cuenta de Twitter (@iorcuevas), escribí que con “Roma”, México podía obtener su primer Oscar a Mejor Película en idioma extranjero y su segundo Globo de Oro en esa misma categoría (vaticinio cumplido). En ese mismo hilo, también hacía yo, una especie de carta a los Reyes Magos, donde deseaba y pedía clamorosamente que Yalitza Aparicio fuera nominada a un premio de la Academia por su interpretación de Cleo, la nana protagonista de la cinta; también más o menos escribí lo mismo sobre Marina de Tavira, pensando en que se quedaría en deseos, aunque muchos expertos en cine y críticos, no veían nada descabellado que por lo menos Marina, sí fuera nominada. Todavía me atreví a escribir: “guarden este tweet”.

Así que el martes por la mañana, desde antes de las 7:00, estaba yo muy al pendiente del anuncio de las nominaciones al Oscar y ¡oh sorpresa!, “Roma” resultó que competirá en 10 categorías entre las que destacan: Mejor Película; Mejor director (Alfonso Cuarón); Mejor Actriz (Yalitza Aparicio); Mejor Actriz de Reparto (Marina de Tavira); Mejor Guión Original, Mejor Fotografía y Mejor Diseño de Producción, entre otras, convirtiéndose así en la película en español con más nominaciones en la historia de los Premios de la Academia.

La gran sorpresa fue sin duda la nominación de la oriunda de Tlaxiaco, Yalitza Aparicio, una mujer que habla mixteco y que no tiene formación en arte dramático, sino que estudiaba para ser educadora.  La mujer fue duramente criticada por su aspecto; porque se atrevió a impactarnos con su actuación, una chica que nada tiene qué ver con el estereotipo que vemos en el cine, aunque interpreten a empleadas domésticas. Una muchacha que conquistó al mundo (literal, ¡al mundo!) con su interpretación llena de fuerza e inocencia; llena de matices sin dejar de ser natural; llena de verdad y fuera de convencionalismos; llena de una potencia como pocas veces se ha visto en el séptimo arte; llena de triunfo y de ángel y además, callándole la boca a todos quienes criticaron su persona y no su trabajo.

Así, la oaxaqueña hoy logra competir en la misma categoría en la que estarán nada menos que la maestra Glenn Close (la gran favorita); Lady Gaga y Melissa McCarthy. En efecto, no la tiene nada fácil. Sin embargo, lograr estar dentro de ese selecto grupo de actrices y más, estar dentro de esa categoría sin ser una película producida por cualquier gran estudio de Hollywood, es ya un logro colosal que hay que reconocer.

El martes, Yalitza tapó bocas. El martes, el mundo volteó a verla de nuevo y a ser tendencia a nivel internacional; logro lo imposible; y aunque se enoje Patricia Reyes Spíndola (por cierto, también nacida en Tlaxiaco, Oaxaca), creo que hay Yalitza para rato pues a pesar de no ser actriz de escuela, tiene un talento natural que sin duda, tiene que ser aprovechado por cualquier cineasta. Así que el 24 de febrero próximo, estoy seguro, que todo México, todo Oaxaca y todo Tlaxiaco, estaremos tomados de la mano, deseándole lo mejor a quien que logró lo que parecía, no pasaría. Estamos orgullosos de ella. ¡Vamos Yalitza!

Cultura y turismo municipal


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Entendiendo la Cultura, con mayúscula, como el desarrollo intelectual y el impulso artístico de los pueblos en relación con el conjunto de elementos de índole material, espiritual o intangible, organizados coherente y lógicamente en los que se incluyen los conocimientos, tradiciones, historia, ciencia, artes, arqueología y astronomía, además de los derechos y obligaciones de cada ciudadano, incluidas las usanzas y costumbres adquiridas por los hombres y mujeres de una determinada región o ciudad en su calidad de miembros de la sociedad, y en este caso de los habitantes del municipio de Oaxaca de Juárez, la decisión del C. Presidente Municipal Oswaldo García J. de nombrar a la Lic. Gloria Martínez López, como Directora de Cultura y Turismo Municipal, es un acierto ante la perspectiva y correlación entre su disposición a cumplir profesional y responsablemente con su alto cargo y su destreza para atender amable y pertinentemente los asuntos que a diario se presentan.

Oaxaca de Juárez es ciudad eminentemente Cultural y Turística, reconocida no únicamente por sus habitantes y visitantes, sino por la UNESCO al nombrarla Patrimonio Cultural de la Humanidad, así que más allá de obligaciones, responsabilidad y compromisos que tenga el gobierno del estado en los mismos temas, lo cierto es que para el municipio de Oaxaca de Juárez, dos dependencias o actividades: Cultura y Turismo, son las más importantes y trascendentes, porque de ellas depende la economía, patrimonio y estabilidad social al ser fuentes primordiales de ingresos de decenas de miles de empleados y trabajadores que dependen directamente de los gastos que se realizan en restaurantes, hoteles, galerías, museos, teatros, conciertos, espectáculos, taxis, mercaderes, mezcaleros y artesanos, en relación con todas actividades culturales que caracterizan a Oaxaca como una de las ciudades más atractivas de Latinoamérica, siendo así que la Dirección de Cultura y Turismo Municipal con sus respectivas subdirecciones y colaboradores es determinante para el éxito y trascendencia de esta administración, y para los habitantes de la ciudad, porque se pueden tener buenos o malos servicios públicos, relativa inseguridad, pésimo transporte y muchos otras penalidades que tenemos que padecer quienes aquí vivimos, pero que no sufren los turistas, porque en su estancia disfrutan de todo lo que es la Cultura de Oaxaca, desde su emblemática arquitectura hasta la presentación de la Leyenda Donají, Guelaguetza, Noche de Rábanos, Noche de las Estrellas e incluso la conmemoración de Muertos y todo lo que organiza Turismo y Cultura, que será ahora más eficiente, amigable y significativa, al trabajar todos con entusiasmo siguiendo el ejemplo de compromiso y esmero de la Directora de Cultura y Trismo, la Lic. Gloria López Martínez, atinado nombramiento que comienza a mostrarse como una promesa de la llamada Cuarta Transformación a cumplirse en Oaxaca de Juárez.    

Nuevas autoridades


Carlos R. Aguilar Jiménez.

A nivel institucional, federal e incluso municipal, en el país tenemos nuevas autoridades, desde el presidente de México, AMLO, quien apenas hace mes y medio asumió el poder y obtuvo autoridad total, hasta el más sencillo director o cualquier jefe menor de área o departamento, de los que se deben diferenciar quienes fueron nombrados por elección o votación popular, y los que resultaron preferidos entre cuates para ocupar los cargos de confianza, que como nuevas autoridades, en todos los niveles de gobierno ocuparan durante los próximos períodos de tiempo oficiales sus cargos, siendo entretanto, responsables de la administración de los poderes institucionales y del dinero público, por lo que se supone deben ser autoridades responsables, éticas y profesionales.

De las diferentes nuevas autoridades que ahora gobiernan, se espera que la más responsable sea la que uno eligió, siendo así  corresponsabilidad entre el votante y elegido como autoridad , de la que si algo o todo sale mal será culpa de ambos y no nos debemos quejar, porque nosotros elegimos la autoridad, no obstante, si se trata de una que no votamos, que fue asignada o impuesta, entonces si podemos reclamar y exigir resultados, porque en México la mayoría de autoridades en todas las instituciones no llegan a ocupar el cargo de autoridad por méritos, virtudes o cualidades, sino por nepotismo, amiguismo, compadrazgo, recomendaciones, influencias, compromisos políticos o alianzas en la que se nombra a amigos leales como  cómplices; subordinados que no protesten, que nunca digan la verdad al jefe, sino siempre lo que le deje contento y eleve su pobre autoestima.

Toda figura de autoridad, potestad o mando debe ser una persona con madurez, criterio, conocimiento del contexto donde se desempeña, ser justo, estar siempre presente, no debe tener prejuicios, tiene que ser probo y respetuoso, saber reconocer errores, ordenar con el ejemplo, establecer reglas claras de trabajo, estar dispuesto a disculparse, jamás amenazar, nunca utilizar la ironía y sobre todo, entender que su nombramiento como autoridad es efímero y todo se paga, así que, si de momento tiene autoridad y el puesto se le sube a la cabeza, creyendo que es superior a los demás, comportándose soberbio, despótico y arrogante, será entonces una autoridad cómplice de la corrupción, despreciando cualquier opinión, propuesta o sugerencia que se le haga, porque creyendo que siempre será autoridad, supondrá equivocadamente que su voz es ley, convirtiéndose en autócrata, no obstante, si la autoridad trasciende que no es más que un servidor público, su desempeño será ejemplar, de estadista y no de político corrupto como sucedió hasta el año pasado, por supuesto, siempre con escepticismo, porque las nuevas autoridades apenas comenzaron a gobernar y aún no es tiempo para hacer juicios con prejuicios respecto de las nuevas autoridades de México y Oaxaca de Juárez, de quienes los ciudadanos esperamos sean probos, íntegros, honestos y dignos gobernantes, obviamente sabiendo que nada es para siempre y perennemente se regresa a lo que pudo ser y no fue.   

Un grande que se va


Ismael Ortiz Romero Cuevas

El pasado viernes 11 de enero, nos enteramos de la triste noticia que el gran Fernando Luján, había muerto. Un actor que dejó mucho en el entretenimiento mexicano y que su versatilidad, lo hizo triunfar en teatro, cine y televisión.

Fernando Luján tuvo una amplia trayectoria de éxitos y una habilidad nata para conectar de manera instantánea con el público. En el teatro por ejemplo, fue uno de los grandes intérpretes de la puesta “El avaro” de Moliere en nuestro país, con una actuación sin igual de Hapargón. Asimismo, encarnó a Pablo Penáguilas en la puesta en escena “Marianela”, de Benito Pérez Galdós en teatro universitario en los años cuarentas.

Su participación en televisión también fue casi hasta sus últimos días, además de que actuó en telenovelas emblemáticas en nuestro país y con éxito internacional como “Los ricos también lloran”; “Cadenas de amargura” y “Mirada de Mujer”, actividad que le consagró a nivel nacional e internacional y le valió el reconocimiento como Primer Actor, pues además en ese medio hizo comedia y drama de manera magistral.

Pero ante todo, permítanme estimados lectores recordar una anécdota. Un día, allá por el año 2002 más o menos cuando yo trabajaba en un diario de circulación local, que recibí una llamada de la oficina de Prensa y Relaciones Públicas de Televisión Azteca, donde me pedían, agendara una entrevista con Fernando Luján para el día siguiente, ya que se encontraba promocionando una película llamada “Primer y último amor”. Por ser reportero en ese entonces, tenía algunos contactos con las oficinas de prensa de las televisoras; sobre todo porque los realitys estaban muy de moda en esos años; y mientras mi cotidianidad y mi costumbre era entrevistar a los chicos salidos de “La academia” o “Big Brother”, nunca me imaginé que el primer actor hubiera querido dar una entrevista a un medio local, y menos a uno de Oaxaca. Así, al día siguiente, a la hora acordada, sonó el teléfono de la redacción y era justo la llamada proveniente de Televisión Azteca. El señor, sin ningún intermediario me saludó, situación que me sorprendió, pues generalmente aquellas celebridades siempre requieren de un intermediario que los comunique con quien hablan y más, tratándose de una entrevista de trabajo. El señor Luján no. Contesté y era su inconfundible voz la que estaba directo del otro lado de la línea:

–¡Señor Luján! – dije sorprendido.

–Sí, soy yo – me dijo.

–Nunca pensé que fuera usted de manera directa quien me estaría llamando por teléfono. De hecho, pensé que hablaría con alguien de la oficina de prensa para que me mandara material e información sobre su película. Pero esto, de verdad que es una muy grata sorpresa – le dije.

–¿Para qué usar intercesores? si quien necesita hoy, de ustedes la prensa, soy yo y quiero que invites a tus lectores a ver la película que acabo de hacer que es maravillosa – sostuvo el primer actor.  

Y así conseguí una de las entrevistas más entrañables que tuve en mi paso como reportero, y más, porque unos pocos años antes me había conmovido de sobremanera con su interpretación de El Coronel, en “El coronel no tiene quien le escriba” de Gabriel García Márquez y que dirigió Arturo Ripstein en 1999. Luján, siempre simpático; siempre experto; siempre amable, pero sobre todo sociable sostuvo una conversación conmigo con motivo de “Primer y último amor” por más de media hora, habló de la dirección, de su personaje, de los personajes, de las locaciones y lo que para él significaba el amor, pues me contaba, había estado con su esposa (la también actriz Martha Mariana Castro), por casi 15 años.

Ya para terminar la entrevista, le pregunté:

–¿Por qué eligió específicamente un medio de Oaxaca para dar una entrevista?

–Porque amo Oaxaca, porque mi tercera tierra es Puerto Escondido y yo sé que así, mediante el periódico donde trabajas, la gente sentirá que es una invitación más directa para que no se pierdan mi nueva película – Finalizó.

Y cuando nos enteramos que había dejado este mundo en Puerto Escondido, supe que como todo grande, como todo gran talento, como todo hombre que hace del arte su oficio, se fue en donde más le gustaba estar: en Puerto Escondido; en Oaxaca. Y pensé en aquella frase que le dice Lola, la esposa del Coronel encarnada por Marisa Paredes, justamente porque el día que Luján dejó este mundo fue viernes, día en que El Coronel visitaba la oficina de correos para ver si la pensión había llegado. No fue casualidad: “Es viernes. Te toca”.