Delincuencia flagela


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Delincuencia común flagela a oaxaqueños. Desde hace años y especialmente hace días para no hacer recapitulación de delitos que a diario se cometen en Oaxaca, ocurrieron cuatro asaltos en un solo día, una persona herida de bala y un botín de medio millón de pesos sin un solo detenido. El primer atraco fue en la colonia reforma y …muchos otros donde quiera que a uno se le ocurra, que no son denunciados, porque nadie en juicio está dispuesto a que después de ser víctima luego tenga que pasar por la humillación, mal trato, ineptitud e indolencia del MP o delegaciones de policía, especialmente la municipal, donde los topiles son de mínimo nivel escolar, pobrísimo salario, amenazas de Derechos Inhumanos si tratan descortésmente a delincuentes y ninguna posibilidad de investigación criminalística, pesquisas e indagación pericial o científica para buscar y castigar a delincuentes, así que entre ignorancia, torpeza e ineptitud y especialmente la protección que ofrece Derechos In-Humanos- a delincuentes, desde los más elementales raterillos, carteristas, cristaleros y crimen organizado en mafias, ya sea el sindicato de la CTM, de la UABJO, Gestapo 22 del magisterio e incluso resentidos y líderes sociales, la delincuencia es libre de actuar impunemente en Oaxaca, porque están seguros nunca serán identificados y castigados, porque incluso capturados en flagrancia, saben serán liberados porque no habrá denuncia formal debido a la pésima y nefasta atención de los policías, quienes preferirán siempre, en caso de verse involucrados en un delito, disparar al aire o hacerse desentendidos antes que cumplir con su supuesto deber, sabiendo que si lastiman a algún delincuente serán detenidos, destituidos de su cargo y después despedidos del trabajo, 

A diferencia de Oaxaca y en todo México, en EU o Europa, el estatus y respeto social a policías es básico y nadie puede ultrajar, intimidar o despreciar, porque su protocolo de acción legal establece informar los derechos de cada quien, advertir que todo lo que se diga podría ser usado en contra, someter y esposar para llevar al probable delincuente ante un juez donde será defendido por un abogado de oficio para luego ser liberado o condenado, sin que los agentes policiacos sean sujetos a castigos por cumplir con su trabajo defendiendo a víctimas. En Oaxaca como todos hemos experimentado, en principio somos para los póngidos del cuerpo policiaco: delincuentes, porque comenzando son sus operativos donde asaltan, actúan con rencor social y animadversión derivada del enojo que les causa saber hay gente feliz y no como los policías que fueron hijos no deseados, sin educación digna, paupérrima instrucción escolar y deplorable calidad de vida, así que entre su rencor, desprestigio y descredito, jamás investigarán delitos, nunca buscarán culpables y tampoco se involucraran en pesquisas porque estarían fuera de su turno, no tendrían recursos, autorizaciones y todo el papeleo que representaría hacerlo, impide investiguen delitos, en una dinámica en la que mientras más gente haya y crezca la corrupción policiaca, la delincuencia seguirá flagelando a oaxaqueños, mientras los topiles están pegados a su teléfono o asaltado a parejas en el cerro del fortín.