Monopolio de vacunas


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Gracias a los países donde se privilegia la ciencia y cuentan con instituciones oficiales y privadas apoyadas económicamente por sus gobiernos donde los científicos se dedican con recursos a investigar e inventar, desarrollando todo tipo de equipos, aparatos, instrumentos y fármacos, es que hoy la humanidad cuenta con vacunas para inmunizar a la población del covid, que ahora además de servir para salvar a millones de potenciales muertos, hará que su venta ingrese a finanzas de las empresas fabricantes grandes cantidades de dinero y lo mismo a sus países que mejoraran la calidad de vida de las empresas farmacéuticas inventoras y de los ciudadanos de esos países donde se apoya la ciencia, inversionistas, comerciantes y empresarios, satanizados en México como neoliberales.

Las vacunas existen, se inventaron y los gobiernos comienzan a distribuirlas y aplicarlas, primero, obviamente en las naciones que las crearon: Rusia, China, Inglaterra, E.U y Alemania y lo que se pueda a países tercermundistas como México donde su gobierno considera a la ciencia como actividad neoliberal capitalista, que confía más en la Morena que en la ciencia. Ya están disponibles las vacunas y en función del altruismo y negocio los fabricantes la venden a costos muy bajos, recuperando lo invertido con cierta ganancia, como debe ser, porque su trabajo, esfuerzo y gastos fueron altos, no hay nada gratis, así que una vez los gobiernos con sus contratos obtengan lo que compraron, de forma simultánea los fabricantes le pueden vender a quien quiera comprar la vacuna y, si hay quien esta dispuesto a pagar cientos o miles por una vacuna o más vacunas, que así sea, porque así es la competencia y el mercado de economías libres. Hasta el momento el gobierno de México ha optado por monopolizar la distribución, dependiendo todos de las decisiones oficiales y preferencias que en justa decisión privilegia a médicos de la primera línea y trabajadores del sector salud, para seguir con adultos mayores y así hasta 18 años, quienes serán vacunados, por las mínimas cantidades que llegan, hasta finales del año próximo, por lo que sería también importante y valioso que el gobierno autorice que los particulares vendan vacunas y que apoye la importación y traslados a todo el país, donde gente que tiene poder adquisitivo o sin él pero que valora plenamente su vida, decida comprar su vacuna al precio que determinen la oferta y demanda, siguiendo desde luego, la distribución oficial gratuita. Hasta el momento el monopolio del gobierno no ha permitido que los gobernadores compren vacunas, centralizando autocráticamente su distribución utilizando al ejercito que de eso no sabe nada; no como en E.U. por ejemplo, donde una firma privada con experiencia y reconocimiento, McKesso, que a subcontratado a otras distribuidoras la distribuye eficazmente, mientras en México no porque el gobierno supone que las empresas distribuidoras de medicamentos, como dijo en su oportunidad, son corruptos negocios neoliberales de farmacéuticas transnacionales que la 4T debe exterminar. Esperemos pronto haya también vacunas a la venta para quien las pueda pagar y salvar así miles de vidas más que no deben esperar a la muerte haciendo fila y esperando.

Finaliza funesto 2020


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Si para mal en el transcurso de la historia la humanidad ha sufrido todo tipo de epidemias con devastadoras consecuencias, siendo famosa la de peste bubónica que como consecuencia dio origen al Renacimiento y también la que sufrieron nuestros antepasados por la viruela traída por españoles, lo cierto es que ninguna de estas epidemias –porque fueron relativamente locales–, tuvieron el efecto devastador global del covid-19 que en el planeta ha causado la muerte de millones y decenas de miles que sufrieron, sufren y sufrirán dolencias, afortunadamente la mayoría sin fallecer, convirtiendo al 2020 en el año más funesto y nefasto, únicamente superado por los muertos y daños causados por la primera y segunda guerra mundiales.

Termina 2020 y a diferencia de los años anteriores en que como rutina o tradición deseábamos un feliz año lleno de prosperidad y éxitos, al terminar este año y década, gracias a la ciencia que en tiempo récord inventó la vacuna contra el covid y que luego inocule a la población, para mediados del año próximo habrá terminado por fin esta pesadilla, prometiendo 2021 ser quizá también inicio de la Nueva Era, como fue el Renacimiento en su tiempo al terminar con la Edad Media y comenzar la Era de la Ciencia que con el descubrimiento de textos científicos antiguos que se encontraban guardados en Constantinopla se impulsa la invención de la imprenta que democratiza el conocimiento a través de los libros, siendo también importantes en este periodo los descubrimientos geográficos, siendo una de las disciplinas científicas que más se desarrolló la astronomía gracias a la publicación de la teoría heliocéntrica de Copérnico, las leyes de Kepler y los experimentos de Galileo comenzando ese proceso de pensamiento científico en el que lo que se buscaba no era vivir mejor en otra vida, el Cielo, el habitáculo de Dios y su elegidos o lo que sea han inventado las religiones para convencer a la gente crea en sus dogmas, sino para vivir mejor en esta vida que es la única que tenemos, porque vida después de muertos, no existe evidencia o prueba alguna exista, así que al iniciar 2021 es probable que por fin la humanidad se de cuenta de la importancia y valor de la ciencia y su método para resolver problemas y mejorar la calidad de vida, reivindicando el trabajo de científicos, investigadores, exploradores y de todos aquellos que han inventado, además de todos los satisfactores que a diario utilizamos, en especial los fármacos, medicamentos, anestesias, vitaminas y muchas sustancias sintéticas, además de las vacunas nos han librado de todo mal, aumentando el promedio de vida casi hasta 80 años gracias al trabajo de científicos que no creen en milagros o prodigios divinos, sino en la validez del estudio, trabajo, compromiso y ética de la ciencia al someter todo lo que hacen a la falsación y refutación, no a la fe, creencias divinas o dogmas o pedimentos que en esta pandemia no han servido para nada.  Alabada sea la ciencia médica y su resultado: La vacuna contra el covid. En 2021 pongamos sobre las estrellas a los médicos y a todo el personal de salud y reclamemos o demandemos a los dioses que no hicieron nada por acabar con el mal.

No es milagro, es ciencia


Carlos R. Aguilar Jiménez.

“Tener la vacuna contra el covid-19 es un milagro: El presidente afirmó que el acontecimiento de la llegada es para tener fe en el porvenir. “Es decir, no darnos por vencidos, nuestro pueblo siempre ha resistido calamidades porque tiene mucha fortaleza, sobre todo mucha fortaleza espiritual” Y si bien es cierto que los mexicanos aguantamos las calamidades que hemos sufrido, no se pueden comparar con las que han padecido judíos, negros o europeos durante la primera y segunda guerra mundiales, especialmente las causadas por los nazis, pero más allá de las calamidades que hayan sufrido pueblos enteros, la invención de la vacuna no es un milagro, no se trata de un prodigio sobrenatural, sino que es el resultado de la investigación científica y la dedicación profesional de especialistas de universidades, instituciones de salud y laboratorios farmacéuticos que cuentan con el apoyo de sus gobiernos y sociedad, no como en México donde el presidente recortó presupuestos de instituciones de investigación científica y considera a la ciencia una práctica neoliberal, capitalista y maligna, porque va contra la fe y espiritualidad.

No sirven para nada estampas con imágenes religiosas, no funciona el agua bendita, es mejor el gel desinfectante, tampoco funcionan los rezos, pedimentos, oraciones o peregrinaciones; lo que sirve será la vacunación masiva, demostrándose la validez y eficacia de los medicamentos inventados por la ciencia que opera en base al trabajo, dedicación, esfuerzo, teorías, hipótesis, conjeturas y refutaciones, hasta que se demuestra objetiva y experimentalmente  cualquier descubrimiento o invento, como las vacunas recién inventadas que todos deseamos se nos apliquen para evitar morir o enfermar. La mayoría de mexicanos son como el presidente: religiosos, fundamentalistas, místicos, devotos, guadalupanos y marianos que creen en seres sobrenaturales y poderes divinos a los que se puede invocar por mediación  de la virgen ante su Hijo o por la intervención de un santo, mártir o patrono de pueblo, suponiendo que así se violaran las leyes de la naturaleza y el curso normal de los acontecimientos del universo para que se cumpla un capricho o pedimiento, ofreciendo a cambio algún sacrificio, acciones que en esta pandemia no han servido de nada ni en las anteriores, porque incluso los sacerdotes y el Papa están esperando sean vacunados por científicos, sabiendo que sus oraciones no han servido para nada, excepto que supongan perversamente fue Dios el que inspiró a los inventores de la vacuna, porque así es la mayoría, el médico los salva mediante sus conocimientos científicos y teorías que antes y ahora siguen siendo condenadas por la iglesia, y en lugar de agradecer al personal médico, salen del hospital a agradecer a Dios, ese Dios que en esta pandemia se escondió para evitar el reclamo que deberían hacer los familiares que perdieron hijos, padres, hermanos o amigos.  Debemos hoy agradecer sinceramente a la ciencia y a los médicos, no a entes sobrenaturales o deidades de dudosa reputación que en esta pandemia han demostrado su inutilidad o malignidad.     

Alianzas vemos, intensiones no sabemos


Nematini Vladimir Acevedo Silva

La llamada alianza #VaPorMéxico, el cual se encuentra conformado por los partidos PRI-PAN-PRD la cual se hizo de manera pública en días pasados, no sorprendió a nadie, al contrario, termino de reafirmar lo que la población en general sabia desde hace años atrás.

Esta situación ya se había visto en un primer momento desde el infame “Pacto por México”, mediante la cual se impulsaron diversas reformas constitucionales en diversos rubros, mismos que pretendían Mover a México. Pero que, hasta la fecha, sirvieron para beneficiar a algunos cuantos lideres aliancistas, los cuales hoy desean restaurar al México del pasado.

Pero no fue ese el único momento en el cual se nos había advertido de dicha alianza, ya desde el #SíPorMéxico se veía la conformación de tan rara unión. Claro, con la diferencia que esta se encontraba patrocinada por la iniciativa privada.

Sin embargo, esta coalición presume que son la única opción de combatir a la llamada “Cuarta transformación”. Se quieren erigir como los nuevos mesías que salvarán a México.

Sus líderes han decidido dejar aún lado sus diferencias políticas e ideológicas, para poder dar paso a una extraña y bizarra “inclusión partidista” en la cual, la lucha es por y para retomar el poder. Extraña más aún esta decisión tomada por el PRD y el PAN, partidos de oposición que nacieron precisamente para combatir al partido tricolor que los persiguió y realizó fraudes electorales en contra de ellos.

Lo mismo ocurre también en el partido Morena, quienes hicieron aun lado sus principios partidistas y con el objetivo de mantener el poder que recién han obtenido, cerraron filas con partidos como el Partido Verde Ecologista de México, el cual desde su fundación solo ha servidor para prestar servidumbre al mejor postor.

Precisamente a consecuencia de tal servilismo, se han empezado a cerrar candidaturas a su favor, como lo es en el caso de Monterrey, en donde cabe la posibilidad de que Morena pueda ganar.

Dicha oferta que se nos presenta para las próximas elecciones a celebrarse en el 2021, no nos termina de convencer, ya que de un lado se encuentra la alianza que no cuenta con una agenda de trabajo en caso de ganar. Tan solo desean ganar y repartirse el poder.

Por otro lado, se encuentra el partido en el poder, mismo que no incluye mayores propuestas a las ya conocidas y que únicamente se escuda de ser el partido del presidente. Más no de los mexicanos.

Tal parece que esto diera motivos a que el electorado fuese a inclinarse con Movimiento Ciudadano, un partido que decidió desmarcarse de los primos hermanos #SíPorMéxico y el #VaPorMéxico, pero que al igual que estos, cuentan con políticos prepotentes, misóginos y que desconocen la realidad de México. 

La elegibilidad de las y los candidatos también serán esenciales para estas elecciones, ya que de ellas dependerá en gran medida por cual partido o alianzas, se definirán los votos. México requiere de nuevos liderazgos.

@NemasVa

Feliz Natividad


Carlos R. Aguilar Jiménez.

La celebración el 25 de diciembre, del nacimiento de Jesús en Belén, resulta tan cierto como el año en que nació. Desde que se estableció la religión cristiana como credo oficial de Roma, en diversas épocas se han propuesto otras fechas para esta festividad, que seguramente no ocurrió el 25 de diciembre porque se ha hecho notar que no pudo ser en diciembre ya que este mes es la estación más fría, de nieve, lluvia y fuertes vientos en la región de Judea, y por ello los pastores no tendrían sus rebaños a la intemperie como refiere el Evangelio.

Para las religiones anteriores al cristianismo, el 25 de diciembre era el solsticio de invierno, el día en que se confirma que luego de detenerse el sol en su camino hacia el sur, comienza a elevarse de nuevo en el cielo, y si bien este movimiento para los oaxaqueños que vivimos entre los trópicos no tiene mayor importancia, para quienes viven en latitudes nórdicas es de felicidad porque se anuncia terminara el hielo y pronto renacerá la vida en primavera porque los días cada vez son más largos, así que sabiendo esta situación de la mecánica celeste, los persas, egipcios, griegos, romanos, hindúes, incas, zapotecos y mexicanos entre otros pueblos antiguos, celebraban el 25 de diciembre el parto de la Reina de los Cielos, la Virgen Celestial, y el nacimiento de su hijo, el Dios Solar: Apolo, Tonatiuh, Ra, Dionisius o Baco a quien los griegos llamaban el Salvador, nació de una virgen el 25 de diciembre, lo mismo que Hércules y Adonis. Los egipcios no solo adoraban a una madre virgen, sino que representaban la efigie de su recién nacido acostado en un pesebre. Osiris fue también hijo de una virgen santa, siendo todas estas alegorías respecto de lo que representa el regreso del sol para los pueblos septentrionales, el hecho que luego de meses de noches muy largas, nevadas, hielo por todas partes y ninguna posibilidad de conseguir alimentos, el regreso del Sol rumo al ecuador, significaba que terminara la estación más hostil del año, por lo que se podían dar el lujo de comer algo de la despensa almacenada preparando una suculenta cena de Natividad sabiendo que unos meses el dios solar que renacía el 25 de diciembre volvería a calentar e iluminar la tierra y la vida surgiría, renacería una vez más. Nosotros en tiempos precristianos, al margen de esas creencias teníamos la nuestra venerando a Tonatiuh y celebrando también el solsticio, de la misma forma que hoy en la noche, la noche Buena y mañana Navidad, porque, de una forma u otra, del credo cristiano o prehispánico, lo importante es que todos celebramos la Noche Buena y Navidad o Solsticio, conviviendo, disfrutando y no cabiendo de contento con familiares, esta vez con las restricciones  debidas para evitar contagios de covid-19 y posibles muertes, así que FELIZ NAVIDAD a todos. 

Navidad con música (VI)


Ismael Ortiz Romero Cuevas

Ha llegado la Noche Buena. Una noche especial en el sentido que representa siempre, el poder reunirnos con la familia, de estar en casa con quienes más queremos y de abrazarnos. Este año ha sido diferente. Ha sido uno de los más duros en la historia moderna de la humanidad y del que debemos aprender muchas cosas y ante todo, entender que la salud es nuestro mayor tesoro, entender que las personas que están con nosotros son lo más valioso y apreciar nuestra casa y lo que hay en ella. Y para seguir celebrando, aquí les dejo la última parte de esta propuesta musical con la mejor música de esta temporada. 

16.- “It’s Not Christmas ‘Til You Come Home”

Artista: Norah Jones

Compositora: Sarah Oda

Álbum: Spotify Singles: Holiday (2017)

Discográfica: Blue Note Records / Spotify Studios

Desde 2016, el gigante de la música en ‘streaming’, Spotify, realiza grabaciones exclusivas para su plataforma con artistas enormes, canciones que son además, grabadas en los estudios propiedad de la misma empresa de distribución de música, ubicados en Nueva York. Así, en 2017 y para celebrar las fiestas de ese año, convocaron a la enorme Norah Jones para que grabara el ‘single’ “It’s Not Christmas ‘Til You Come Home” para la colección que llamaron “Spotify Singles: Holiday”, que ha representado un éxito en la plataforma y para la misma artista. El estilo inconfundible de Jones y la extraordinaria producción de Bryan Grone, han hecho de este tema estilo jazz, uno de los grandes que acompaña estas festividades desde entonces. Obviamente, este corte no se encuentra disponible en formato físico, pero sí lo podemos escuchar en Spotify, la ventana de música legal por internet por excelencia. Gran tema para estas fechas. 

17.- “White Christmas”

Artista: OneRepublic

Compositor: Irving Berlin

Álbum: Sencillo “White Christmas” (2018)

Discográfica: Interscope Records

La versión original de “White Christmas”, llamada en español como “Blanca Navidad” data de 1942, cuando Irving Berlin la publicó y Bing Crosby la hizo famosa, pues la interpretó para la película del mismo nombre. “White Chsristmas” además, obtuvo el premio Oscar a Mejor Canción Original el año siguiente y se ha convertido desde entonces, en un clásico de la música y no solo de la época, siendo también uno de los ‘singles’ con mayores ventas en la historia discográfica. No es de extrañarnos entonces que también sea uno de los temas que más se han grabado por infinidad de artistas y en diversos estilos y hoy, les propongo esta versión rock-pop que en 2018, presentó el grupo estadounidense OneRepublic, dándole una personalidad muy acorde con el estilo de la banda liderada por el nuevo rey del pop, Ryan Tedder. La canción se publicó únicamente como ‘single’, pues no se alcanzó a lanzar para una edición especial del disco “Oh My, My” de 2016, donde proyectaban incluirla. Esta adaptación es una propuesta interesante, pues podemos constatar que las canciones clásicas pueden ser amoldadas a los sonidos contemporáneos. 

18.- “Happy Xmas (War Is Over)”

Artista: John Lennon; Yoko Ono y The Harlem Community Choir

Compositores: John Lennon y Yoko Ono 

Álbum: Sencillo “Happy Xmas (War Is Over)” (1971)

Discográfica: EMI

Una canción emblemática, que lleva un mensaje esperanzador, aunque en el año de su presentación estuvo rodeada de controversia, pues se decía que Lennon y Ono habían plagiado algunos acordes y parte de la letra del tema ‘folk’ “Skewball”. Y aunque la canción es en realidad una pieza de protesta en contra de la guerra de Vietnam, ha pasado a la posteridad como una de las canciones de la temporada más escuchadas de todos los tiempos. Con la producción del legendario Phil Spector, la canción también incluye la ejecución del coro de niños integrantes del Harlem Comunity Choir, y que a petición del mismo Lennon, fueron acreditados en el tema como si se tratara de un dueto con ellos. Sin duda “Happy Xmas (War Is Over)” es un tema indispensable en las festividades y este año, cobra un sentido diferente, por toda la esperanza que tenemos de que el año próximo, será mejor que este. Debemos hacer todo lo posible porque así sea. 

MENCIÓN ESPECIAL: 

19.- “Miss You Most (At Christmas Time)”

Artista: Mariah Carey

Compositores: Mariah Carey y Walter Afanasieff

Álbum: Merry Christmas (1994)

Discográfica: Columbia Records

EN MEMORIA DE TODOS QUIENES HAN FALLECIDO A CAUSA DE LA COVID-19 DEJÁNDONOS CON UN DOLOR PROFUNDO. LES EXTRAÑAMOS MUCHO Y MÁS EN NAVIDAD. 

Gracias por estar este año atentos de esta publicación y aunque pudieran parecer temas triviales, muchas veces ha sido el entretenimiento el que nos ha ayudado a salir de la tristeza que nos ha invadido, este año más que otros. Les deseo a todos en la medida de lo que se pueda, una feliz Navidad 2020 y un año nuevo 2021, mucho mejor que este. Tomaré un descanso a partir de esta semana y nos vemos en los espacios de costumbre, el próximo 12 de enero. Cuidémonos mucho y sigamos en casa, por amor a todos quienes amamos. Mi Twitter: @iorcuevas.