Noche de estrellas 2022

Carlos R. Aguilar Jiménez

Reconocida a nivel nacional como la celebración astronómica más grande de México respecto de la cantidad de asistentes y número de telescopios participantes, así como por la trascendencia de los talleres científicos que se imparten y, registrada también como la más importante en calidad o eficacia por la trayectoria, experiencia profesional, conocimientos y bonhomía de sus organizadores, el próximo 3 de diciembre se realizará de nuevo, presencialmente, la XIV NOCHE DE ESTRELLAS, que luego de suspenderse dos años por pandemia, aunque se realizó virtualmente, una vez más la Vía de Copérnico entre el Observatorio Astronómico Municipal y Planetario, en el cerro del Fortín, serán sede en el espacio- tiempo de esta magna festividad de divulgación astronómica y científica.

Son la Sociedad Astronómica de Oaxaca A.C., Comité de la Noche de Estrellas, el Planetario, el Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez a través de la Secretaría de Bienestar, su Dirección de Ciencia y Tecnología y el Observatorio Astronómico Municipal, instituciones que, con la solidaridad, apoyo altruista y generoso de grupos y colectivos científicos – culturales, además de la participación del CBTis 26, Casa Garita, CECYTE 19, UTVCO y FDCS-UABJO, Colegio Nacional de Matemáticas, UNAM, Academia Mexicana de Ciencias, INAOE, Club de Astronomía Nicolas Copérnico y muchos otros, quienes gratuitamente realizan el trabajo por el gusto de compartir y dar, cuando el 3 de diciembre se realizará, presencialmente, la XIV NOCHE DE ESTRELLAS, desde las 15:00 y hasta las 24:00 horas, ofreciendo a un promedio de 10 mil asistentes, según estadísticas de anteriores celebraciones, casi 10 horas de actividades libres y gratuitas de observación astronómica con más de 40 telescopios que se instalaran, incluyendo los aparatos del Observatorio y Planetario, con la colaboración de Payasos de la Ciencia, y de manera especial el grupo de Jazz de Bellas Artes – UABJO, quienes todos unidos y felices harán posible este reencuentro de Oaxaca con los planetas, la astronomía, estrellas y usted con una espléndida noche de estrellas, arte, ciencia y cosmos, a la que están cordialmente invitados los lectores de este portal y todos los interesados en mirar hacia arriba para observar la Luna, Júpiter en su mayor cercanía Marte, Saturno, Orión y decenas de astros a través de telescopios o a simple vista con la: “Guía Turística del Cielo” que invita el Mtro. Esteban Pacheco, subrayando que será la primera Noche de Estrellas en que se observará al Sol y sus manchas, convirtiendo la noche del 3 de diciembre 2022, en fecha de reencuentro de oaxaqueños con el cielo estrellado que ha sido observado, venerado y estudiado por los oaxaqueños hace más de mil años, cuando en Monte Albán nuestros ancestros construyeron su observatorio.

 La invitación está hecha, el acceso será libre y gratuito, y ahora, únicamente es cuestión de dejar los problema mundanos, agendar el 3 de diciembre y acudir en cualquier momento al Observatorio y Planetario entre las 15:00 y  24:00 horas, porque el libro más hermoso e interesante que tenemos, es el cielo nocturno de Oaxaca. 

VISITE:

columnaalmargen.mx

Transporte público ¿solución o problema?

Pongamos todo en perspectiva con:

 

Carlos Villalobos

Desde pequeño, en las aulas, en casa y en todo espacio público he escuchado del transporte público como la solución de movilidad en el entorno urbano, siempre empujada esta idea por tres razones; la preservación del medio ambiente, la optimización de recursos y evitar el tráfico. Sin embargo, por primera vez estoy considerando tener un automóvil.

Recientemente, por las festividades del día de muertos, para romper la rutina en casa decidimos ir al Centro de las Artes de San Agustín (CaSa) ubicado en el municipio de San Agustín Etla. Dicha localidad se encuentra aproximadamente a 23 kilómetros de distancia, por lo cual habría que utilizar “la vieja confiable” taxis foráneos, los cuales se encargan de transportar desde la capital del estado a la gran mayoría de localidades de la zona metropolitana.

Con los lentes de sol, pero sin bloqueador, acudimos a la base de taxis para buscar transporte, sin embargo, algo que no se previó es que al ser “Día grande”, 2 de noviembre, el flujo de unidades era mínimo. Lo peor vendría al retorno, luego del paseo, no había transporte de regreso, hubo que caminar y si no es por una familia que nos dio ride, el camino a casa hubiese tomado más tiempo.

Por lo anterior, la idea de un automóvil empezó a rondar mi mente, sin embargo, caí en cuenta de algo importante ¿Será que el pésimo servicio de transporte que se nos ofrece es lo que promueve la compra al por mayor de unidades de motor?

Para muestra un botón, en Oaxaca, el estado en donde radico, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) existen 892 mil 937 unidades de vehículos para 4 millones 132 mil 148 habitantes, es decir, por cada automóvil corresponden cinco personas. Sin embargo, cabe hacer la aclaración que esta cantidad de automóviles se refiere a vehículos particulares, oficiales, transporte público, camiones y motocicletas.

La interrogante que planteo en párrafos anteriores ha sido desarrollada por el Instituto de Políticas para el Transporte y Desarrollo México, el cual indica que el crecimiento desmedido de la flota vehicular ha sido impulsado por el enfoque de políticas públicas que promueven el uso, adquisición y aprovechamiento del automóvil particular, lo cual estigmatiza el uso de medios de transporte alternativos, como la bicicleta, y reduce la opciones de servicios de transporte a quienes no son dueños de automóviles.

La “vieja confiable” de las decisiones de políticas públicas es “si el estado no puede, que lo haga el mercado”, pero ahora parece que ni siquiera eso. al menos en Oaxaca, con el aumento del 24% del precio del pasaje en la ciudad de Oaxaca de Juárez, el pésimo estado de unidades de transporte, las casi nulas ciclovías y la poca alternativa de transporte entre municipios, pareciera que todo mi entorno me grita “es tiempo de un coche”.

Sin embargo, cuando uno se detiene a ver que de acuerdo con el índice Global Inrix de 2018, Oaxaca fue la ciudad con la velocidad promedio más lenta en el mundo en horas pico, con 5.9 kilómetros por hora, cuando el promedio del resto de ciudades se ubica en 14.4 kilómetros por hora, pongo en duda si un automóvil es la solución. Literalmente la velocidad promedio de este análisis es similar a la de ir caminando.

Hoy solo queda esperar a que las quemaduras que el sol por caminar casi tres horas a la intemperie, sanen y que en algún momento se empiecen a considerar opciones alternas al automóvil, que sean amigables con el medioambiente, que sean justas equitativas y que respondan a un ánimo por mejorar a la sociedad actual.

Sígueme en twitter como @carlosavm_

carlosavme@gmail.com

Muy diferentes

Enrique Domville

Desde siempre el ser humano busca, en ese camino se encuentra con otros iguales con la misma intención de relacionarse, de encontrar puntos de unión entre los que participan, el ponerse de acuerdo ha sido una tarea milenaria de los todos los humanos. Lo primero es que somos seres que sienten, con este estímulo se produce una respuesta de nuestro cuerpo, automática, y ya que tenemos algún conocimiento sobre el estímulo, o reconocemos el hecho por tener una noción previa le podemos dar una explicación al suceso, y o lo razonamos o lo comunicamos, para llegar a esto. Fue necesario el desarrollo de un sistema que hoy en día es repetido, es muy simple, basado en un emisor, quien codifica la información que va a transmitir (por cualquier medio) la manera de transmitir el mensaje, el mensaje con la interpretación, el receptor procede a decodificación el mensaje con el deseo que el que lo recibe lo entienda (modelo de Shannon y Weber). De pequeños solo respondemos a estímulos sensoriales y avisamos que tenemos hambre frio o requerimos nos hagan caso.

El mundo complejo en que hoy vivimos, es producto de conocimientos e interpretaciones; estos conocimientos están asociados a puntos de vista diferentes, que tienen que ver con el espacio- tiempo, la naturaleza del evento, su origen, en que época, medio ambiente, el conocimiento personal de circunstancias parecidas, la opinión personal, el motivo, que nosotros interpretamos.

No podemos dejar de lado el conocimiento, el que se construye acumulando conocimientos, sensaciones, emociones y costumbres, dando forma a nuestra percepción (interpretación personal sobre hechos o personas). Tenemos experiencias en diferentes momentos de la vida, y cuando estamos con otros iguales, cada uno tendrá su versión de lo que vio e interpretó.

Cada uno tiene una cara interna (noción personal de quién soy), caras que pueden o son interpretadas por otros según su propia percepción. Cuando nosotros llevamos a cabo una tarea y somos juzgados por otros iguales pero con diferentes ópticas (personales) se forman una opinión de nosotros, y de estos juicios, nacen las etiquetas, de bueno, malo, agradable, desagradable y por la reputación de otros eventos; asociando nuestro actuar, nace la reputación de honesto, deshonesto, confiable, ético, moral, por lo que en interpretaciones podemos ser diferentes personas, pero solo nosotros sabemos cómo somos y nos aceptamos o tratamos de cambiar. Grandes nombres de la historia, nos invitan a buscar la perfección, siguiendo el camino de los valores como la honestidad. Para poder entendernos, la base es la interpretación del mismo. Ludwig Wittgenstein, filósofo (1889- 1951) del lenguaje nos dice: “Podemos entender nuestro lenguaje como una ciudad antigua; un laberinto de calles y plazas pequeñas, de casas viejas y nuevas y de casas con añadidos de diversas épocas; y ello rodeado por una multitud de barrios nuevos con calles rectas y uniformes”. El lenguaje se trata del significado, no de la de las palabras. Un filósofo contemporáneo, Saúl Kripke nos dice que el significado de algo no se encuentra en la descripción que de ello se hace, sino en sus propiedades esenciales. La interpretación personal agregada a la descripción nos da margen a repetir hechos que son ciertos. Este autor nos da una clave citando a Joseph Butler, “Todo es lo que es y no otra cosa”. Tendemos a agregar interpretaciones personales cuando usamos la palabra. Kripke nos da un ejemplo de alguien que existió, dejó un legado pero asocia a hechos no ciertos. Benjamín Franklin, no fue oficialmente director de correos, podemos descubrir que no inventó el lente bifocal pero existió. Lo cierto es que tenemos la posibilidad de ser alguien por el que hemos sido interpretados, el cual puede tener datos incorrectos o interpretados de forma personal.

Cada uno construye su imagen, cada quien decide qué cara dar o el qué hacer, cómo ser es importante pero el mundo es de todos; debemos tener pensamientos universales para todos, usar el lenguaje y no decir cosas falsas o denostando a alguien que es un mal uso del lenguaje, es momento de considerar el camino a seguir, ser dos caras o una simple, honesta, buscando el bien y la felicidad.

enriquedomville@gmail.com

El salario más allá de los pesos

Pongamos todo en perspectiva con:

Carlos Villalobos

En un mundo en donde se nos presiona a producir y a consumir a velocidades olímpicas, el trabajo, la vida adulta, el aumento de los precios y la precarización de la vida nubla nuestra visión. Pasamos de vivir a existir.

Muchos tachan a esta generación por ser “de cristal” y “no saber trabajar”, que todo queremos “gratis” y que “no sabemos lo que es bueno”, sin embargo, algo que es muy claro, es que nos ha tocado un momento histórico en donde la psique colectiva no está bien. Para muestra un botón, el síndrome de desgaste profesional, mejor conocido como “Burnout”, afecta al menos a ocho de cada diez empleados en México de acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud.

Lo anterior sin duda es el reflejo que el sector laboral mexicano no está sabiendo cómo enfrentar la situación a la que nos enfrentamos.

En redes sociales, cuando desde mi cuenta personal de Twitter he tratado de abordar el tema, normalmente recojo respuestas como “es parte del jale” o “emprende si no quieres”, sin embargo, continuar sobre ese argumento seguiría siendo evadir el problema: los trabajadores mexicanos la están pasando mal en sus labores.

Si quienes buscan trivializar la conversación al respecto no entienden, valdría recoger lo que la Consultora AON ha encontrado. En México se pierden alrededor de 16 mil millones de pesos directamente por el desgaste laboral, provocando problemas en sus empleados que van desde dolores de cabeza, hasta la depresión crónica.

Aunque la labor no es sencilla y representaría una labor titánica, como empleados y empleadores, tenemos que apuntar a hacer mediciones internas para entender este problema en cada contexto, medirlos y actuar en función a lo que encontraremos, siempre privilegiando entornos que promuevan la mejora del bienestar y la vida de todas y todos.

Resolver no es sencillo y aunque hay gurús que promueven que “en tres simples pasos el problema desaparece”, lo cierto es que implica bastante disposición de todas las partes involucradas.

Recientemente he descubierto que existe el salario emocional, el cual es un paradigma que va más allá de la cantidad de ceros que abultan las nóminas de los trabajadores, este enfoque apunta a mejorar los entornos y a impulsar contextos en donde se privilegien los beneficios emocionales que los trabajadores obtienen “en la chamba”

“Vivir para trabajar” es algo que con el tiempo se ha derrumbado y celebro que muchas empresas en el país pongan de su parte para gestionar de mejor manera a su base trabajadora. La pandemia nos enseñó que existe una vida más allá y un mundo que sigue corriendo a pesar de todo.

Así como promovemos mejores entornos en el mundo físico, promovamos en el mundo emocional y personal entornos donde estemos más tranquilos y tengamos mayores y mejores oportunidades de crecimiento profesional.

Sígueme en twitter como @carlosavm_

carlosavme@gmail.com

VISITE:

columnaalmargen.mx

La historia de Norma: repetidas violaciones a los derechos humanos

Carlos Morales

Cuento la triste historia: Norma, mujer indígena y madre sola fue acusada por la Fiscalía de Oaxaca, de cometer cinco veces un delito patrimonial. Los Ministerios Públicos a sabiendas de que no había cometido delito alguno solicitaron orden de aprehensión. Los jueces solícitos libraron las ordenes de aprehensión. Fue detenida por 30 policías quienes con lujo de violencia la arrancaron de su entorno familiar y la llevaron a las mazmorras de Ixcotel.

Los jueces penales de Oaxaca le dictaron auto de formal prisión. Norma estuvo presa un año y seis meses. Sufrió vejaciones de las autoridades del penal y de los reclusos. Promovió amparos contra los autos de formal prisión y los jueces federales le concedieron el amparo. No podía ser de otra manera, Norma no había cometido delito alguno.

Norma estuvo presa en dos cárceles oaxaqueñas: en la Penitenciaría de Ixcotel y en el reclusorio de Etla, su hijo de un año y dos meses sufrió con ella la prisión preventiva y después la separación. Norma, sin deber nada, conoció el infierno en la tierra.

Durante el tiempo en que estuvo presa. Su vida corrió peligro en Ixcotel y fue llevada al reclusorio de Etla. Todo esto en el 2010 y 2011. Aun tiene miedo de contar que fue agredida al interior del sector femenil de Ixcotel y tuvo que ser llevada al reclusorio de Etla. Tiene historias de acoso que aún no puede contar.

Afortunadamente, para Norma, aún hay jueces en Berlín. Jueces federales le concedieron uno a uno los amparos y ella pudo volver a la libertad. Durante su reclusión su madre había enfermado. Estar en la cárcel y defenderse le salió muy caro. Tuvo que vender una casita de interés social para poder sufragar sus gastos. 

Por las noches Norma sufre pesadillas y sufre de ansiedad.

Cuando Norma salió de la cárcel se dio cuenta que lo había perdido todo. Había perdido su trabajo, su casa, su salud. Pero la mantenía de pie el amor de su hijo. 

Buscó a Litigio Estratégico Indígena. Presentaron una queja ante la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca. Es evidente que si una persona permanece presa por determinación judicial y luego conceden el amparo, ministerios públicos y jueces cometieron violación a derechos humanos.

La investigación del ombudsperson duró siete años. Después de un año y medio presa, Norma tuvo que batallar siete años para que el Defensor de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca emitiera una recomendación. En el mes de julio de 2022, se emitió la recomendación 7/202 al Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca y la Fiscalía General de Justicia de Oaxaca.

La recomendación del Defensor de los Derechos Humanos dice que el Tribunal y la Fiscalía General de Justicia de Oaxaca, son responsables de violaciones a derechos humanos de Norma y la Defensoría ordena reparar la violación a los derechos humanos de Norma.

De manera inusitada, el Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca no admitió la recomendación y manifestó su voluntad de no aceptarla. Lo que coloca al Poder Judicial del Estado como un ente violador de los derechos humanos. El Tribunal no sólo debió haber aceptado la recomendación sino iniciar los expedientes disciplinarios a los responsables directos. Pero se prefirió la impunidad.

En el mismo sentido la Fiscalía General de Justicia de Oaxaca emitió un acuerdo “aceptando” la recomendación que solo constituye una simulación. Jamás se pronuncia la fiscalía sobre la reparación de la violación a los derechos humanos de Norma. Ni sobre la responsabilidad de los perpetradores.

Esta es una situación Kafkiana: los órganos encargados de impartir justicia en Oaxaca, se han convertido en entes violadores de derechos humanos. Mientras tanto Norma espera que el Congreso de Oaxaca, cite a los omisos para que expliquen porque razón no aceptaron la recomendación, pues en el caso de Norma no aceptaron ni emitir disculpas.

Ya la Suprema Corte de Justicia de la Nación dijo que es constitucional que los deudores alimentarios no ocupen cargos públicos. Es hora de que se construya una reforma legal que establezca que los violadores a derechos humanos, así declarados en una recomendación o un juicio de amparo no podrán desempeñar cargos públicos.

Ya basta de que los servidores públicos miren con desprecio las recomendaciones de la Defensoría de los Derechos Humanos y de la CNDH, es necesario crear un mecanismo indirecto: no permitir a los omisos desempeñar cargos públicos.

La estadística indica que las autoridades violadoras de derechos humanos incumplen sistemáticamente las recomendaciones emitidas por los órganos del Sistema no jurisdiccional de protección a los derechos humanos. Es necesario ahora buscar un mecanismo indirecto para cumplir las recomendaciones: ni un violador de derechos humanos debe desempeñar un cargo público.

Mientras tanto iremos al Congreso de Oaxaca, para que cite a los omisos e inicie el juicio político. Y a la propia Sala Constitucional del Tribunal Superior de Oaxaca por el juicio de protección a los derechos humanos. Y posteriormente al Sistema Interamericano. 

Aun falta mucho camino para reparar las violaciones a los derechos humanos de Norma. Los derechos humanos no son discursos ganados. Aún tenemos que seguir abriendo brecha.

Twitter:

@carlomorales

VISITE:

columnaalmargen.mx

La basura que inunda la realidad

Pongamos todo en perspectiva con:

Carlos Villalobos

Actualmente el municipio de Oaxaca de Juárez, está viviendo una de las crisis más importantes a las que se ha enfrentado en el siglo XXI: una crisis por la gestión de la basura, en la capital del estado y zona metropolitana.

Pero antes, como dijera la chaviza, contexto: Oaxaca de Juárez y la zona conurbada (a la cual pertenecen 25 municipios) generan alrededor de 800 toneladas de basura al día de acuerdo con información expuesta por el Fondo Nacional de Infraestructuras, con fecha de 2021. Esas 800 toneladas de basura iban a dar al tiradero que se ubicaba a unos cuantos minutos en Zaachila, municipio que forma parte de esta zona metropolitana.

Sin embargo, de un par de años a hoy, en distintas ocasiones ambientalistas y vecinos del municipio habrían alertado constantemente que el tiradero estaba afectando a la población, al medio ambiente y, luego de más de 30 años, sería imposible continuar con su operación, a pesar de ello, no se realizaría acción alguna.

La pandemia por COVID-19 provocó que los pocos avances al respecto se fueran, en un tinte irónico, a la basura, hasta que un día autoridades municipales de Zaachila, con justa razón, se negaron a continuar recibiendo basura en su municipio, luego de que, en un par de veces, por periodo vacacional y por las fiestas de la Guelaguetza se extendiera el plazo de forma casi obligada.

El gran problema que enfrentamos hoy, es uno que nuestras autoridades dejaron crecer por más de 30 años: la gestión de residuos sólidos. En presente, así como lo comenté en la emisión semanal del resumen noticioso “La Hora del Silencio”, creo que el presidente municipal de la capital, Francisco Martínez Neri, está siendo atacado de más, y no es por defenderlo, pero ¿En dónde están los otros 24 municipios de la zona metropolitana? y sobre todo ¿Qué están haciendo durante esta crisis? Eso sí, Martínez Neri así como los municipios, autoridades estatales y federales deben hacerse responsables de su papel en esta crisis de residuos.

En el muy corto plazo, muchos municipios en Oaxaca han optado por tirar la basura en predios descampados; sin estudios, sin estrategia, sin idea alguna de lo que podría generarse en un futuro, justo como hace 30 años. 

 Y no soy sólo yo, de acuerdo con el Colectivo de Organizaciones Ambientales de Oaxaca (COAO) la alerta sobre la crisis de la basura es grave y podría escalar a convertirse en una crisis que contamine el agua e impulse infecciones en la población en el corto plazo, mientras que en el largo plazo provoque escasez de agua en 20 años, en el mejor de los casos.

¿Hacia dónde tendríamos que apuntar? La solución no es sencilla, ni única, pero debería de apuntar a que en primer lugar se hagan estudios de factibilidad, para que autoridades locales y federales, de la mano de los municipios metropolitanos, apunten a la misma solución ¿Es un tema de recursos financieros? Probablemente, pero con los diversos fondos que cuentan los municipios impulsados por la federación y algunos proyectos impulsados por la sociedad civil organizada se puede salir adelante.

Un ejemplo claro es el caso del municipio Dr. Mora en Guanajuato, en donde con la colaboración y la mezcla de recursos públicos, entre las autoridades municipales y la organización oaxaqueña Congregación Mariana Trinitaria, lograron acceder un camión para el servicio de limpia del municipio. Con esto se devela que las soluciones no están restringidas a las autoridades y que, con trabajo en equipo, gobierno y sociedad civil, podemos enfrentar la crisis por residuos y basura que se avecina en los municipios de nuestro país.

El caso de Oaxaca de Juárez tiene que servir de ejemplo para el resto de zonas metropolitanas en el país, hay que prever siempre y estar listos para responder en equipo, sin importar el color de tu partido o el apellido de quien encabeza el municipio colindante; el trabajo por el planeta comienza desde lo local hacia lo global.

Sígueme en twitter como @carlosavm_

carlosavme@gmail.com

VISITE:

columnaalmargen.mx