El pole urbano, «tomó» las calles

Carlos Villalobos

El pole dance, así como el resto de sus variantes como el Pole Urbano, es una disciplina física que tiene como principal motor hacer sentir de lo mejor a quienes lo practican. Partiendo de un punto en donde la competencia propia y la mejora constante son el principal objetivo, esto a la larga abona en la mejora de la autoestima de quien practica esta disciplina, o alguna de sus variantes.

A pesar de todas las ventajas, la práctica del pole ha sido arrinconada a ser una que debería de realizarse en las sombras y fuera del ojo público, porque según algunas voces persignadas “solo impulsa la depravación y tiene su lugar en cantinas y tugurios”. 

Hace unos días, en el marco de la celebración del Día Nacional del Pole Urbano, tuve la oportunidad de acompañar al estudio Pegasus Aerofitness en un recorrido por el centro histórico de la Ciudad de Oaxaca de Juárez, en donde mujeres y hombres demostraron sus mejores rutinas y pasos de baile en público, pero, sobre todo tomando por asalto las calles; ese famoso “espacio público” que se nos dice, pertenece a todas y todos.

Este recorrido cumplía dos principales objetivos, el primero era demostrar a los estudiantes de Pegasus que los avances de sus horas y horas de prácticas han rendido frutos, y el segundo, demostrar que el pole, en su versión urbana, es una disciplina de ejercicios que tiene cabida en nuestra sociedad y que partiendo del ejercicio, permite a quienes lo practican poder empoderarse, mejorando niveles de autoestima y de confianza personales.

Aunque Oaxaca es una tierra que tiende a ser peculiarmente mocha, este recorrido cumplió con el objetivo que se buscaba, dar a conocer esta disciplina como un ejercicio físico y que no tendría que ser enmarcada por prejuicios. Durante el trayecto el nutrido grupo de estudiantes no estuvo exento de miradas inquisidoras, otras de sorpresa, pero con las que finalmente se quedaron, sin dudarlo, fueron el par de aplausos que arrancaron a las personas que los admiraban por el esfuerzo y dedicación mostrado

Lo cierto es que al salir a tomar por asalto las calles, la declaración es firme y clara, el pole dance va más allá de cualquier insinuación sexual, hoy es una disciplina deportiva que requiere de mucha fortaleza física, pero de mayor fortaleza mental y una de las bondades principales es el impulso de la solidez emocional.

Agradezco la invitación que se me hizo para documentar esta magna fecha y le invito a que si está buscando una nueva disciplina para salir de la rutina, no dude en intentar enrolarse, al final el pole nos termina por enseñar que mientras mejor sea el agarre en la vida, más poses se pueden lograr.

Sígueme en twitter como @carlosavm_

carlosavme@gmail.com

Visite:

columnaalmargen.mx

Difícil – fácil

Enrique Domville

Nosotros nos desarrollamos, en un mundo de conocer, explorar, sentir, querer, cada uno en este planeta tiene dos fundamentos principales, el primero, el más esencial, sobrevivir y el segundo alcanzar el conocimiento que nos permita intentar ser feliz. En 1940 Maslow publica su trabajo en relación a lo que cada uno necesita, quiere y puede alcanzar. La conducta humana ha sido motivo de estudio de filósofos, pensadores y está dentro de todas las culturas, sociedades, dentro de las creencias religiosas y es expresada por nosotros, de muy diferentes maneras, en el hablar, comportarse, en el pensar y sobre todo en expresar con hechos o acciones, lo que de alguna manera deseamos o sentimos.

Se ha demostrado desde el estudio de muchos autores que las respuestas a las emociones nos permiten con la expresión comunicar nuestro agrado y desagrado sobre algún evento, imagen nuestra respuesta ante algo que hace que nuestra cara o actitud demuestre lo que esta se está viviendo, con esto estamos comunicando de manera expresiva, nuestra aceptación o rechazo a el momento en el que estamos.

Las experiencias conforman archivos en nuestra memoria, desde los más simples hasta aquellos que requieren la utilización de métodos por su complejidad, los cuales han sido también descritos por un gran número de autores. ¿Pero qué nos mueve en realidad? ¿Un simple deseo, o buscar una recompensa o la necesidad para ponernos de acuerdo? Los que saben del tema le llamarón motivación y existen numerosos estudios y reportes a este respecto, Freud lo relaciona con lo que él denomina una pulsión que es un algo del inconsciente, que tiene su origen en la libido, sin embargo, otros autores como el mismo Maslow, nos habla de jerarquías con satisfacciones que van escalando: la primera que satisface las fisiológicas, imprescindibles para seguir vivo; después nos refiere sobre la seguridad y continúa con los aspectos sociales de relación, luego con la necesidad de sensación de logro, el reconocimiento, que es el que provee confianza y al final está la que implica madurez y el reconocer como hemos y estamos actuando. Albert Bandura, uno de los psicólogos más reconocidos en la actualidad, nos habla de cómo se forma la personalidad de cada ser y ahí su actuar. Afirma que se forma por la interacción del ambiente, el comportamiento y los procesos psicológicos; este autor dice que para aprender se ponen en marcha los siguientes mecanismos: atención, retención, reproducción y motivación, esta última pone en juego lo que el ser quiere o espera lograr no como un mero deseo o un capricho, pero sí como una forma positiva de actuar; si en el camino nos desviáramos de la intención positiva y la cambiamos por algo satisfactorio pero irreal o dañino a nuestro organismo como la motivación de tomar unas copas, fumar o satisfacer nuestros deseos de comprar algo no necesario que nos dará una satisfacción temporal (un escape) que elevamos a una categoría como algo necesario para vivir. Tenemos el talento y el motor, me refiero a todo aquello que nos motiva para perdurar, o simplemente para satisfacer un ego inmaduro, acercándonos a la riqueza material, a lo valioso. Pero a los valores reales, que nos llevan por caminos de satisfacción por la simple razón de lo hecho y disfrutar un bienestar momentáneo. Por el logro, considerando ayudar, tener empatía, no dañar y respetar nos llena y forma nuestra personalidad.

Piaget nos habla de la voluntad de aprender, esto como un motor, que nos lleva por el camino de aprender y luego enseñar. Chiavenato nos habla de la motivación como la interacción y la situación

que lo rodea, que lo estimula, siempre y cuando sea de manera positiva. Herzberg nos menciona dos factores, la higiene relacionada a lo que espero obtener y la idea real de lo que quiero hacer. McClellan resume en varios factores, como son: la necesidad de logro, la necesidad de poder y la necesidad de afiliación. Todos queremos estar en un grupo porque tenemos ideas similares, más no actitudes iguales. En esta época en que el ego siempre está por delante ya sea por necedad, por falta de realización o de una manera simple de obtener sin luchar, sin pensar, sin trabajar, son algunas reflexiones. Nacemos para aprender y enseñar, cuidarnos y cuidar, ser honestos y propositivos y sobretodo ayudar.

enriquedomville@gmail.com

Visite:

columnaalmargen.mx

Markito, Alito y Chuchito en su fatídico 5 de junio

Carlos Villalobos

A pesar de los virtuales, cuatro de seis, descalabros a nivel nacional (porque podrían ser más), Marko Cortés, Alejandro Moreno Cárdenas y Jesús Zambrano, líderes del Partido Acción Nacional (PAN), Partido de Revolucionario Institucional (PRI) y Partido de la Revolución Democrática (PRD) respectivamente, se notan optimistas y creen que el capital político con el que cuentan les basta y sobra para llegar a la elección presidencial del 2024 para competir, sin embargo, si algo han demostrado estas tres personas es que en los momentos de la verdad, no responden como deberían.

Los tres partidos parecieran completamente desconectados de la realidad, ya que al menos en el corto plazo, se han dedicado a maltratar a su militancia, denostando a quienes no comulgan completamente con sus pensamientos y, lamentablemente para los caballeros en cuestión, sus adeptos no son tontos. Hay números que son indefendibles a pesar de que desde el discurso quieren maquillar la debacle de sus institutos políticos. 

El gran “ganador”, si se puede sacar algo bueno de lo sucedido el 5 de junio, sin dudarlo es Jesús Zambrano y el PRD, quienes obtuvieron lo suficiente para poder seguir subsistiendo como un partido federal y parecería que solo están alargando lo inevitable, la desaparición del partido del sol azteca, es decir, la historia del PRD actualmente es “la crónica de una muerte anunciada”. 

Sin embargo, tanto en el PAN como en el PRI, las militancias están hartas ya que pareciera que la política de “discursos y videos en redes súper críticos” no está impactando en donde debería, en la calle, con la población y mínimamente con sus miles de militantes en el país.

El resultado de su política: derrotas del PAN en Tamaulipas y Quintana Roo, mientras que el PRI perdió otros dos bastiones: Hidalgo y Oaxaca. Sin reconocer errores, estrategias malas y estar lidiando con polémicas que no abonaban en nada a la elección (por ejemplo, los audios filtrados de “Alito” Moreno en dónde literalmente se le escuchaba decir “A los periodistas no hay que matarlos a balazos, hay que matarlos de hambre”), no hay cuentas claras.

Está elección y la que se librará el próximo año en el Estado de México y Coahuila podrían definir lo que sucederá en la elección que se viene para 2024 (si no pasa un cataclismo antes). La Alianza Va por México está echada para atrás y mucho de lo que resuena en radio pasillo de la elección en 2023, denota demasiada incertidumbre.

Hoy la encomienda, si la oposición busca competir, pero en serio, es clara: o se reestructuran y promueven mayor y mejor trabajo a ras de suelo o terminan de perder los espacios que aún les quedan desde la comodidad de sus oficinas de súper lujo en la Ciudad de México.

A Alejandro Moreno Cárdenas, se le olvidó que para poder brillar primero se tiene que trabajar, caminar y dialogar, que la soberbia no iba a conducir a nada, justo en un momento en dónde su partido no cuenta con los créditos suficientes para imponer y errar como lo ha hecho. A Marko Cortés se le ha olvidado que el PANismo no ha terminado de superar las fracturas internas que ha atravesado el blanquiazul y que de hecho una de sus promesas siempre fue que buscaría la unificación de un partido que no se ha recuperado luego de su derrota en 2012. Y bueno, Jesús Zambrano que literalmente no pudo contener a sus mejores cuadros ante el nacimiento de MORENA y hoy solamente queda cascajo (con sus muy necias y valiosas excepciones).

Sígueme en twitter como @carlosavm_

carlosavme@gmail.com

Visite:

columnaalmargen.mx

Maneras de actuar

Enrique Domville

Tenemos una gran variedad de conocimientos que aprender, poco tiempo para hacerlo, razonarlo y emplearlo, sabemos de nuestra inquietud como seres humanos, en que siempre estamos buscando cómo mejorar lo que a cada uno más le interesa o le es importante, en primer lugar para sobrevivir y luego para que su existencia sea más placentera y fácil, esto se traduce en la búsqueda continua del bienestar personal, que cada ser tiene su propia definición para ello. Existe un número grande de acciones que hemos pensado, para ser alguien aceptado por la comunidad en la que vivimos. Estos de acuerdo al pensamiento de ese grupo social en el queremos vivir, pueden ser valores culturales, valores positivos (que todo mundo acepta, pero algunos de estos valores no los practica) o bien los llamados valores negativos, que son rechazados por una gran mayoría.

Podemos siempre distinguir los caminos a seguir y aquí entra el albedrio, o lo que cada uno quiere hacer, sabemos que todo se aprende y lo que en nuestro pensamiento íntimo, llamamos conciencia, en la que se adaptan nuestros deseos, combinados con nuestras necesidades personales, pero sobre todo poner en práctica lo aprendido, a fin de vivir en una sociedad sana. Este primer valor que le llamamos respeto, esencial que involucra otros pensamientos como la tolerancia, que también es un valor positivo. Sam Harris nos menciona, somos lo que somos aunque siempre podemos ser otra cosa, este autor nos habla también de los muchos procesos de nuestro cerebro, algunos independientes como el respirar o aquello que requieren de nuestro albedrio, o sea razonar lo que queremos y ponerlo dentro de la tabla de valores siendo positivos o negativos, pero siempre son razonados; las emociones, tienen un participación importante al igual que nuestra conciencia. Señala Harris que hay una diferencia entre lo que hacemos por voluntad, o lo que hacemos en automático. Está demostrado que cada uno tiene capacidad de aprender y llevar los conocimientos a ponerlos en automático, como en el caso de los soldados, preparados para defenderse y poder matar a la vez. Nos dice Harris que la intención personal sabemos de donde proviene, pero el origen de estas intenciones es misterioso; yo pienso que el origen está relacionado a lo que cada uno quiere de manera licita, que debe ser con respeto y sin dañar a otros. Aquí entra en juego la conciencia y los valores personales positivos, no empleando a otros para nuestros fines, que es un valor negativo. Dicho de otra manera, según Harris podemos decidir lo que vamos a hacer pero no podemos saber lo que vamos a decidir. Desde siempre el comportamiento social que da respeto entre nosotros, resulta básico para convivir en paz y armonía, sin embargo, cada uno es responsable y esto se ve en las definiciones que en conjunto tomamos. Alejandro Magno dijo: “De la realización de cada uno depende la suerte de todos”. El camino elegido debe ser meditado, para el presente y el futuro, el ayer es anecdótico, ya que el ser humano es el único animal que tropieza con la misma piedra. Peter Singer nos habla de cómo se vende la empatía, con ideas que nos hagan conciencia con ejemplos como los niños muriendo de hambre o los damnificados de un fenómeno como el huracán Katrina. Blaise Pascal (1623- 1662) nos dice que no debemos dudar si podemos usar la fuerza del razonamiento y si demostrar usar el juicio racional en momentos en que las circunstancias no son claras y solo están basadas en dichos, es nuestro derecho y deber hacer la mejor elección en estos tiempos en que la tolerancia fracasa una y otra vez. Recordar a pensadores como Confucio que uno de sus alumnos le preguntó cual es la virtud perfecta, a lo que el sabio respondió: “La seriedad, la

generosidad del espíritu, la sinceridad, la honradez y la bondad”. Con esto me queda claro debo razonar lo que debo hacer para mi conveniencia y la de otros, basado en valores positivos, ser honesto, no dañar y ver por todos de igual manera, pues todos tenemos dignidad.

enriquedomville@gmail.com

Cuatro-teísmo

Carlos R. Aguilar Jiménez

La historia de la humanidad, sociedad y civilización según clasifican los antropólogos inicia con una especie de teísmo-socialista, método de gobierno que se convierte gradualmente en teocracia-feudalismo, capitalismo, comunismo y neoliberalismo, transcurriendo el tiempo y experimentando varios países: marxismo, leninismo, estalinismo, castrismo, maoísmo, porfirismo, priismo o chavismo, adoptando los nombres de sus respectivos dictadores a sus sistemas de gobierno, como ahora en México donde vivimos un obradorismo, si la ideología se refiere al apellido o “4 teísmo” si es a su ideología, coincidiendo la T de “transformación” con T de teísmo, con la ideología de adoración a Teo o Dios, y que en el caso de México puede aplicarse, con las proporciones debidas, a su imagen política, que para los seguidores de la 4T o teísmo, equiparan con una deidad o semidios; alguien capaz de transformar el país, como intentaron con el maoísmo, leninismo o nazismo en el peor de los casos. 

Existen miles de religiones en el mundo que sus devotos respectivos creen es verdadera, y las demás paganismo, herejía o infidelidad, tratándose respectivamente de exterminar o convertir, como hicieron cristianos contra moros, católicos contra protestantes o, musulmanes contra hindúes y está sucediendo entre cuatroteistas y adversarios, o chairos contra fifís, defendiendo cada quien su credo, asumiendo cada quien que el de uno u otro es verdadero, sin que ninguno tenga la verdad, porque en cuestión de ideologías, religiones, credos o política, los caudillos, sacerdotes o políticos, sabemos siempre mienten para ser populares, sin que importe la realidad, razón, lógica, ciencia o estadísticas, porque creer en alguien o algo como el cuatroteismo, no es asunto de realidad, datos o estadísticas, sino de dogmas y artículos de fe como los que se expresan cada mañana en el sermón de palacio nacional y que todos deben creer como fieles devotos o píos, no obstante, la prensa, columnistas, analistas, realidad de precios carísimos de canasta básica, ciento de miles de muertos, excesiva carestía en todo, ausencia de servicios de salud para pobres, un millón de muertos por la Covid-19, excesivo poderío e impunidad del crimen organizado, humillación al ejército por delincuentes, poner de rodillas a policías o asesinar mujeres, sea algo cotidiano del cuatroteismo y se soslaye, como el asesinato de miles de moros en las cruzadas cristianas o la masacre  de San Bartolomé, asesinato en masa de hugonotes durante las guerras político- religiosas de Francia del siglo XVI, matando a tres mil adversarios en París y 20 mil en Francia, y si bien, ojalá así NO sea, porque no estamos al nivel de una teocracia o feudalismo, casi o para allá pareciera vamos, porque los devotos creyentes del cuatroteismo se indignan, ofenden y enojan más, cuando se cuestiona su credo o a su líder, que si se insultara a sus padres o familia, conozco a alguien que se pelea por Facebook con comunicadores o con sus conocidos por defender a su deidad; por suerte aún no se pelea con amigos, pero así sucedió entre cristianos, islámicos, cristeros, protestantes, hindúes y devotos que creen tener por única y verdadera a su religión, papa, ayatola, tlatoani, presidente o infalible semidios cuatroteista.     

Visite:

columnaalmargen.mx

Mal de estos tiempos

Enrique Domville

Estamos viviendo tiempos difíciles, por un sin número de causas, que afectan nuestra manera de actuar, debemos reconocer que éstas nos afectan de manera individual y que cada uno tiene sus propias respuesta ante lo que considera una amenaza. Sabemos que la interpretación personal de los hechos, o de las dificultades nos origina una sensación, que psicólogos y psiquiatras han denominado como estrés. El ser y su apreciación de los tiempos que vive, siempre preocupado por una manera muy personal de percibir, con miedo a morir, sin pensar en que lo que debe dar miedo que es adaptarnos al mundo, que es lo que es, no lo que quisiéramos que fuera para cada uno. En tiempos en los cuales abundan las dificultades, donde día a día crecen nuestras frustraciones, que vemos lejana nuestra posibilidad de triunfo, que la esperanza no llena nuestra existencia vacía; en el que la desesperación por lo material, es lo que nos satisface. Sin considerar a los millones que no tienen que comer, es un mundo cambiante, por la voluntad de algunos y la obediencia de otros, las ideas fluyen, pero más las angustias, no consideramos lo afortunados que somos por tener algo. Pero si ese algo es demasiado poco para nuestras expectativas, la frustración nos invade y se asocia con la ira y de ahí nace ese sentimiento expresado, como refrán: “No busco quien me la hizo, sino quien me la pague”, esta frase se ve reflejada en muchos actos de la vida, de manera inconsciente. Además de la agresión verbal puede existir agresión física, preguntémosle a quienes la sufren, que siempre son los más vulnerables. Crece el descontento social y las relaciones entre nosotros los seres humanos se vuelven de alguna manera ineficientes y profundizan abismos entre padres e hijos o hermanos o simplemente entre los que tiene que convivir, Thomas Hobbes (1588- 1679) quién hablando de la civilización dijo: “ La vida es desagradable, brutal y breve”, pensamiento muy duro y crítico, para su época, pero sigue siendo vigente, ya que nosotros la hacemos de esa manera, cada vez que nos enfrentamos a situación de estrés nuestro organismo produce una substancia llamada cortisol, la que actúa sobre la función del organismo, desde muy diferentes maneras, puede subir la presión arterial, generar angustia, dolores inexistentes, o en algunos caso dolor en el pecho e incluso llegar a afectar al corazón y provocar un infarto. Imaginemos pues que para soportar el estímulo de una guerra, se requiere preparación de los que participan en batallas y los que han participado llegan a desarrollar un síndrome de estrés postraumático. Algunos psicólogos, han demostrado que en circunstancias de alta presión laboral, se puede presentar este fenómeno y el eje es el mismo, el ser adaptarse a la circunstancia. Ana Arendt, define las tres actividades humanas básicas de labor, trabajo y acción, labor: es la actividad de vivir, crecer y al final decaer, el trabajo es una actividad no natural que los humanos hacemos en un mundo natural al que pueden trascender, o al que pueden sobrevivir. La acción es la única que no requiere ni cosa ni materia es un acto del ser humano, nos dice esta autora que buscamos hacer cosas reconocidas por los demás. Julián Baggini afirma que el “Yo” es un libre albedrio que puede cambiar pero en esencia permanece a lo largo del tiempo con el conocimiento propio del ser reconociendo sus debilidades, con lo que la elección del camino se torna más fácil y con menos posibilidades de errar, o hacer daño. Todo depende de los deseos personales y sus alcances, asociado a cuanto es suficiente, de poder o gloria, alimentos malsanos del ego. Es momento de recordar a Marco Tulio Cicerón quien dijo: “Contribuir al bien general con intercambio de actos de bondad, dando y recibiendo y con nuestra capacidad, nuestra industria y nuestros talentos cimentar con mayor fuerza la sociedad humana hombre a hombre”. Recordemos a Harris quien dijo, hay elecciones de voluntad y de no voluntad en nuestro comportamiento. Sun Tzu dijo en su libro “El arte de la guerra”, sugiere cómo ganarse el respeto, como gobernante (o dirigente) y evitar la corrupción, así lo mencionó también Confucio, y es promover al hombre honrado, muy difícil en estos tiempos, donde como dijo Chomsky, la doctrina que manda es la económica. El consejo es adaptarse, tratar de hacer el bien y no buscar con palabras o actos quien te la pague, para aliviar tu ira.

enriquedomville@gmail.com

Visite:

columnaalmargen.mx