Urge libramiento norte


Carlos R. Aguilar Jiménez.

He señalado muchas veces en TIEMPO, que urge el Libramiento Norte para desahogar el tráfico vial, retomándose ahora este imperiosa necesidad en el reporte de Juan Carlos Medrano ayer, en el que señala: “Hoy que la ciudad de Oaxaca enfrenta serios congestionamientos vehiculares muchos han volteado a ver el Libramiento Norte como alternativa para romper el caos vehicular, viniéndose abajo esta importante vía de circulación debido a la oposición de grupos ambientalistas que consideraban dañaba el entorno ecológico por donde se construiría”. Siendo el argumento más falso posible y un pretexto ridículo, porque lo que en realidad protegían y siguen haciendo, es el bucólico y campestre paisaje de los adinerados habitantes de San Felipe que no quieren que por su exclusivo rumbo circulen vehículos que rompan su tranquilidad.

La ciudad de Oaxaca desde que se canceló la utilización del Libramiento Norte ha crecido el triple y aumentado exponencialmente el número de vehículos en circulación, sin que a la fecha se haya construido un Libramiento Alterno, por el sur o por otro rumbo de la ciudad, viéndose obligados todos los que circulan de oriente a oponente o viceversa a hacerlo por la carretera panamericana, Camino Nacional o Avenida Ferrocarril, calles plagas de topes, semáforos, vehículos estacionados y toda clase de estorbos para una circulación fluida que desahogue miles de vehículos, que al no contar con opciones durante una hora o más que dilatan en cruzar la ciudad, emiten kilómetros cúbicos de gases tóxicos y se pierden miles de horas embotellados, tiempo que podrían ser útil si no estuvieran conduciendo, pero eso y más no importa al gobierno, a los fanáticos ecologistas ni a los pudientes de San Felipe, quienes harán todo lo posible para que nunca se rehabilite y utilice el Libramiento Norte y, como tienen poder, influencias y dinero, seguirá abandonado, porque su mezquinos intereses y privilegios son primero antes que cualquier beneficio público, así que ni el Libramiento Norte ni el Sur se construirán, principalmente por el egoísmo de ecologistas que prefieren el bienestar de pájaros y lagartijas que el de la gente, en una dinámica en la que pronto serán más importantes los perrijos, gatijos, los árboles o cualquier cosa verde y no las personas, especialmente los pobres, porque los fanáticos verde son adinerados, son gente que tiene tiempo y dinero para dedicarse a estorbar toda obra o infraestructura, como el Libramiento Norte, y por supuesto, ante la realidad actual y perspectiva de que en este gobierno parece no se hará ninguna obra que beneficie a la población, nos quedaremos atascados en la carretera internacional, periférico y por donde quiera que tratemos circular, porque los gobernantes una vez que termine el sexenio se irán de Oaxaca y nos dejarán atrapados en el trafico de todos los días, mientras ellos vivirán en Puebla, Querétaro o cualquiera de las ciudades que privilegian a la gente con vialidades y libramientos antes que a los árboles.

Ahorro del gobierno


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Cuando la riqueza se distribuye se convierte en pobreza; si la abundancia se reparte se convierte en penuria, porque en la dinámica de la vida o sociedad para que haya ricos tiene que haber pobres, si no fuera así, no habría diferencia y, al estilo del comunismo todos tendrían los mismo, todos serían pobres, aunque debe definirse ¿qué es ser pobre y que es ser rico?, siendo esta última definición para el caso de este artículo, la de adinerado; quienes por herencia tienen mucho dinero o por su dedicación al estudio, compromiso con su trabajo o su talento y creatividad han conseguido generar o tener riqueza, como ocurre con artistas, deportistas, empresarios o comerciantes, incluidos los políticos, aunque de estos su dinero es mal habido.

Adinerados y paupérrimos siempre habrá porque siempre existirán quienes sean más inteligentes, creativos, emprendedores, industriosos o ambiciosos, y también siempre habrá flojos, de poco IQ, holgazanes e indolentes, siendo siempre los inteligentes y trabajadores quienes triunfarán y enriquecerán, como los emprendedores, futbolistas o artistas que por su talento cobran y ganan lo que quieren, casi igual que especialistas, expertos,  técnicos altamente calificados y todos aquellos que por su excelencia, maestría o doctorado son buscados por otros iguales, no así en la burocracia y menos ahora en el gobierno federal y demás niveles donde ganaros los morenos, quienes en su afán de ahorrar, escatimar y pulverizar los recursos económicos públicos repartiendo entre pobres lo que otros pagan como impuestos, elimina a gente capacitada, expertos y especialistas que por sus habilidades y destrezas debieran ganar sueldos meritorios y dignos, arruinando así el desempeño de departamentos oficiales donde se requiere de personal experto, en una dinámica de pauperización y desprecio oficial por el talento, donde si bien no se espera calidad ni excelencia, al menos si responsabilidad y compromiso institucional, no lo que está sucediendo ahora que por ahorrar dinero, los expertos se separan y retiran y, si no a: “ hacer como si trabajan mientras el gobierno hace como que les paga”. Estableciéndose una mediocridad  e insuficiencia que será característica de este gobierno en el que todos creen que saben y pueden opinar de lo que sea, como los nombrados por el presidente para la Comisión Reguladora de Energía, quienes por segunda vez han sido descalificados por las comisiones del Senado de la República y a quienes no importa vuelvan a reprobar, porque al final AMLO les dará el cargo, aunque no tengan la más remota idea de las leyes de la termodinámica ni entiendan que es entropía o que valor tiene un Joule, pero así son ahora las cosas, repartir la riqueza para hacerla pobreza como propiedad intrínseca del populismo, eliminar el talento para admitir la mediocridad, aceptar la pobreza rechazando la riqueza, no de dinero, sino de talento, experiencia, idoneidad y conocimientos.

Desarrollo aplazado


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Está aplazado 35 años desarrollo de Huatulco…El compromiso fue de 25 mil cuartos de hotel, pero la oferta es de 20 %. Cuanta con cinco mil. 20 años han pasado desde que Vicente Fox se comprometió a hacer las super carreteras a la costa e Istmo; fue la nota principal ayer del periódico TIEMPO, destacando detalles de lo que no queremos darnos cuenta respecto del atraso en que vivimos y del estancamiento en desarrollo que nos caracteriza por ser una sociedad conservadora, reaccionaria, donde la negación a todo cambio y oposición a cualquier obra o infraestructura es la constante, utilizando principalmente argumentos de fanáticos ecologistas, y si no son suficientes, los mezquinos intereses y egoísmo de la mayoría, respecto del bien común.

Dos décadas han pasado desde que Fox se comprometió a concluir las supercarreteras, todo el sexenio de Calderón, de Peña Nieto y, ahora será el de AMLO, quien como todos los presidentes vendrá a prometer que en su Cuarta Transformación ahora sí se terminarán, por supuesto, con el beneficio de la duda, hasta no ver, no creer, porque si bien estas carreteras mejorarían la economía de la costa, istmo y la capital del estado, lo cierto es que aunque se hagan seguiremos estancados en desarrollo y progreso, porque mejoraría únicamente el comercio y turismo de ciertos sectores sociales, no la economía del estado ni la de la mayoría de oaxaqueños, y no porque no queramos, sino porque la colectividad no está dispuesta a cambiar o innovar  y menos a comprometerse y responsabilizar para mejorar su calidad de vida, esperando que sea el gobierno, la divina providencial, el zodiaco, la suerte o el destino quien se haga cargo de ellos, como sucede con millones de adolescentes y jóvenes quienes en lugar de estudiar, aprender un oficio o iniciar un negocio, se dedican a vagabundear, holgazanear y perder miserablemente el tiempo, sabiendo que ahora tendrán becas, apoyos y dádivas oficiales que les dará el gobierno, o si no, ya verán como se las arreglan, cargando tanques de gas, llevando botellones de agua, manejando mototaxis y en general esperando que algún día la suerte los socorra y los saque de su pobreza, condición socioeconómica que no sucederá nunca, igual que a Oaxaca, que se la pasa esperando sea el gobierno federal el que haga todo, argumentado una deuda histórica, porque nosotros no somos capaces, somos pobres o lo que sea justifique nuestra ineptitud  e incapacidad, siendo así uno de los estados paupérrimos de México, donde además no se aplica la ley y en total impunidad cada quien hace lo que quiere violando leyes, desde los vendedores ambulantes o semifijos que se apoderaron del Andador Turístico convirtiéndolo en grotesco y sucio mercado, dañando seriamente el atractivo urbano y arquitectónico de ese lugar emblemático, que ahora es propiedad de lideres venales que venden espacios públicos sin que ninguna autoridad haga algo por mejorar y adecentar los sitios que visitan los turistas y hemos perdido para siempre los oaxaqueños con ese desarrollo y progreso aplazado que tanto gusta a los que creen que tiempos pasados fueron mejores, cuando lo mejor está por venir, obviamente, no en Oaxaca.

Horario prehispánico


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Únicamente nos queda una semana viviendo en el contexto occidental del horario natural, que por supuesto no es natural, sino convencional, adecuado a la religión y cómputo de tiempo sexagesimal, semanal y anual determinado por babilonios, caldeos y después adoptado por Roma imponiéndolo en Europa hasta convertirse en la forma universal o UTC, ((Universal Time Coordinated) para medir el tiempo a partir del meridiano de Greenwich desde donde se divide el mundo en usos horarios que ubican a México a 90 grados Longitud Oeste de Greenwich, siendo así en nuestro país cuando por el Decreto de la Hora en 1921 se estableció una Hora Nacional, integrándonos a horarios mundiales al firmar el entonces Presidente Álvaro Obregón un mandato en el que ordenaba fuera a partir de 1922 que las horas en México se contaran de 0 a 24 a partir de medianoche, fijando como meridiano central el 105 al Oeste de Greenwich para la región que va desde Baja California a Oaxaca.

Después de ajustes en el tiempo nacional, fue otro Presidente de la República mexicana, Pascual Ortiz Rubio quien en 1926 estableció los usos horarios que se utilizan de manera oficial actualmente: 90 al del centro, 105 al oeste y 120 al este, siendo en 1997 cuando el Presidente Ernesto Zedillo estableció el Horario de Verano que iniciará el próximo domingo y adelantando una hora los relojes, y que –según algunos morenos– debiera derogarse por ser neoliberal, abolir por capitalista y ser imposición imperialista, para regresar al que le dicen Horario Natural o de Dios, que si de un dios fuera ese sería el de los Parsis, adoradores de Ahura Mazda y su profeta Zaratustra, el auténtico y verdadero dios del Universo o mejor aún, regresar al tiempo prehispánico, el verdadero tiempo de nosotros, de nuestros abuelos que adoraban al otro verdadero y único Dios: Tonatiuh, y no al que trajeron los españoles y en el que la mayoría de mexicanos cree, Jehová, Dios de los judíos, no de los mexicanos, renegando del verdadero Dios nuestro, siendo así que en esa dinámica de resistencia social, odio magisterial, rencor institucional moreno y rechazo a todo lo que haya sido establecido por la mafia del poder y los europeos, debiera rechazarse el idioma español, el horario occidental del meridiano de Greenwich y especialmente condenada y destituida la religión cristiana y expulsados de México los curas católicos, para volver a creer en la verdadera religión de lo que ahora es México, regresando al culto y devoción a Huitzilopochtli y especialmente en Coqui-Xee, entre nuestros abuelos zapotecas el Supremo Dios Creador, del que se decía era increado y no tenía principio ni fin, conocido también con advocación de Coqui-Cilla y Pite Tao, dioses verdaderos de los que ya ni quien se acuerde, así que si se trata de rechazar todo lo neoliberal, occidental o imperial, regresemos entonces al horario prehispánico y verdadera religión mexicana, dejándonos de cuentos y fábulas cristianas que trajeron a México los sacerdotes españoles, conquistando espiritualmente a casi todos los ahora devotos en el falso Dios impuesto a la fuerza.

¿Cancelar concesiones?


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Según reporte de Carlos Medrano en el periódico Tiempo, la Secretaria de Inmovilidad (SEMOVI) podría cancelar concesiones a los integrantes de la mafia sindical Libertad y Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM) por los enfrentamientos violentos que han efectuado, porque según el mandatario estatal, su gobierno aplicará la ley y no va a permitir más enfrentamientos con violencia, declaraciones que si bien son lógicas y razonables si se supone vivimos en un estado de Derecho en el que se debieran respetar las leyes e incluso las ordenanzas municipales, lo cierto es que estas únicamente se aplican a individuos solitarios o ciudadanos indefensos, quienes no son miembros de mafias sindicales, grupos políticos, colectivos en resistencia, agrupaciones indígenas o quienes sean, porque si pertenecen al sindicato Libertad, CATEM, normalistas, profes de la secta 22 o CTM entre otros, las leyes no aplican para ellos ni sus líderes.

Cancelar concesiones es una declaración ridícula, demagógica y risible porque quien sea la haya expresado, lo cierto es que lo dijo como impostura, porque nunca harán algo al respecto, jamás aplicaran la ley para castigar a los delincuentes y quienes violan las normas jurídicas, porque tienen al gobierno de rodillas, humillando a los funcionarios, ordenando desde el más pedestre vendedor ambulante que se apropia de espacios públicos, hasta las flotillas de taxis y mototaxis, destacando especialmente por crueles, violentos y gánsteres, los camioneros materialistas y todo aquel que maneja un vehículo pesado cuyo tamaño es directamente proporcional a su bestialidad. Nunca cancelarán una concesión porque en principio con una operan más vehículos y, si acaso fueran detenidos por agentes de vialidad, de inmediato son liberados en total impunidad, así que dispuesto a aceptar que me paso de listo y me equivoco, transcurrirán días, semanas y el año sin que se cancele una concesión, porque existen valores entendidos e intereses creados entre gobierno y mafias o concesionarios con lo que ambos salen beneficiados, principalmente los de transporte urbano de pasajeros, en una dinámica de intimidación y venta de protección, en la que ningún constructor o empresario puede edificar o trasladar material si no es con el consentimiento de las mafias sindicales. Usted ni el gobierno puede decidir a quien contratar porque de inmediato le secuestraran, intimidarán y obligarán a que contrate a quienes ellos decidan, sin que el gobierno intervenga y haga valer el estado de derecho que facilitaría usted contrate a quien se le de la gana. Dice la noticia que se elaborará un tabulador sobre los precios de los acarreos de materiales. Se establecerá de manera pública el rango y será delito rebasarlo, pero no dice que los transportistas serán sancionados legalmente por amenazas, agresiones, secuestros, balaceras y asesinatos…

El Papa se disculpó


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Las circunstancias históricas se juzgan según los criterios y juicios de valor de su respectivo tiempo y quizá una o dos generaciones después, cuando aun viven los protagonistas y testigos que pueden dar fe de las contingencias, hechos y acontecimientos directamente, pero, cuando se pretende enjuiciar o condenar situaciones o escenarios que ocurrieron siglos atrás o hace medio milenio, en retrospectiva y según las costumbres, leyes o usos actuales en retroceso, se abusa del privilegio histórico al condenar hechos del pasado que sucedieron en otros contextos y que en su momento estaban justificados y eran aceptados por las condiciones sociales, políticas e incluso religiosas.

No podemos condenar a los romanos por sus ceremonias con gladiadores que luchaban a muerte porque para ellos eso era normal y adecuado a su moral; no podemos condenar a esclavistas y negreros porque esa practica era idónea en ese tiempo, ni a los predicadores o misioneros cristianos que llegaron con los españoles a evangelizar a México porque era correcto, porque si así fuera el Papa estaría obligado no a ofrecer disculpas, sino a exigir que si hoy alguien no aprueba la Conquista espiritual, entonces dejen de creer en Jesús, renuncien a su devoción a la Virgen María, que ya no crean en la Guadalupana, virgen de Juquila, la Soledad y todas las demás, que son las mismas en distintas advocaciones, para creer de nuevo en la verdadera, auténtica y única religión prehispánica, reverenciando a Huitzilopochtli, Tláloc, Quetzalcóatl o Tezcatlipoca y no a los falsos e impuestos santos y mártires cristianos que cada pueblo tiene como santo patrón o protector.

La iglesia ya se disculpó varias veces, el año 2000 fue del perdón, incluso perdonaron a una campana de la Catedral del DF, y un Papa ofreció disculpas en Bolivia a los aborígenes, pero, si así es ahora la política de odios largos, entonces habría que exigir disculpas a los alemanes hijos de nazis, a los descendientes japoneses súbditos de Hirohito y a los estadounidenses por haberse anexado medio territorio; además, lo cierto es que lo que cayó hace 498 años fue Tenochtitlan, la capital del Imperio Azteca, la nación prehispánica que oprimía, esclavizaba y extorsionaba los demás pueblos prehispánicos, exigiendo mujeres y jóvenes para sacrificar extrayendo el corazón palpitante y ofrendarlo a Dios, el Dios Verdadero, no el crucificado y falso que trajeron los españoles. No fue conquistado México, (México  no existía)cayo Tenochtitlán y después el resto de lo que ulteriormente fue la Nueva España, liberándonos de un opresor coterráneo para ser dominado por otro, ultramarino, primero militarmente y después espiritualmente, incluidos los mixtecos que se dicen el pueblo nunca conquistado, aunque todos sean cristianos, católicos, apostólicos y evangelistas, protestantes, testigos de Jehová o lo que sea, no devotos adoradores del verdadero y único Dios: Tonatiuh, como debieran creer los auténticos mexicanos actuales, que veneran un Dios exótico que fue condenado y crucificado por sedición y rebeldía a Roma autonombrándose Rey, aunque decía que su reino no estaba en este mundo… ¿quizá en Andromeda?