Educación en Oaxaca: simplemente no existen posibilidades de arreglo

+ Gobierno-Sección 22: vicios, convalidados

En su primera declaración pública como director del IEEPO, Bernardo Vásquez Guzmán aseguró que toda interlocución que tenga esta administración del Gobierno del Estado será con la Sección 22 del SNTE, y llamó a los integrantes de la Sección 59 a “sumarse” a sus adversarios “por el bienestar de los educandos”. De nuevo, otro régimen de gobierno en Oaxaca dejó a un lado los pudores, para echarse en brazos de un gremio que hará todo justamente porque las cosas no cambien, y mucho menos porque la educación pública mejore.

Como parte de los lugares comunes, la administración del gobernador Gabino Cué llamó al magisterio oaxaqueño a tener una relación respetuosa e institucional, a través de la cual se pudieran mejorar los alarmantes índices de analfabetismo y deficiente aprovechamiento que tienen los alumnos de educación pública básica en la entidad; para ello, el Gobernante estableció una serie de compromisos políticos y educativos con los que, según parece, cree que puede mejorar la instrucción pública en la entidad.

En ese sentido, gran parte del discurso político que ha reiterado el gobernador Cué respecto a la relación respetuosa con los gremios y organizaciones de lucha social, y al no uso de la fuerza pública para actos de represión, está encaminado a la Sección 22. Esto porque uno de los principales agraviados por la anterior administración en esos aspectos, fue precisamente el sindicato magisterial oaxaqueño.

Pero también, en el aspecto estrictamente educativo, el nuevo gobierno abiertamente ha tratado de congraciarse e identificarse con la Sección 22. En efecto, el gobernador Cué ha dicho en más de una ocasión, que trabajarán en conjunto con el magisterio oaxaqueño en la construcción del plan alternativo a la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE) que ellos tanto han exigido, y por el que tienen un frente de guerra abierto con la dirigencia nacional del SNTE.

Tal parece que el nuevo gobierno está convencido, o aparenta estarlo, que atendiendo esos dos aspectos podrá mejorar la calidad de la educación, o que al menos conseguirá que los profesores de la Sección 22 dejen a un lado los paros de labores, los plantones y demás acciones de protesta social que tanto acostumbran. En una visión simplista y aparente, este podría ser el camino correcto. Aunque en realidad, decisiones como esas lo único que hacen es dar la primera pauta para la atención de otros problemas mucho más severos.

¿De qué hablamos? De que atendiendo esos dos rubros, el gobierno de Gabino Cué no conseguirá, ni en el mejor de los casos, mejorar la educación pública que reciben los niños y jóvenes oaxaqueños. A lo mucho, lo más que logrará es (medio) estabilizar su relación y convivencia social y política con la Sección 22, pero no conseguirá que ésta comience a revertir los preocupantes índices de rezago educativo que existen en nuestra entidad.

No obstante, ni siquiera en eso los signos son alentadores. De antemano, la 22 ha asegurado y reiterado que no por el cambio de administración, ellos dejarán de llevar a cabo manifestaciones, paros, marchas y demás. Dicen, con toda la congruencia pero también inmoralidad que los caracteriza, que su lucha va más allá de una administración o un gobernante, y que por eso sus causas se mantienen vivas aunque éste sea un gobierno identificado con ellos.

Y respecto al plan alternativo a la ACE, las cosas tampoco son alentadoras. De hecho, no es nuevo el señalamiento en el sentido de que el tan socorrido plan alterno que según ya tiene listo la Sección 22, simplemente no existe. En nuestra entrega del 4 de junio pasado, asegurábamos que lo más que hasta entonces habían podido construir los profesores de la 22 en ese aspecto, eran apenas algunos lineamientos básicos sobre el proyecto educativo alterno del que tanto hablaban.

Pero decíamos también que entre los propios profesores se sabía que dicho planteamiento estaba aún muy lejos de ser un verdadero plan educativo que independientemente de su enfoque, pudiese tener un sustento metodológico, pedagógico y hasta organizacional, lo suficientemente sólido como para ser aplicado a todas las escuelas, alumnos y maestros del Estado.

 

EDUCACIÓN, ¿SIN REMEDIO?

Ahora bien, en este sentido es también necesario hablar en plata. Es decir, seguir la ruta del dinero. ¿Para qué desean los profesores de la 22 ese plan educativo alterno? La respuesta tampoco es nueva: la Sección 22, tiene en la mente lograr la aprobación, dentro de ese “proyecto alternativo”, de sendos programas de rescate de la infraestructura educativa, mobiliario, capacitación docente, formación de nuevos profesores normalistas y, lo que es “la joya de la corona”, el manejo nada menos que del programa de estímulos económicos y ascensos para los trabajadores de la educación. Esto último es lo que, en su visión, vendría a sustituir a la carrera magisterial, que quedó superada con la Alianza por la Calidad de la Educación, y que ellos se niegan a reconocer y a aplicar en Oaxaca.

Así, lo que es evidente, es que los profesores de la 22 no van por la educación, sino por el botín económico. Esto porque si los “democráticos” llegaran a tomar el control particularmente del programa de estímulos económicos, no sólo continuarían recibiendo un cheque en blanco para el manejo terrorista de sus trabajadores, sino que además asumirían el control completo de lo que los profesores denominan los estímulos económicos “de tipo horizontal”, que se les otorga cuando todos aquellos que están frente a grupo mejoran su nivel de preparación académica y de actualización.

¿Todo esto resultaría en una mejor educación? Evidentemente no. Porque, de hecho, cualquier reforma educativa, la que sea, que quisiera llevarse a cabo en Oaxaca, tendría necesariamente que pasar por la disminución de la influencia, los vicios, y el excesivo poder que tiene en sus manos la Sección 22.

 

NADA CAMBIARÁ

En efecto, nada cambiará porque lejos de hacer planteamientos serios y de avanzada respecto a la educación, el nuevo Titular del IEEPO decidió echarse en los brazos de la Sección 22 simplemente por un asunto de sobrevivencia. Y como ésta no cederá ni un ápice de su poder en aras de nada, lo que ya puede preverse es el continuismo en la simple administración del problema educativo. Quizá, en el mejor de los casos, disminuyan las suspensiones de clase. Pero ello no equivaldrá, ni cercanamente, a que la educación mejorará.

 

2 thoughts on “Educación en Oaxaca: simplemente no existen posibilidades de arreglo

  1. es correcto tu coementario Adrian en mi estiam los sindicatos son nu verdero cancer del pais con profesores en verdad mediocres y con salalrios delos mejores pagados junto con los de telmex y Cfe, los sindicatos deben de acabar de forma definitiva. por otor parte el tipo designado en la titularidad del IEEPO bernardo estaba trabajando en al administracion anterior y ahora subio de escaño en la nueva, que no era toda la planilla con gente capaz- es decir competente- y proba? vaya desigacion… saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *