Partidizaci贸n de la democracia: una mala opci贸n

Date:

+ Congreso: deben mejorar, no copiar a Federaci贸n

Una de las premisas fundamentales de la democratizaci贸n del poder, se encuentra en la inclusi贸n y la participaci贸n de los ciudadanos en los procesos relacionados con la vida p煤blica del estado o pa铆s, para que a trav茅s de ellos esos procesos y decisiones tengan legitimidad, credibilidad y aceptaci贸n general. Aunque en Oaxaca vivimos supuestos 鈥渘uevos tiempos鈥, y la democracia y la transici贸n llegaron con la alternancia partidista en los poderes Ejecutivo y Legislativo, a煤n nos encontramos lejos de una verdadera ciudadanizaci贸n y, al contrario, existe hoy el riesgo real de una potencial regresi贸n o estancamiento democr谩tico. Veamos por qu茅.

Como ya lo hemos dicho en otros momentos, el poder se ejerc铆a tradicionalmente en Oaxaca en base a viejas reglas delineadas por los verticalismos propios de un r茅gimen de partido y gobierno hegem贸nicos y, en buena medida, autoritarios. Desde mediados del siglo XX hasta hace apenas unos meses, gobern贸 la entidad un ente que, aunque era una unidad, estaba dividido entre un partido y un equipo de gobierno.

En efecto, la dualidad de gobierno-partido que aqu铆 ejerci贸 el priismo, fue caracter铆stico de un r茅gimen no de partido de Estado, sino m谩s bien de partido hegem贸nico. Esto porque a煤n cuando se cumpl铆a con todos los imperativos democr谩ticos respecto al voto y la participaci贸n 鈥渄emocr谩tica鈥 (hab铆a elecciones, los votos se contaban, y todo se ajustaba a las reglas constitucionales de la renovaci贸n de los poderes), en realidad exist铆a una inequidad visible entre las posibilidades de triunfo, y los medios 鈥攅con贸micos, pol铆ticos, de coacci贸n, etc茅tera鈥 con los que contaba el llamado 鈥減artido oficial鈥 para realizar su trabajo electorales, respecto a sus adversarios de la oposici贸n.

Todo esto permiti贸 que, en los hechos, el Gobernador del Estado tuviera un poder omn铆modo, preponderante y avasallante respecto a los poderes Legislativo y Judicial. Unos y otros, en pr谩cticamente toda la extensi贸n de la palabra, asum铆an que el dictado del Gobernador era orden, que ellos eran empleados o subordinados suyos, y que por tanto nada val铆a m谩s que una decisi贸n tomada y anunciada por el Mandatario. Ese era, pues, el ejercicio vertical del poder, que luego se convirti贸 鈥攜 as铆 fue se帽alado鈥 en una pr谩ctica autoritaria.

Frente a ello surgieron dos grandes batallas. Una de ellas fue la de los partidos de oposici贸n, y la otra la de los ciudadanos. Los primeros generaron, no sin innumerables fallas, las alianzas y los puentes necesarios para poder unirse y enfrentar civilizada y democr谩ticamente a quienes ejerc铆an el poder plenamente y no estaban dispuestos a cederlo sin antes oponer resistencia. A nivel federal, hubo alternancia y comenz贸 un proceso largo 鈥攅 inconcluso, y ahora m谩s bien inm贸vil鈥 de desincorporaci贸n de los verticalismos y autoritarismos.

La otra batalla, fue la que poco a poco fueron ganando los ciudadanos a trav茅s de los procesos y las tareas en las que fueron ganando terreno. La llamada 鈥渃iudadanizaci贸n鈥 particularmente perme贸 en todas aquellas tareas que ten铆an que ver con la fiscalizaci贸n y control del poder a trav茅s de medios e instituciones distintas a las tradicionales.

En los 贸rganos aut贸nomos, particularmente, hubo necesidad de reforzar el paso hasta lograr que ciertos procesos como el de la rendici贸n de cuentas, la fiscalizaci贸n superior, la defensa de los derechos humanos, y la organizaci贸n de los procesos electorales, quedaran en manos eminentemente de ciudadanos, para que a trav茅s de ellos, este tipo de procesos (que entra帽aban en s铆 mismos la duda por el resultado de las votaciones, por el saqueo a las arcas p煤blicas, la corrupci贸n y los abusos cometidos desde el poder) tuvieran por primera vez la credibilidad y certeza que siempre les hab铆a hecho falta.

 

CAMINO EN REVERSA

Instituciones como el Instituto Federal Electoral, la Comisi贸n Nacional de los Derechos Humanos, el Instituto Federal de Acceso a la Informaci贸n, o la Auditor铆a Superior de la Federaci贸n, constituyen hoy nuevos equilibrios al poder en el 谩mbito federal. En su esencia, se entiende que 茅stos 贸rganos deb铆an estar encabezados por ciudadanos que no tuvieran compromisos con el poder, para poder materializar los fines propios de esas instancias que van precisamente encaminados a vigilar, revisar y acotar al poder.

S贸lo que esa esencia no ha sido respetada y, al contrario, en la actualidad ha sido seriamente puesta en duda. Al decantarse el otrora omn铆modo poder presidencial, 茅ste qued贸 en buena medida en manos de los partidos pol铆ticos. La l贸gica del poder los llev贸 a entender que una cosa es oponerse, y otra muy distinta detentar cierta cantidad de poder. En el primero de los casos, se exige el apego a las reglas democr谩ticas. Pero en el segundo de los casos, se est谩 dispuesto a hacer todo lo que est茅 al alcance 鈥攍egal o no, confesable o no, 茅tico o no鈥 para mantenerlo, y para no perder ninguna porci贸n del mismo.

Eso fue lo que pas贸 con los partidos, que si primero lucharon codo a codo con los ciudadanos para lograr la democratizaci贸n, luego decidieron arrebatarles por completo esa bandera y ondearla solos para aprovechar todos los beneficios y los espacios de poder que hab铆an logrado. As铆, por ejemplo, desde antes del 2006 el IFE dej贸 de ser, en el 谩mbito federal, la instituci贸n ciudadana ic贸nica, para pasar a ser un ente conformado por cuotas de partido, para responder primero a los intereses de 茅stos, y luego a los de la democracia y los ciudadanos.

Esos mismos intentos por 鈥渃olonizar鈥 a los 贸rganos que deb铆an estar conformados por ciudadanos y no por cuotas de partido, se han reproducido en pr谩cticamente todos los entes aut贸nomos. Y esa misma historia, es la que est谩 ocurriendo en Oaxaca, ahora que los partidos representados en el Congreso, ya se dieron cuenta que tienen parcelas de poder, y que pueden utilizarlas como les venga en gana, independientemente de que eso sea o no ben茅fico o constructivo para la verdadera democracia.

 

DEMOCRACIA EN ENTREDICHO

驴Las fuerzas pol铆ticas intentar谩n, en estos supuestos 鈥渘uevos tiempos鈥, atender a cuotas y no al inter茅s democr谩tico, para integrar los 贸rganos que eventualmente ser谩n renovados? Ya dieron una primera pauta con la integraci贸n del Tribunal Electoral. 驴Har谩n lo mismo con el Instituto Estatal Electoral, la Auditor铆a Superior y el 脫rgano de Transparencia? Si lo hacen, como parece, estar铆an contribuyendo a forjar una democracia con malformaciones cong茅nitas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

CONTRAFUEGO || Gubernaturas, 隆matanga!

Aurelio Ramos M茅ndez El certero pial con que el...

Apuntes finales de la victoria de Milei

Pongamos todo en perspectiva con: Carlos Villalobos En la vor谩gine...

Actualiza Poder Judicial a periodistas聽sobre el Sistema Penal Acusatorio

El magistrado Eduardo Pinacho S谩nchez inaugur贸 las actividades del...

Rinde protesta titular del PJEO como integrante聽de la directiva de Tribunales de Justicia

El magistrado Eduardo Pinacho S谩nchez ocupa por segunda ocasi贸n...