Tr谩nsito del Estado: Direcci贸n, a subasta

Date:

+ Pondr谩n 鈥渁 Iglesia en manos de Lutero鈥

Entre los integrantes de las corporaciones policiacas que dependen de la Secretar铆a de Seguridad P煤blica Estatal, comenz贸 a circular como un documento interno la convocatoria para seleccionar al pr贸ximo Director de Tr谩nsito del Estado. Esta decisi贸n, adem谩s de riesgosa, pone en claro la contradicci贸n entre lo que dijeron al iniciar la administraci贸n y lo que hacen ahora, y el descuido que tienen los mandos policiacos estatales de una instancia tan importante como esa.

A grandes rasgos, la convocatoria referida establece, limitativamente, que s贸lo podr谩n competir por el cargo de Director de Tr谩nsito del Estado, aquellos elementos pertenecientes a las corporaciones de la Secretar铆a de Seguridad P煤blica, que demuestren tener estudios de nivel medio superior, y que re煤nan ciertas condiciones y ex谩menes de probidad y proximidad social, adem谩s de conocimiento de la labor que tiene encomendada realizar esa corporaci贸n.

Aunque de entrada esta pareciera ser una convocatoria democr谩tica, incluyente, y que podr铆a tomar en cuenta la experiencia de los mismos elementos, en realidad puede ser tambi茅n un problema de alto riesgo para la ciudadan铆a.

Si el mismo secretario de Seguridad P煤blica, Marco Tulio L贸pez Escamilla, lleg贸 hace apenas unos meses a Oaxaca preocupado porque las corporaciones estatales no est谩n certificadas, porque tampoco han pasado todos los elementos por el proceso de control de confianza, y porque no hubo depuraci贸n de posibles malos elementos, no parece tener una explicaci贸n l贸gica el hecho de que hoy pretendan entregar la direcci贸n de una corporaci贸n a elementos que no son del todo confiables, y que apenas si pueden demostrar preparaci贸n acad茅mica de nivel medio superior 鈥攅s decir, preparatoria o bachillerato.

Pero adem谩s, si existe una corporaci贸n policiaca estatal que despierta dudas e recelo entre la ciudadan铆a, sin duda esa es Tr谩nsito del Estado. Son viejas, y abominables, las historias de c贸mo ah铆 se ha anidado la corrupci贸n; de c贸mo desde los mismos mandos policiacos se fomentaron pr谩cticas 鈥渃ulturales鈥 como la de la 鈥渕ordida鈥, la renta de delegaciones regionales, el pago de cuotas semanales, y el establecimiento de tarifas para el uso de patrullas, motocicletas, o para la designaci贸n de zonas de la ciudad en las que es alta la incidencia de imposici贸n de infracciones, o el cobro de 鈥渁yudas鈥 para no sancionar a los automovilistas.

Si bien es cierto que mucho de todo esto fue generado por los mandos policiacos (directores, subdirectores, delegados regionales, etc茅tera), lo cierto es que lo que se cre贸 fue una aut茅ntica red de colaboraci贸n para la corrupci贸n, en la que tambi茅n los agentes fueron parte, y fungieron 鈥攐 han fungido鈥 como el eslab贸n ejecutor de esas conocidas cadenas de corrupci贸n.

Por esa raz贸n, ante la falta de mecanismos de control y de candados para evitar la corrupci贸n, y ante la ausencia de instrumentos de certificaci贸n de confianza, y de una aut茅ntica depuraci贸n interna entre los agentes, los mandos policiacos han cambiado 鈥攜 ha habido ah铆 todo tipo de personajes, desde los que escalaron toda la cadena de subordinaci贸n hasta llegar a la direcci贸n, hasta los que llegaron ah铆 por casualidad o por decisi贸n arbitraria del Gobernador del Estado鈥 pero las pr谩cticas y la corrupci贸n han seguido siendo exactamente las mismas.

(DES)CONFIABILIDAD

Dice la convocatoria, por ejemplo, que los aspirantes al cargo de Director de Tr谩nsito del Estado, deben demostrar que tienen proximidad social. Es decir, que han interactuado favorablemente con la sociedad, y que 茅sta tiene posibilidad de reconocerlos como autoridad y como garante del orden en la labor que desempe帽an.

驴Existe posibilidad de demostrar esa proximidad social? Tal parece que no. Y es as铆 porque la proximidad social 鈥攅s decir, la interacci贸n entre el representante de la ley y el ciudadano鈥 煤nicamente puede darse en seis momentos o lugares perfectamente definidos: en la casa, en el trabajo, en la escuela, en las calles, en las carreteras o en los sitios de esparcimiento.

De entrada puede preguntarse: 驴En alg煤n momento, antes o ahora, los agentes de tr谩nsito han participado en labores de prevenci贸n, de orientaci贸n y concientizaci贸n, que den la pauta de que, en efecto, existe esta proximidad social? Incluso, 驴c贸mo podr铆a demostrarse que la ciudadan铆a conf铆a o reconoce la labor de los agentes de tr谩nsito, cuando 茅stos tienen una ascendencia y una historia que apunta en un sentido exactamente contrario al que se pretende?

M谩s bien, lo que esa convocatoria parece ser, es una peligrosa balandronada que puede poner a Tr谩nsito del Estado en manos de los peores. No se duda que dentro de la corporaci贸n existan elementos de val铆a que puedan hacer un trabajo efectivo. Sin embargo, m谩s all谩 de la 鈥減roximidad social鈥, lo primero que debi贸 haber habido fue un proceso escrupuloso de depuraci贸n, y de establecimiento de mecanismos de control de confianza, para verdaderamente tener certeza de que quienes son parte de la corporaci贸n tienen la capacidad, el conocimiento y el sustento de honorabilidad suficiente ya no digamos para actuar como mando, sino para generar confianza con la ciudadan铆a en el trato directo.

Finalmente, contrario a lo que se piensa, este no debe ser un asunto ni de falsa 鈥渄emocracia鈥 ni autoenga帽os. Las decisiones deben ser lo suficientemente firmes y sustentadas porque lo que est谩 en juego es la seguridad de los ciudadanos. Por eso mismo, las decisiones tomadas al respecto deb铆an abarcar muchos m谩s aspectos que los establecidos en la convocatoria.

En todo caso, si se pretende poner a consideraci贸n la designaci贸n de un mando policiaco, deb铆a tambi茅n abrirse a la sociedad, para que 茅sta tuviera un mayor rango de participaci贸n y de incidencia en la decisi贸n.

Dejar esto en el rumbo que lleva hasta ahora, no significa m谩s que echar una moneda al aire, y dejar a que sea el azar, o la suerte, la que determine algo que deb铆a estar regido por el principio de que en esos cargos deben estar los mejores, y los m谩s honestos y capacitados, hombres y mujeres que requiere un estado como el nuestro. Mucho cuidado con tomar decisiones aventuradas, o equivocadas.

OFICINA OLVIDADA

Se supone que el 1 de julio debe haber Director de Tr谩nsito del Estado. Nada menos que ocho meses despu茅s de arrancada la administraci贸n. 驴Pensar谩n que este asunto no urge? 驴O ser谩 que la tardanza es reflejo de lo 鈥渕ucho鈥 que les importa esa Direcci贸n? Ambas, son preguntas.

1 COMMENT

  1. LO DE LA CONVOCATORIA PARA DESIGNAR AL NUEVO DIRECTOR DE TRANSITO SOLO FUE UN CIRCO, EN REALIDAD MARCO TULIO LOP脡Z ESCAMILLA ES PROTECTOR DE FRANCISCO ANAYA LOZANO, QUIEN SE HA DEMOSTRADO QUE ES UN CORRUPTO. SOLO FUE PARA CALMAR LOS ANIMOS EN LA CORPORACION PERO EL SEGUIRA SIENDO DIRECTOR DE TRANSITO DE ESTADO.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

Muchos cambios, poca claridad. El camino naranja a 2024

Pongamos todo en perspectiva con: Carlos Villalobos En la compleja...

El r铆o la Arena de Pinotepa Nacional tiene esperanza: CNDH emite recomendaci贸n para su rescate.

La Comisi贸n Nacional de los Derechos Humanos(CNDH) emiti贸 una...

鈥淚n Utero鈥 en datos por su trig茅simo aniversario聽

Par茅ntesis  M煤sica. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas聽 No s茅 si...

鈥淢i querida ni帽a鈥: te atrapa porque te atrapa聽

Par茅ntesis  M煤sica. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas聽 Antes de comenzar...