El Congreso de Oaxaca desalienta la participaci贸n de los ciudadanos

Date:

+ Temas p煤blicos, dominados por la partidocracia

Qu茅 grave resulta el hecho de que la LXI Legislatura del Congreso del Estado, se diga la garante de los intereses ciudadanos, pero siempre termine resolviendo sus asuntos en base a cesiones rec铆procas, equiparables al reparto de un bot铆n. Aunque se supone que 茅stos son los tiempos del cambio 鈥攜 que ese cambio de actitud corresponde no s贸lo al Ejecutivo del Estado, sino a todos los actores de la vida p煤blica鈥, hoy es evidente que desde ah铆 todos le apuestan al gatopardismo, y al desaliento simulado a la verdadera participaci贸n ciudadana en los asuntos p煤blicos.

La mejor prueba de ello se encuentra en la conformaci贸n de los 贸rganos aut贸nomos estatales, en los que est谩n tratando de transformar todo鈥 para que nada cambie. Desde siempre, siendo representantes de las fuerzas de oposici贸n, los partidos que hoy gobiernan no dejaron un solo momento posible para criticar la cooptaci贸n que hab铆a hecho el entonces Gobernador del Estado, de los 贸rganos p煤blicos que, por su naturaleza, deb铆an estar conformados por ciudadanos especializados en las materias respectivas, y no por pol铆ticos que sirvieran a grupos e intereses pol铆ticos.

No faltaba raz贸n para la cr铆tica. Todos esos 贸rganos estatales ten铆an la calidad de 鈥渁ut贸nomos鈥 s贸lo en las disposiciones jur铆dicas que les daban origen, pero no en la realidad. Y aunque la declaratoria de autonom铆a es un imperativo que la ley establece para todos los involucrados (por la raz贸n de que 茅stos representan los nuevos contrapesos para el control del poder), todos asum铆an esos espacios como sat茅lites del gobierno estatal en turno, y por eso prevalec铆an los criterios pol铆ticos por encima del de la calidad moral, la experiencia y la preparaci贸n profesional de sus integrantes.

Desde esa perspectiva, era v谩lida, desde todas las visiones posibles, la cr铆tica al poder por negarse a conceder esos espacios a la ciudadan铆a, y por entregarlos a personas que m谩s bien parec铆an agentes del r茅gimen colonizando esos supuestos espacios, que no deb铆an estar sometidos a los designios del Jefe Pol铆tico en turno.

De hecho, fue esa la raz贸n por la que, una vez que el ahora grupo gobernante lleg贸 al poder por la v铆a de los comicios, de inmediato dispuso que una de sus primeras decisiones ser铆a la de reformar los 贸rganos aut贸nomos para eliminar de ellos a los personajes que estaban ah铆 por decisi贸n pol铆tica, y por sumisi贸n al Jefe Pol铆tico del r茅gimen anterior, para supuestamente dar paso a una integraci贸n verdaderamente democr谩tica y apegada a los principios que buscaba salvaguardar la Constituci贸n, cuando los concibi贸 como parte de la estructura del Estado.

Y el solo repaso a los nombres de quienes integraban esos 贸rganos durante el gobierno de Ulises Ruiz Ortiz, daba las pautas suficientes para legitimar la urgencia y la importancia de hacer esos cambios. Y como todos 鈥攍os partidos ganadores, y el gran derrotado tambi茅n鈥 promet铆an que habr铆a un fomento real a la democracia, entonces pocas fueron las voces que realmente se opusieron a que los 贸rganos aut贸nomos fueran no s贸lo reintegrados, sino que incluso fueran modificados en sus alcances, atribuciones y estructura org谩nica.

El problema es que el resultado no pasar铆a, ni de lejos, cualquier prueba de verdadero avance democr谩tico. S贸lo se dio el cambio de personajes, pero no de pr谩cticas. Y esos 贸rganos aut贸nomos, que deb铆an quedar en manos independientes y especializadas 鈥攑ero sobre todo lo primero鈥, finalmente fueron groseramente entregados en base a cuotas e intereses, y no a las promesas hechas inicialmente.

Y, lo m谩s grave, es que con ello est谩n demostrando que la participaci贸n de los ciudadanos es una simulaci贸n. 驴O c贸mo podr铆an explicar que la autonom铆a de esos 贸rganos fue puesta, a trav茅s de negociaciones, en las manos de los partidos pol铆ticos?

DEMOCRACIA COOPTADA

En t茅rminos verdaderamente serios, ning煤n partido pol铆tico en la entidad podr铆a hoy explicar, con honestidad y certeza, c贸mo es que procuraron la democracia en esos 贸rganos que hoy est谩n como desde antes de que llegara el 鈥渃ambio鈥 a Oaxaca. En realidad es grave que eso pase hoy, porque lo que est谩 quedando claro es que la pluralidad decidida por los ciudadanos para el Congreso, no est谩 siendo retribuida a trav茅s de un verdadero compromiso para que 茅stos pudieran tener m谩s influencia y poder real dentro de los asuntos del Estado.

驴C贸mo podr谩n explicar los diputados, por ejemplo, que en todos los procesos de elecci贸n de integrantes de 贸rganos, en los que se supone que se emiten convocatorias p煤blicas y pueden participar todos los ciudadanos que cumplen con los requisitos que establecen tanto la convocatoria como la ley respectiva, se ha decidido y 鈥渃onsensado鈥 desde tiempo antes de la elecci贸n, y que incluso esas decisiones pactadas son filtradas a los medios informativos desde horas o d铆as antes de que ocurra la elecci贸n?

驴C贸mo podr谩n explicar, en ese mismo sentido, que a los ciudadanos que por un deseo real de servir a la sociedad, y por cumplir con todos los requisitos de experiencia, conocimiento y formaci贸n profesional requerido, ni siquiera son tomados en cuenta y, a煤n peor, son usados como comparsa para legitimar los acuerdos que ellos ya han tomado a favor de personajes que qui茅n sabe si cumplen con la ley, pero s铆 tuvieron la capacidad o la suerte de ser objeto de negociaci贸n entre los partidos?

Incluso, 驴c贸mo podr铆an explicar todas las versiones que corren respecto a la forma en c贸mo negocian ellos, y c贸mo permiten que el grupo gobernante los 鈥渃onvenza鈥 de decisiones que les favorecen a ellos directamente (a trav茅s de d谩divas econ贸micas, canonj铆as pol铆ticas o 鈥渃emento鈥), pero que qui茅n sabe qu茅 tan ben茅ficas o da帽osas son para la sociedad?

 

SIMULACI脫N RIESGOSA

El problema es que esta democracia simulada, s贸lo est谩 alejando a quienes se supone que deber铆a estar alentando. Los ciudadanos, a煤n con este cambio 鈥攓ue m谩s de uno nos quiere vender, ilusa y hasta groseramente, como una 鈥渢ransici贸n鈥濃, siguen estando marginados de los asuntos p煤blicos. As铆 lo reiter贸 la forma en que fueron electos los subauditores de la ASE, hace dos d铆as. Y se supone que la esencia de cualquier cambio democr谩tico, radica justamente en hacer m谩s leg铆timo, transparente y equilibrado al poder, y no en s贸lo cambiar los 鈥渆quilibrios鈥 y las formas tradicionales de la cooptaci贸n entre grupos. Algo verdaderamente riesgoso y lamentable.

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

50 a帽os despu茅s, sigue siendo de alto impacto

Par茅ntesis  M煤sica. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  La pel铆cula 鈥淓l...

CONTRAFUEGO || El camino de Marcelo

Aurelio Ramos M茅ndez Marcelo Ebrard est谩 a punto de resolver...

M谩s all谩 del pasaje, una oportunidad para el transporte en Oaxaca de Ju谩rez

Pongamos todo en perspectiva con: Carlos Villalobos En medio del...

La sombra de Tadzio

Par茅ntesis M煤sica. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  Comenzar la columna...