Gobierno: ahora sí el Mandatario toma las riendas

Date:

+ Cambios, para dar equilibrio a próximo gran ajuste

No siempre se ve que un gobierno ya en marcha, tome la decisión de replantear por completo su esquema de operación. Aunque son naturales los cambios de funcionarios, y más después del primer año de gestión, lo cierto es que los ajustes que está en vías de sufrir la administración estatal van más allá de la sola liquidación de compromisos y la consolidación del grupo gobernante en la toma de las riendas del gobierno. Esta que está por venir, parece ser una auténtica cirugía mayor, de la que hoy apenas si hemos visto sus primeros rasgos.
Ayer, el nuevo jefe de la Oficina de la Gubernatura, Jaime Bolaños Cacho Guzmán, hizo pública la decisión del Gobernador del Estado, de hacer alrededor de 20 cambios en su equipo de trabajo, que hasta hoy sólo afectaron a algunos directores, coordinadores y subsecretarios.
Por los nombres y las instancias en las que se anunciaron los ajustes, quedó claro que éstos tuvieron dos propósitos claros: por un lado, el Gobernador decidió liquidar intereses y tomar el control de ciertas áreas que parecían estar sujetas no a criterios de especialización o eficiencia, sino a compromisos políticos; y por el otro, decidió hacer cambios para fortalecer las estructuras administrativas que formalmente habrán de ser modificadas a partir del próximo año.
Novedades en los cambios, en realidad, hubo pocas. En realidad, los cambios más llamativos resultan ser los ocurridos justamente en las áreas de vocería y comunicación social del Poder Ejecutivo. Por un lado, la vocería que estaba a cargo de la ex candidata a Gobernadora, María de los Ángeles Abad Santibáñez, pasó a ser responsabilidad del nuevo Jefe de la Oficina de la Gubernatura, mientras que la Dirección de Comunicación Social fue asumida por Miguel Ángel Muñoz, otro de los colaboradores cercanos del Mandatario, y se entiende que incluido en la Secretaría Técnica del Ejecutivo (que, administrativamente, es el área “mano derecha” del Gobernador) por cuestiones de eficiencia y especialización, y no por algún tipo de compromiso político.
Esas áreas eran, hasta ayer, particularmente ruidosas. Porque por un lado, claramente se vio que el nombramiento de Abad Santibáñez como vocera del Gobierno del Estado, fue únicamente como una forma de aparentar la imagen de un gobierno incluyente que no sólo no veía como enemigos a los adversarios políticos del ahora Mandatario, sino que en el proyecto democrático también cabían en posiciones de relevancia.
El problema para Abad Santibáñez fue que su posición “importante” sólo le duró la primera semana de la administración, en la que sí fue tomada en cuenta para salir a hacer anuncios a nombre del gobierno estatal. Después de eso se convirtió en un fantasma, que se limitaba a hacer análisis del manejo mediático de las dependencias estatales y sus funcionarios, y a formular recomendaciones que francamente ni ella sabe si en alguna ocasión fueron tomadas en cuenta.
El área de Comunicación Social, por su parte, siempre estuvo dominada por las percepciones —y filias y fobias— personales del ahora ex funcionario, Ernesto Reyes. Esa dirección le fue encomendada como recompensa a su lealtad y trabajo durante los largos años en los que el proyecto del gobernador Cué trabajó a contracorriente, pero también quedó claro que ésta fue una inclusión motivada por el origen periodístico y político de Reyes (el diario Noticias, su propietario y el grupo político que lo respalda), con quienes el Mandatario tiene un natural compromiso y lazos políticos que bien parecen imposibles de diluir.
¿Para qué los cambios en dichas áreas? Primero para asumir el control pleno de las mismas que, al parecer, hasta ahora no se tenía. Y segundo, para darles a esos temas la importancia que ameritan, y para alejar de esas responsabilidades las cargas políticas que posiblemente obstaculizaban la posibilidad de tener mejores equilibrios y dar resultados más trascendentes.

AJUSTES ESTRATÉGICOS
La gran mayoría de los funcionarios designados para nuevas tareas hace dos días, son personajes que en realidad tienen pocas referencias en cuanto al manejo político del gobierno estatal, y que por eso mismo figurarán poco en temas polémicos o de aspiraciones partidistas. Lo que queda claro, pues, es que esos nombramientos ocurren en el marco de una especie de “preparación del terreno” para los ajustes mayores que seguramente ocurrirán en las primeras semanas del año próximo.
Y es que lo que ocurrirá, decíamos líneas arriba, es una verdadera cirugía mayor a la administración estatal. Porque el hecho de que el Ejecutivo haya decidido enviar al Congreso un nuevo proyecto de Ley Orgánica, en realidad denota un verdadero replanteamiento de varios de los principales esquemas administrativos actuales, en los que de nuevo tendrá que buscar los equilibrios políticos necesarios entre los grupos que lo ayudaron a llegar al poder, pero en el que también necesita dar viabilidad técnica y operativa a las áreas, para evitar que éstas sigan siendo utilizadas a partir de otros criterios que no sean los fines específicos para que los que fueron creados.
En todo esto, lo que parece es que al haber cambios a nivel de secretarías del gobierno estatal, éstos serán para cumplir con los pactos y compromisos políticos que aún hacen falta por satisfacer a ciertos sectores, pero también que el Gobernador no dejará las dependencias completamente en manos de quienes las desean como trampolín para otros cargos o ambiciones de poder. Y por eso desde ahora está poniendo las “cuñas” con las que habrá de tratar de que, por los afanes políticos, no se pierda el rumbo.
Y por eso, lo que vimos es apenas una parte de todo el movimiento que habrá, porque según parece, sí existe una preocupación genuina por el poco movimiento del gobierno estatal, y por la urgencia de hacer más operativa la administración estatal para dar mejores resultados.

TRANSPORTE
Luego de un año de seguir administrando un problema heredado de gobiernos anteriores, parece que ahora sí hay interés por comenzar a poner remedios de fondo a la problemática del transporte público, que está atomizada por todo el territorio estatal, y que es tan anárquica como lo es el funcionamiento de miles de vehículos en condiciones que nadie sabe si son del todo regulares o no. Habrá que seguir de cerca el proyecto de creación de la Secretaría del Transporte. Será un elemento de gobernabilidad indiscutible para Oaxaca.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

Carlos Enrique Taboada: El duque del terror del cine mexicano

Paréntesis Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  En el vasto...

Un siglo de expansión

Carlos R. Aguilar Jiménez Justo hace 100 años, en 1924,...

Recursos de los trabajadores están a salvo con el Fondo de Pensiones Bienestar: Infonavit

En entrevista, el Delegado de Infonavit en Oaxaca, Juan...

El cáncer de mama en las celebridades: un impacto más allá de los escenarios

Paréntesis  Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas Un día como...