Esta, para el PRI de Oaxaca, fue una elecci贸n con 4 campa帽as

Date:

+ Exclusi贸n fue la constante entre candidatos

Uno de los principios fundamentales de toda campa帽a proselitista, en la que se juegan varios espacios al mismo tiempo, radica en hacer una verdadera unificaci贸n y coordinaci贸n de todas las fuerzas con las que cuenta un partido, para que la aceptaci贸n de su mayor capital pol铆tico arrastre a los dem谩s. Aunque esta es una constante bien entendida en todas las campa帽as y en todos los momentos pol铆ticos de nuestra entidad, nada de esto oper贸 en los comicios federales del pasado 1 de julio. Este es otro de los factores esenciales para entender esta colosal derrota del priismo oaxaque帽o.

En efecto, aunque en toda democracia se dice que cada ciudadano tiene la posibilidad de elegir y razonar libremente su voto, y a煤n cuando tambi茅n decimos que en M茅xico tenemos una democracia plena, lo cierto es que aqu铆 la gran mayor铆a de los capitales electorales contin煤an gener谩ndose por francas clientelas, y alrededor de liderazgos pol铆ticos de todos niveles que, en el mejor de los casos pueden considerarse como caudillismos, aunque 鈥攁l menos en Oaxaca鈥 la gran mayor铆a de ellos no dejan de ser meros cacicazgos.

Esto explica buena parte de la l贸gica de la operaci贸n electoral descrita en l铆neas anteriores. Esa l贸gica se basa en el cl谩sico relativo a que la uni贸n hace la fuerza. Y por eso, en una elecci贸n en la que se juegan tanto la Presidencia de la Rep煤blica, como las curules y esca帽os que componen la representaci贸n legislativa estatal en el Congreso de la Uni贸n, lo predecible es que la campa帽a se construya no s贸lo alrededor del mayor liderazgo entre los candidatos, sino tambi茅n considerando la primac铆a de cada uno de los factores de control distritales, regionales o estatales, y dando preponderancia a esos caciques partidistas que, nos guste o no, lo aceptemos o no, controlan clientelar miles de votos que bien pueden inclinar la balanza al triunfo o la derrota a cualquier candidato.

Esa l贸gica impone que, valga la redundancia, la campa帽a sea una sola campa帽a. Es decir, que todos los candidatos a Diputados, Senadores y Presidente, tengan como eje de rotaci贸n una sola coordinaci贸n general, una sola l铆nea de acci贸n para la promoci贸n del voto que no es cautivo de las clientelas o del llamado 鈥渧oto duro鈥, y un solo mando en cuanto a la operaci贸n electoral espec铆fica para movilizar a quienes ya se tienen como votos asegurados. Esto, con sus particularidades, lo sabe todo aquel que ha conducido, o que al menos ha sido parte de cualquier campa帽a proselitista seria, en la que hay orden o trabajo real a favor de todos sus candidatos.

Este tipo de operaci贸n tiene ganancias para todos, ya que, de alg煤n modo, todos los candidatos se montan en la operaci贸n electoral del abanderado m谩s fuerte (que siempre es su candidato presidencial), y para asegurar el triunfo 煤nicamente alimentan la estructura electoral planteada de antemano, y se dedican a trabajar en coordinaci贸n con ella.

Por razones obvias 鈥攓ue van desde su propia popularidad, pasando por la capacidad de disponer de recursos econ贸micos para la operaci贸n electoral, y culminando con su capacidad de exposici贸n en medios de comunicaci贸n e inversi贸n en propaganda鈥, un candidato presidencial casi siempre tiende a crecer. Y si detr谩s de 茅l van todos los dem谩s candidatos, 煤nicamente regando, cuidando y abonando un terreno que ya fue arado y sembrado por el abanderado presidencial, lo l贸gico es que finalmente, el d铆a de los comicios, el arrastre del m谩s fuerte jale a los dem谩s; y que las operaciones para evitar el voto diferenciado terminen de hacer el trabajo para que todos ganen.

Eso es lo que se supone que debe ocurrir en todas las campa帽as electorales y, de hecho, es lo que ocurre casi siempre. S贸lo que en Oaxaca esta operaci贸n tuvo una l贸gica distinta, que m谩s bien estuvo ubicada en el predominio de las razones de encono y desorden.

De ah铆 puede explicarse perfectamente por qu茅, a pesar de las inversiones econ贸micas que hizo el PRI nacional en Oaxaca, nada fue suficiente para evitar la ca铆da de los candidatos a diputados y senadores; e incluso por qu茅 茅stos mismos, por las mismas razones, fueron tambi茅n corresponsables de sus propias derrotas.

 

CUATRO CAMPA脩AS

Como lo hemos apuntado en nuestras entregas anteriores, y como es bien sabido por todo el priismo oaxaque帽o, las candidaturas fueron repartidas en base a un criterio poco claro, que no hizo sino desterrar cualquier posibilidad de reconciliaci贸n entre los tricolores y que, al contrario, gener贸 m谩s enconos y divisiones entre dirigentes partidarios, l铆deres regionales, candidatos y resentidos.

Como no hubo conformidad ni un criterio uniforme en el reparto de las candidaturas y de las principales posiciones, entonces era imposible que hubiera una sola l贸gica en la coordinaci贸n de las campa帽as proselitistas. Eso explica buena parte del desastre de la operaci贸n electoral, y la responsabilidad de todos en la construcci贸n de su propia derrota. 驴De qu茅 hablamos?

De que, hablando en t茅rminos llanos, cada candidato 鈥渃amin贸 solo鈥. Es decir, que cada uno construy贸 su propia campa帽a, estableci贸 su propio esquema de operaci贸n, hizo sus propios pactos y se acerc贸 con sus propios medios a cada uno de los operadores y l铆deres regionales involucrados en su distrito. Y si esto era ya de por s铆 grave, lo peor estaba por ocurrir.

Esto, debido a que hasta en ese trabajo predominaron los enconos sobre el inter茅s partidario y la supuesta intenci贸n de ganar. Los candidatos a diputados hicieron su propio esquema de operaci贸n. Pero como no hab铆a coordinaci贸n con los dos candidatos al Senado, cada uno hizo sus propios pactos, encimados a los que ya hab铆a hecho el aspirante a diputado. Y si tres campa帽as ya eran muchas para un solo territorio, todav铆a a ello se le agreg贸 que el coordinador de la campa帽a presidencial en Oaxaca hizo exactamente lo mismo.

 

DESASTRE ELECTORAL

Eso dio como resultado que hubiera cuatro campa帽as en paralelo, en las que todos estaban peleados con todos, y en las que todos quer铆an ganar pero viendo perder a los otros candidatos de su mismo partido. Por eso, contrario a toda l贸gica, todos pidieron voto diferenciado, todos socavaron a sus correligionarios, todos se pusieron trabas, y todos hicieron trabajo pol铆tico para rumbos distintos. Por eso no hubo dinero o acuerdo cupular que alcanzara. Y por eso, todos fueron alcanzados por una derrota que agarr贸 parejo, y en la que hasta los 鈥済anadores鈥, como Eviel P茅rez Maga帽a, lo lograron perdiendo.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

Apuntes finales de la victoria de Milei

Pongamos todo en perspectiva con: Carlos Villalobos En la vor谩gine...

CONTRAFUEGO || Entre Hitler y Milei

Aurelio Ramos M茅ndez Si alguna duda persist铆a respecto al perfil...

Concluye el Conversatorio 鈥溌縋ara qu茅 sirve el periodismo 2023?鈥

Se capacitar谩n periodistas en innovaci贸n, emprendimientos y salud mental   El periodismo oaxaque帽o...

Ofrece gobierno de Oaxaca mayores est铆mulos para el deporte oaxaque帽o

Durante la convivencia con las y los galardonados con el...