EPN: manutenci贸n de statu quo se confirma

Date:

Martes 11 de septiembre de 2012.聽

 

+ Gobernadores, 驴Querr谩n perder libertades?

Uno de los grandes cuestionamientos que han pesado desde siempre alrededor de un posible triunfo (ahora constatado y definitivo) del Partido Revolucionario Institucional en la elecci贸n presidencial, es que esto representa la conservaci贸n m谩s pura del estado de cosas que ha prevalecido en el pa铆s, y que aunque necesita cambiar, no lo hace. Si esto aplica para los intereses econ贸micos y monop贸licos m谩s importantes, tambi茅n es as铆 alrededor de los asuntos pol铆ticos m谩s trascendentes, como lo es la relaci贸n de la Federaci贸n con las entidades federativas.

En efecto, con el PRI se mantiene el estado de cosas en todos los partidos y fuerzas pol铆ticas del pa铆s, y el recuento de la situaci贸n actual y futura de cada uno de ellos, as铆 lo confirma. Y es que, comenzando por la casa pol铆tica del Presidente, en el PRI las cosas no s贸lo no cambiar谩n, sino que posiblemente volver谩n a la misma situaci贸n de antes. Hasta hoy, no ha habido, por ejemplo, ninguna manifestaci贸n p煤blica de los gobernadores de las entidades federativas emanados del PRI, respecto a qu茅 posici贸n pol铆tica adoptar谩n ahora que de nuevo habr谩 Presidente de esas mismas siglas.

Eso, aunque no se vea, es fundamental. En los tiempos del PRI en el gobierno, en el que 茅ste funcionaba como un r茅gimen de partido hegem贸nico, los gobernadores priistas eran apenas ap茅ndices del poder presidencial. F谩cticamente, 茅ste gobernaba por extensi贸n los estados de la Rep煤blica en manos del priismo, y s贸lo excepcionalmente los gobernadores ten铆an potestades de mando en sus entidades, aunque s贸lo en los temas e intereses que no estaban dispuestos expresamente por el poder presidencial o el gobierno de la Rep煤blica.

En estos doce a帽os en los que no hubo presidente priista, los gobernadores de ese partido no s贸lo ocuparon los espacios pol铆ticos vac铆os, sino que capitalizaron la atomizaci贸n del poder presidencial que hab铆a desaparecido, para convertirse en aut茅nticos mandamases regionales de los territorios que gobernaban. La alternancia de partidos en el poder presidencial provoc贸, como efecto inmediato, que los gobernadores adquirieran plena independencia del otrora poder hegem贸nico presidencial. Y en particular, los gobernadores del PRI se convirtieron en aut茅nticos Se帽ores de las entidades que gobernaban.

Todo eso qued贸 demostrado en la elecci贸n presidencial de 2006. Aunque ya pocos lo recuerdan, en los a帽os previos a aquella elecci贸n presidencial, Roberto Madrazo Pintado, a la saz贸n presidente nacional del PRI, pas贸 por encima de todo, y de todos, para hacerse de la candidatura presidencial de su partido. Para conseguir ese objetivo, no s贸lo se pele贸 con gente como Elba Esther Gordillo o margin贸 a personajes como Enrique Jackson Ram铆rez (que era otro fuerte aspirante a esa candidatura), sino que tambi茅n presion贸 y oblig贸 a varios gobernadores priistas a que lo apoyaran, lo mismo a cambio de promesas de esperanza, que de aut茅nticas presiones en las que condicionaba el no apoyo a la persecuci贸n federal, una vez que 茅ste llegara a la Presidencia.

Al final eso fue lo que en aquellos tiempos fue ingrediente fundamental para la derrota priista. Los gobernadores, independientes ya y sin miedo a la confronta con el poder presidencial, pactaron con el panismo y con el perredismo, en el norte y sur de la Rep煤blica, respectivamente, la traici贸n a su candidato presidencial. Una raz贸n explicada fielmente por el poder para esa aparente sorpresiva felon铆a, radic贸 en el hecho de que fueron los mismos gobernadores del PRI quienes le cerraron la puerta a Madrazo, por el temor de que 茅ste accediera al poder presidencial para limitarlos, para someterlos y para regresar a aquella figura del poder presidencial omn铆modo que ellos mismos no estaban dispuestos a aceptar nuevamente.

驴Qu茅 pasar谩 ahora? Lo m谩s seguro es que Pe帽a Nieto dejar谩 sueltos a los gobiernos priistas. Aunque el problema de fondo es que, si la soluci贸n al problema democr谩tico y funcional del pa铆s no tendr铆a que ser el regreso del otrora poder hegem贸nico, tampoco ser谩 la perpetuaci贸n de los gobernadores como Se帽ores Feudales que hacen lo que les pega la gana, sin que nada o nadie se les pueda poner enfrente para cuando menos fiscalizarlos u obligarlos a cumplir con ciertos c谩nones democr谩ticos en sus respectivos gobiernos.

驴NUEVO FEDERALISMO?

El federalismo mexicano est谩 trazado por dos rutas paralelas. Una es la del llamado federalismo disfrazado de centralismo; y el otro es el del llamado 鈥渇euderalismo鈥. Ninguno de los dos es parte de una democracia y un gobierno saludable como al que se supone que aspiramos los mexicanos.

El federalismo centralizado es nocivo porque 茅ste s贸lo ha atendido a la concentraci贸n del poder por parte del Ejecutivo Federal, en detrimento de las entidades federativas. Esta forma f谩ctica fue la que predomin贸 durante toda la 茅poca del priismo hegem贸nico, y s贸lo fue desterrada pol铆ticamente (pues en los asuntos fiscales del pa铆s, el federalismo sigue siendo tan d茅bil, que por eso la federaci贸n contin煤a cobrando casi la totalidad de los impuestos que generan ingresos a las arca nacionales) luego de la alternancia de partidos del a帽o 2000.

Por su parte, el feuderalismo es lo contrario. Este tiene que ver con las libertades excesivas que consiguieron los ejecutivos de los estados luego de la alternancia de partidos del a帽o que comentamos. A trav茅s de esa figura tambi茅n f谩ctica, las entidades se convirtieron en territorios que s贸lo dependen de la federaci贸n en t茅rminos del ingreso, pero que se resisten a rendir cuentas como deber铆an, y en los que los gobernadores dedican gran parte del tiempo a frivolidades, a tratar de entrometerse en los asuntos pol铆ticos que no son de su incumbencia, y a traficar con los recursos econ贸micos que debieran estar destinado al desarrollo de las entidades que gobiernan.

POSTURA INDEFINIDA

Hasta hoy no ha habido definici贸n sobre si los gobernadores priistas seguir谩n asumiendo sus libertades como hasta ahora; tampoco ha habido definiciones de si el nuevo Presidente buscar谩 convertirse en el hombre fuerte de su partido no s贸lo en el 谩mbito federal sino tambi茅n en los estados gobernados por las siglas que 茅l representa; o si finalmente terminar谩n compartiendo un poder en el que todos se respetan a partir de la din谩mica de no tocarse ni cuestionarse. Esa ser铆a la salida m谩s f谩cil. Aunque equivaldr铆a a sostener el estado de cosas actual, que abona a la gobernabilidad, pero que es nocivo para el pa铆s.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

50 a帽os despu茅s, sigue siendo de alto impacto

Par茅ntesis  M煤sica. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  La pel铆cula 鈥淓l...

CONTRAFUEGO || El camino de Marcelo

Aurelio Ramos M茅ndez Marcelo Ebrard est谩 a punto de resolver...

M谩s all谩 del pasaje, una oportunidad para el transporte en Oaxaca de Ju谩rez

Pongamos todo en perspectiva con: Carlos Villalobos En medio del...

La sombra de Tadzio

Par茅ntesis M煤sica. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  Comenzar la columna...