El PRI en Oaxaca inaugura nuevos tiempos

+ Maestros y plagiarios; ¿la 22 los defiende?

 

El PRI de Oaxaca vive nuevos tiempos, en los que la hegemonía del ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz quedó prácticamente liquidada. Era claro que ante la pérdida de la gubernatura en 2010 el tricolor necesitaría nuevos liderazgos, basados ya no en el solo poder del Mandatario en turno, sino en la verdadera construcción de nuevas estructuras que permitieran incidir en el PRI a todos los niveles. Eso nunca lo comprendió el ulisismo. Y por eso la noche del pasado jueves quedó constatado que ese partido en Oaxaca ya no está en sus manos.

En efecto, la noche del jueves se dio a conocer la lista definitiva de candidatos del PRI a las diputaciones por la vía de la representación proporcional. Esa lista estuvo llena de sorpresas, no sólo porque en ella fueron borrados nombres que se veían como seguros dentro de la lista y porque aparecieron otros que nunca habían figurado, sino sobre todo porque en ese conjunto de candidatos quedó claro que hoy, ni todo el peso político del ex gobernador Ruiz fue capaz de mantener a sus personas leales en los cargos legislativos. Esa fue una medición de fuerzas fundamental, que a partir de ahora marcará nuevos derroteros en el priismo oaxaqueño.

Y es que la lista de plurinominales fue resultado de una combinación de fuerzas que, al parecer, se alinearon para marginar al ex gobernador Ruiz. Acaso las únicas dos posiciones seguras eran la de Juan José Moreno Sada y Alejandro Avilés (en posiciones uno y tres de la lista) por ser delegados con funciones de Presidente y Secretario General del Comité Estatal. Pero queda claro que todas las demás posiciones fueron producto de negociaciones en las que, en ninguna, pudo ganar el grupo de Ruiz. Veamos por qué.

Lilia Mendoza entró en el número dos de la lista no sólo porque fuera una posición del ex gobernador José Murat, sino porque el conjunto de maniobras que permitieron su inclusión tenían como objetivo descarrilar la candidatura de Beatriz Rodríguez Casasnovas. Ésta, que ya se sentía segura diputada, no pudo ser sostenida por su mentor, el ex gobernador Ruiz. La cuarta posición fue cedida, en una hábil maniobra, al Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, que tiene gran cercanía con el ex gobernador Murat, y que finalmente habría de respaldarlo en la medición de fuerzas con su sucesor (Ruiz) en el Gobierno de Oaxaca.

La quinta posición fue, también sorpresivamente, para el ex senador Adolfo Toledo. En el caso de él, por su cercanía con Manlio Fabio Beltrones, coordinador de la fracción priista en la cámara baja, hace unos meses fue designado director del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y Soberanía Alimentaria de la Cámara de Diputados.  Y en este caso, entró a las plurinominales locales a través de la llamada “cuota campesina”.

Quién sabe si el dirigente nacional de la CNC, el senador Gerardo Sánchez García, lo empujó con toda la fuerza del sector para ayudarlo, para resarcirlo en el acuerdo no cumplido de que Toledo sería diputado federal plurinominal en la presente Legislatura a cambio de declinar a su favor cuando compitió por la dirigencia nacional de la CNC, o simplemente para que dejara libre el nada despreciable cargo que hoy ostenta en el Congreso federal.

En la sexta posición finalmente fue incluida María del Carmen Ricárdez Vela. Sobre esta posición no parece haber tantos entuertos. Pues en realidad, lo que ocurrió es que cuando se tomó el acuerdo de eliminar de la lista a la regidora Rodríguez Casasnovas y subir a Lilia Mendoza de la posición sexta en que se encontraba a la segunda, también se recorrió el nombre de Ricárdez, que sí se encontraba en la lista pero en uno de los espacios sin posibilidades de acceder a una curul.

Finalmente, en el número siete quedó ubicado Jorge Abraham González Illescas, que es el único cuadro de la juventud priista que aparece bien ubicado en la lista, que es además el último de los que sí tiene posibilidades de llegar al Congreso, y que fue tomado en cuenta en medio de los interminables jaloneos por la ubicación de las posiciones en la lista de los plurinominales.

ULISISMO, LIQUIDADO

¿Qué queda de todo esto? Que el grupo del ex gobernador Ruiz está liquidado. No fue capaz de sostener su intención de que José Escobar fuera candidato a alcalde por la capital oaxaqueña. Tampoco fue capaz de sostener el espacio en la lista de plurinominales para José Luis Calvo Ziga, que también intentó negociar. No tuvo fuerza para mantener en la lista a Rodríguez. E incluso su margen de maniobra en la incidencia para el nombramiento de delegados federales, hoy se ve más disminuido de lo que ya estaba hasta la semana anterior.

¿Qué resta ver? Lo único son las traiciones. Sí, porque a partir de ahora los poquísimos espacios que quedan en el ámbito político estarán en manos de otras fuerzas que no son las ulisistas. En ese sentido, no parece faltar mucho tiempo antes de que, al considerar las condiciones, Avilés comience a cuestionar el liderazgo para el que ha servido, y comience a buscar cobijo en los grupos que ahora tienen el control del partido.

Algo parecido ocurrirá cuando, sobre la marcha, comiencen a operar los pocos operadores del ulisismo que podrían llegar a espacios negociados en alcaldías o diputaciones locales. Si ellos, en sus tiempos de bonanza, estaban acostumbrados a comprar a sus adversarios, ¿cuánto tiempo restará antes de que alguien, por el solo hecho de constatar lo disminuido de su fuerza, intente poner a prueba la endeble lealtad al grupo, a través de alimentar la codicia que siempre los ha caracterizado? Muy poco. Sólo es cosa de esperar.

PROFESORES SECUESTRADORES

El sábado, integrantes de la Sección 22 bloquearon su edificio sindical por varias horas, demandando la búsqueda y presentación de tres de sus integrantes que, a decir de ellos, estaban desaparecidos. Los inconformes eran encabezados por Gustavo López, dirigente del Frente de Izquierda Revolucionaria. Los “extraviados” eran Sara Altamirano, candidata a la alcaldía de Jalapa del Marqués; Mario Olivera, secretario particular del director de Educación Primaria del IEEPO y Lauro Atilano Grijalva, dirigente del FACMEO. La sorpresa es que esos tres nombres aparecen en un comunicado oficial, en el que la Secretaría de Gobernación informa de la desarticulación de una banda de secuestradores que tuvo cautivos a dos menores, hijos de una conocida familia oaxaqueña, desde enero pasado. ¿Casualidad? ¿Actividades “extra laborales”? ¿Defenderá a sus “angelitos” la Sección 22 del SNTE?