Policía Municipal: ¿qué regula videograbaciones?

Date:

+ Exhibir a prepotentes, no es disculpa para excesos

La grabación revelada la semana pasada, en la que se aprecia a la diputada local del PAN, Martha Patricia Campos Orozco haciendo alardes de prepotencia al ser detenida por la Policía Municipal de Oaxaca de Juárez cuando conducía un vehículo en estado de ebriedad, debe pasar de la sola atención al escándalo y los excesos de la legisladora al amparo del fuero que la protege, para también centrar la atención respecto a la actuación de la corporación policiaca de la capital oaxaqueña. Al parecer nadie se lo cuestiona, pero ¿son legales, y están reguladas las grabaciones que hacen los propios agentes, y que después “alguien” filtra a los medios informativos con el único fin de generar escándalo?
En efecto, la semana pasada fue nota a nivel nacional la detención de una diputada oaxaqueña al provocar un percance de tránsito menor, mientras conducía su camioneta en estado de ebriedad. Si el escándalo partía del solo hecho de haber sido sorprendida en esa situación —que la sociedad reprueba porque un conductor ebrio es un peligro para la sociedad—, el escándalo se alimentaba porque en otras escenas se podía ver a la diputada Campos Orozco discutiendo y vociferando ya en los separos de la Policía Municipal, negando que estuviera en situación inconveniente, destellando prepotencia, y amenazando con llevar el asunto a la tribuna legislativa.
Esas escenas eran harto parecidas a las que hace poco más de un año vimos que protagonizó otro servidor público, ante la misma corporación policiaca. Si recordamos, en febrero del año pasado, la Policía Municipal de Oaxaca de Juárez detuvo a Juan Francisco Arias Díaz, quien fungía como secretario privado del edil citadino, Luis Ugartechea Begué.
Según la información de aquellos días, las imágenes fueron grabadas en la Comisaría de Seguridad Pública Municipal de Oaxaca de Juárez, cuando los elementos policiacos bajaban de una patrulla a Arias Díaz, y éste, tras advertirles que los cesaría, los retaba insistentemente a golpes, además de proferirles todo tipo de insultos y palabras altisonantes y discriminatorias.
Arias Díaz fue cesado inmediatamente de sus funciones en el Ayuntamiento citadino, e incluso el propio Munícipe advirtió que no toleraría ningún tipo de exceso por parte de funcionarios que fueran sorprendidos por la autoridad infringiendo la ley. Si en aquellos momentos alguien se preguntó quién y bajo qué circunstancia habían grabado a Arias Díaz, este tema quedó relegado ante lo “políticamente incorrecto” que hubiera sido cuestionar a quienes captaron esas imágenes.
De hecho, nunca se ofreció mayor explicación sobre cómo esas escenas llegaron hasta las redes sociales y los medios informativos; y algunas fuentes de la Policía Municipal se limitaron a decir que realizaban esas grabaciones como una forma de asegurar su labor, y para poder demostrar su modo de actuación ante denuncias relacionadas con violaciones a derechos humanos, agresiones o excesos por parte de los elementos de la corporación policiaca municipal en contra de las personas que habían sido detenidas.

NUEVAS GRABACIONES
Hoy, sin embargo, el tema cobra nueva relevancia ante la difusión, en circunstancias similares, del aseguramiento de la diputada Campos Orozco y la exhibición del video en el que aparecen sus inaceptables desplantes de prepotencia, así como lo fácilmente perceptible del avanzado estado de ebriedad en el que se encontraba al momento de ser captada en video.
Llama la atención que quienes presentaron dicho video, en la televisión, dijeron que quien lo había realizado era un ciudadano que en ese momento se encontraba también en las oficinas de la corporación. Sin embargo, en varios momentos en que la grabación se realiza detrás de un cristal, puede verse cómo el haz de luz que genera el flash del teléfono con el que fueron grabadas las escenas, genera un efecto de reflejo en el que se observa, con toda claridad, cómo la persona que realiza la grabación lleva puesto un chaleco con reflejantes y símbolos muy parecidos a los que portan los elementos que realizan su labor en las calles, y que les sirven como medida de seguridad para que los conductores los vean aún en la oscuridad.
De ahí surge la duda, que en ningún sentido pretende disculpar a la Diputada, que así como provocó un incidente menor de tránsito, pudo haber provocado un percance de consecuencias fatales para terceras personas, y para ella misma. ¿La Policía Municipal de Oaxaca de Juárez tiene algún tipo de reglamentación y/o protocolos relacionados con las grabaciones o fotografías que se toman durante los operativos y a las personas que son remitidas a los separos de la corporación?
Esta práctica puede entenderse si, como medida de seguridad, se capta en video la grabación de los agentes tanto para evitar que cometan excesos en las medidas que toman para someter y trasladar a los particulares a los separos, como también para desvirtuar cualquier acusación que se formule en su contra relacionada con arbitrariedades, torturas, excesos de fuerza o violación a las garantías fundamentales de las personas que son detenidas.
Lo que ya no es aceptable, es que esas grabaciones (que pueden ser institucionales y útiles para todos) puedan fácilmente terminar o en las redes sociales o en las oficinas de medios de información, que terminan difundiéndolas por las razones que, periodísticas o no, tengan para exhibir las conductas de un servidor público como Arias Díaz, en febrero del año pasado, o de la diputada Campos, la semana pasada.
Este es un tema que el gobierno de Luis Ugartechea debe ver con más detalle. Pues sí, todos juntos debemos terminar con la prepotencia de quienes se sienten amparados por un cargo o por el fuero que les confiere la ley. Pero eso no es justificación para que se violen los derechos de las personas que, aún en estado de ebriedad o destellando prepotencia, tienen garantías que deben ser reconocidas y protegidas, por quienes están justamente para cumplir y hacer cumplir la ley, y no para aplicarle la Ley del Talión a quienes caen en sus manos.

ACOTAR EL FUERO
Sí, coincidimos plenamente con quienes exigen acotar el fuero. Y también, y sobre todo, se debe revisar el Código Penal para establecer que la embriaguez es una agravante y no una excluyente de delito. Aunque nos sorprenda, eso dice la ley. Quizá diputados como Campos Orozco, que les gusta conducir a pesar de haber tomado unos mezcales, prefiera hacer mutis sobre la necesidad de esta reforma.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

Un inicio que promete 

Paréntesis Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  En octubre de...

¿Y el libramiento norte?

Carlos R. Aguilar Jiménez Años van, décadas vienen y desde...

CONTRAFUEGO || Ninguneo al Legislativo

Aurelio Ramos Méndez Suena muy democrático, pero entraña un lamentable...

Lleva Cine Gob la magia del séptimo arte a Santo Domingo Yanhuitlán

Del 15 al 23 de junio las familias de...