Cotaipo: una desgracia, por elegir a mediocres

Date:

+ LXI Legislatura debe arreglar este desastre, ya

Es trágico para la democracia en Oaxaca, que sólo se hable de la Comisión de Transparencia y Acceso a la Información de la entidad por los escándalos y las diferencias entre sus integrantes. Es lamentable porque el ejercicio del derecho a la información es uno de los temas torales de todas las democracias reales, pero aquí eso sirve únicamente para el escándalo, para la codicia y para el reparto de cuotas entre facciones y partidos políticos.
En efecto, de la Cotaipo no se conoce nada más que los asuntos personales de sus integrantes. En todo este tiempo, dicha Comisión no ha sido capaz de emitir un solo criterio relevante relacionado con el derecho a la información, ni ha resuelto asuntos polémicos y ni siquiera ha dado pautas sobre la pretendida “nueva generación” del derecho a saber, que se supone que se inauguró con la reforma constitucional relacionada con la transparencia, con la “evolución” del órgano garante, y con la reintegración de su Consejo General. De la Cotaipo sólo se habla gracias a la autodestructiva lucha de poder que prevalece a su interior.
Apenas en mayo pasado, en la Cotaipo había todo un aquelarre enfilado a la destitución de la consejera Gema Sehyla Ramírez Ricárdez. A ella se le acusaba de haber asumido el cargo de integrante del Consejo General de la Cotaipo sin haber concluido el proceso de renuncia a una suplencia en el Consejo General del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca.
Dicho señalamiento sirvió de base para que los integrantes del Consejo Consultivo Ciudadano de la Comisión solicitaran al Congreso que se iniciara el procedimiento de Juicio Político en contra de Ramírez, para que ésta fuera destituida del cargo e inhabilitada por no haber cumplido con los requisitos de ley para ser electa como Consejera de la Cotaipo. Era público que, lejos de cualquier cuestión de congruencia o acto de “contraloría social”, los Consejeros Ciudadanos estaban cumpliéndole el capricho a Esteban López José, a la sazón consejero Presidente de la Cotaipo, que nunca ha contado con el apoyo de Ramírez Ricárdez y por eso ha querido verla fuera de la Comisión.
Dicho intento no prosperó; pero eso no significó que las pugnas internas terminaran. Y esta misma semana vimos un nuevo capítulo de esta historia, en la que por querer desprestigiarse mutuamente sus integrantes, al final terminan lesionando de gravedad a la Comisión, y desalentando la confianza de la ciudadanía por el órgano que se supone que es garante del derecho a saber en Oaxaca. ¿Qué pasó?
Que “alguien” reveló que el Consejero Presidente de la Cotaipo, Esteban López José, está registrado como técnico en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), y que por ende está habilitado y puede contratarse con los grupos beneficiarios de manera y recibir el pago por concepto de asistencia técnica.
Esta “denuncia” implica, en realidad, dos ilegalidades. La primera, que al ocupar López José el cargo de Consejero de la Cotaipo, no puede desempeñar otro empleo, cargo o comisión de la Federación, del Estado, de los municipios, partidos políticos o en organismos privados, o en el desempeño de su profesión con excepción de la docencia o la investigación académica, siempre que no medie remuneración alguna, cosa que eventualmente sí podría ocurrir si se contrata como técnico en los programas federales que maneja dicha dependencia.
Y, según la publicación del diario Noticias (página 13-A, del lunes 12 de agosto del presente año), la segunda de esas ilegalidades radicaría en que, de acuerdo con los Lineamientos para la Habilitación al Padrón de Técnicos de los programas federales FAPPA y Promusag, “quien desempeñe un cargo como servidor público en los ámbitos federal, estatal o municipal está impedido en ser asesor técnico de un proyecto productivo”.

DESPRESTIGIO TOTAL
En términos reales, las acusaciones contra López José son meras posibilidades que, más bien, a lo que van encaminadas es a continuar con la guerra interna en la Comisión de Acceso a la Información. Son posibilidades, porque si bien López José sí podría haber tramitado registro ante la Sedatu, para acusarlo formalmente de haber violado las normas que rigen a la Cotaipo y pedir su destitución, tendrían también que probar que ha recibido remuneraciones económicas por el servicio de asesoría técnica que indebidamente estaría prestando en programas federales.
Sin embargo, eso es lo menos importante. En el fondo, lo que está ocurriendo con esa guerra de dimes y diretes, es que al final lo único que se está corroborando es que el Congreso eligió a un trío de “chambistas”, que carecen de nivel profesional y experiencia comprobables para desempeñar esos cargos (Ver Al Margen 17.05.2013), y que ni siquiera pueden ejercer, con mínima dignidad, la alta responsabilidad que les confirió el Congreso en nombre del pueblo de Oaxaca.
De hecho, es tan grave la situación por la que atraviesa la Cotaipo, que por eso la misma LXI Legislatura –que en uno de esos momentos de profunda oscuridad, tomó esa decisión tan contradictoria y lamentable respecto a la integración del órgano garante de la transparencia- ha dejado ver la posibilidad de aprovechar las recientes reformas federales en materia de derecho a la información, para enmendarse ellos solos la plana y componer las barbaridades que cometieron al elegir a López José, a Ramírez Ricárdez y a Eréndira Fuentes Robles como titulares de la Comisión de Acceso a la Información.
En el fondo, sí es urgente que se reintegre la Comisión pero ahora sí a través de un verdadero proceso de consulta a la ciudadanía, y tomando en cuenta los principios constitucionales que rigen el derecho de acceso a la información, además de ponderar los perfiles y los antecedentes profesionales de quienes aspiren a ese cargo. En este caso no lo hicieron. Por eso eligieron a dichos personajes, a los que sus ambiciones los han cegado, y sólo han contribuido a desprestigiar a la institución que integran, y a hacer nugatorio el derecho a saber en Oaxaca.

SIEMPRE EN GUERRA…
En el PRI oaxaqueño la constante son los pataleos. Entre los diputados electos los rounds de sombra tienen como centro una estéril lucha por la coordinación de la bancada, que desde hace semanas ya fue decidida en la Ciudad de México. Y ahora ya comienzan los pataleos por la dirigencia estatal priista que (¡Oh sorpresa!) también está siendo discutida y negociada en la capital del país. Vaya democracia.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

CONTRAFUEGO || PAN, asociación delictuosa

Aurelio Ramos Méndez Que la segunda fuerza política del país...

AL MARGEN || Carmelita Ricárdez: un ejemplo del extravío en las propuestas de campaña 

Adrián Ortiz Romero Cuevas  Es posible que más de un...

“Primrose Hill”: Otra vez Lennon y McCartney 

Paréntesis Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias. Ismael Ortiz Romero Cuevas  En las vibrantes...

AL MARGEN || Benjamín Robles, el eterno traidor, lo hace de nuevo 

Adrián Ortiz Romero Cuevas  Benjamín Robles Montoya encarna a la...