No hay sorpresas en el paro indefinido

Date:

Oaxaca y Michoacán, juntos en el paro

Sería inadmisible que, de nuevo, el magisterio de Oaxaca diera golpes consecutivos a la ciudadanía y los niños oaxaqueños, por un problema que ni estalló ni tiene solución en la entidad. Este fin de semana, anunciaron que en nuestro estado no iniciará el ciclo escolar 2013-2014 debido a que en días próximos se llevará a cabo la discusión legislativa, en el Congreso federal, de las leyes reglamentarias de la reforma constitucional en materia educativa. Nadie debía sorprenderse de este paro, que la Sección 22 anunció desde hace dos meses. Pero sí será injusto que el magisterio haga pagar a los oaxaqueños por un problema que no es propio de la entidad.
En efecto, desde el mes de junio pasado, las bases del magisterio oaxaqueño se pronunciaron a favor de no estallar el paro indefinido de labores, sino hasta cuando llegara el momento en que el gobierno federal y las fuerzas políticas nacionales presentaran al Congreso sus propuestas de reglamentación secundaria en materia educativa, y éste decidiera subirlas al pleno para ser votadas. El magisterio oaxaqueño resolvió también que buscaría incidir en las comisiones legislativas en las que habrían de discutirse esas propuestas de ley, para que en éstas hubiera también planteamientos magisteriales y no sólo las consideraciones y conveniencias del gobierno federal.
Nunca quedó claro si esto último fue hecho, o al menos intentado, por el magisterio, pero lo que sí quedó claro es que ellos buscarían aguantar hasta el último momento el estallamiento del paro indefinido, porque en el momento que lo hicieran buscarían accionar con toda la fuerza que tienen contenida. Ese momento es ahora, y por esa razón a nadie debía sorprender lo que haga la Sección 22, en compañía de otras secciones sindicales identificadas con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, como el magisterio de Michoacán, que tampoco iniciará el ciclo escolar el día de hoy.
En ese sentido, es claro que las motivaciones del paro indefinido se inscriben en el ámbito nacional, pero que por eso mismo esto no debía ser motivo para dos, o triples daños, simultáneos, a la ciudadanía y la educación en Oaxaca.
¿Por qué nacional? Porque la legislación secundaria de la reforma educativa es un tema que se discute en las cámaras legislativas federales, y porque la reforma educativa radicó en una modificación a la Constitución General de la República. En Oaxaca el magisterio recibió tal apoyo de los partidos y el gobierno, que por eso la Legislatura local dejó pendiente su voto relacionado con la modificación constitucional, y el gobierno ha incidido fuerte para evitar el desbordamiento de los grupos más radicales de la Sección 22, así como el estallamiento de un paro indefinido de labores antes de tiempo.
Sin embargo, lo importante en estos momentos ya no radica en cuidar el momento del estallamiento, para postergarlo, sino que ahora lo importante es evitar que a los oaxaqueños se nos castigue más de la cuenta. ¿De qué hablamos? De que, sí ya de por sí el solo hecho de que no inicie el ciclo escolar, y las escuelas se mantengan cerradas no sabemos si por una, dos o más semanas consecutivamente constituye un daño artero a los más de un millón de niños y jóvenes que se quedarán sin clases, por lo que ahora se debe pugnar —y suena mal, pero es la realidad— es porque la Sección 22 vaya hasta los sitios donde sus protestas pueden ser escuchadas y tomadas en cuenta (es decir, en la Ciudad de México) y no se dedique a jodernos todavía más a los oaxaqueños por un asunto que ni es local ni puede resolverse aquí.

MAGISTERIO DORMIDO
Por gracia de sus grupos más radicales, el magisterio oaxaqueño rechazó la propuesta de reforma educativa en la legislación secundaria que había construido junto con un grupo de especialistas y abogados del Gobierno del Estado.
Esa propuesta, que fue presentada por el propio gobernador Gabino Cué hace ya varios meses en las cámaras legislativas federales, no sólo no fue rechazada, sino que fue reconocida por diversas fuerzas políticas nacionales como una propuesta constructiva, de vanguardia y garante de los equilibrios que debían existir entre quienes apoyaron la reforma constitucional, y quienes pugnaban porque se respetaran cabalmente los derechos de los trabajadores de la educación. Esa habría sido una oportunidad inmejorable para que los profesores oaxaqueños tuvieran instrumentos legales legitimados y fueran a incidir, como tanto lo exigieron, en la discusión de las leyes que reglamentarán la reforma educativa.
El problema es que no lo hicieron, y ahora parecen desprovistos de cualquier otra herramienta que no sea su capacidad de movilización y su fuerza de choque. De hecho, ellos aseguraron que construirían una nueva propuesta, con sus especialistas y con sus agremiados, pero nunca establecieron el momento de presentación de la misma y, de hecho, no sabemos si en realidad se dedicaron o no a la realización de esos trabajos. Si no tienen esa propuesta, entonces no tendrán ningún elemento de verdad constructivo relacionado con la reforma educativa, y su protesta se reducirá a ir a exigir la abrogación de la reforma constitucional (que no ocurrirá), y para exigir la no aprobación de una legislación secundaria en la que no intervinieron, y que tampoco ocurrirá.
Por eso lo único que queda es esperar dos cosas: primero, que el paro indefinido de labores no se prolongue más de lo estrictamente necesario para dar cobertura al periodo extraordinario de sesiones en el que se discutirá la legislación secundaria de los artículos 3 y 73 constitucional; y segundo, que los ánimos no se vayan a desbordar aquí en Oaxaca, porque aquí todas las protestas serían estériles y dañinas, y ni contribuirían a detener las reformas que ellos pretenden, ni contribuiría a demostrar el rechazo a las reformas del presidente Enrique Peña Nieto.
Nada nos asegura que por lo menos una de esas dos cosas ocurra. Pero no debemos perder de vista que lo grave ya no es sólo el paro, sino las consecuencias indeseables que esto puede traer para todos en Oaxaca.

Y LA RESPUESTA OFICIAL
Por cierto, ¿alguien sabe en qué va la negociación entre el gobierno estatal y la Sección 22? Seguimos sin saber qué se ha negociado, en qué se ha cedido, qué ya se ha entregado y qué hace falta por cumplirle a la Sección 22. Ese no es un tema menor: son miles de millones los que están implicados en esa negociación que, indebidamente, sólo ellos conocen.

2 COMMENTS

  1. Triste escuchar en cadena nacional y desde el DF, que todos los niños van a clases MENOS Oaxaca y por paro indefinido. Gracias maestros, por ponernos en últimos lugares del país en cuestión de educación! Por eso emigran a otros estados los jóvenes.

  2. mmmmmm,y que tiene de extraño, bueno para los que vivimos en Oaxaca, y maxime, si desde el funcionario de primer nivel, como en el mismo plato que comen los “maestros”, todo esta fríamente calculado, habrá que ver que y quienes están atrás de todo esto, y aun mas que ahora tienen el recurso financiero a su entera disposición, si en el conflicto del fatídico 2006, sin ser “gobierno local” este personaje financio dicho movimiento que podemos esperar hoy dia si ya lo tienen sentado en el despacho del gobernador de la entidad…..,??? simple reflexión personal.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

AL MARGEN || Movimiento Ciudadano, perdido en el laberinto de las indefiniciones… veintitantos años después

Adrián Ortiz Romero CuevasUno de los partidos que representa...

El universo oscuro de “Guasón: Folie à Deux”. ¿Qué nos revela el avance?

Paréntesis  Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  El anuncio de...

Sesiona hoy, el Club Virtual de Lectura para Periodistas de Oaxaca

Concluye el análisis de la obra “Número Cero” del...

Ernesto Gómez Cruz: Legado de un maestro del cine mexicano

Paréntesis Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  En el firmamento...