Sección 22: ¿por qué la crisis los pulveriza?

+ Equilibrio de fuerzas, mito ante la realidad

En memoria de Oscar Raúl Ortiz Romero,
que ayer fue llamado a cuentas por el Creador

Hay quienes, en términos muy simplistas, creen o que el Gobierno del Estado no tiene ningún tipo de relación política con la Sección 22 del SNTE o que, por el contrario, la connivencia es tal, que todas las acciones y silencios en el tema magisterial se encuentran relacionados con la alianza magisterio-gobierno en Oaxaca. Pero en realidad, la política que se hace entre las fuerzas políticas, las facciones y el gobierno con el magisterio son muchas más de las que podemos imaginarnos. Hoy menos que nunca la 22 es un grupo homogéneo; y al entender sus divisiones podremos también comprender muchas de sus acciones y movimientos dentro del largo conflicto que subsiste en nuestra entidad.
En efecto, sólo en los meses que llevan las movilizaciones en protesta por la reforma y la armonización de las normas en materia educativa, la Sección 22 ha demostrado ya no ser un solo frente, sino ser varios micro grupos que sólo tienen temas en común en los que logran ponerse de acuerdo para actuar, pero que entre ellos existen tantas divergencias que en ciertos momentos los llevan a tomar posiciones que los acercan muchísimo a sus principales adversarios. Hemos visto, por ejemplo, a grupos de maestros actuando por consignas de dos grupos priistas distintos; a otros continuar acordando con el gobierno estatal, aunque ello implique lo que ellos denominan como la traición al movimiento. Y a algunos más tratando sólo de minar a la actual dirigencia a partir de una suerte de oposición interna.
En ese sentido, un texto publicado ayer en el periódico Noticias, titulado Crónica de un Prepleno Anunciado, y firmado por Pavel Sosa Martínez, hace un recuento de esos grupos al interior de la Asamblea Estatal de la Sección 22, y las relaciones e implicaciones políticas que tienen algunos de esos grupos con el gobierno, con los partidos y con posiciones políticas e ideológicas al interior del Sindicato. El punto central de dicho texto es preguntarse, y prever, cómo la interacción de esos grupos va a generar que dicho Prepleno —que, dice, es donde la dirigencia magisterial debe rendir cuentas a sus bases— no cumpla con su objetivo.
El autor de dicho texto hace cinco presagios, que en realidad es una disección muy general en cinco aspectos, de las relaciones de los distintos grupos al interior de la Asamblea Estatal, que determinan el rumbo y las relaciones de la 22 con el exterior. Así, señala lo siguiente:
“Presagio 1.-El Comité Seccional que encabeza Rubén Núñez Ginez, fue resultado de un gran pacto entre los grupos que se hacen llamar la amplia donde sobresalen la Unión de Trabajadores de la Educación, el Bloque Democrático, Coordinadora Democrática Magisterial Oaxaqueña, PRAXIS, Maestros Democráticos de la Costa y la Cañada, Colectivo Magonista Libertario, entre otras expresiones
“Presagio 2.-Los grupos que no lograron incrustar en los espacios deseados a su gente, comenzaron a reunirse y generar situaciones de confrontación e inestabilidad con la dirigencia; por un lado la Coordinación Multilateral (parte de Codemo, Coordinación de bases, Colectivo magonista libertario y Ex Utes) y por el otro Sangre Nueva o Insurgencia Magisterial (chepistas).
“Presagio 3.-El descredito a la Comisión Política y el impulso de cambiar a los integrantes siguiendo el ejemplo de la Región de la Sierra, sirvió para que los grupos afines al Estado y en especial al priismo echaran a andar esa maquinaria para reposicionarse, relevando a Isabel Dávila Rivera por Julián Terán García; David Estrada Baños por Abelardo Salvador Carlos, Horacio Gómez Pineda por Noé Mendoza Aldaz y a Aciel Sibaja Mendoza por Gustavo Manzano Sosa, sembrando un precedente en este sentido.
“Presagio 4.- La evidente intromisión del priismo en el conflicto magisterial en la jornada de lucha nacional del 2013, evidenció las dos posiciones que se disputan el control de la XXII. Por un lado, los muratistas que encabeza Francisco Villalobos y por el otro los evielistas, célebremente llamados ‘pozoleros’.
“Presagio 5.- La continuidad de la relación de la UTE y Bloque Democrático con el gobernador Gabino Cué y la operación política en favor del proyecto del senador Benjamín Robles Montoya y Morena.”

CINCO BLOQUES
Frente a esa diversidad de grupos queda claro que si hasta ahora la Asamblea de la Sección 22 ha logrado ponerse de acuerdo para algunas cosas —como el plantón representativo en el zócalo, que es ampliamente cuestionado por ser una protesta meramente testimonial sin capacidad de trascender a los fines teóricos de la lucha magisterial—, es en realidad un logro mayor de lo que parece. Pues según parece quedar claro, en realidad al interior de la 22 ya hay una presencia mucho mayor de los partidos y las facciones políticas que en otros tiempos, y eso está determinando el rumbo que tiene hoy el movimiento.
Eso explica, por ejemplo, por qué son bloques de profesores los que en varios momentos han ido a lastimar objetivos muy concretos de los grupos al interior del PRI, y hasta pareciera que existe una correspondencia abierta entre la guerra de facciones al interior del tricolor, con algunas acciones que por un lado ha emprendido el magisterio del Istmo y que por el otro han tomado los llamados “pozoleros” para cobrar venganza.
Del mismo modo, a partir de eso puede entenderse que sí haya un grupo de la 22, tan cuestionado como los que son afines al PRI, que sigue teniendo una relación fluida, y hasta compromisos políticos con el régimen en turno en Oaxaca, que responde a los intereses del senador Robles Montoya y que intentará ser un ala electoral dentro de dos años, primero para posicionar al michoacano como posible candidato a Gobernador por el PRD, y después para apoyarlo con movilización y estructuras electorales en los tiempos de campaña.

¿Y EL MOVIMIENTO MAGISTERIAL?
Esa es la pregunta base del Prepleno que, según vaticinan, no se va a responder. No va a ser así porque todos los grupos determinantes al interior de la Asamblea han fallado en sus tareas para fortalecer al movimiento. Por eso buscarán que dicho espacio de evaluación tome otro rumbo. Así tratarán de evitar rendir cuentas sobre sus fallas. Aunque en el fondo el gran cuestionamiento pendiente sea sobre la incertidumbre que hoy priva sobre el conflicto, lo ocupados que están los grupos principales en responder a otros intereses, y lo descuidada que tienen la lucha magisterial de fondo. Algo así como su peor escenario.