Ulises Ruiz s贸lo le teme a la c谩rcel, no a la verdad

Date:

Comisi贸n, sin dientes; el reto, que logre acreditarse

El ex gobernador Ulises Ruiz sostiene categ贸rico, y se ufana, de que no le preocupan los posibles resolutivos de la Comisi贸n de la Verdad, porque los hechos relacionados con el conflicto magisterial ocurridos en 2006 y 2007 ya fueron indagados por la Procuradur铆a General de la Rep煤blica, y 茅sta ya lo exoner贸. El ex Mandatario revela, con esos argumentos, que 茅l s贸lo le teme a la c谩rcel, pero no a la revisi贸n de los hechos; y que, en el fondo, uno de sus 鈥渆scudos鈥 se encuentra en la predecibilidad de los resultados que arroje la valoraci贸n de hechos que est谩 haciendo la Comisi贸n de la Verdad.
En efecto, en la edici贸n del lunes de TIEMPO, se daba cuenta de declaraciones del ex gobernador Ruiz frente a los trabajos de la Comisi贸n de la Verdad. 鈥淓stoy tranquilo y trabajando鈥, fue su respuesta, al dejar entrever que no tiene miedo de los resultados que emanen de la Comisi贸n de la Verdad, pues a su consideraci贸n, los hechos ya fueron investigados en su momento por la PGR durante la administraci贸n de Felipe Calder贸n.
Ruiz Ortiz fue denunciado en su momento por varias organizaciones, entre ellas, la Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca, quien lo acus贸 de ser el presunto responsable de delitos como tentativa de homicidio calificado, tortura y abuso de autoridad; sin embargo, el ex Mandatario se escud贸 en 鈥渘o tener la informaci贸n necesaria鈥 que le permitiera dar una opini贸n sobre la conformaci贸n de la Comisi贸n, al tiempo que indic贸 que la PGR ya hizo todos los procedimientos, por lo cual 鈥渆st谩 tranquilo鈥.
Incluso, en esa l贸gica, el ex Gobernador pudo haber tambi茅n mencionado que en su momento la Suprema Corte de Justicia de la Naci贸n tambi茅n ya indag贸 los hechos, que de todos modos no pas贸 nada, y que por eso 茅l se encuentra m谩s tranquilo que nunca. Es cierto: no pas贸 nada, porque la facultad de investigaci贸n de la Corte no inclu铆a la posibilidad de que sus conclusiones sirvieran para instaurarle alg煤n tipo de juicio de orden jurisdiccional. Sin embargo, ello no borra la realidad de que las conclusiones de la Corte fueron de tipo acusatorias, y que 茅sta determin贸 que el entonces gobernador Ruiz Ortiz s铆 era responsable de violaciones graves a los derechos fundamentales cometidas durante el conflicto social de 2006.
驴Qu茅 significa todo esto? Primero, que el ex gobernador Ruiz s铆 est谩 convencido de que su 煤nica preocupaci贸n real es la de ir a la c谩rcel, y que eso est谩 totalmente fuera de lo que puede conseguir la Comisi贸n de la Verdad. Segundo, que como ese es su 煤nico temor, entonces Ruiz Ortiz no le teme a que se llegue a determinar la verdad, que revele las graves violaciones a derechos fundamentales ocurridas durante su gobierno, a partir de la certeza de la realidad de ciertos acontecimientos, ocurridos en un tiempo y espacio determinado, y corroborados por diversos medios de prueba.
Esa irrelevancia que tiene para Ruiz la posibilidad de llegar a una certeza de verdad respecto a los acontecimientos relacionados con el conflicto social de 2006 y 2007, es s贸lo muestra de su falta de escr煤pulos y de valoraci贸n al escrutinio que pudiera hacerse de su gesti贸n. Es, pues, una muestra de ego铆smo que revela que mientras no se le moleste en su persona o bienes, se puede decir lo que sea de su gesti贸n, y que ni siquiera la verdad 鈥攐 su paso a la historia como gobernante鈥 le preocupa.

EL AUTODESCR脡DITO DE LA COMISI脫N
Lo m谩s grave es que Ruiz parece seguro de que finalmente la Comisi贸n de la Verdad terminar谩 desacredit谩ndose sola. Y en su apuesta a la predecibilidad de los resultados acusatorios de la Comisi贸n en su contra, centra su parad贸jica defensa. Y es que resulta que si el objetivo de toda Comisi贸n de la Verdad es justamente esa  (conocer la verdad sobre un conjunto de hechos ocurridos en un tiempo y espacio determinados), entonces esa Comisi贸n debe estar dotada de una serie de atributos que en este caso no ocurrieron.
Pues toda Comisi贸n de la Verdad debe brindar a la sociedad, certeza sobre su profesionalismo, imparcialidad, profundidad, exhaustividad y capacidad de an谩lisis, entre otras cuestiones. Y el problema es que en este caso, la conformaci贸n misma de la Comisi贸n deja m谩s dudas que certezas sobre la autonom铆a, imparcialidad y equidad de su trabajo, al haber sido integrada por personajes que p煤blicamente han sido detractores del ex Gobernador, y que adem谩s no han ofrecido a la sociedad certeza alguna sobre el m茅todo utilizado para realizar su trabajo, y la forma en c贸mo van a llegar a las conclusiones que en su momento habr谩n de presentar como la verdad hist贸rica de los acontecimientos ocurridos en el periodo antes mencionado.
A eso, tristemente, le apuesta el ex gobernador Ruiz: a que la Comisi贸n caiga por su propio peso; a que las dudas que pesan sobre 茅sta le permitan evadir las responsabilidades que 茅l debiera enfrentar; y a que finalmente 茅sta sea la 煤ltima oportunidad perdida para someterlo no a un juicio penal, sino al juicio p煤blico e hist贸rico frente a la sociedad oaxaque帽a, mexicana e internacional, por su responsabilidad en los acontecimientos relacionados con el conflicto magisterial.
Este es un aspecto esencial que ha sido cuestionado desde el inicio de los trabajos de la Comisi贸n de la Verdad. Es lamentable que al final esto parezca un circo m谩s orquestado con fines electorales. Y que despu茅s de tantos vericuetos se terminen satisfaciendo, por un lado, los maniqueos apetitos pol铆ticos de quienes decidieron conformar esta Comisi贸n de la Verdad en las condiciones que se dio; y que por el otro, los bribones terminen premiados con una impunidad que pasa por la imposibilidad 鈥攐 la oportunidad perdida鈥 de verdaderamente conocer la realidad de un conjunto de hechos.
Ulises Ruiz debiera tener no s贸lo temor a la c谩rcel, sino tambi茅n al juicio hist贸rico. Pero eso no le preocupa porque en estos tiempos de amoralidad ese no es un elemento clave para el ejercicio de la pol铆tica en nuestro pa铆s.

ADI脫S, ESTEVA
Cuando se pidi贸 por primera vez su salida, a Alberto Esteva lo sostuvieron por una decisi贸n pol铆tica de fuerza. Es decir, para que el Gobernante demostrara que no decide en funci贸n de lo que quieren los dem谩s. Pero estos trece meses fueron de crisis permanente en la SSP. Al final, Esteva demostr贸 no s贸lo que no sab铆a de seguridad, sino que es un p茅simo pol铆tico. Y as铆 termin贸, saliendo por la puerta de atr谩s del Gobierno del Estado.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

Solo un priista puede acabar con el PRI

Pongamos todo en perspectiva con: Carlos Villalobos Desde las 煤ltimas...

AL MARGEN || Los pozoleros: 鈥楥uando la perra es brava, hasta a los de la casa muerde鈥︹

Adri谩n Ortiz Romero Cuevas聽 Viernes 26 de mayo de 2023 驴Cu谩nto...

Adi贸s a la reina del rock: Tina Turner en datos

Ismael Ortiz Romero Cuevas Ayer mi茅rcoles 24 de mayo, una...

Del mal gusto a lo rid铆culo

Par茅ntesis M煤sica. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas聽 Tengo que aceptar...