Evidenciado, que Ulises Ruiz terminó traicionando a uno de sus aliados

Grabación Ulises Ruiz Ortiz

+ Coqueteo con oficialismo, afirma desesperación por ver perdido el futuro


La filtración de una grabación telefónica del ex gobernador Ulises Ruiz generó un efecto dominó al interior de su propio grupo, porque confirmó las traiciones que, entre ellos, ya se veían venir. Ayer mismo, en la secuela de las revelaciones, se manifestaron los primeros destellos de ese rompimiento interno. Al final, grupo ulisista demostró no estar hecho a prueba de defecciones entre ellos mismos, y confirmó que sus ansias por retomar el poder fueron superiores a la cohesión que algunos creyeron que guardarían, para luchar desde sus propios espacios por la gubernatura de Oaxaca en 2016.

En efecto, ayer apuntamos en este espacio que uno de los posibles efectos que tendría al interior del ulisismo, la revelación de la conversación entre Ulises Ruiz y Hugo Scherer Castillo, era el posible distanciamiento con el director de Liconsa, Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva, pues apuntábamos que antes y durante el tiempo en que éste último ha sido funcionario federal, Ramírez Puga ha sido un fiel integrante del grupo del ex gobernador Ruiz, a quien siguió considerando y ponderando aún cuando éste terminó siendo un apestado de la política nacional.

Al final —apuntamos—, sus nexos, y el padrinazgo de Ruiz hacia Ramírez Puga, terminaron siendo superiores al costo político que éste pagaba por mantenerlo cerca. “La lógica de Héctor Pablo era la de ser él el abanderado de ese grupo político rumbo a la sucesión oaxaqueña de 2016. Pero este audio revela que Ramírez no es, y nunca fue, el proyecto de Ruiz para buscar la gubernatura. En ese sentido, dicho audio tendrá sus propios efectos al interior del grupo compacto ulisista que irremediablemente se verá mermado, y que cambiará algunas variables rumbo a la elección de Gobernador”, apuntamos.

Esto, además, confirma las traiciones que ya se veían venir desde el momento en el que el propio ex Gobernador mandó a varios de sus correligionarios a coquetear con uno de los aspirantes a la candidatura a Gobernador por la alianza PRD-PAN. La intención —se apreciaba desde entonces— era regresar al poder a como diera lugar, así fuera intentando aliarse con un sector del oficialismo actual, a través de la persona del diputado federal José Antonio Estefan Garfias, que tuvo cierta cercanía —nunca fue del grupo compacto— con el ulisismo, y que hoy goza de una consideración importante tanto del grupo que gobierna como de la dirigencia perredista en la entidad.

Por esa razón, el 30 de septiembre apuntamos en este espacio lo siguiente: “El ulisismo está desatado: en un evento político, disfrazado de ‘un cumpleaños’, este fin de semana todos los herederos del ex gobernador Ulises Ruiz se fueron a alinear con los prospectos a la gubernatura del grupo gobernante. Dejaron ver sus dos rutas: por un lado, seguir respaldando a sus desechables ‘candidatos naturales’ (el senador Eviel Pérez y Héctor Pablo Ramírez); y por el otro —¡lo increíble!—, buscar una alianza con el gobierno estatal, para ir contra sus adversarios domésticos del PRI. Por eso, al ‘cumpleaños’, todo el ulisismo fue al pase de lista. Todo. De ese tamaño son las ambiciones, cuando de tratar de regresar al poder se trata”.

Y dos días después volvimos al tema, apuntando que una circunstancia determinante para el grupo ulisista radica en la pérdida de sus cauces para lograr la candidatura a Gobernador por el PRI, y que por eso estaban tratando de coquetear con Estefan. “José Antonio Estefan Garfias —dijimos en nuestra entrega del 2 de octubre— es un aspirante natural a la candidatura, ahora por los partidos del actual régimen, y entonces parece que el ulisismo está buscando generar empatía con ese grupo, para tratar de abrirse una ruta rumbo a la gubernatura ahora que sus credenciales dentro del PRI están más desvalorizadas que nunca.

“El problema es que ese grupo, el del ex gobernador Ruiz, tiene a sus propios prospectos a los que tendría que abandonar en aras de su nostalgia por el poder. Esos personajes son el senador Eviel Pérez Magaña y, eventualmente, el director general de Liconsa, Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva. Este escenario en ninguna forma es descabellado y más bien pinta de cuerpo entero una posibilidad real, en la que por conquistar eventualmente una parte del poder político en la entidad, el grupo del ex gobernador Ruiz tendría que traicionar a varios de los suyos, comenzando por sus dos prospectos a la gubernatura. Sólo sería cuestión de tiempo”.

LAS TRAICIONES

Como en política las casualidades no existen, vale la pena resaltar algunos detalles que no deben pasar desapercibidos. Por ejemplo, que en la red social Twitter, la mayoría de los usuarios (conocidos como trolles) que habían sido críticos cotidianos —con descalificaciones al grado del insulto— del Director del Infonavit, Alejandro Murat Hinojosa, ayer se fueron desbordadamente en contra del senador Eviel Pérez Magaña, como aspirante ulisista a la gubernatura del estado.

¿Qué significa esto? Puede no significar nada. Pero como las casualidades no existen, entonces lo que se puede ver es una ruptura entre quienes veían al Director del Infonavit como adversario común. Si hubo cohesión, ésta se rompió luego de la difusión de la grabación de Ulises Ruiz y Hugo Scherer, y por eso el viraje en las críticas en las redes sociales, ahora para ubicarse ahora entre ellos. Evidentemente, esto deja ver una de las traiciones que ya eran previsibles, pero que terminó siendo entre los mismos aspirantes del grupo ulisista.

¿Qué queda? Inicialmente, la constatación de la profunda vocación del ex gobernador Ruiz por el oportunismo y por la traición, combinada hoy con la obsesión por recuperar a costa de lo que sea el poder que perdió en 2010. Por eso, en sus cálculos alegres considera como sus “amigos” a quienes ya responden a otros intereses, y cree poder influir en algunos partidos para que otros aspirantes, como el senador Benjamín Robles, terminen sirviendo también a sus ambiciones. Por eso, el audio no hizo sino confirmar lo ya conocido del ex Mandatario, y de paso puso en alerta a todos los grupos políticos que a partir de ahora harán lo que sea por no tener cerca a un impresentable como Ulises Ruiz y sus ambiciones relacionadas con su delfín, Eviel Pérez Magaña, y con Oaxaca.

EL CUÑADO INCÓMODO

Por si hacía falta el apunte: Hugo Scherer Castillo, es cuñado del ex gobernador Diódoro Carrasco Altamirano.