Respuesta federal es contundente frente a amague de paro indefinido

Heriberto

+ Liderazgos regionales, mecanismo de presión contra paro indefinido


Ayer fue aprehendido otro dirigente regional de la Sección 22 del SNTE, como medida de presión frente al anuncio hecho por la dirigencia magisterial, de que a partir de la semana próxima podría estallar otro paro indefinido de labores. Esta es una más de las acciones que buscan servir como golpes desmoralizadores en contra del magisterio, que hoy por hoy no ha podido articularse para responder como lo habría hecho en otros tiempos, y que quién sabe si logre concretar su amenaza del cierre de escuelas.

En efecto, de acuerdo con información de Quadratin, Heriberto Magariño López deberá responder por la presunta comisión de los delitos de robo calificado, tentativa de homicidio, lesiones calificadas, ante un juez federal con sede en la Ciudad de México. según la información, Magariño López fue puesto a disposición de un juez federal por su probable responsabilidad en la comisión de delitos del fuero federal y en cumplimiento a una orden de aprehensión.

Además, cuenta con diversas averiguaciones previas y una orden de aprehensión en Oaxaca por la presunta comisión de los delitos de robo calificado, tentativa de homicidio y lesiones calificadas en contra de un particular, así como por daños al equipamiento urbano y robo específico de vehículos en perjuicio del gobierno estatal, entre otros. La detención del líder magisterial en la región del Istmo de Tehuantepec, dice un comunicado del Gobierno de Oaxaca emitido al respecto, forma parte de un conjunto de 26 órdenes de aprehensión en contra de integrantes del magisterio oaxaqueño, que están vigentes para su cumplimentación.

Todo esto ocurre frente a una amenaza reconfirmada de la Sección 22. Pues desde el 12 de abril pasado, maestros de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación anunciaron que iniciarían un paro indefinido de labores a partir del próximo 15 de mayo en Oaxaca y en estados con presencia de la CNTE. En aquella ocasión, el dirigente de la Sección 22, Rubén Núñez Ginez dijo que ante la “cerrazón” de los gobiernos estatal y federal, se iniciaba un plan de movilizaciones y se declaraba el inicio de la jornada nacional de lucha, que culminaría con el paro indefinido a partir del 15 de mayo.

Para reafirmar su plan, este fin de semana la Asamblea Estatal acordó realizar una marcha el próximo domingo 15 de mayo, a partir de las 9 de la mañana del crucero de Viguera, con destino al Zócalo de la ciudad de Oaxaca, para iniciar con un paro indefinido de labores.

El acuerdo para realizar la movilización emanó de la Asamblea Estatal del magisterio que se realizó este sábado en auditorio “Enedino Jiménez” del hotel magisterial. Para la concentración, el Comité Ejecutivo convocó la participación del 80 por ciento de la membresía de este sindicato; mientras que el 20 por ciento restante se trasladará a la Ciudad de México para marchar e instalar el plantón nacional. De acuerdo con los delegados de este gremio, la demanda es una mesa de negociación con los gobiernos federal y estatal para tocar los temas pendientes del magisterio como pagos retenidos y la libertad de presos políticos, entre otros.

Ante este anuncio, el gobierno federal decidió anexarle otro “preso político” a la demanda de los profesores democráticos que, además, no han logrado entablar la mesa de diálogo que largamente han exigido a los gobiernos estatal y federal.

GOLPES DESMORALIZADORES

A propósito de la detención de Aciel Mendoza Sibaja, tesorero de la Sección 22, apuntábamos en este espacio algunas consideraciones que hoy se reafirman con la aprehensión de Heriberto Magariño. Todo parece tener una razón, apuntamos el 26 de abril: ahogar a la Sección 22. En junio del año pasado les cortaron su fuente de financiamiento formal, y a la par de ello le congelaron su salario a todos los trabajadores que se encuentran comisionados a labores sindicales. Si ese fue el primer paso, el siguiente era cortarle las fuentes de recursos extraordinarios para que la dirigencia tuviera menos capacidad de movilización.

En el fondo, todo esto parece el preámbulo para una medida de la que aún se ha hablado poco pero que ya no tarda mucho en anunciarse: la implementación de una nueva jornada de evaluación a trabajadores de la educación en la entidad. En otras entidades, la CNTE ha tratado de implementar medidas de boicot a las evaluaciones. Pero en el caso de Oaxaca, intentan que los maestros aún identificados con las causas de la Sección 22 sigan desgastándose en la exigencia de otras cuestiones, y que además sigan resintiendo los efectos del ahogamiento de sus más importantes fuentes de financiamiento.

Hoy, a la distancia, sabemos que la estrategia de desmovilización y desmoralización magisterial no tiene que ver con la evaluación —que realizaron recientemente, aún a escondidas de la Coordinadora— sino con la amenaza del paro indefinido que ya está a sólo días de que se materialice.

POLÍTICA MAGISTERIAL

Al interior del sindicato magisterial hay también mucha política. ¿Alguien ha sabido algo, por ejemplo, de los llamados “pozoleros” de la región de la cuenca del Papaloapam? Según las comunicaciones oficiales luego de la aprehensión de Magariño apuntan a la existencia de mandatos de aprehensión en contra de líderes de valles centrales y otras regiones, que no pasan por los grupos que fueron afines al evielismo. ¿Será que con ellos también hubo operación cicatriz?