El caso Marco Antonio y la necesidad de conocer m谩s sobre la desaparici贸n forzada de personas

Date:

La misteriosa detenci贸n, desaparici贸n y localizaci贸n del joven Marco Antonio S谩nchez Flores, en la Ciudad de M茅xico, debe llevarnos a entender y hablar m谩s en M茅xico sobre desaparici贸n forzada de personas. 脡ste, que es uno de los delitos m谩s abominables que pueden cometerse en contra de una persona y todos los que est谩n a su alrededor, est谩 considerado como de lesa humanidad. Aunque en situaciones distintas, este caso es igual de grave que la detenci贸n-desaparici贸n de los 43 de Ayotzinapa. Por eso debemos tomar la dimensi贸n del caso y, como ciudadanos, exigir que se investigue y se sancione hasta sus 煤ltimas consecuencias.

En efecto, Marco Antonio S谩nchez Flores, de 17 a帽os, es estudiante de la Preparatoria 8 de la Universidad Nacional Aut贸noma de M茅xico (UNAM) y fue detenido por polic铆as capitalinos el pasado 23 de enero en la colonia El Rosario, supuestamente por tomar fotograf铆as. Un testigo dijo que el menor fue subido a una patrulla afuera de la estaci贸n del Metrob煤s El Rosario.

Pasaron los d铆as y el joven no regres贸 a casa, por lo que su familia acudi贸 al Centro de Atenci贸n a Personas Extraviadas y Ausentes (CAPEA), lugar en el que se abri贸 una carpeta de investigaci贸n para saber qu茅 pas贸. Luego de esta denuncia intervinieron la Comisi贸n de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) y organizaciones de la sociedad civil, quienes exigieron dar con el paradero del joven y acusaron a las autoridades de una posible desaparici贸n forzada. Los usuarios en redes sociales crearon el hashtag #D贸ndeEst谩MarcoAntonio para ayudar a la causa. Por su parte, la UNAM conden贸 la desaparici贸n y exigi贸 una investigaci贸n exhaustiva.

Ante la creciente protesta, el Gobierno de la Ciudad de M茅xico despleg贸 un operativo para su b煤squeda. Este domingo la SSP-CDMX inform贸 que dos de los elementos de la polic铆a capitalina que participaron en la detenci贸n de Marco Antonio, estaban bajo arresto. La dependencia confirm贸 que los polic铆as detuvieron al estudiante pero, seg煤n declaraciones de los propios agentes, lo dejaron en libertad calles pr贸ximas a la detenci贸n luego de que un ciudadano lo solicitara.

A dos de los cuatro polic铆as detenidos se les grabaron sus declaraciones sobre el suceso y esto fue lo que dijeron. Mart铆n Gonz谩lez Mart铆nez coment贸 que tiene m谩s de 20 a帽os trabajando en la instituci贸n y que lo han reconocido por medio de premios. Agreg贸 que teme perder su trabajo porque 茅l tambi茅n tiene un hijo y se pone en los zapatos de la familia de Marco Antonio. Y esa es la raz贸n por la que, dijo, declaraba para que se sepa qu茅 paso con el estudiante de la UNAM.

Marco Antonio S谩nchez Flores fue hallado cinco d铆as despu茅s, el 28 de enero por la noche, en las inmediaciones del fraccionamiento 脕lamos en el municipio de Melchor Ocampo, Estado de M茅xico, inform贸 el jefe de Gobierno capitalino, Miguel 脕ngel Mancera. Detall贸 que las autoridades de la CDMX recibieron aviso del paradero de Marco, gracias a una llamada ciudadana tras la conferencia de prensa que dio pasadas las 20:00 horas. Mancera explic贸 que a la madre del joven se le mostr贸 una fotograf铆a para que pudiera identificarlo. Asimismo, el procurador de la CDMX, Edmundo Garrido, explic贸 que Marco Antonio present贸 algunas escoriaciones en la cara y cuerpo, que seg煤n la certificaci贸n m茅dica, son lesiones que tardar谩n 15 d铆as en sanar y que no ponen en riesgo su vida. 聽Sin embargo, no se pudo obtener su declaraci贸n, ya que tras la revisi贸n m茅dica se determin贸 que se le debe aplicar una prueba psicol贸gica.

Ante esta cadena de hechos, tanto el Gobierno de la Ciudad de M茅xico como el del Estado de M茅xico intentaron atajar la posibilidad de una acusaci贸n sobre desaparici贸n forzada de personas. Ello, a pesar de que, de existir un verdadero Estado de Derecho s贸lido y robusto, este asunto tendr铆a que haber sido investigado desde el primer momento como desaparici贸n forzada de personas. Igual que como debi贸 ocurrir, tambi茅n desde el primer momento, con el caso de los 43 de Ayotzinapa y muchos otros casos en los que s贸lo las circunstancias y la presi贸n social han logrado que se reconozcan como tales.

DESAPARICI脫N FORZADA

Tal delito debi贸 investigarse desde el inicio como desaparici贸n forzada de personas, a partir de dos cuestiones: primera, la apariencia de que la posible comisi贸n de un delito estaba relacionada con eso; y segunda, porque a la luz del principio pro persona (que se帽ala que toda norma que protege un derecho fundamental, debe ser interpretada y aplicada en un sentido maximizador para garantizar su 谩mbito protector a favor de la persona sobre quien se aplica), la investigaci贸n debi贸 ser as铆 para considerar desde el inicio todos los factores posibles, y evitar que una investigaci贸n m谩s limitada dejara fuera elementos que s铆 podr铆an ser luego necesarios para la configuraci贸n de un delito de esa naturaleza.

El problema es que en realidad conocemos muy poco los ciudadanos sobre esos temas, y por esa raz贸n tenemos una capacidad limitada para exigirle a la autoridad. Fue muy eficaz, en este caso, la protesta que impulsaron diversas organizaciones para denunciar la posible desaparici贸n forzada del menor Marco Antonio, ya que eso, la presi贸n social, fue la que presion贸 a las autoridades para que apuraran la presentaci贸n del joven. Si el asunto no hubiera cobrado tal relevancia, las autoridades de los dos estados no habr铆an puesto celeridad en las pesquisas para la localizaci贸n del joven, y esto habr铆a quedado como uno m谩s de los casos en los que una persona desaparece, sin que haya inter茅s por dar con su paradero.

En esa l贸gica, un aspecto por dem谩s relevante es el hecho de que desde el primer momento se denunci贸 que quienes habr铆an 鈥渓evantado鈥 al joven eran elementos policiacos. Ello implicar铆a la participaci贸n de agentes del Estado en un evento como ese, similar a lo que ocurri贸 con la detenci贸n-desaparici贸n de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Aunque en contexto los asuntos son distintos, lo cierto es que en ambos casos se trata de personas que fueron privadas de su libertad a manos de agentes que ten铆an la calidad de servidores p煤blicos, lo que agrava la situaci贸n y la hace trascender de un secuestro a una cuesti贸n encaminada a la desaparici贸n forzada de personas.

CASTIGO EJEMPLAR

Al final, en todas las formas y de todos los modos posibles, hay que rechazar y denunciar esas pr谩cticas abominables. El delito de desaparici贸n forzada de personas lesiona todos los bienes jur铆dicos y derechos de la persona sobre quien se ejerce, pero tambi茅n los de su familia y de la humanidad. Por eso este no debe ser visto como un asunto menor, sino como una muestra palmaria de lo que ya no debe ocurrir. Y de ese mismo modo debe ser investigado, aclarado y sancionado.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

CONTRAFUEGO || Gubernaturas, 隆matanga!

Aurelio Ramos M茅ndez El certero pial con que el...

Apuntes finales de la victoria de Milei

Pongamos todo en perspectiva con: Carlos Villalobos En la vor谩gine...

Actualiza Poder Judicial a periodistas聽sobre el Sistema Penal Acusatorio

El magistrado Eduardo Pinacho S谩nchez inaugur贸 las actividades del...

Rinde protesta titular del PJEO como integrante聽de la directiva de Tribunales de Justicia

El magistrado Eduardo Pinacho S谩nchez ocupa por segunda ocasi贸n...