Decidir por los niños

Carlos R. Aguilar Jiménez.


Si hemos de tomar una decisión, en cualquier momento, que esta sea por los niños, porque siempre y en toda circunstancia primero son los niños, dado que ahora las mujeres en equidad de género deben ir igual, porque los niños son la promesa de la familia, el porvenir de la sociedad y el futuro de México, así que toda decisión que tomemos los adultos debe ser pensando primero en los niños, dado que nosotros ya tuvimos nuestra oportunidad, hemos vivido y de nuestras decisiones dependerá su calidad de vida, por lo que en Oaxaca, sabiendo que los niños que asisten a escuelas manejadas por la nacional socialista 22 del magisterio están hundidas en el peor nivel educativo del país, cualquier decisión que tomemos debe ser a favor de la niñez oaxaqueña.

Hundidos hasta el fondo en educación pública debido a intereses mezquinos de profes sindicalizados en la SS 22 que desde hace 30 años  se han dedicado a perjudicar a los niños, imaginar que por nuestra decisión política se derogue la Reforma Educativa que ha conseguido, aunque en Oaxaca relativamente, se acabe la venta de plazas de trabajo, que apenas está logrando estudiantes de las escuelas normales compitan por plazas de trabajo y no las obtengan gratis, que ahora sea SEP, la que administre el dinero y no el IEEPO que manejaban a su gusto los profes, y que existan concursos de conocimientos y aptitud para mejorar la calidad de la educación, imaginar que por nuestra decisión los privilegios de ser a la vez patrón y empleado se le regresen a los profes al cancelarse la Reforma Educativa, no puedo concebir futuro más nefasto para los niños, porque su destino depende de su educación y si ya de por si no pueden competir con niños educados en escuelas privadas, peor será su situación y futuro si todo lo que hasta ahora se ha conseguido con la Reforma Educativa se cancela y volvemos a lo de antes, al estilo del viejo PRI, paternalistas, soberbios y despóticos, controlando al Congreso y Senado.

Decidir por los niños no será una decisión únicamente para ellos, porque se decidirá también que otra vez las plazas del magisterio se vendan, con escalafón se conviertan en profes los conserjes, regresen las barricadas, la toma de carreteras, asalto de casetas de peaje, secuestro de oficinas y tiendas departamentales, seguir cobrando salarios sin trabajar y en general regresar a lo nefasto de antes, que si para mal no ha terminado como ha sucedido en estos días previos al día más infame del calendario, el 15 de mayo, por lo menos ya se nota que la mayoría de profes, supongo, los que si están interesados en la educación y futuro de los niños, se dediquen a la docencia y no a la política a la que antes fácilmente les obligaba su perverso sindicato, condicionando cualquier derecho a que hubieran asistido a marchas, bloqueos, secuestros y terrorismo, causando todo el daño psicológico y educativo que pudieran a sus alumnos, los niños más pobres y necesitados de educación de calidad en Oaxaca, así que si se trata de: Decidamos por los niños, no por partidos políticos o caudillos.